logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Dueño de supermercado reconoce a señora que limpia pisos e inmediatamente le quita el trapeador - Historia del día

Georgimar Coronil
02 mar 2022
10:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer que trabajaba limpiando en un supermercado quedó sorprendida cuando el dueño se acercó a ella y le quitó el trapeador.

Publicidad

Para Alma Mijares era un día cualquiera en su trabajo, cuando un ruido la distrajo de la limpieza. Se dirigió rápidamente al pasillo de la leche y descubrió a un cliente discutiendo con un empleado.

"¿No te has dado cuenta de que había alguien aquí comprando?", le gritó el cliente a Francisco, que era un hombre bajito y gordo.

Pasillo de supermercado. | Foto: Shutterstock

Pasillo de supermercado. | Foto: Shutterstock

Publicidad

El hombre estaba moviendo un carrito con cartones de leche para reponer las estanterías cuando por accidente uno de los envases se cayó y salpicó de leche al cliente.

"Lo siento, señor", se disculpó Francisco, recogiendo el envase, pero la rabia del hombre no tenía límites.

"¿Dónde está su jefe? ¡Llámalo ahora mismo! No dejaré que una escoria como tú se quede aquí".

"Por favor, señor", suplicó Francisco. "Le compensaré. Le pido que no se queje. Soy padre soltero de tres hijos y este trabajo es la única forma de mantenerlos".

Lee también: Mujer rica se burla de empleado de limpieza que está enamorado de ella hasta que él la salva en la calle - Historia del día

Publicidad

"¡Entonces deberías saber hacer tu trabajo bien! ¡¿Toda esa grasa de tu cuerpo se te ha ido a los ojos para que no puedas verme, eh?!".

"Bueno, señor..." Francisco acababa de empezar a hablar cuando sus lágrimas lo ahogaron. No pudo pronunciar más palabras y se quedó allí, en silencio.

Mientras tanto, todos los compradores se habían detenido para ver qué pasaba. Algunos de ellos, que se sentían fatal por Francisco, querían ayudarle, pero después de ver al cliente enfadado, decidieron que era mejor no meterse en los asuntos de otra persona.

Hombre. | Foto: Unsplash

Hombre. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Ahora, ¿por qué no hablas?", dijo el hombre. "¿Crees que te voy a dejar libre si te quedas así?". Al ver que el hombre no dejaba de atormentar a Francisco, Alma decidió intervenir.

"Supongo que hay algún malentendido aquí", comentó, acercándose a ellos. "No es culpa de Francisco, señor. No limpie bien el suelo, por lo que las ruedas del carrito se deslizaron en el suelo húmedo, y el cartón de leche cayó sobre usted. Mis disculpas".

"¡Vaya! ¡Este lugar es una locura! Primero, vengo aquí y se me ensucian los zapatos por el error de un gordito, y hay una vieja bruja que lo defiende. ¿Quién los ha contratado? ¿Su jefe es ciego?".

Publicidad

"Lamento lo ocurrido, señor. Le limpiaré sus zapatos ahora mismo". Alma se sentó en el suelo y comenzó a limpiar los zapatos del hombre. Pero él no había terminado de humillarla todavía. "¡Vete! ¡Lo estás empeorando! ¡Haz tu trabajo correctamente y limpia el suelo ahora mismo! No puedo comprar en un ambiente tan sucio!".

Alma no dijo nada y rápidamente tomó su trapeador para limpiar el suelo. Sin embargo, justo cuando iba a hacerlo, fue interrumpida por una voz. "¿Cómo te atreves a tratar a mis empleados de esa manera? Especialmente a ella. ¿Acaso sabes quién es?".

Cuando los compradores voltearon, se dieron cuenta de que un hombre de unos treinta años estaba de pie. Martin Hernández era el dueño del supermercado. Cuando vio a Alma trabajando como limpiadora, no podía creer lo que veían sus ojos.

Publicidad
Mujer limpiando. | Foto: Pexels

Mujer limpiando. | Foto: Pexels

"Por favor, deje la fregona, señora Mijares", le instó, quitándosela de sus manos. "¡No tiene que hacer esto, y menos delante de un hombre tan desagradable como él!".

Publicidad

"Pero señor..." dijo Alma.

"Señora Mijares, soy Martin Hernández, el dueño de este establecimiento. ¿No me ha reconocido? Nos hemos visto antes. Y, por favor, no me llame señor. Por favor, diríjase a mí como Martin".

Lee también: Dueño de tienda echa a un empleado por dar comida a gente sin techo: cambian roles meses después - Historia del día

"¿Martin Hernández?", Alma lo pensó detenidamente, pero no recordaba si lo había conocido antes.

"Un momento, señora Mijares. Permítame limpiar este desorden primero", dijo y se dirigió al cliente enojado. "No atendemos a clientes como usted que no saben tratar a los demás con respeto. Así que váyase de aquí antes de que llame al personal de seguridad".

Publicidad

Francisco le agradeció a su jefe por intervenir y ayudarlos. Luego Martin compartió una breve historia de su pasado. "¿Pueden prestarme atención todos?", pidió mientras miraba a los clientes.

Hombre con traje. | Foto: Unsplash

Hombre con traje. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Señora Mijares, ¿qué hace usted aquí? ¿No trabajaba antes en una fábrica?", preguntó amablemente al ver que los consumidores salían de los distintos pasillos y formaban una fila frente a él.

"Eh, bueno... Sucedió después de que perdiera a mi hijo. Pero, joven, ¿de qué me conoce?", preguntó ella, todavía confundida. "Pronto lo sabrá, señora Mijares", comentó Martin con una sonrisa.

"Mi madre y la señora Mijares trabajaban juntas en una planta hace 24 años. Un día, seguí a mi mamá al trabajo porque quería visitarla. Por desgracia, el edificio se incendió debido a un cortocircuito. Todos huyeron para salvar sus vidas, pero ninguno quiso ayudarnos a mí y a mi madre, que quedamos atrapados".

Publicidad

“A la señora Mijares no le importó exponer su vida y atravesó las llamas para salvarnos. Por desgracia, mi madre murió de camino al hospital. Mi tío me acogió y me crio después. Así que, señoras y señores, esta mujer de aquí es mi salvadora, y no importa lo que haga, nunca podré devolverle el favor".

Los ojos de Alma se habían llenado de lágrimas cuando Martin terminó, y todo el mundo en la tienda estaba aplaudiendo.

Carrito de supermercado. | Foto: Unsplash

Carrito de supermercado. | Foto: Unsplash

Publicidad

Alma había empezado a trabajar en la planta poco después de la muerte de su marido para mantener a su hijo. Sin embargo, 5 años después, sufrió otra tragedia cuando su hijo David murió de cáncer.

La muerte de David la sumió en la depresión y la hizo dejar su trabajo. Apenas se relacionaba con nadie y se alejaba del resto del mundo. Pero con el paso del tiempo se dio cuenta de que no podía seguir así.

Empezó a buscar un trabajo para mantenerse ocupada y finalmente encontró uno en el supermercado. Ella nunca imaginó que el dueño era el mismo chico al que había salvado en su anterior trabajo.

Lee también: Hombre rico conoce a conserje pobre que tiene su misma marca de nacimiento - Historia del día

Publicidad

"¡Oh, Martin!", dijo Alma. "Me alegro mucho de verte".

"Yo también me alegro de verla, señora Mijares, pero por favor, ya no trabajará aquí como limpiadora. La voy a ascender ahora mismo y será supervisora. Por favor, permítame al menos esto".

Alma no podía creer cómo había cambiado su vida en un instante. El chico al que había salvado no solo le ofrecía un mejor trabajo, sino que la cuidaba como si fuera su hijo.

Después de conocer a Martin y a su familia, Alma nunca más se sintió sola y se convirtió en una devota abuela para sus hijos.

Mujer tomando café. | Foto: Pexels

Mujer tomando café. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La gente buena siempre recibe bondad a cambio: Alma salvó a Martin de un incendio hace muchos años y, a cambio, él la cuidó como a una familia en sus años de vejez.

Ser amable no cuesta nada: Martin intervino para ayudar a Alma y Francisco y los salvó de la humillación del cliente maleducado. ¡Sé como Martin!

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Cada día, hombre ve a niña ciega vendiendo flores: empieza a buscarla tras notar que desapareció - Historia del día

24 de mayo de 2022

Mujer rica se burla de empleado de limpieza que está enamorado de ella hasta que él la salva en la calle - Historia del día

23 de febrero de 2022

Indigente halla billetera en las escaleras del metro y se convierte en millonario 1 año después - Historia del día

28 de marzo de 2022

Mamá de quintillizos no puede pagar los víveres: una voz detrás dice: "Tu factura ya fue pagada" - Historia del día

08 de marzo de 2022