Mamá soltera que es remisera fue a 'Quién quiere ser millonario' para cumplir el sueño de su hija

Todos en el programa de Santiago del Moro quedaron conmovidos con la historia de esta madre soltera.

Elizabeth Vallone estaba embarazada cuando decidió dejar a su pareja y regresar de Paraguay hasta su tierra natal, Argentina en donde ganó más de medio millón de pesos con los que quería complacer a su hija.

La madre de Chiara siempre se ha movido por su intuición y es así como la remisera (Remis: Un servicio de transporte público usado en Argentina y Uruguay) siguió su olfato y llegó a “¿Quién quiere ser millonario?” para poder cumplirle el sueño a su hija.

SIN USAR COMODINES

A pesar de que la conductora tiene el sueño de un auto propio y el de "poner en regla" los papeles de la casa donde vive, Eli quiere consentir a su chiquita que tiene un sueño sencillo, pero enorme: “Me gustaría ver una película con ella a la noche", dice Chiara desde la tribuna, mientras la madre se emociona y contesta las preguntas.

Elizabeth llegó a la fase final del concurso sin usar comodines. Pero para poder garantizar los 180 mil pesos, la participante usó el primero.

Fue así como llegó a la pregunta de los 750 mil pesos, en la que, por estar frente a una duda, decidió retirarse con medio millón.

Chiara estaba muy orgullosa de su madre y de lo que ha hecho por ella. Sus palabras evidencian el amor que la hija siente por su progenitora que dejó todo para darle una mejor vida, ese es el verdadero premio.

TODO PARA MI

El éxito de la madre en el concurso se debió a su deseo de darle a su hija lo que se merece. "Ella es sencilla, humilde, ojalá pudiera darle todo. Es todo para mí”.

Elizabeth explicó lo siguiente: "Estoy separada desde que ella nació. Quedé embarazada en Argentina, pero me fui a vivir con él, que era de Paraguay”.

“Dos meses antes de tenerla decidí venirme, fueron dos segundos. Lo primero que pensé es 'si nace mi nena allá, el día de mañana (el padre) no me la deja traer'. Que se tenga que quedar allá y no volverla a ver. Entonces me tomé un micro y me volví sola", le contó la participante a Santiago del Moro .

EMPEZAR DE NUEVO

Con el sueño de una familia destruido, la madre soltera decidió empezar de nuevo. El padre de Chiara nunca volvió. Decía que por trabajo no podía viajar y siempre le ponía excusas.

“Habíamos planeado tenerla (…) con todo el dolor del alma seguí y salí adelante. No me importó nada y pensé solamente en ella. Cuando llegué me ayudaron mucho mi abuela y mi mamá. Ahora ya no están ninguna de las dos, así que quedamos solas, ella y yo."

Ser remisera para Eli no es fácil. "Salgo todos los días para ganarme el pan, pero la calle es muy complicada, muy machista. Me he comido más de un insulto. Parece que los hombres todavía no aceptan a una mujer que maneja".

TESTIMONIO INSPIRADOR

La increíble historia de esta mujer que la necesidad la llevó a ser remisera emocionó a todos en el programa. Su testimonio es inspirador y digno de contar.

“Siempre me gustó manejar, toda la vida, pero la necesidad me llevó a ser remisera. Vivo de esto porque no tengo otra cosa.”

Sin embargo, la experiencia notable de Elizabeth no es la única que ha marcado las emisiones de “¿Quién quiere ser millonario?”, hay otras como la de José Maria y sus 90 años de sabiduría o la de Andrés que a pesar de no poder ver estudiaba, trabajaba y era un ejemplo de vida.

También se puede mencionar la de Alejandro Juárez, vendedor ambulante de La Matanza, quien conquistó a todo el país. Su paso por el programa de Santiago del Moro fue casi inmediatamente Trending Topic en redes sociales.

Sin duda, son muchos los hombres y mujeres que han dejado huellas en el concurso que no solo se realiza en Argentina, sino en diferentes países del mundo. Cada uno con una historia diferente, pero con un mismo objetivo: responder todas las preguntar y alcanzar el gran premio.

Recientemente, un hombre logró cumplir el sueño de su esposa tras recibir un golpe de suerte con una lotería.

Pareja de ancianos observando las montañas. | Imagen: Pexels

Pareja de ancianos observando las montañas. | Imagen: Pexels

La buena fortuna de Richard Beare, que padece de cáncer en etapa cuatro, ocurrió el pasado mes de marzo cuando se detuvo en el Quik Trip en North Tryon Street, Charlotte, para comprar un boleto de Powerball. Conoce su historia aquí.

Artículos relacionados
twitter.com/telefe
Historias May 29, 2019
Conoce a Eliana, la participante ciega que ganó 300 mil pesos en Quién quiere ser millonario
Historias Apr 03, 2019
Hombre con cáncer en etapa IV gana $250.000 en la lotería para cumplir el sueño de su esposa
Historias Apr 26, 2019
Así es cómo una mamá fuerte dijo a su hija que su papá la abandonó porque tenía síndrome de Down
Feb 08, 2019
"Aquí estoy mamá, en tu tumba; soy licenciada como te lo prometí": la emotiva historia de una hija