10 cosas que pueden ayudar a prepararte para la Pascua física y espiritualmente

A diferencia de otras fechas festivas, como la Navidad, la Pascua es un tiempo más sobrio y solemne, marcado por el peso de la muerte y resurrección de Cristo.

El año está lleno de festividades y fechas sagradas o históricas que celebrar. Pero la Pascua es un tiempo de reflexión e introspección, en el que la muerte y resurrección de Jesucristo son recordados. Si quieres preparar tu corazón para esta época, sigue los siguientes consejos, basados en cómo Cristo se preparó para la crucifixión.

Tres cruces al atardecer. Fuente: Pexels

Tres cruces al atardecer. Fuente: Pexels

1. Conoce las escrituras

Cristo conocía las escrituras, y eso lo preparó para los eventos de su vida. Para entender su papel como el Hijo de Dios, Jesús estudió todas las profecías de las escrituras. Así que incluso si has leído la crucifixión y resurrección muchas veces, asegúrate de retomarlas en la Pascua.

2. Sigue el camino de Dios

Cuando Marcos describe la procesión a Jesuralén con Cristo en la delantera, acompañado por sus atónitos discípulos y una muchedumbre de seguidores, demuestra cómo debemos seguir a Dios a cualquier lugar. Cristo mismo llegó a la cruz siguiendo la dirección que Dios trazó para él. Sigue el camino que Dios te muestra.

3. Limpia tu hogar

Cuando Cristo llegó a Jerusalén, hizo su propia limpieza. Entró al templo y echó a todos los mercaderes. Limpió su templo porque era un forma de honrar a Dios. Tu cuerpo y tu casa son tus templos; cuida tu alimentación, forja hábitos saludables y limpia tu casa a fondo.

Hogar limpio. Fuente: Pixabay

Hogar limpio. Fuente: Pixabay

4. Sé accesible

Tras Cristo limpiar el templo, en vez de esconderse, Mateo cuenta que "vinieron a él en el templo ciegos y cojos, y los sanó". Es fácil escudarnos con teléfonos celulares, lentes de sol y demás, pero debemos evitar alejar a las personas que podrían querer acercarse a nosotros. Es parte de ser buen vecino, buen miembro de la comunidad, y buen amigo.

5. Promueve el crecimiento de los demás

Como hizo Jesús en los días previos a su crucifixión, así debes tu alentar a quienes te rodean. Cristo promovió la fe de sus discípulos con demostraciones prácticas, como con la higuera que marchitó: "Les aseguro que, si tienen fe y no dudan —les respondió Jesús—, no solo harán lo que he hecho con la higuera, sino que podrán decirle a este monte: “¡Quítate de ahí y tírate al mar!”, y así se hará" (Mateo 21:21-22).

Persona tienda una mano para ayudar a otra. Fuente: Pixabay

Persona tienda una mano para ayudar a otra. Fuente: Pixabay

6. Muéstrate abierto a conversar

En los días antes de su muerte, Jesús pasó el tiempo enseñando: "Después de esto, Jesús entró en el templo. Mientras estaba allí, enseñando, se le acercaron los jefes de los sacerdotes y los ancianos de los judíos", dice Mateo (21:23). A pesar de que vinieron a cuestionarlo, Cristo habló con ellos y dialogó. Al igual que Cristo, debes estar abierto a conversar con quienes te increpan.

7. Haz tiempo para los amigos

La noche antes de su arresto, Cristo compartió una comida de pascua con sus más íntimos amigos. En su última cena con sus discípulos, les enseñó cómo recordarlo: bebiendo de la copa y rompiendo el pan. Después, cantaron himnos juntos. Estés en casa, en la iglesia o en eventos de la comunidad, debes estar abierto a comer, comulgar y cantar.

Mujer rezando. Fuente: Pixabay

Mujer rezando. Fuente: Pixabay

8. Dedícate a la oración

Tras cenar y cantar, Cristo salió a rezar. Pasar tiempo en oración era una prioridad para Cristo. A pesar de todo lo que sabía que sucedería, o quizás debido a eso, Cristo optó por sumirse en oración. No dejes que otras actividades te distraigan más de la cuenta; nunca dejes la oración de lado.

9. Sométete a la voluntad de Dios

Las escrituras revelan que Cristo agonizó ante lo que DIos le pedía hacer, "y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra". Pero aún así, dijo a Dios que "hágase su voluntad". Sigue el ejemplo de Dios y confía en la voluntad divina en tu vida, no en tus emociones.

Biblia y rosario. Fuente: Pexels

Biblia y rosario. Fuente: Pexels

10. Elige la obediencia

Para muchos, los días de Pascua son un momento para sacrificar cosas en nombre de Dios. Pero, mirando las escrituras, hay algo que DIos aprecia aún más: "obedecer es mejor que sacrificar" (1 Samuel 15:22). Cristo escogió ser obediente hasta la muerte en la cruz. Comprométete a escoger la obediencia, dedícate a la oración y sométete a la voluntad de Dios, y tu corazón estará listo para la Pascua.

Tres cruces a contraluz. Fuente: Pixabay

Tres cruces a contraluz. Fuente: Pixabay

La Pascua marca el final de la Semana Santa, en la que se conmemora la muerte y resurrección de Jesús.

Durante la Pascua en Estados Unidos se practican servicios religiosos, caza de huevos de Pascua y canastas llenas de dulces.

Otros países tienen diversas formas de celebrar estas especiales fechas y a continuación puedes conocer algunos de ellos.