logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer está infeliz con las calificaciones de su nieto, así que lo lleva al médico - Historia del día

Georgimar Coronil
10 oct 2021
14:20

Una abuela está muy disgustada porque su nieto no va bien en la escuela, tiene calificaciones muy bajas.

Publicidad

Marlene Sánchez estaba muy molesta. Su pequeño nieto Eduardo no era tan brillante como ella pensaba. Acababa de llegar a casa con su primer boletín de notas y los resultados eran decepcionantes.

Marlene no debería haber visto el boletín de notas, ya que Eduardo lo había puesto en el escritorio de su madre, pero echó un vistazo a hurtadillas.

Cuaderno. | Foto: Shutterstock

Cuaderno. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Elena tomó una de esas respiraciones profundas que tanto irritaban a Marlene y dijo: "Eduardo, amor, ¿por qué no subes a tu habitación y preparas las cosas para mañana?".

Lee también: Niño vuelve a desaparecer después de la escuela y su mamá lo sigue para averiguar a dónde va - Historia del día

El chico se levantó, besó a su madre y a su padre, y se apresuró a marcharse felizmente. Marlene esperó a que se fuera antes de exclamar: "¿No le has dicho nada?".

"No mamá", dijo Jaime con calma. "Todavía tenemos algunas cosas que discutir y opciones que explorar..."

Publicidad

"Pasa demasiado tiempo jugando a esos juegos de ordenador, ¡eso es lo que le pasa! La profesora dijo que tenía problemas para adquirir "facilidad con el alfabeto"...".

"¿Y cómo lo sabes, Marlene?". La voz de Elena era fría y enfadada. "¿Abriste por casualidad el sobre con el boletín de notas que estaba dirigido a MÍ, colocado en MI escritorio?"

"¡Esa no es la cuestión!", dijo la abuela. "La cuestión es..."

Niño estudiando. | Foto: Unsplash

Niño estudiando. | Foto: Unsplash

Publicidad

Es importante respetar la privacidad de los demás.

"La cuestión es, Marlene, que eres una invitada en mi casa mientras se remodela la tuya y espero que te comportes con cortesía", dijo Elena. Marlene nunca la había oído utilizar ese tono con nadie. Ahora no sonaba tan tímida o tonta...

"Mira, estaba preocupada por mi nieto..." dijo la dama.

"Mamá", exclamó Jaime, "creo que le debes una disculpa a Elena".

Marlene se quedó mirando a Jaime. ¿Su dulce hijo se estaba volviendo contra ella? ¿A qué ha llegado el mundo? Ella puso su sonrisa más amable. "Lo siento, Elena, estaba tan ansiosa por ayudar a Eduardo..."

Publicidad

"Gracias, Marlene", expresó Elena. "Pero, por favor, no interfieras en la forma de criar a nuestro hijo. Estoy segura de que nunca permitiste que nadie interfiriera en cómo criaste a Jaime".

Mujer con un libro en las manos. | Foto: Unsplash

Mujer con un libro en las manos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"¡Claro que no!", exclamó. "¡Pero yo sabía lo que hacía!".

Un silencio sepulcral fue su única respuesta, así que Marlene se levantó, presentó sus excusas y se apresuró a irse a la cama. ¡Decirle a ella! De verdad. ¡A qué viene el mundo! Estaba segura de que a Eduardo le pasaba algo malo.

Lee también: Mi vecina me pidió que cuidara a su hija por una hora y desapareció para siempre - Historia del día

Debía ver a un médico, y no a ese tonto pediatra al que lo llevó Elena, sino a un médico de verdad. Así que al día siguiente, Marlene pidió una cita para Eduardo y se ofreció a recogerlo en el colegio en lugar de Jaime.

Publicidad

La dama condujo directamente desde el colegio hasta la consulta del médico. "¿Adónde vamos, abuela?", preguntó Eduardo.

"Vamos al médico", dijo Marlene.

"¡Pero abuela, ya he ido al médico!", protestó el chico.

Sobres, bolígrafo y una taza con café. | Foto: Unsplash

Sobres, bolígrafo y una taza con café. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Bueno, este es un médico especial. Te compraré un helado después", le dijo Marlene. Y así lo hizo. Ella llegó a la casa triunfante, llevando a Eduardo de la mano.

"¿Dónde estaban?", preguntó Elena. "¡Hemos estado muy preocupados!"

"Estamos bien", dijo Marlene con una sonrisa no muy agradable. "He llevado a Eduardo al médico".

"¿Tú qué?", gritó Jaime. "¿Sin nuestro permiso?"

"De verdad, Marlene, has ido demasiado lejos", dijo Elena enfadada.

"Eres tú la que no ha ido lo suficientemente lejos", dijo Marlene. "¿Siquiera sabes lo que le pasa a tu hijo?".

Publicidad
Mujer hablando por teléfono. | Foto: Unsplash

Mujer hablando por teléfono. | Foto: Unsplash

"¡A Eduardo no le pasa nada!", dijo Jaime.

"¡Está ciego como un murciélago!", replicó Marlene. "¡Y puedes apostar a que no lo heredó de mi lado de la familia!".

Publicidad

Elena se levantó y fue a su escritorio, y volvió con una pequeña caja. "Lo sabíamos Marlene, lo llevamos a una óptica hace una semana", dijo. "Por eso Jaime recogía hoy a Eduardo, mientras yo recogía sus gafas".

Marlene se sonrojó. "¿Lo sabías? ¿Y no me lo dijiste?".

"Mamá", dijo Jaime, "no eres una mujer con tacto ni que respete los límites y por eso preferimos guardarnos ciertas cosas".

"La razón por la que a Eduardo no le va bien es porque es miope", dijo Elena. "Y eso ha aparecido ahora, y nos hemos ocupado de ello. Por eso no regañamos a Eduardo por sus notas, ¿comprendes?".

Publicidad
Lentes. | Foto:  Unsplash

Lentes. | Foto: Unsplash

Marlene se sintió afectada. "¡Creen que soy una vieja entrometida y desagradable!", susurró, con lágrimas en los ojos.

Publicidad

"No, claro que no", contestó Elena.

Lee también: Mujer fue a sacar la basura y cuando regresó, sus hijas no estaban - Historia del día

"¡Sí que lo hacemos!", dijo Jaime. "Mira, mamá, sé que quieres a Eduardo, pero tienes que respetar que Elena y yo somos los que tomamos las decisiones por nuestro hijo. Y estamos haciendo todo lo posible".

"Marlene", dijo Elena, "me preguntaba si podrías ayudarme con Eduardo mientras estás aquí".

Marlene se animó inmediatamente. "¡Oh, por supuesto, Elena, lo que pueda hacer!".

Publicidad

Elena tenía una sonrisa dulce y bonita, como la de su nieto. "¿Tal vez podrías recoger a Eduardo en la escuela los miércoles y llevarlo al entrenamiento de fútbol? No sé nada de fútbol".

Niños jugando fútbol. | Foto: Unsplash

Niños jugando fútbol. | Foto: Unsplash

Publicidad

Marlene le devolvió la sonrisa. "¡Me encantaría! AMO el fútbol, ¡soy la abuelita futbolera por excelencia!".

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Es importante respetar la intimidad de los demás, incluso si crees que tienes derecho a ello: Marlene abrió un sobre dirigido a Elena y leyó correspondencia que no era suya.

Deja espacio a tus hijos para que eduquen a los suyos a su manera, incluso si crees que sabes más: Como abuela, Marlene se creía más experimentada y acabó cometiendo un error.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Pastor nota a un niño que es idéntico a él en la iglesia y lo sigue - Historia del día

15 de marzo de 2022

Chico ama a su medio hermano más que sus padres: un día los padres notan que los niños desaparecieron - Historia del día

30 de abril de 2022

Mamá va a la escuela y no encuentra a su hija: la chica vuelve a casa por la noche con un bebé en brazos - Historia del día

13 de mayo de 2022

Cada día, viuda ve a joven solitario limpiando la basura afuera de su casa - Historia del día

23 de abril de 2022

Hijas le prohíben a su viejo padre asistir a boda de su nieta tras descubrir que trabaja como conserje - Historia del día

18 de abril de 2022

Mujer conoce al prometido de su hija y reconoce a sobrino que desapareció hace 17 años - Historia del día

14 de marzo de 2022

Hombre deja a quien fue su esposa por 47 años y meses después le suplica de rodillas que lo perdone - Historia del día

04 de abril de 2022

Hombre hace prueba de ADN y descubre que no es padre de su hijo: se entera de que esposa tampoco es la madre - Historia del día

19 de marzo de 2022

Anciana celebra su cumpleaños 80 sola en geriátrico: ninguno de sus hijos va a visitarla - Historia del día

23 de abril de 2022

Mamá le pide a pareja de ancianos que cuide a su hijo en el parque y desaparece sin dejar rastro - Historia del día

29 de abril de 2022

Madre viuda nota que hijo se escapa de casa cada noche: un día, él regresa con bolso lleno de dinero - Historia del día

23 de abril de 2022

A pobre mamá le impiden abordar avión para llegar a casa con su hijo: "¡Necesito ver a mi bebé!", grita - Historia del día

22 de abril de 2022

Chofer de bus ve a niña congelada del frío y la ayuda: 10 años después se encuentran en la calle - Historia del día

28 de febrero de 2022

Mujer dada por muerta desde hace 20 años aparece en el funeral de su hijo - Historia del día

13 de mayo de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited