logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Toda mi vida mi padre me culpó de la muerte de mi madre, pero luego le dan una lección - Historia del día

Valeria Garvett
11 sept 2021
21:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Crecí creyendo que mi padre me culpaba por la muerte de mi madre, pero la verdad era desgarradora.

Publicidad

Nunca conocí a mi madre y mi padre nunca hablaba de ella. Todo lo que sabía era que había sido muy hermosa, por el cuadro que colgaba en la pared del estudio de mi padre, y que había muerto muy joven.

Mi padre era un hombre triste, tranquilo y distante. Yo quería que se fijara en mí y me amara, pero nunca lo hizo. Rara vez me hablaba más allá del superficial hola y adiós, buenos días y buenas noches. Hubiera dado cualquier cosa por él por tomarme en sus brazos y decirme que me amaba.

Niña con semblante triste. | Foto: Unsplash

Niña con semblante triste. | Foto: Unsplash

Publicidad

Esta extraña y tensa relación con mi padre continuó hasta que cumplí los 18 años, y para entonces era una joven triste y solitaria que creía que mi padre me odiaba. Si mi padre no me amaba, ¿quién lo haría?

Pero la respuesta a todas mis preguntas estaba a punto de ser entregada de la manera más dolorosa y cruel. Mi padre estaba organizando una fiesta para sus socios comerciales, y entre ellos estaba una mujer a quien yo conocía un poco.

Lee más: Joven hereda la casa de sus abuelos y echa a su madre, luego se arrepiente - Historia del día

Tenía la sensación de que ella y mi padre tenían un pasado juntos, o al menos que ella deseaba que lo tuvieran. Ella me saludó y comenzamos a charlar, una charla intrascendente sobre nada especial, y mi padre apareció.

Publicidad

Le di mi mejor sonrisa, pero inmediatamente desvió la mirada. La mujer lo vio todo. "¿Sabes por qué?", ella preguntó.

"¿Por qué qué?", pregunté, confundida.

"Por qué te odia", dijo.

"¡Mi padre no me odia!", exclamé. "No es un hombre muy demostrativo".

Mujeres conversando. | Foto: Pixabay

Mujeres conversando. | Foto: Pixabay

Publicidad

"Entonces no lo sabes", sonrió. Era la sonrisa más fea que jamás había visto. Estaba a punto de alejarme cuando ella dijo: "Él cree que mataste a tu madre, Karen".

Me detuve en seco. "¿Qué?", jadeé.

"Tu madre murió dándote a luz, ¿lo sabías?", respondió la mujer.

"No... No, no lo sabía."

Le di la espalda y fui a buscar a mi abuela, a la madre de mi padre, a la mujer que me había criado y nunca me contó la muerte de mi madre.

"¿Cómo murió mi madre?", le pregunté enojada. "¿Fue en el parto?"

Publicidad

Mi abuela negó con la cabeza. "Por favor, Karen, tu padre me pidió que nunca hablara de esto contigo".

Mujer con gesto de "shhh". | Foto: Pixabay

Mujer con gesto de "shhh". | Foto: Pixabay

Publicidad

"¡Tengo derecho a saber sobre mi propia madre!”, grité. "¡Tengo derecho a saber por qué mi padre me odia!"

Luego, una voz tranquila y enojada detrás de mí dijo: "No te odio, Karen, pero la muerte de tu madre no es asunto tuyo". Era mi papá.

"¿La muerte de mi madre no es asunto mío? ¡Estás equivocado! La maté, ¿no? ¡Eso es lo que piensas cada vez que me miras!", le dije al voltearme.

La expresión de sus ojos me hizo salir corriendo por la puerta. Entré en mi coche y conduje sin rumbo fijo, las lágrimas corrían por mi rostro. En mi angustia, no vi que el coche que venía en sentido contrario cambió de carril hasta que fue demasiado tarde.

Publicidad

Me desperté en el hospital conectada a una máquina que hacía pitidos; me dolía todo el cuerpo. Sentado a mi lado y sosteniendo mi mano estaba mi padre.

"Karen", dijo en voz baja, "¡Gracias a Dios que estás bien!"

"Papá", susurré, "¡estás aquí!"

Se le llenaron los ojos de lágrimas. "Por supuesto que estoy aquí. No te odio, Karen. Te amo. Y no te culpo por la muerte de tu madre, me culpo a mí mismo”, dijo antes de comenzar a contarme una historia.

Mujer hospitalizada. | Foto: Pexels

Mujer hospitalizada. | Foto: Pexels

Publicidad

“Cuando tu mamá y yo nos casamos éramos muy pobres. Todo lo que teníamos eran sueños y nuestro amor. Luego quedó embarazada y yo acepté un segundo trabajo. Sabía que necesitaríamos el dinero cuando tú llegaras. Yo trabajaba 16 horas al día y ella estaba mucho de tiempo sola”, aseguró.

"Así que un día, cuando llegué a casa, ella no estaba allí. Un vecino la había llevado al hospital. Cuando llegué allí, todo había terminado. Tu madre había muerto y yo no había estado allí para ella”, relató mi padre, llorando.

Lee más: Mujer se deshace de alfombra vieja en su nueva casa y halla puerta trampa debajo - Historia del día

Publicidad

"No te culpé, Karen, me culpé a mí mismo. Estaba decidido a no fallarte como le había fallado a ella, así que me entregué a mi trabajo y me convertí en un hombre rico”, añadió, limpiándose el rostro.

"Papá, ¿cómo puedes culparte a ti mismo?", le pregunté. "¡No había nada que pudieras haber hecho!"

Pero él insistió en que pudo haber estado con mi madre, así fuese sosteniéndole la mano.

Padre e hija sonrientes. | Foto: Unsplash

Padre e hija sonrientes. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Pero papi… siempre te vi tan enojado conmigo, tan frío. Huías de mí", reflexioné.

"Karen, te pareces a tu madre, y cada vez que te miraba, el dolor y la culpa me destrozaban el corazón. Estuve a punto de perderte para que me diera cuenta de lo que había hecho. Te amo y lo siento mucho”, dijo él.

Por primera vez en mi vida, mi padre me abrazó y me mostró que me amaba. Fue un nuevo comienzo para los dos y me gusta creer que mi madre estaba sonriendo desde el cielo.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Si no dejas el pasado atrás, te niegas a ti mismo un futuro. El padre de Karen estaba tan perdido en su dolor que casi perdió la oportunidad de tener una relación maravillosa con su hija.
  • La verdad puede curar viejas heridas y abrir el camino a un nuevo comienzo. Fue solo después de que Karen y su padre hablaron sobre su distanciamiento que pudieron superar sus malentendidos.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Esta es una obra de ficción. Nombres, personajes, negocios, eventos e incidentes son productos de la imaginación del autor. Cualquier parecido con personas reales, vivas o fallecidas, o hechos reales es pura coincidencia.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Tras la muerte de su madre, el hijo echa a su padrastro de la casa y un automóvil de lujo se detiene frente al anciano - Historia del día

19 de febrero de 2022

Hombre visita la casa que su difunta abuela le dejó 32 años atrás y la ve perfectamente limpia - Historia del día

21 de abril de 2022

Mujer cría a la niña que su hijo abandonó hace 10 años: él regresa y ve la casa abandonada y vacía - Historia del día

21 de abril de 2022

En su boda, novia se entera de que su prometido ha tenido 4 esposas y que todas huyeron de él - Historia del día

09 de abril de 2022