logo
twitter.com/Azteca + Getty Images
Fuente: twitter.com/Azteca + Getty Images

Imanol y Jordi Landeta tienen problemas financieros por la crisis del coronavirus

Guadalupe Campos
23 may 2020
09:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

El actor Manuel Landeta conversó con “De primera mano” sobre la situación que atraviesa su familia durante la crisis producida por el COVID-19. Reveló que sus hijos Imanol y Jordi están pasando por un momento económico muy difícil.

Publicidad

Los artistas retirados Jordi e Imanol Landeta viven actualmente de otro negocio, que no son los espectáculos. Tras su éxito como estrellas infantiles, los hermanos abandonaron la profesión familiar y operan estacionamientos en México, que son su principal fuente de ingresos.

Publicidad

Sin embargo, ante la pandemia y las condiciones de distanciamiento social, su clientela no está saliendo con el coche y no visita estos estacionamientos. Como no podía ser de otra manera, esto ocasiona un duro perjuicio económico para la empresa familiar.

Su padre contó que los hermanos se encuentran “agobiados con el problema de los negocios, que se han visto muy afectados”. Y dio algunos detalles más sobre la situación que pone en rojo la economía de sus hijos.

Publicidad

“Ellos tienen muchos empleados, y se están endeudando para pagar las liquidaciones”, reveló. Las cuentas, dice, ya están “bajo cero”.

Manuel Landeta todavía vive de la actuación, y también se ha visto afectado muy seriamente por la pandemia. Reveló que estuvo en tratativas para actuar en una obra, pero que ante la perspectiva de tener ensayos presenciales con el peligro del COVID-19 prefirió negarse y quedarse en casa.

Publicidad

“Iba a trabajar en una comedia para hacer gira y finalmente tuve que declinar la invitación”, relató a “De primera mano”.

El actor tiene, sin embargo, fuentes de ingresos alternativas, “otras cosas que nos han ayudado”. Se trata de algunas habitaciones que renta, y que le han servido como ingreso alternativo para mantenerse a flote durante la pandemia.

Publicidad

Eso no ha impedido que tenga que recurrir a sus ahorros para sustentarse durante este difícil período. A sus 61 años, sin embargo, se sabe en peligro, y no quiere arriesgarse innecesariamente.

“Prefiero estar recortado de dinero, y mientras pueda lo seguiré llevando así”, sostuvo.

Mientras tanto, intenta mantenerse positivo. “Me vitamino, como bien, duermo bien, trato de llevar una vida tranquila”, aseguró. La dosis de paciencia requerida para atravesar esta crisis, que sobrevino cuando nadie podía preverla, y cuya resolución está todavía por verse.

Publicidad