logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer ve retrato de persona idéntica a ella entre las obras de artista: "La dibujé hace una hora", dijo él - Historia del día

Mayra Pérez
16 feb 2022
10:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un artista callejero pensaba que Emily lo estaba engañando, pero ella estaba genuinamente confundida. El retrato que le mostró la sorprendió y cambió su vida para siempre.

Publicidad

Emily y su esposo Miguel estaban en Nueva York para unas merecidas vacaciones. Ella paseaba por las concurridas calles, y decidió acercarse a un artista callejero para hacerle un retrato.

“¡Hola!”, dijo Emily con entusiasmo. El artista la miró, repentinamente confundido.

“¡Oh, has vuelto! ¿Cómo puedo ayudarte?”, le preguntó el hombre.

Un artista callejero hace un retrato a una mujer. | Foto: Shutterstock

Publicidad

La mujer no entendía por qué el artista le hablaba como si ya se conocieran. “¿Qué quieres decir? Quería un retrato de mí misma, por eso me acerqué a ti”, respondió ella.

De repente, la expresión del hombre cambió y pareció sentirse ofendido. “Disculpa, pero estoy tratando de ganarme la vida aquí. No tengo tiempo para tus bromas. No sé si te cambiaste de ropa o si me está jugando una broma tu gemela, pero no me hace gracia”, dijo enojado.

“Lamento si te ofendí, pero realmente solo quería un retrato mío para llevarme a casa. No tengo idea de lo que estás hablando”, dijo Emily, sintiéndose repentinamente incómoda.

Publicidad

“Bueno, mira esto. Dibujé a tu hermana gemela hace una hora. La encontré muy hermosa, así que dibujé una copia del retrato para guardarla en mi carpeta”, explicó el artista, mostrándole a Emily el boceto del rostro de una mujer que lucía exactamente como ella.

Emily estaba aturdida. “Pero, no tengo hermanas…”, dijo ella, mirando fijamente el retrato. Había oído hablar de historias de dobles, pero nunca pensó que tendría una.

Mientras observaba con atención el dibujo, notó que el artista había dibujado una marca de nacimiento en el cuello de la mujer, en el mismo lugar que ella tenía el suyo.

“¿Adónde... adónde fue ella?”, preguntó con cautela. El artista le indicó la dirección en la que se había ido la mujer.

Publicidad

Una mujer joven hunde su rostro entre sus manos. | Foto: Pexels

“Llevaba una chaqueta azul y un paraguas rojo”, agregó.

Emily corrió, con la esperanza de encontrarse con la mujer en la calle. De repente, todo empezó a tener sentido. Posiblemente, tenía una hermana perdida hace mucho tiempo. Después de todo, su padre las había abandonado a ella y a su madre poco después de su nacimiento.

Publicidad

Al final, Emily no pudo encontrarla. Había pasado demasiado tiempo desde que la artista la había visto, por lo que ya no estaba cerca. Desde la distancia, el artista vio su expresión desesperada, por lo que decidió acercarse a ella.

“Lamento no haber intentado ayudarte más”, comenzó. “Recuerdo que ella estaba hablando por teléfono con su esposo y le pidió que llamara a un taxi para ir a su hotel. Este es el hotel que mencionó”, dijo la artista, entregándole a Emily un papel con el nombre escrito.

“Gracias, agradezco que trates de ayudarme. Volveré por mi retrato”, dijo Emily antes de subirse a un taxi para llegar al hotel.

Publicidad

Un par de minutos después, estaba sentada en el vestíbulo, cuando vio a la mujer que se parecía a ella. Pero antes de que pudiera decir nada, las miradas de ambas se encontraron. La mujer se detuvo en seco.

“Oh, Dios mío…”, dijo, tirando del brazo de su marido. Él miró hacia donde miraba su esposa y quedó igualmente atónito.

Una profesional observa una muestra en el microscopio en un laboratorio. | Foto: Pexels

Publicidad

Emily caminó hacia ellos para presentarse. “Hola... soy Emily. Sé que esto va a sonar loco, pero cuando iba a hacerme un retrato con un artista callejero, y él pensó que lo estaba engañando porque me acababa de hacer uno. Resulta que había sido a ti”, comenzó a decir.

Antes de que pudiera decir algo, la mujer decidió presentarse. “Hola, Emily. Soy Carla y este es mi esposo, Pedro. Tenemos la misma marca de nacimiento... ¿Cómo es eso posible?”, preguntó.

“En realidad no tengo idea; siempre hemos sido solamente mi mamá y yo. Mi padre nos abandonó poco después de que yo naciera, así que nunca imaginé tener una hermana", explicó Emily.

Publicidad

Lee también: Anciano sin hogar ve a mujer empujar a niña llorosa hacia un auto y comienza a sospechar - Historia del día

“Yo crecí en un orfanato, así que nunca supe nada sobre mi familia biológica. Realmente no sé qué decir…”, respondió Carla. En este punto, los tres estaban sentados en una de las mesas de café del vestíbulo, tratando de procesar lo que estaba pasando.

“¿Estarías dispuesta a hacerse una prueba de ADN?”, sugirió Emily dijo de repente. Carla rápidamente dijo que sí, y terminaron buscando un laboratorio cercano que pudiera brindarles resultados rápidos.

Después de un par de horas, se volvieron a encontrar y la prueba resultó 100 % positiva: eran hermanas. Luego de conocer los resultados, dedicaron tiempo a conocerse. Emily le contó a Carla sobre su madre Helen.

Publicidad

Rostro asombrado de una mujer joven. | Foto: Pexels

Ese domingo, las dos parejas viajaron juntas para conocer a la madre de Emily y Carla. Cuando llegaron, Helen estaba llorando. Luego explicó a sus hijas toda la situación, con mucha culpa por haber guardado el secreto por tanto tiempo.

Publicidad

“Bueno, yo vivía con tu padre. Cuando se enteró de que estaba embarazada, resultó evidente que él no estaba comprometido con la relación ni conmigo”, contó Helen. “Cuando ustedes nacieron, él decidió irse. Se llevó a una de ustedes con él”.

“Me esforcé tanto por encontrarte, Carla. Pero fue imposible. Lamento mucho haber dejado de intentarlo. Y Emily, también lamento no haberte dicho nada. No pude, tenía demasiado miedo”, dijo.

Luego fue el turno de Carla para hablar. Trató de recordar su vida temprana, hasta donde le fue posible: “Recuerdo que tenía unos cuatro o cinco años... papá siempre estaba borracho y tenía problemas de dinero”.

Publicidad

“En un momento, no podía comprarme comida, así que me llevó a un orfanato. Me dijo que esperara en la puerta durante diez minutos y él regresaría, pero nunca lo hizo”, reveló.

“Al final, viví en ese orfanato durante años. Con el tiempo entré a una buena universidad y salí del sistema. Fue difícil no tener una familia, pero me gusta pensar que soy una de las afortunadas que luchó por tener una buena vida a pesar de las cartas que me tocaron”, sonrió.

Madre e hija se abrazan con complicidad. | Foto: Pexels

Publicidad

“Estoy tan contenta de que te sientas así, Carla. Y estoy muy agradecida de que ustedes dos se hayan encontrado. Este es el mejor día de mi vida. Finalmente, logré reunirme con mis hijas…”, dijo Helen, dándoles un abrazo a las dos por primera vez desde que nacieron.

Carla quería vivir cerca de su familia, por lo que ella y su esposo se mudaron. La empresa en la que trabajaba estaba dispuesta a aprobar su traslado, y eso le permitió pasar más tiempo con su madre y su hermana.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Si alguien está destinado a estar en tu vida, encontrará el camino hacia ti. Emily y Carla nunca imaginaron la existencia de la otra, pero la vida encontró la forma de que se conocieran. Todo fue gracias al artista callejero.

Publicidad

Tu infancia no tiene que definir cómo será el resto de tu vida. Carla vivió una infancia difícil, pero esto no le impidió perseverar y obtener una buena educación y una mejor vida para ella.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Pobre chica embarazada desaparece tras su boda: el esposo conoce a su hijo 53 años después - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad