logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niño exige juguetes caros para Navidad: llama "perdedores" a sus padres por no tener el dinero - Historia del día

Georgimar Coronil
27 dic 2021
11:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un niño exige juguetes caros para Navidad y cuando su madre le dice que no pueden permitírselo llama a sus padres perdedores.

Publicidad

Había sido un año duro para los Jiménez. El restaurante de Margarita había quebrado durante la pandemia de COVID, y su marido, Jefferson, era un escritor en apuros que trabajaba a tiempo parcial en la construcción.

La pareja tuvo que vender su casa lujosa y comprar un apartamento sencillo, para poder mantener a su hijo Michael, de ocho años, en su colegio privado. Pero el niño no entendía por qué no podía tener lo que quería, y estaba enfadado.

Niño viendo juguetes. | Foto: Shutterstock

Niño viendo juguetes. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"¡Mamá!", llamó Michael al entrar en casa una semana antes de Navidad. "¡Mamá, ya sé lo que quiero para Navidad!".

Margarita suspiró. ¡Había sido un mes duro y no quedaba mucho para regalos una vez pagadas todas las facturas! "Hola, cariño", le dijo, dándole un abrazo a su hijo, "¿Y qué le vas a pedir a Papá Noel?".

Michael respondió: "¡Oh, por favor, no soy un niño pequeño! Sé que no hay ningún Papá Noel... ¡tú y papá compran los regalos!".

Lee también: En la mañana de Navidad, un niño de 5 años llama llorando al 911 para reportar un robo - Historia del día

Publicidad

"Ok Michael", dijo Margarita. "Entonces, ¿qué es lo que querías?".

Néstor pidió el casco de 'The Mandalorian' y un Baby Yoda de tamaño natural y ¡yo quiero lo mismo!", dijo.

"Ay cariño", dijo Margarita. "Vi eso en la tienda. El Baby Yoda cuesta casi $500 y el casco también... No tenemos el dinero para pagar eso".

Juguetes. | Foto: Unsplash

Juguetes. | Foto: Unsplash

Publicidad

Michael miró a su madre. "¿Qué quieres decir? ¿Por qué no? Los padres de Néstor..."

"Cariño", dijo Margarita, "sabes que las cosas han estado algo difíciles desde que tuve que cerrar el restaurante, y el trabajo de papá... ¡Cuando las cosas mejoren te compraremos ese Baby Yoda, lo prometo!".

Michael miró a su madre con desprecio. "¡No puedes pagarlo porque eres una PERDEDORA!", gritó. "¡TE ODIO!" Y salió corriendo a encerrarse en su habitación.

Cuando Jefferson llegó a casa, encontró a Margarita llorando. "¡Ay, Jeff, nuestro hijo me odia!".

Jeff abrazó a su esposa. "Amor", dijo, "creo que es hora de que Michael aprenda sobre cómo es realmente la vida".

Publicidad

Entonces le tocó la puerta a su hijo. "Sal, Michael", dijo. "Vamos a dar una vuelta".

Niño enojado. | Foto: Unsplash

Niño enojado. | Foto: Unsplash

El niño salió con una sonrisa triunfal. Estaba seguro de que su padre le iba a llevar a comprar los juguetes que quería, pero se llevó una sorpresa. Jeff detuvo el coche frente a un edificio grande, gris y de aspecto desvencijado.

Publicidad

"Vamos", dijo, "hay algunas personas que quiero que conozcas". Condujo a Michael a una gran sala llena de mesas donde había gente de aspecto triste sentada comiendo y hablando en voz baja.

Otra sala grande estaba llena de literas, y en una esquina un grupo de niños jugaba con algunos juguetes rotos, mientras sus padres los vigilaban. "¿Qué es este lugar, papá?", preguntó.

Lee también: Todos se burlaban de mí por el calcetín viejo que guardaba - Historia del día

"Es un refugio para familias sin hogar", le dijo Jeff. "Gente que perdió su trabajo, como lo hizo mamá, y perdió su casa, y no puede ni siquiera alimentar a sus hijos".

Publicidad

"¿Esos niños? No recibirán nada en Navidad. De hecho, se consideran afortunados por tener un lugar donde dormir".

Michael miraba a su alrededor con ojos muy asustados. "¿Nos va a pasar esto, papá?", preguntó.

Niño pensativo. | Foto: Unsplash

Niño pensativo. | Foto: Unsplash

Publicidad

"No", dijo Jefferson. "Porque somos muy afortunados. Tenemos algunos ahorros, y dinero de la venta de nuestra casa, y tengo trabajo... pero para mantener un techo sobre nuestras cabezas, tenemos que ser cuidadosos. Has sido un chico egoísta, y muy grosero con mamá, y ella ha hecho lo que ha podido. Y por cierto, ¿qué le vas a regalar a mamá por Navidad?".

Michael puso cara de sorpresa. "¿Por qué debería regalarle algo? Ella es la madre, ¡las madres no reciben regalos!".

Jeff suspiró. "Michael, ¿sabes por qué damos regalos en Navidad?", preguntó. "Es para recordarnos el gran regalo que Dios le dio al mundo cuando nació el Niño Jesús y vino a enseñarnos que lo más grande que podemos darnos es amor".

Publicidad

Michael susurró: "No le he dado mucho amor a nadie, ¿verdad?".

"No", dijo Jefferson.

En el camino a casa, Michael estaba muy callado y el padre vio que algunas lágrimas resbalaban por sus mejillas. Cuando entraron, Michael corrió hacia Margarita y la abrazó.

Madre e hijo. | Foto: Unsplash

Madre e hijo. | Foto: Unsplash

Publicidad

"¡Lo siento mucho, mamá!", sollozó. "Lo siento...".

Margarita abrazó a su hijo. "No pasa nada, cariño", le dijo suavemente. "¿Por qué no vas a lavarte la cara y me ayudas a hacer el pan de jengibre para mañana?".

Pero Michael se mordía los labios y negaba con la cabeza. "Mamá tengo esa caja grande en el almacén llena de juguetes con los que ya no juego... ¿Podemos envolverlos y llevarlos al refugio para que los niños los abran mañana por la mañana?".

Lee también: Niño exige regalos caros a Santa Claus, luego halla solo una carta bajo árbol de Navidad - Historia del día

Publicidad

Así que Jeff, Margarita y Michael pasaron la Nochebuena envolviendo regalos y a la mañana siguiente estaban en el refugio temprano con un coche lleno de regalos. Vieron a los niños abrir los regalos, riendo y gritando de emoción, y entonces Margarita vio que Michael estaba llorando.

Margarita le preguntó si estaba triste por regalar sus juguetes, pero él negó con la cabeza. "¡No, mami! Acabo de darme cuenta de que soy el niño más afortunado del mundo, porque nos queremos y tenemos un hogar acogedor al que ir".

Regalos. | Foto: Unsplash

Regalos. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La Navidad no consiste en recibir regalos, sino en dar amor: Miguel quería juguetes caros, pero aprendió el verdadero significado de la Navidad, un regalo mucho más grande.

Recuerda que lo que es poco para nosotros es una gran recompensa para los demás: Para los niños del refugio, los viejos juguetes de Michael eran los más maravillosos que habían visto nunca.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Maestra mayor llega a casa en Nochebuena y nota huellas que llegan hasta su puerta abierta - Historia del día

12 de mayo de 2022

Anciana celebra la Navidad sola porque sus hijos se enteraron de que trabaja limpiando - Historia del día

07 de mayo de 2022

Anciano encuentra a niña en bosque helado y se entera de que es una nieta de la que no sabía nada - Historia del día

19 de abril de 2022

Mujer se niega a aceptar a su hijastra hasta que ve una foto que su padre guardó por 42 años - Historia del día

06 de mayo de 2022