logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre rico lleva a mujer pobre con bebé a su casa: ella reconoce a la madre de él de su pasado - Historia del día

Georgimar Coronil
26 mar 2022
01:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer pobre aceptó la oferta de un hombre rico de hacerse pasar por su prometida delante de su madre a cambio de refugio para ella y su hijo. Sin embargo, las cosas dieron un giro inesperado cuando ella reconoció a su madre.

Publicidad

El empresario Jorge Martínez viajó desde Valencia hacia Madrid para visitar a su madre, Amelia Martínez, después de que esta lo bombardeara con mensajes y llamadas, por no haberle escrito ni una vez en varios meses.

Jorge, comerciante textil en Valencia, no pudo decir que no a su madre y le aseguró que estaría en casa el fin de semana siguiente. Sin embargo, en lugar de volar a casa, optó por conducir, ya que necesitaba algo de tiempo para sí mismo para pensar cómo iba a luchar contra la persuasión de su madre de casarse, algo que la obsesionaba últimamente.

Hombre escribiendo. | Foto: Pixabay

Publicidad

"¡Jorgito!", le había dicho en una llamada la semana pasada. "Tienes todo lo que una mujer querría. ¿Por qué no te buscas una chica para ti y sientas la cabeza? Si es mucho problema, ¡puedo buscarte algunas chicas!".

"Mamá..." Jorge se había quedado callado en la llamada. "Verás, ahora mismo estoy muy ocupado con el trabajo, y ya sabes que después...".

"¿Ocupado? ¡Tienes toda la vida para hacer esas cosas! ¿Lo entiendes?", insistió ella. "Vienes a casa este fin de semana, y hablando con un agente para algunas propuestas de matrimonio. La Sra. Landaeta, nuestra vecina... Me habló de este casamentero, ¡y dijo que te encontrará una pareja en poco tiempo!".

Publicidad

Lee también: Hombre rico conoce a conserje pobre que tiene su misma marca de nacimiento - Historia del día

"Está bien, mamá... lo que creas conveniente", dijo en voz baja y desconectó la llamada.

No tenía planes de casarse a corto plazo, pero no quería rechazar la petición de su madre, que se había sentido muy sola tras la muerte de su padrastro. Así que, para ahorrarle más disgustos a la anciana, Jorge decidió hacerle una visita.

Cuando iba por la mitad del trayecto, su mirada se fijó en un autobús estacionado en el que subía gente como si fuera ganado. Los cuerpos se rozaban entre sí y los hombres musculosos empujaban a los demás pasajeros.

Publicidad

Autobús. | Foto: Unsplash

Jorge estuvo a punto de acelerar su coche, pero entonces notó algo que le hizo detenerse. Observó a una mujer con un bebé en brazos, suplicando ayuda.

Publicidad

Ella le rogó al conductor que la dejara entrar, pero él tiró sus cosas a un lado y se alejó. La dama empezó a llorar y Jorge no entendía por qué se sentía obligado a ayudarla, pero no podía verla en ese estado.

Volvió a conducir rápidamente y, cuando se detuvo frente a ella, bajó la ventanilla y preguntó: "Disculpe, ¿puedo ayudarla?".

La mujer, abrazando a su bebé, le miró fijamente, un poco aterrada. "No te preocupes", dijo Jorge. "No te haré daño ni a ti, ni a tu hijo. Solo quiero ayudarte".

Ella lo miró por un momento y luego preguntó: "¿Podría llevarnos a la ciudad? Mi bebé y yo estamos desamparados y no tenemos adónde ir".

Publicidad

"Claro", dijo él, sonriendo. "Por favor, suba".

Hombre conduciendo. | Foto: Pexels

La ayudó a cargar sus cosas en el carro y le abrió la puerta. Ella se acomodó en el asiento delantero, sosteniendo a su bebé y se presentó. "Me llamo Lily y esta es Amelia, mi hija. Gracias por ayudarnos".

Publicidad

“Amelia... es un nombre precioso”, dijo Jorge. “Se llama igual que mi madre”.

A estas alturas, Jorge ya se había enamorado de la belleza de Lily. A pesar de ser pobre, era hermosa y Jorge nunca se había sentido tan atraído por alguien. "No hay problema, Lily", dijo con una sonrisa amistosa.

Lee también: Hombre sigue a esposa que se escapa todas las noches y la atrapa visitando enorme mansión - Historia del día

"Se parece mucho a su padre... Si él estuviera con nosotras hoy, no tendríamos que soportar esto", dijo Lily.

"Bueno, Lily", dijo tras una pausa. "Si no te importa, puedo darles cobijo a ti y a Amelia en casa de mi madre. Sin embargo, necesito un favor tuyo".

Publicidad

"Mira... tú... yo... no quiero hacer nada. Para el coche. No quiero ninguna ayuda... no debería haber confiado en ti..." dijo asustada.

Hombre. | Foto: Pixabay

Publicidad

"Lily, por favor, escúchame", suplicó Jorge. "¡No me malinterpretes! Solo quería pedirte que fingieras ser mi prometida delante de mi madre, ¡eso es todo!".

"¿Qué?" Los ojos de Lily se abrieron de par en par por el asombro. "¿Tu prometida?".

"Sí, mi madre... está desesperada porque me case. ¡Todo lo que quiero es que te hagas pasar por mi prometida delante de ella! ¿Puedes hacerlo por mí, por favor? Te prometo que les daré a ti y a Amelia lo mejor”.

Lily se detuvo un momento y luego asintió en respuesta a la petición de Jorge, teniendo en cuenta que estaba sola, sin hogar y con una hija de un año a la que cuidar. Sin embargo, no tenía ni idea de que le esperaba una sorpresa en casa de Jorge.

Publicidad

"¡¿TÚ?! ¿Qué estás haciendo aquí?", dijo la señora Martínez al ver a Lily.

"Mamá, ¿qué pasa? ¿Conoces a Lily? Me encontré con ella en el camino, y necesitaba ayuda, así que...".

Mujer. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Jorge!", expresó Amelia. "Ella... ¡Es la mujer de Maximiliano, Lily! Por supuesto, la conozco".

Jorge no podía creer lo que escuchaba. Se dio la vuelta para mirar a Lily, que ya estaba llorando. "Siento haber rechazado su ayuda, señora Martínez. Yo... pensé que podría cuidar de Amelia sola, pero... yo... me equivoqué...".

"Está bien, cariño", dijo la señora Martínez, abrazando a Lily. "Entra. Te dije que aceptaras mi ayuda, pero la juventud de estos días...".

Lee también: Bailarina de 18 años deja a sus padres fuera de su premio de $3 millones después de que la urgen a deshacerse de su bebé - Historia del día

Publicidad

La Sra. Martínez hizo entrar a Lily y le sirvió té y galletas. Luego tomó a Amelia en brazos y empezó a mecerla.

"Mamá, ¿qué pasa?", preguntó Jorge. "¡No lo entiendo! ¿Qué ha pasado con Max? ¿Y qué pasa con Lily y Amelia?".

"Cuando Lily quedó embarazada hace un año, todo cambió. Maximiliano se divorció de ella y se fue. ¡Supe que ese chico era un imbécil desde el momento en que entró en nuestra casa! Pero ya sabes que le prometí a tu padrastro que lo cuidaría cuando le diagnosticaron cáncer".

"Le pedí a Lily que se mudara conmigo después de todo lo que pasó, pero dijo que construiría una vida para ella y su hija por su cuenta, así que no presioné demasiado, pero ahora que las veo, me arrepiento de no haber sido más firme".

Publicidad

Taza de té. | Foto: Pexels

Jorge se quedó sin palabras. Hacía años que no sabía nada de su hermanastro Max. De hecho, no lo invitó a la boda porque nunca se llevaron bien. Y ahora que sabía cómo había tratado a Lily, lo despreciaba aún más.

Publicidad

"Siento que tu plan no haya funcionado, Jorge", dijo Lily mientras la señora Martínez llevaba a Amelia a su dormitorio. "Ojalá pudiera ser de más ayuda, pero...".

Jorge la abrazó y dijo: "Me alegro de que tú y Amelia estén a salvo. Eso es lo único que me importa".

Lily se quedó un poco sorprendida por su reacción, pero ella también había empezado a sentir algo por Jorge, principalmente por lo amable y servicial que era. Le devolvió el abrazo y le agradeció de nuevo su ayuda.

La Sra. Martínez no tardó en darse cuenta de que los dos habían desarrollado un afecto mutuo. Así que, al cabo de unos días, propuso a Jorge y a Lily que se casaran.

Publicidad

"Miren, chicos", dijo ella. "Sé que soy vieja, pero no demasiado para darme cuenta de lo que está pasando. Creo que ustedes serían unos padres estupendos para nuestra pequeña Amelia. Solo tiene un año y merece una familia feliz".

Lily y Jorge se miraron y sonrieron. Sabían que había una razón por la que se habían conocido. Un mes después, se casaron.

Pareja tomada de las manos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Que algunos accidentes son realmente hermosos: Jorge conoció a Lily por casualidad de camino a casa, y ahora están felizmente casados.

Nadie sabe cómo será la vida en el próximo momento: Cuando Jorge y Lily se conocieron, no tenían ni idea de que acabarían juntos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad