logo
Tablero de ajedrez. | Foto: Shutterstock
Fuente: Tablero de ajedrez. | Foto: Shutterstock

Niña que se negó a jugar ajedrez con papá enfermo abre tras su muerte tablero que le regaló - Historia del día

Vanessa Guzmán
11 dic 2021
20:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una niña se avergüenza de su padre enfermo y se niega a jugar al ajedrez con él. Sin embargo, después de su muerte, cuando ella abre el juego de ajedrez que él le había dado, se llena de arrepentimiento.

Publicidad

Laura extrañaba a su padre. Hace un mes, sus progenitores decidieron separarse y la madre recibió la custodia. Había días en los que Laura quería pasar todo el día con su padre. Pero Daniel trabajaba en otra ciudad y estaba al menos a 8 horas en coche desde su casa.

Daniel visitaba a Laura los fines de semana y, a veces, durante un día laborable si no tenía alguna reunión de negocios. Era un hombre ocupado, además de que a su ex no le gustaba mucho su presencia frecuente en su casa.

Tablero de ajedrez. | Foto: Shutterstock

Tablero de ajedrez. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Por tal motivo, Daniel comenzó a encontrarse con Laura en un pequeño parque no lejos de su casa. La niña solía jugar allí con sus amigos.

Al padre de Laura le encantaba el ajedrez, y la niña lo aprendió a jugar muy bien. "¡Jaque mate, papá! ¡Perdiste!", exclamaba la niña con alegría al ganar. "Gané otro juego. ¡Yay!".

"¡NAH! ¡NO LO CREO!", Daniel se burlaba de ella. "Ya sabes, ya que eres mi hija, siempre te dejo ganar".

"¿Oh en serio? Entonces, ¿jugamos otro juego?". Decía Laura sonriendo. Daniel siempre estaba de acuerdo pues le encantaba ver a su niña sonreír. Y de hecho había perdido algunos partidos para que Laura estuviera contenta. Pero, lamentablemente, estos tiempos felices no duraron mucho.

Publicidad

Cuando Laura cumplió 10 años, a Daniel le diagnosticaron cáncer. El médico dijo que se estaba deteriorando rápido y que tendría que ser ingresado en el hospital para algunas pruebas.

Faltaban solo dos días para el cumpleaños de Laura cuando Daniel recibió la devastadora noticia. No pudo asistir a su fiesta de cumpleaños, pero le envió un regalo que la niña adoraba. Era un juego de ajedrez de madera que tenía el nombre de su hija grabado en el interior.

Un día, después de que le dieron de alta del hospital, Daniel llamó a Laura para que se reuniera con él en el parque. Ella estaba encantada. "¡Mamá! ¡Regresaré en un rato! ¡Voy a ver a papá!", le dijo la niña a su madre mientras salía de casa sosteniendo un juego de ajedrez.

Publicidad

Sin embargo, le tomó mucho tiempo darse cuenta de que la esbelta figura sentada en su lugar habitual era su padre. Su piel parecía pálida y sus ojos parecían haber perdido su encanto.

El hombre una vez enérgico con una amplia sonrisa en su rostro se redujo a un hombre frágil con una leve sonrisa que parecía ser tan débil como su cuerpo endeble.

"¿Qué te pasó, papá? ¿Por qué luces tan débil?", preguntó preocupada, acercándose a él.

"No es nada serio, cariño", mintió Daniel. "Simplemente, me esforcé demasiado, así que fui admitido en el hospital hace unos días. ¡Papá es fuerte, no te preocupes!".

Publicidad

Lee también: A dos años de la muerte de papá, hija recibe regalo suyo en el día de su boda - Historia del día

"¿Estás seguro de que estás bien, papá? No te veo bien".

Juego de ajedrez. | Foto: Unsplash

Juego de ajedrez. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Sí, cariño, lo estoy. Entonces, ¿vamos a jugar otra partida hoy?".

"Bueno, hubiera dicho que sí, papá, pero creo que deberíamos hacerlo en otro momento", respondió Laura, mirando alrededor del parque a otros niños que la miraban a ella y a su padre y luego murmuraban algo.

"¿Pero no trajiste ese juego de ajedrez para que pudiéramos jugar?".

"Oh, no lo hice papá", mintió Laura. "De todos modos, te veré más tarde. Mamá me dijo que llegara a casa temprano hoy", y se marchó.

Daniel se preguntó por qué su hija se había ido tan abruptamente. Algo andaba mal.

Publicidad

Al día siguiente, regresó al parque para ver a Laura e invitarla a una partida de ajedrez. Pero cuando la llamó, ella se negó a verlo y le dijo que tenía que estudiar para un examen en la escuela.

Daniel notó un cambio repentino en el tono de Laura ese día, como si lo estuviera evitando a propósito. “¿Ella no quiere verme más? ¿Su madre le dijo que hiciera eso?”, pensó el hombre que decidió ponerle una prueba a Laura.

Comenzó a visitar el parque todos los días para ver si venía a jugar allí con sus amigos o no. Para su sorpresa, ella llegó al parque pocos minutos después de que él llegara, jugó con sus amigos y luego se fue a casa.

Publicidad

Daniel estaba bastante seguro en este punto de que su exesposa le había dicho a su hija que lo evitara. Al menos eso es lo que él creía hasta que escuchó a Laura hablando con sus amigos.

"¿Ese hombre que viste ese día era tu padre, Laura? ¿Por qué se veía tan aterrador?". La amiga de Laura, Gabriela, le preguntó un día mientras jugaban en el parque.

Niña hablando por teléfono. | Foto: Pexels

Niña hablando por teléfono. | Foto: Pexels

Publicidad

Laura se encogió de hombros. "Oh, papá no siempre se ve así. Fue porque estaba enfermo ese día".

"¿Pero por qué ya no viene a verte? ¿A tu mamá no le gusta que estén juntos?", preguntó Gabriela con curiosidad.

"No. Es solo que está muy ocupado en el trabajo. Lo llamo todos los días, pero todo lo que hace es enviarme un mensaje de texto".

"¿Por qué no vas a visitarlo? ¿O quizás podrías llamarlo los fines de semana?", propuso la amiga de Laura.

“Puedo, pero es posible que él no pueda venir a verme. De todos modos. Me voy a casa ahora. Mi mamá me está esperando".

Publicidad

Daniel no pudo contener las lágrimas cuando descubrió que su hija había mentido sobre él. Se alejó del parque, con los ojos llorosos, decidiendo no volver a espiar a Laura para no lastimarse más.

Laura también se preocupó por su vida y comenzó a evitar a su padre por temor a que sus amigos la juzgaran si la veían con él. Pero unos días después, la niña lamentó su decisión cuando se enteró de que Daniel había fallecido.

Laura sollozó amargamente en el funeral de su padre, agarrando el juego de ajedrez que él le había dado. Se sentía avergonzada de sí misma por evitar a su padre. Ese trauma se quedó con ella incluso cuando creció y se mudó a otra ciudad para ir a la universidad.

Publicidad

Guardó el juego de ajedrez que su padre le había dado en un depósito y recordando lo feliz que eran juntos hasta que descubrió que estaba enfermo y comenzó a evitarlo porque se avergonzaba de él.

Hombre preocupado. | Foto: Pexels

Hombre preocupado. | Foto: Pexels

Publicidad

Pasaron varios años. Laura se graduó con honores y comenzó a trabajar en una prestigiosa firma de abogados en su ciudad. Un día, estaba limpiando su antiguo apartamento cuando encontró el juego de ajedrez.

Su infancia pasó ante sus ojos y deseó ser una vez más la niña que jugaba ajedrez con su papá. Abrió lentamente la caja de madera, moviendo su mano rápidamente sobre las hermosas piezas que yacían dentro y luego sobre su nombre bellamente grabado.

Pero en ese momento, sintió un bulto repentino debajo de las piezas. Los quitó todos por curiosidad y notó que la capa debajo de ellos se movió. Cuando las quitó, encontró una carta escrita en letra cursiva. Laura reconoció la letra de su padre.

Publicidad

“Querida Laura,

Lo siento mucho, cariño, no pude ir a tu fiesta de cumpleaños. Tenía muchas ganas de verte, pero desafortunadamente, mi salud no me mantiene bien. Hace solo unos días, supe que sufría de cáncer.

Los médicos dijeron que me estaba acercando al final de mi vida y que podía morir en cualquier momento. Estaba devastado cuando recibí la noticia.

Ataúd de madera. | Foto: Pexels

Ataúd de madera. | Foto: Pexels

Publicidad

Quería que lo supieras. Pero seré honesto aquí, más que a la muerte temía cómo le daría esta noticia a mi hija de 10 años. Decidí escribirte porque no tenía fuerzas para enfrentarte.

Este podría ser el último regalo que recibirás de mí. No me preguntes por qué. Es solo que tengo la sospecha de que no podré verte por mucho más tiempo.

Quería que este regalo fuera especial para ti, así que uno de mis amigos lo personalizó. ¿Revisaste tu nombre grabado en el interior? ¡Espero que te guste, cariño!

Espero que te vaya bien en la vida incluso cuando yo no esté allí. Con amor, papá”.

Publicidad

Laura no pudo controlar sus lágrimas cuando terminó de leer la carta. “¡Siento mucho haberte hecho eso! ¡Nunca abrí la caja y quería separarte de mi vida! ¡Fui una tonta!”.

Un año después, Laura renunció a su trabajo de tiempo completo y decidió seguir su carrera como jugadora de ajedrez profesional. Se sometió a todo un año de formación y ahora representa a su estado en competiciones nacionales.

Cada juego que ha realizado lo ha hecho con el tablero que Daniel le dio en su cumpleaños. Sin embargo, aún no se ha recuperado del hecho de que ignoró a su padre cuando más la necesitaba.

Lee también: Hija no cuelga la llamada tras hablar con su padre y comienza a insultarlo - Historia del día

Publicidad

Pasa varias horas cada vez que visita la tumba de su padre, hablando con él y disculpándose. Sueña con el día en que podrá seguir adelante con su vida.

Mujer frente a tumba en un cementerio. | Foto: Pexels

Mujer frente a tumba en un cementerio. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Quédate al lado de tus padres como ellos siempre se quedaron contigo: Laura estaba avergonzada por la enfermedad de su padre y comenzó a evitarlo. Ella no debió haber hecho eso.

Nada es más doloroso que ser herido por alguien a quien amas: El corazón de Daniel se hundió cuando se dio cuenta de que su hija lo estaba evitando a propósito.

Comparte esta historia con tus amigos. Podrías ayudar a inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mujer lee por casualidad el pedido de ayuda de una señora, va hasta su casa y la ve tendida en el suelo - Historia del día

26 de abril de 2022

Mujer vuelve a casa del trabajo y descubre que su hijo, quien se quedó con su padrastro, ha desaparecido - Historia del día

13 de mayo de 2022

Señora celebró la Pascua sola porque su hijo se enteró de que lava platos en una cafetería - Historia del día

28 de abril de 2022

Tras enviar a su madre al ancianato, mujer encuentra su viejo cofre con el mensaje: "Nunca lo vendas" - Historia del día

05 de mayo de 2022