logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Dueño de tienda echa a un empleado por dar comida a gente sin techo: cambian roles meses después - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

El dueño de una tienda de comestibles arremete contra su empleado y lo despide por alimentar a un indigente. Unos meses más tarde, se arrepiente de sus acciones cuando el karma le enseña una lección.

Publicidad

“¡¿Pero qué es lo que pasa contigo?! ¿Para eso te contraté? ¿Para que te pongas a alimentar a un mendigo mugroso aquí?”, le gritó el señor Yépez a Ronaldo cuando lo vio alimentando a un indigente.

“Lo siento, señor Yépez, es que solo... noté que tenía hambre y...”, intentó excusarse Ronaldo.

Pasillo con anaqueles llenos de productos en un supermercado. | Foto: Shutterstock

Publicidad

El joven trabajaba como empleado de la tienda de comestibles del Sr. Felipe Yépez y apenas lo habían contratado hacía unos meses.

“¡No, no, no, eso no funcionará aquí! ¡Eres mi empleado y te pago muy bien por hacer bien tu trabajo! ¡Si tienes que hacer caridad, hazlo en casa! ¡No quiero asustar a mis clientes aquí!”, gritó a todo pulmón.

De repente, todos los compradores se giraron con la mirada fija en el Sr. Yépez y notaron la manera en que había arremetido contra Ronaldo. La señora Andrade, que conocía bien al empleado y era cliente habitual de la tienda, no pudo evitar sentir lástima por él.

Lee más: Mesera le da comida a indigente cada día tras reconocer botas de su infancia - Historia del día

Publicidad

“Dios mío... ese chico ha pasado por muchas cosas. Sus padres lo abandonaron cuando era niño en un orfanato. Ahora que tiene un trabajo y finalmente está haciendo una vida por sí mismo, su jefe es tan irascible y severo”.

“Me disculpo, Sr. Yépez”, dijo Ronaldo en voz baja. “Parecía débil y estaba pidiendo comida. No podía verlo de esa manera. No volverá a suceder, lo prometo”.

“¿Te das cuenta de que no es la primera vez que te lo advierto?”, explotó el jefe. “¡Y eso es suficiente! ¡Necesitas una buena lección para que renuncies a esa estúpida caridad tuya!”.

“Por favor, Sr. Yépez... le juro que esta es la última vez. En realidad, tengo una sugerencia. Desperdiciamos una enorme cantidad de sobras y productos caducados”.

Publicidad

Hombre sin hogar sentado en el suelo comiendo. | Foto: Pexels

“Estaba pensando que si tuviéramos un pequeño contenedor fuera de la tienda donde pudiéramos depositar estos paquetes una semana antes de que se estropearan, podría ayudar a las personas sin hogar”.

Publicidad

El Sr. Yépez dio un paso adelante y miró directamente a los ojos de Ronaldo. “¡Suficiente! Esto no es un comedor de caridad, ¡ESTÁS DESPEDIDO!”.

“¡Señor Yépez!”, gritó Ronaldo. “Mire, entiendo que no debí haber hecho eso. Se lo prometo...”.

“¿No me escuchaste? ¡Vete de una vez!”. El empleador le gritó al joven y lo empujó fuera de la tienda. “¡Esta es una lección para que entiendas que debes preocuparte primero por ti mismo, luego por los demás!”.

Ronaldo intentó recuperar su trabajo, pero fue inútil porque todas sus súplicas al Sr. Yépez no habían sido respondidas.

Publicidad

La Sra. Andrade sintió pena por el desafortunado joven y quería ayudarlo, pero estaba consciente de la rigidez del Sr. Yépez.

Nada en el mundo podía persuadir al hombre una vez que había tomado una decisión, por lo que ella no pudo hacer nada mientras veía al joven alejarse.

Sin embargo, alguien entre los clientes de ese día había grabado todo el encuentro en su teléfono y sabía exactamente cómo podía ayudar a Ronaldo a lidiar con la desagradable situación.

Unos días más tarde, cuando el joven se dirigía a su casa después de cobrar su indemnización por despido, sintió que alguien lo estaba siguiendo.

Publicidad

Un hombre mayor parado frente a unos estantes en una tienda. | Foto: Pexels

Primero asumió que era alguien que intentaba robar su dinero porque podrían haberlo visto cobrándolo en la tienda de comestibles. Entonces aceleró sus pasos y decidió que correría si sentía que alguien se acercaba. Pero una voz femenina lo interrumpió.

Publicidad

“¿Señor Ronaldo Machado? ¿Podemos hablar, por favor? No puedo caminar tan rápido como usted”.

Cuando el joven se dio la vuelta, vio a una mujer de unos veinte y tantos años con una libreta en la mano. “Debo decir, Sr. Machado, que su paso es demasiado rápido para un ser humano promedio”, dijo mientras lo alcanzaba, jadeando ferozmente.

“¿Quién es usted? ¿Y por qué me sigue?”.

“Ah, lo siento, olvidé presentarme. Mi nombre es Jessica Lara y soy periodista independiente del Diario La Ciudad”, dijo, extendiendo su mano para un apretón de manos.

“¿Una periodista? ¿Qué quiere de mí?”, respondió Ronaldo, desconcertado. “Supongo que siguió a la persona equivocada”.

Publicidad

“Y supongo que usted no lee el periódico, Sr. Machado”, dijo con una sonrisa, levantando su teléfono para mostrarle un artículo.

“Escribí un artículo sobre usted y lo que sucedió el día después de que lo despidieron. No lo creerá, pero ese artículo tuvo un tráfico increíblemente alto en todas nuestras plataformas de redes sociales, y me gustaría entrevistarlo para la próxima historia”.

Una joven conversando con un bolígrafo en su mano. | Foto: Pexels

Publicidad

“Algunos incluso se ofrecieron a ayudar a las personas sin hogar después de sentirse inspirados por su historia. Desafortunadamente, no pude persuadir a su exjefe para una entrevista. ¿Puede por favor...?

“Vaya… bueno, señorita, lo siento, pero no estoy interesado. Si realmente quiere ayudar a los necesitados, solo anime a las personas a no desperdiciar alimentos y, en cambio, donarlos”, comentó y se dio la vuelta para irse.

“Y, por favor, no corra con esos tacones la próxima vez”, dijo, refiriéndose a sus zapatos. “Podría terminar lastimándose”, agregó antes de alejarse.

ONCE MESES DESPUÉS

Publicidad

“Entonces, Sr. Machado, ¿cómo se siente después de haber ayudado a miles de personas sin hogar en la ciudad en solo once meses?”, le preguntó una entrevistadora a Ronaldo.

Lee también: Dos gerentes de hotel rechazaron a una mujer embarazada y sin hogar - Historia del día

Estaba siendo entrevistado en la sede del Diario La Ciudad mientras una pantalla mostraba todo su recorrido durante los pasados meses ayudando a los necesitados.

“Ayuda para las personas sin hogar y Ronaldo Machado”, decía la primera diapositiva. Era el título de la página de GoFundMe que Jessica había creado hace diez meses después de sentirse conmovida por la generosidad y la dedicación del joven para ayudar a los necesitados.

Publicidad

Afortunadamente, muchas personas se ofrecieron para ayudar a Ronaldo y se reunió una suma sustancial que le permitió iniciar su propia tienda de comestibles.

Dos hombres sentados frente a una mesa con auriculares en su cabeza mientras son grabados con una cámara. | Foto: Unsplash

Publicidad

Y todo su crédito fue para Jessica, quien no solo se había convertido en una compañera de ayuda en el recorrido de Ronaldo, sino también en su compañera de vida.

El joven sonrió cálidamente a la entrevistadora mientras daba su respuesta. “Se siente increíble haber ayudado a tanta gente. Para ser honesto, no hubiera sido un éxito sin el apoyo de mi esposa. Así que me gustaría agradecerle por eso. ¡Muchas gracias, cariño!”.

“Entonces, Sr. Machado, ¿le gustaría compartir cómo ejecutó toda esta idea?”, preguntó la entrevistadora, señalando la pantalla, que mostraba una gran imagen de la tienda de Ronaldo.

“Es muy simple”, explicó él. “Todo lo que hice fue colocar dos contenedores frente a mi tienda de comestibles. Uno de ellos es para la recolección de cualquier artículo que los clientes quisieran donar a los empobrecidos y las personas sin hogar”.

Publicidad

“Incluso he visto niños en edad escolar donar chocolates y pequeños paquetes de alimentos que muestra cómo se está inculcando la amabilidad a nuestros pequeños”.

“En cuanto al otro contenedor, es principalmente donde el personal deja las sobras para los necesitados. También pretendemos colaborar con otras tiendas para hacer que este concepto sea más efectivo y ayudar a más personas”.

“Esa es una idea brillante, Sr. Machado. Pasemos a la siguiente pregunta...”. Y la entrevista se prolongó durante casi dos horas. Cuando Ronaldo y Jessica salieron del estudio, decidieron pasarse por un café para celebrar el día especial.

Publicidad

Cartel de cartón que dice: "Sin hogar y hambriento". | Foto: Pexels

Sin embargo, mientras se dirigían a la entrada, su mirada se vio repentinamente atraída por un anciano sentado acurrucado en un rincón. “Sin hogar y hambriento”, decía el cartel junto a él.

Publicidad

Ronaldo fue rápidamente a la cafetería y compró un paquete de croissants y una taza de café para el hombre y se los ofreció. “Disculpe, señor. Por favor, tome esto, está haciendo frío y esto le hará sentir mejor”.

Cuando el hombre levantó la vista para aceptar el café, Ronaldo se congeló en el lugar. “¡¿Señor Yépez?! ¿Es usted?”.

El hombre dejó caer el café, sus manos temblaban mientras sostenía la mano del joven. “Ronaldo... tú... lo siento mucho”, murmuró mientras rompía a llorar. “No debería haberte despedido. Lo siento...”.

“Sr. Yépez, por favor levántese y venga conmigo”.

Publicidad

Ronaldo se sintió terrible por el hombre mayor y lo llevó dentro del café. Le compró comida y, mientras el hombre mayor comía, el joven notó que no había ingerido alimentos en muchos días. Más tarde, cuando el Sr. Yépez terminó de comer, reveló cómo había terminado sin hogar.

Les dijo a Ronaldo y a Jessica que después de que se publicó el artículo sobre él despidiéndolo de la tienda, comenzó a perder clientes, y finalmente tuvo que cerrar el local.

Por otro lado, debido a la difamación pública y las pérdidas monetarias, sus hijos, que eran sus únicos parientes vivos y bien asentados, lo apartaron y rompieron sus lazos con él.

Publicidad

Hombre parado frente a unos mostradores con diferentes tipos de pan. | Foto: Unsplash

No pudo encontrar trabajo porque nadie lo contrataba debido a su vejez, y después de que sus ahorros se agotaron, se quedó sin hogar.

Publicidad

Ronaldo sintió pena por el hombre a pesar de cómo lo había tratado en el pasado, por lo que contrató al Sr. Yépez como cajero en su tienda.

Un mes después, cuando el hombre mayor recibió su primer cheque de pago, compró una barra de pan y leche y la dejó en uno de los contenedores para personas sin hogar.

“Ronaldo tenía razón y yo estaba equivocado. Siempre debes ayudar a quienes lo necesitan en lugar de pensar egoístamente en ti mismo”, pensó mientras se alejaba.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La arrogancia innecesaria no te llevará a ninguna parte. El Sr. Yépez despidió a Ronaldo por ayudar a alguien que lo necesitaba. Meses más tarde, el karma lo alcanzó y se arrepintió de sus acciones.

Publicidad

La bondad engendra bondad. Ronaldo ayudó a un hombre sin hogar que lo necesitaba y, a cambio, varias personas intervinieron para ayudarlo a través de la página de GoFundMe. ¡Sé como Ronaldo!

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Mujer rica insulta a un vagabundo por cubrir a su hija friolenta con su abrigo - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad