logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Me convertí en una carga para mi padre después de perder la capacidad de caminar - Historia del día

Georgimar Coronil
23 oct 2021
16:20

Quedé paralizada y atrapada en una silla de ruedas en un accidente, y mi padre se negó a cargar conmigo.

Publicidad

Tenía 19 años cuando me atropelló un vehículo de camino al trabajo. Para mí fue el fin del mundo: un chirrido de neumáticos, oscuridad y dolor. Y cuando me desperté, oí las voces que decían que no volvería a caminar.

Seguí preguntando por mi padre, pero solo apareció tres días después, con el peor aspecto, y supe que había estado de fiesta mientras yo estaba allí luchando por mi vida.

Doctores. | Foto: Unsplash

Doctores. | Foto: Unsplash

Publicidad

Mi madre murió cuando yo tenía 12 años, víctima de un cáncer de mama. La recuerdo como una mujer dulce y cansada, siempre afectada por las crueles palabras de mi padre, trabajando para traer alimentos a la casa mientras él se bebía su sueldo.

En cuanto cumplí los 14 años, me ordenó que buscara un trabajo a tiempo parcial para ayudarlo con las facturas, y cuando cumplí los 16, dejé los estudios y empecé a trabajar a tiempo completo para mantenerme a mí... y a él.

Cuando mi padre finalmente llegó al hospital a verme, no había ni compasión ni gratitud en sus ojos. El médico explicó que aunque no me había quebrado la columna, había sufrido un golpe y una compresión severos.

Publicidad

Podía, con mucha suerte, recuperar la capacidad de caminar, pero lo más probable era que pasara el resto de mi vida en silla de ruedas. Y fue entonces que mi padre se marchó. Le dijo al doctor: "Tiene más de 18, es adulta, ¿no? No es mi responsabilidad. Encárguese usted".

Lee también: Estaba en coma y escuché a mi esposa decir: "Nuestro plan funcionó" - Historia del día

Recuerdo la expresión horrorizada de mi médico y la mirada de mi padre recorriendo mis piernas inertes. "¡Inútil! Inútil como tu madre".

Esas fueron las últimas palabras que escucharía de él durante los siguientes seis años. Poco después me trasladaron a un centro de recuperación donde tuve la suerte de que me asignaran a una terapeuta llamada Carolina Herrera.

Publicidad

Era una mujer mayor y maternal que me tomó inmediatamente bajo su protección. Carolina me empujó hacia una recuperación que nunca había soñado.

El día que me puse de pie y di mi primer paso, lloré como un bebé, y Carolina también. Era solo el principio, y los meses siguientes me esforcé aún más. Finalmente me declararon sana.

Mujer en silla de ruedas. | Foto: Unsplash

Mujer en silla de ruedas. | Foto: Unsplash

Publicidad

Fue un momento agridulce para mí. Estaba curada de mi lesión y volví a caminar. Sin embargo, me sentí aterrorizada. No tenía a dónde ir, ni familia. Estaba sola en el mundo.

Carolina entró y me encontró llorando. Se sentó a mi lado en la cama y me abrazó. "Jenny", me dijo, "está bien tener miedo. Estás empezando tu vida de nuevo".

"No tengo a nadie, ni a dónde ir", susurré, recordando a otros pacientes que salían rodeados de una familia cariñosa, "estoy sola".

"No, no lo estás", dijo Carolina con firmeza, "he querido hablarte de eso. ¿Te gustaría mudarte conmigo? Solo hasta que vuelvas a organizar tu vida...".

Publicidad

Lee también: Mis padres me obligaron a elegir entre darle un riñón a mi hermano o ser repudiado - Historia del día

Así que lo hice, y fue encantador. Carolina y yo nos llevamos de maravilla, y me dio mi propia habitación, la más bonita. "Era de mi hija", me explicó Carolina con lágrimas en los ojos. "La perdí como tú perdiste a tu madre".

Al día siguiente empecé a buscar trabajo en la computadora de Carolina, pero cuando bajé a desayunar había unos folletos informativos en la mesa. Eran de una escuela que anunciaban clases nocturnas para adultos que quisieran completar su educación secundaria.

"Creo", dijo Carolina con firmeza, "que tienes que volver a la escuela para ingresar a la universidad".

Publicidad

Me quedé con la boca abierta. "¿La universidad? No puedo permitirme la universidad", pensé. "Carolina, no tengo ni un céntimo y no tengo forma de mantenerme si no consigo un trabajo rápido".

Mujer sonriendo. | Foto: Pexels

Mujer sonriendo. | Foto: Pexels

Publicidad

Carolina negó con la cabeza: "No, Jenny, no puedes permitirte NO ir a la universidad. Escucha, te prestaré el dinero y, cuando te gradúes, me lo devuelves, como si fuera un préstamo estudiantil en un banco".

Así que me convenció, y rápidamente completé los estudios secundarios que necesitaba y solicité el ingreso en la universidad. Reconozco que el ejemplo de Carolina me inspiró para convertirme en enfermera y, cuatro años después, me gradué con honores.

Empecé a trabajar en un hospital y terminé especializándome en cuidados neonatales. Un día, un equipo de televisión vino a hacer un reportaje sobre un par de trillizos idénticos y acabó entrevistándome.

Publicidad

Durante un tiempo, me convertí en una celebridad, pero la atención me trajo una visita no deseada. Sonó el timbre de la puerta y, cuando abrí, me quedé atónita al ver a mi padre.

Lee también: Sus padres la obligan a casarse con otro mientras su novio está en ejército - Historia del día

Tenía un aspecto terrible, como de vagabundo, y apestaba a alcohol y sudor. "¡Jenny, mi dulce niña!", gritó, extendiendo sus manos. "Por fin te he encontrado".

"¿Me has encontrado?", pregunté bruscamente: "Me abandonaste en el hospital porque era una inútil, ¿recuerdas, como mi madre?".

Publicidad

Se le escaparon unas lágrimas. "Oh, mi niña", sollozó. "Perdóname, estaba asustado y en shock... No rechazarás a tu padre ahora, ¿verdad? No he estado bien...".

"A mí me parece que estás bien", le dije con frialdad, pero mi ojo entrenado ya había notado el tinte amarillo de su piel y sus ojos. Tenía algún tipo de trastorno hepático, probablemente debido a su forma de beber.

Hombre. | Foto: Pixabay

Hombre. | Foto: Pixabay

Publicidad

Avanzó arrastrando los pies. "Estoy enfermo, Jenny, papá te necesita de verdad. Estoy sin dinero para comer... No vas a dejar que tu papi pase hambre, ¿verdad?".

"¿Como si no me hubieras dejado a mi suerte? ¿Sin ayuda en una silla de ruedas? Adivina qué 'PAPI'. Sal de aquí". Le cerré la puerta en la cara y volví a entrar en el salón.

Carolina me miró y sonrió. "¿Quién era ese, Jenny?".

"¡Oh, solo un hombre vendiendo algo!". Fui al sofá, me senté junto a Carolina y la abracé con fuerza. Carolina me devolvió el abrazo.

"Jenny", dijo, "hay algo de lo que quería hablarte. ¿Me permitirías adoptarte? ¿Ser tu madre? Porque en mi corazón ya eres mi hija".

Publicidad

Empecé a llorar y no pude parar. Había sido maldecida con una infancia terrible, y ahora, como adulta, había tenido la suerte de encontrar un hogar cariñoso y una familia que me quería.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La familia se construye con amor, no con un vínculo biológico, ni con un ADN compartido.

Lo que das es lo que recibes, como descubrió el padre de Jenny.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Pobre señora llora a su hija en el lugar donde la vio por última vez: un día, una niña idéntica a ella se presenta allí - Historia del día

23 de mayo de 2022

Tras la muerte de mamá, hijo encuentra foto suya de la infancia con ella y un niño que se parece a él - Historia del día

17 de abril de 2022

Días después de la muerte de su madre, mujer halla pequeña puerta detrás del armario de su casa vieja - Historia del día

26 de febrero de 2022

Anciano ve flores frescas en la tumba de su esposa y un día se encuentra a una mujer joven allí - Historia del día

20 de marzo de 2022

Hombre convencido de que su abuela rica le dejó una fortuna encuentra solo una nota sobre la cama - Historia del día

19 de febrero de 2022

Anciano va a visitar a su hija por su cumpleaños número 80 y ella no lo deja entrar a casa - Historia del día

22 de febrero de 2022

Millonario llega a hotel y se desmaya al ver a su esposa trabajando como mucama allí - Historia del día

13 de marzo de 2022

Hombre va a casa de sus difuntos padres tras 30 años y encuentra a indigente con su misma marca de nacimiento - Historia del día

07 de abril de 2022

Anciano encuentra a niña en bosque helado y se entera de que es una nieta de la que no sabía nada - Historia del día

19 de abril de 2022

Chico de 14 años se acerca a su pobre padre soltero y le dice: "Papá, encontré a mamá" - Historia del día

18 de febrero de 2022

Hijo humillado por su familia adoptiva encuentra cartas que le escondieron – Historia del día

29 de marzo de 2022

Niño huérfano halla mochila malograda en casa abandonada y se entera de que es de su madre desaparecida - Historia del día

04 de mayo de 2022

Estudiante rico nota que su profesora visita casa abandonada después de clase y decide seguirla - Historia del día

15 de mayo de 2022

Mujer se niega a aceptar a su hijastra hasta que ve una foto que su padre guardó por 42 años - Historia del día

06 de mayo de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited