Medios

13 de marzo de 2019

Mujer revela consecuencias de vivir en un sitio con moho: pérdida de memoria y de cabello

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Una mujer inglesa se enfermó hasta el punto de quedar postrada en su cama, luego de vivir por un año en un apartamento lleno de moho que lentamente la envenenó y le dejó síntomas prolongados.

Se trata de Emma Marshall, de Hackney, Londres, quien habitó el mencionado departamento en 2014 sin saber que este sería el culpable de tantas desgracias en su joven vida.

Desde entonces, su salud ha decaído constantemente, pues síntomas como la niebla cerebral, dolores de cabeza y erupciones en la piel se han apoderado de su vida.

Emma Marshall. | Imagen: Portal de GoFundMe / Help Emma get better where the NHS can’t help

Publicidad

Marshall pasó por varios médicos, pero ninguno de ellos parecía saber el porqué de sus padecimientos. No obstante, a finales de 2018, la chica -postrada en cama- pagó para ver a un médico funcional privado que trabaja en medicina alternativa y él le pidió unos exámenes de orina.

Los resultados dieron en el blanco: sus niveles de micotoxinas eran muy altos.

Hombre protegido con un uniforme en un baño. | Imagen: Pixabay

Publicidad

En febrero de 2015, Marshall comenzó a ver cambios serios en su salud. Tuvo una infección grave en los riñones, lo que provocó que necesitara un catéter para vaciar la vejiga.

Luego, en abril, tuvo una desagradable caída en la calle y se fracturó el brazo. Pero la caída provocó un dolor en los nervios tan terrible en su brazo, hombro y cuello, que apenas podía moverse. Marshall entonces sufrió de apendicitis y debió ser operada.

Emma Marshall. | Imagen: Portal de GoFundMe / Help Emma get better where the NHS can’t help

Publicidad

La mujer luchó contra dolencias que incluían síntomas parecidos a la gripe, dolor nervioso, articular y muscular, dolores de cabeza, pérdida de memoria, niebla cerebral, insomnio, erupciones cutáneas, hinchazón, acné, adelgazamiento del cabello e hinchazón facial.

Hacia el final de 2018, una Marshall desesperada buscó respuestas en Internet y se topó con una página sobre el envenenamiento por micotoxinas.

Después de investigar más, se convenció de que eso era lo que tenía y pagó para ver a un médico de medicina funcional privado que atiende a los pacientes de manera integral y trata de determinar la causa raíz, en lugar de tratar los síntomas individuales.

Publicidad

Moho en una pared. | Imagen: Pixabay

El nuevo doctor le preguntó sobre el tipo de ambiente en el que vivía y detalles sobre cuándo se empezó a sentir mal. Todo cobró sentido.

Publicidad

Decidida a recuperarse, Marshall y ha creado una página de GoFundMe para ayudar con el costo de su atención continua.

Usando un enfoque alternativo, planea tomar un tratamiento de aglutinantes que atrapen las toxinas y ayuden a sacarlas del cuerpo, por un año. También se someterá a un tipo de rejuvenecimiento de células madre e intentará ir a México, a una clínica especializada para el tratamiento.

Moho en una pared. | Imagen: Pixabay

Alzando su voz, Marshall espera crear conciencia sobre el envenenamiento por moho y micotoxinas con la esperanza de que, algún día, los profesionales médicos y el público en general lo comprendan mejor.

Publicidad