logo
Una vieja maleta | Foto: Shutterstock
Una vieja maleta | Foto: Shutterstock

Hombre mayor vende maleta en mal estado: todos lo ignoran excepto joven cojo que acepta comprarla - Historia del día

Mayra Pérez
20 feb 2022
19:30

Un niño va al mercado a comprar cintas de música viejas, pero se apiada de un anciano que vende una maleta vieja, y ese acto de bondad cambia su vida.

Publicidad

La vida de Martin Ferrer no era fácil y disfrutaba de pocos placeres. Tenía diecisiete años, pero ya cargaba con una gran responsabilidad. Su madre estaba enferma y su padre había fallecido dos años antes, dejándolo como el hombre de la casa.

Poco después, un accidente de moto lo había dejado con graves lesiones en la pierna izquierda, lo que puso fin a su brillante carrera futbolística, y sin posibilidad para pagar sus estudios universitarios.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Shutterstock

El dinero escaseaba, así que Martin trabajaba después de la escuela todos los días, inclusive los sábados para llegar a fin de mes y ayudar a pagar los medicamentos de su madre. De vez en cuando sacaba $5 de sus ahorros y se iba al mercado local a buscar viejas cintas de música de los años 80 y 90.

Publicidad

Esos viajes mensuales al mercado de pulgas eran su único placer, su único pasatiempo. Ese domingo, Martin se estaba recuperando de una semana particularmente difícil. Había trabajado duro para poder cubrir las últimas facturas médicas de su madre.

El sueldo que percibía no era suficiente y Martin lo sabía. Él y su madre habían tenido una acalorada discusión la noche anterior. Quería dejar la escuela y trabajar a tiempo completo, pero su madre no estaba de acuerdo.

Esta mañana se levantó temprano, le preparó el desayuno y luego se dirigió al mercado de pulgas. Al menos durante un par de horas, dejaría de pensar en sus problemas.

Era una hermosa mañana, por lo que la feria estaba llena de gente que buscaba entre la basura y los tesoros de otras personas, y Martin se dirigió a un vendedor en particular que conocía bien.

Estaba de pie junto a la mesa del hombre revisando algunas cintas antiguas cuando llegó un anciano y colocó una pila de bolsos y maletas viejas al lado. El hombre inmediatamente comenzó a anunciar sus productos:

“¡Maletas, bolsos y maletines!”, gritaba con voz carrasposa. “¡Cinco dólares cada uno, el mejor negocio de tu vida!”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Una mujer que pasaba se detuvo, miró y olfateando dijo: “¡Basura vieja es lo que tienes! ¡Hay tanto moho en esa maleta que probablemente se deshaga!”.

“¡No diga eso, señora!”, dijo el anciano. “¡Estoy vendiendo mis viejos tesoros y tratando de ganar algún dinero!”.

Otro hombre pasó junto a él y empujó un maletín con el pie. “¡Señor, no le daría ni un dólar por esta basura! ¡No va a vender nada!”.

El anciano negó con la cabeza. “Te equivocas. Llegará la persona adecuada porque esta de aquí es una maleta llena de esperanza”, dijo. “Te puede parecer una maleta, pero te prometo que es un sueño hecho realidad”.

Eso picó la curiosidad de Martin. Se volvió hacia el hombre y dijo: “¡Me vendría bien tener mucha esperanza ahora mismo! ¿Cuánto por el sueño hecho realidad?”.

Publicidad

“Joven”, dijo el anciano sonriendo feliz. “Esta maravilla aquí es 100 % cuero genuino, fabricada en 1930, ¡y puede ser tuya por solo $5!”.

Sonriendo, Martin buscó en su bolsillo su único billete de $5 y se lo entregó al hombre. “Aquí tienes”, dijo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Una enorme sonrisa iluminó el rostro del hombre. Agarró la mano de Martin y le dijo: “Eres un chico amable, ¡Te mereces lo que estás recibiendo!”.

El jovencito sonrió, recogió la vieja maleta, que era mucho más pesada de lo que había imaginado, y se despidió con pesar del músico. “¡Será la próxima vez!”, prometió y se regresó a casa.

Cuando llegó, su madre se quejó de la maleta de inmediato. “¡Martin! ¿Tuviste que comprar chatarra? ¡Tenemos suficiente de eso! ¡Ponlo en el garaje o llenará la casa de polvo!”.

Publicidad

Llevó la maleta al garaje. Estaba a punto de ponerla encima de una vieja mesa cuando una vez más notó lo pesada que era y decidió abrirla. Se sorprendió al ver que estaba llena de paquetes envueltos en papel de periódico.

Curioso, rasgó el periódico y encontró un fajo de billetes de $20. Rápidamente, Martin desenvolvió los otros paquetes. ¡Miles de dólares, cientos de miles de dólares! Llamó a gritos a su madre y ella vino corriendo. Se quedó sin habla al ver las pilas de dinero. Esta vez no se quejó del polvo...

Esa noche Martín y su mamá contaron y recontaron el dinero. ¡Había 300 mil dólares! “Hay suficiente para las facturas médicas y los medicamentos…”, dijo Martin.

“Y para la universidad”, dijo la mamá de Martin. “Tal vez hasta podremos pagar la hipoteca…”

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Pero mamá”, dijo Martin en voz baja. “No es nuestro dinero. El hombre que me vendió esta maleta por cinco dólares se veía muy pobre. Estoy seguro de que no sabía lo del dinero”.

La Sra. Ferrer volvió a poner con cuidado todo el dinero en la maleta vieja. “En ese caso, tienes que encontrarlo, Martin”, dijo. “Y devolverle todo”.

Durante las siguientes tres semanas, Martin recorrió los mercados callejeros y de pulgas en busca del anciano, pero no lograba encontrarlo por ninguna parte. Entonces un día lo vio en una parada de autobús, cargando otra maleta vieja.

“¡Espere!”, grito Martín. “Escuche, ¿se acuerda de mí? Me vendió una maleta vieja. ¡Tengo que devolvérsela!”

“¿Devolvérmela?”, preguntó el anciano. “¡No lo quiero de vuelta!”.

“Por favor, no entiende”, dijo Martin. “¡La maleta estaba llena de dinero, su dinero!”.

El anciano se echó a reír. “¡Yo lo sé!”, él dijo. “¿Recuerdas lo que te dije? La maleta estaba llena de esperanza y sueños hechos realidad. Úsala bien”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

El anciano dio media vuelta y comenzó a alejarse, pero Martin corrió tras él. “¡Pero pensé que era pobre!”.

El hombre sonrió. “No, hijo. Soy un hombre que pasó toda su vida ganando dinero y ahora descubro que tengo más de lo que nadie debería tener. Así que se lo doy a aquellos que tienen la amabilidad de ayudar a los necesitados. ¡Y ese eres tú!”.

Martín fue a su casa y le contó a su madre la historia del anciano. Decidieron usar el dinero para los gastos médicos y para pagar la universidad, y desde ese día incluyeron al hombre de la maleta en sus oraciones.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Los milagros se encuentran donde y cuando menos los esperamos. Martin y su madre estaban en una precaria situación económica cuando encontraron el dinero en la maleta.
  • Los actos de bondad siempre son recompensados. Martin gastó sus preciados $5 para ayudar a un hombre que pensaba que era más pobre que él y recibió un regalo que hizo realidad sus sueños.
Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Chica rica mimada se burla de mendigo y él le da una lección - Historia del día

22 de enero de 2024

Un millonario me ofreció $1 millón para pasar la noche con mi esposa - Historia del día

17 de enero de 2024

Ladrón intenta robar a rico empresario y termina salvándole la vida - Historia del día

22 de enero de 2024

Padres ricos robaron millones de la herencia de su hija, pero el karma les da una lección

07 de marzo de 2024

El incidente de la tienda de novias – ¡No tenían ni idea de quién era!

23 de enero de 2024

Mi marido quería que limpiara la casa de su amigo por dinero, así que me inventé un plan perfecto para darle una lección

19 de abril de 2024

Niño rico abre la puerta y siente miedo de un extraño sucio que le dice: "Hola, hijo" - Historia del día

10 de mayo de 2024

Nieto cree que su abuela solo le dejó una urna de cenizas, hasta que un día la urna se rompe - Historia del día

08 de febrero de 2024

Mujer recibe mensaje del teléfono de su hijo fallecido

17 de abril de 2024

Mesera nota que la novia actúa raro en su propia boda, luego encuentra una nota en su bolsillo - Historia del día

12 de abril de 2024

Hija desagradecida humilla a su madre por ser pobre, luego la vida le da una lección - Historia del día

22 de abril de 2024

Mi esposo y yo cancelamos nuestro viaje y le dimos todo el dinero a mi suegra para que pagara sus deudas - Pero ella nos mintió

15 de febrero de 2024

El hijo menor de un hombre no hereda nada más que un viejo baúl y sus hermanos se burlan de él, las cosas cambian cuando mira en su interior

26 de abril de 2024

Un padre prohíbe a su hijo que sea bailarín y más tarde recibe una llamada repentina del hospital - Historia del día

05 de marzo de 2024