logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer mayor oye a nieta burlarse de señora que vende libros de segunda mano en la calle - Historia del día

Una abuela sabia le enseña a su arrogante nieta adolescente una valiosa lección sobre la bondad y los buenos modales.

Publicidad

Julia Cardozo suspiró cuando su nieta de trece años, Laura, entró en la habitación haciendo pucheros. “¡No puedo creer que voy a estar aquí DOS SEMANAS sin Netflix! ¿Cómo voy a sobrevivir?”.

“Cariño”, dijo Julia con suavidad, “¡sabes que no es tan malo! Tengo Wi-Fi y cable, y mucho que hacer y libros para leer...”. Pero internamente, Julia se hacía la misma pregunta: ¿Cómo iba a sobrevivir ELLA dos semanas con su nieta malcriada y arrogante?

Varias estanterías con libros en una acera. | Foto: Shutterstock

Varias estanterías con libros en una acera. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Amanda, la hija de Julia, se acababa de someter a una cirugía de reemplazo de rodilla después de una lesión grave durante un viaje familiar.

La mujer mayor se había ofrecido a llevarse a Laura para su casa durante las dos semanas para darle a su hija la oportunidad de recuperarse sin la presencia de una adolescente quejumbrosa.

Lee más: Hijo grosero humilla al jardinero por ser pobre - Historia del día

Ahora Julia se preguntaba si podría manejar a su nieta. La jovencita era encantadora y dulce en un momento, y un monstruo malcriado insoportable al siguiente. La abuela nunca sabía con qué tendría que lidiar.

Publicidad

“Bueno, cariño”, dijo la mujer mayor. “Estaba pensando, ¿por qué no vamos a la ciudad mañana? Caminaremos, haremos turismo, tal vez iríamos de compras. ¿Qué piensas?”.

Laura se burló. “¿De compras? ¿En esta aldea? ¡Debes estar soñando!”.

“Vamos, el lugar no está tan mal”, dijo Julia con calma. “Creo que te sorprenderás”.

Una abuela lavando vegetales. | Foto: Unsplash

Una abuela lavando vegetales. | Foto: Unsplash

Publicidad

De hecho, la ciudad en la que vivía Julia era encantadora, con muchas tiendas originales y pintorescas, incluida una tienda de música vintage. Ella estaba segura de que Laura encontraría algo que le interesara.

Al día siguiente partieron en el viejo automóvil de la abuela, aparcaron en la calle principal y se bajaron. Julia señaló un restaurante antiguo y encantador con una fuente de refrescos antigua y completamente funcional.

“Ahí es donde tú y tu abuelo solían reunirse para tomar batidos”, dijo sonriendo.

Pero Laura lanzó una mirada desdeñosa al restaurante y olfateó. “¿No hay un Starbucks por aquí?”.

Publicidad

“Nop”, dijo Julia alegremente. “Pero tenemos una pastelería que sirve el capuchino más delicioso que jamás hayas probado, ¡y su chocolate caliente es para morirse!”.

“No estoy interesada”, gritó la chica y comenzó a alejarse de su abuela, mirando por los escaparates de las tiendas con una mirada desdeñosa. Luego, un poco más abajo, Laura vio un puesto de libros callejeros y se dirigió hacia él.

Una joven sentada en un sofá con las piernas cruzadas. | Foto: Unsplash

Una joven sentada en un sofá con las piernas cruzadas. | Foto: Unsplash

Publicidad

La jovencita comenzó a hojear los libros en las estanterías sin siquiera saludar a la dama de rostro dulce y cabello blanco que era dueña del puesto. La mujer sonrió y dijo: “¡Buenos días, querida! ¿Buscas algo para tus vacaciones de verano?”.

Laura hojeó un libro y mostró su descontento. “¡Honestamente, no hay nada aquí que valga la pena leer!”.

La mujer mantenía su sonrisa. “Bueno, ¿qué tal algunos de estos libros para adultos jóvenes? ¿Te gustan las aventuras o las historias de detectives?”.

“¡No tienes exactamente bestsellers en tus estantes!”, dijo Laura burlonamente, y la mujer se sonrojó. Pasó junto a la chica y tomó un libro.

Publicidad

“Creo que te puede gustar esto, ‘Ana la de Tejas Verdes’. Había una serie de televisión...”, dijo la mujer.

Laura resopló con fastidio. “Yo solo veo Netflix”, dijo, pero le arrebató el libro de las manos a la mujer con rudeza. Lo hojeó, leyó algunas páginas, se metió la mano en el bolsillo y sacó unos billetes. “Toma, eso debería ser suficiente”.

La mujer tomó el dinero y preguntó: "¿Quieres una bolsa o te lo envuelvo?".

Calle con tiendas en una pequeña ciudad. | Foto: Pexels

Calle con tiendas en una pequeña ciudad. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Una bolsa, obvio!”, dijo Laura con frialdad. “¡No le daría un libro tan andrajoso a nadie como regalo!”. La mujer se sonrojó y le entregó su libro en una bolsa y la chica se dio la vuelta y se alejó.

Julia, que había estado observando y escuchando a su nieta, movió la cabeza con tristeza. Entonces la alcanzó.

“¡Laura, debo decir que fuiste desagradable con esa señora! Y muy maleducada, ni siquiera dijiste por favor o gracias. Estoy segura de que tu madre te enseñó modales”.

Lee también: Mujer no puede conseguir trabajo por su edad - Historia del día

"¿Por favor? ¿Gracias? ¿Por qué? ¡Le estoy haciendo un favor comprándole su tonto libro!", dijo Laura enojada.

Publicidad

Julia suspiró y dijo: "Sabes, mi abuela me enseñó que por favor y gracias son la sal y el azúcar de la vida".

Laura sacudió la cabeza. "Escucha, abuela, no tengo 5 años, ¿OK? ¡No tengo paciencia para esos viejos y sus estúpidos dichos!".

Varias cajas de cartón repletas con libros de segunda mano. | Foto: Pixabay

Varias cajas de cartón repletas con libros de segunda mano. | Foto: Pixabay

Publicidad

Julia no dijo una palabra más, pero pensó que era hora de que le enseñara a Laura por qué es importante no ser descortés.

Entonces, cuando la jovencita le preguntó qué había para cenar, ella dijo: “Caray, ya que extrañas tanto a McDonald's, estoy haciendo hamburguesas y papas fritas, ¿está bien?”.

“¡Sí!”, gritó Laura. “¡Comida REAL! ¿Y podrías hacer tu tarta de queso especial, abuela?”.

“Por supuesto, querida”, dijo Julia con una sonrisa maliciosa. ¡Pero Laura no sabía lo que le esperaba!

Cuando la cena estuvo lista, Julia llamó a su nieta y la chica se sentó. La abuela le había preparado una hamburguesa doble con queso con tocino y patatas fritas, tal como a ella le gustaba.

Publicidad

Pero después de que Laura dio su primer bocado, frunció el ceño. “¡Esto es horrible! No sabe a NADA”, gritó. “¡No puedo comer esto!”.

Sin decir palabra, Julia recogió la hamburguesa y le llevó a Laura una rebanada de tarta de queso. La jovencita tomó un gran bocado del cremoso postre, pero momentos después lo escupió.

Adolescente con gesto arrogante en su rostro. | Foto: Unsplash

Adolescente con gesto arrogante en su rostro. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Ay, Dios mío, abuela”, gritó la chica. “¡Está AGRIA! ¿Qué pasa con toda la comida de hoy?”.

Julia sonrió. “Laura, quería que vieras cómo sabe la comida sin sal y azúcar. Sigue siendo nutritiva, ¿no? Todavía puedes comerla, pero no es deliciosa. Por favor y gracias, son la sal y el azúcar que espolvoreamos en nuestras conversaciones”.

La joven miró fijamente a su abuela y un lento rubor tiñó sus mejillas. “Lo siento abuela”, dijo. “No quise ser desagradable contigo”.

“Ay, querida”, dijo Julia. “¡Eres muy joven y tienes mucho que aprender! ¡Pero estoy feliz de ver que tienes el gran corazón para disculparte cuando ves que has hecho mal!”.

Publicidad

Julia abrazó a su nieta y le llevó una segunda hamburguesa, una cocinada con sal y especias, y una rebanada de un pastel de queso dulce y cremoso con cobertura de fresa.

Durante las siguientes dos semanas, la jovencita se portó de forma educada y amable, e incluso aprendió a cocinar. Cuando regresó con su madre, Amanda se sorprendió por el cambio en su hija. Las abuelas tienen su propia magia especial.

Una abuela compartiendo y comiendo junto a su nieta. | Foto: Pexels

Una abuela compartiendo y comiendo junto a su nieta. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Tratar a las personas con cortesía es una señal de respeto. Trata a las personas como te gustaría que te trataran a ti: con respeto y dignidad, eso fue lo que Laura aprendió.

La sabiduría de nuestros mayores puede ayudarnos a superar los obstáculos de la vida. Laura aprendió una lección valiosa de su abuela y que le será de gran utilidad por el resto de su vida.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Mujer mayor ayuda a una joven rica que casi la atropella en la calle - Historia del día

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Papá lleva a sus hijos al árbol donde solía jugar con su padre: halla una carta suya allí - Historia del día

01 de mayo de 2022

Tras haber abandonado a su hija 24 años atrás, la madre se presenta en su boda - Historia del día

22 de marzo de 2022

Tras enviar a su madre al ancianato, mujer encuentra su viejo cofre con el mensaje: "Nunca lo vendas" - Historia del día

05 de mayo de 2022

Hombre humillado por vivir con su abuela discapacitada se da cuenta de que ella desapareció de su casa - Historia del día

06 de mayo de 2022

Abuelos echan a adolescente embarazada al frío: años después le piden ayuda - Historia del día

29 de marzo de 2022

Niño encuentra un auto abandonado en el bosque y nota una caja vieja adentro - Historia del día

28 de febrero de 2022

Estudiante rico nota que su profesora visita casa abandonada después de clase y decide seguirla - Historia del día

15 de mayo de 2022

Marido se burla de viejo sofá que esposa compró en mercado de pulgas: nota una cremallera minutos después - Historia del día

14 de abril de 2022

Mujer segura de que su hijo murió al nacer reconoce su marca de nacimiento en Facebook 3 años después - Historia del día

12 de abril de 2022

Dueño de tienda de antigüedades le pregunta a mendigo dónde consiguió su anillo - Historia del día

22 de febrero de 2022

Chica pobre vende reliquia familiar para cirugía de abuela: la ve en la puerta de su casa días después - Historia del día

11 de marzo de 2022

Anciano encuentra a niña en bosque helado y se entera de que es una nieta de la que no sabía nada - Historia del día

19 de abril de 2022

Mujer joven y rica se burla de señor pobre: 2 días después intercambian roles - Historia del día

20 de febrero de 2022

Mujer se burla de su padre por relicario barato que le regaló: ella lo abre años después de su muerte - Historia del día

11 de mayo de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited