NoticiasNoticias España

01 de julio de 2021

Tomás Gimeno se lanzó al mar donde aparecieron las botellas de oxígeno, según la investigación

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

El juzgado a cargo del caso del ‘monstruo de Tenerife’ determinó que es imposible más hallazgos en el fondo del mar.

De acuerdo a la conclusión de la investigación realizada por expertos, Tomás Gimeno se lanzó al mar donde aparecieron las botellas de oxígeno.

La búsqueda de los restos del parricida y su hija menor, Anna, terminó. El buque Ángeles Alvariño se retiró rumbo a Cádiz, toda vez que su labor en aguas profundas finalizara este miércoles.

Publicidad

DONDE PARÓ LOS MOTORES

Según el informe del juez, el lugar donde se lanzó al mar Gimeno sería el mismo punto donde apagó los motores de su embarcación por segunda vez.

De acuerdo a los investigadores, el lugar donde el pasado 24 de junio se encontraron las dos botellas de oxígeno, habría sido el mismo elegido por el ex de Beatriz Zimmermann para quitarse la vida.

Vale recordar que en dicha zona se ejecutó una búsqueda en un rango de 500 metros que luego fue ampliada mucho más hacia un área con barrancos y grietas. Eso dificultó el trabajo debido a algunos enganches del cable umbilical que se une al submarino del Ángeles Alvariño.

Publicidad

Buque Ángeles Alvariño en Tenerife, España. | Foto: Getty Images.

CESE DE OPERACIONES

En vista del escenario y las escasas posibilidades de encontrar los cuerpos de Tomás Gimeno y su hija Anna, fue cancelada la búsqueda.

Publicidad

La jueza a cargo del caso con competencia en delitos de violencia contra la mujer, autorizó el cese del rastreo. Se basó en el informe del jefe de operaciones del buque, quien calificó como “completamente inabordable” la exploración.

Los investigadores precisan que debido a las corrientes submarinas el cuerpo de Gimeno pudo haberse desplazado a un lugar indeterminado que no está dentro de la capacidad de búsqueda disponible.

La exploración en el fondo del mar ya se había pospuesto varias veces a pesar de que la disposición inicial era que el buque oceanográfico prestara su ayuda por unos nueve días. Pero tras la orden el juez, se retiró del caso y zarpó a Cádiz.

Publicidad