logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

15 años después de su divorcio, hombre ve a su exsuegra hurgando en la basura - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Camilo vio a su exsuegra cerca de un basurero y la llevó a casa. Ella le contó que su hija la había echado después de hacer algo terrible, por lo que el hombre y su nueva esposa decidieron actuar.

Publicidad

Sra. Cárdenas, ¿Qué hace aquí?", le preguntó Camilo a su exsuegra cuando la vio sentada junto a un contenedor de basura justo afuera de su lugar de trabajo.

Él era el gerente del restaurante y la anciana había estado hurgando en la basura para conseguir algo para comer. “Camilo, ¿eres tú? Ay, querido, ¡estoy tan avergonzada!”, dijo la mujer mayor, ocultándose la cara con una mano.

Pero Camilo se arrodilló y la miró directamente a los ojos. La había visto por última vez el día que se divorció de Érica 15 años atrás. Había descubierto que su exmujer lo había engañado con varios hombres durante su matrimonio y finalmente decidió no perdonarla más.

Publicidad

La Sra. Cárdenas era la madre de Érica y estaba avergonzada de las acciones de su hija, pero seguía siendo su hija.

Camilo se vio obligado a pagar la pensión alimenticia de su exesposa, a pesar de sus acciones, y tuvo que comenzar una nueva vida porque ella también se había quedado con su antiguo apartamento.

Lee más: Mujer ve a una vecina adinerada buscando comida en la basura - Historia del día

Pero cuando finalizaron el divorcio, la Sra. Cárdenas lo abrazó con fuerza, le deseó suerte y le dijo que pronto encontraría una chica maravillosa.

La mujer mayor no era rica, pero tenía una casa y no tenía motivos para hurgar en un contenedor de basura. “Por favor, Sra. Cárdenas. Dígame qué ocurrió”, casi le rogó.

Publicidad

“Ay no querido. Es una historia muy dolorosa. ¿Trabajas aquí? Ya me voy”, respondió la mujer mayor y se levantó para irse.

“¿A dónde va?”.

“A ninguna parte... a donde sea. No lo sé”.

Un plato con bistec y papas fritas sobre una mesa. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Y por qué no va a su casa?”.

La mujer mayor lo miró y sonrió con tristeza, comenzando a alejarse. Sin embargo, Camilo la detuvo. No podía simplemente dejarla ir.

“Por favor, venga conmigo”, instó el hombre, agarrando el brazo de la anciana y guiándola hacia el restaurante. La sentó en la cocina y le ofreció un plato de comida. “Cómase todo. Es una orden”.

La mujer sonrió genuinamente esta vez y comenzó a comer. Cuando terminó, se puso de pie y quiso irse de nuevo. Pero Camilo tampoco iba a permitir eso.

“No, señora Cárdenas. Vendrá a casa conmigo. Quiero que conozca a alguien”, reveló, guiando a la mujer hacia su auto.

Publicidad

“Cariño, esta es la señora Cárdenas. Es la madre de Érica”, dijo el hombre mientras presentaba a su exsuegra y a su actual esposa, Marta, la luz de su vida.

“¡Ay! ¡Señora Cárdenas! Es un placer conocerla. Camilo me ha hablado mucho de usted. Uno de los pocos buenos recuerdos que él tiene de su pasado es su relación con usted, y estoy agradecida por eso”, dijo Marta mientras abrazaba cálidamente a la anciana.

La mujer estuvo rígida por un segundo, pero se descongeló de inmediato, recibiendo ese abrazo como si estuviera hambrienta de cercanía.

Un hombre sentado en frente de una mesa con comida bebiendo un café. | Foto: Pexels

Publicidad

“Vamos a sentarnos y a tomar un poco de té. ¿Qué le parece?”, dijo Camilo mientras conducía a ambas mujeres a la mesa de la cocina para preparar todo. Marta primero tuvo una charla cortés con la mujer mayor, luego finalmente fue al grano.

“Entonces, ¿qué pasó? ¿Dónde se encontraron de nuevo?”, preguntó la mujer con curiosidad.

Camilo respiró hondo y miró a su exsuegra con expresión severa. “Eso es algo que la Sra. Cárdenas todavía tiene que decirme”, dijo. Él le explicó a su esposa en dónde había encontrado a la mujer. Luego miró a la anciana y le preguntó: “Por favor, ¿podría decirme la verdad ahora?”.

Lee también: Niña bien vestida escarba la basura del restaurante: el dueño la ve y la sigue - Historia del día

Publicidad

La señora se quedó en silencio por un segundo como si estuviera reuniendo fuerzas. “Las cosas dieron un giro oscuro cuando te divorciaste de Érica. Comenzó a salir con hombres a diestra y siniestra, pero eligió al hombre más horrible para casarse”.

“Cuando finalizaron las cosas, ella y su esposo me convencieron de ceder mi casa a su nombre”., dijo la anciana

“¿Por qué cedería su casa?”, dijo Camilo.

“Bueno, pasé por un mal momento de salud y me convencieron de que era lo correcto. De esa manera, no tendrían que pagar mucho por el impuesto a la herencia”.

Publicidad

Una anciana con la mano sobre su frente. | Foto: Pexels

“Me pareció una buena idea porque Érica se quedaría con la casa de todos modos si muriera. Pero mejoré”, continuó la Sra. Cárdenas, y Camilo comenzó a imaginar lo que sucedió después.

Publicidad

“Continúe”, la animó Marta suavemente.

“Un día llegaron a la casa diciéndome que me fuera porque la habían vendido. Les pregunté si viviría con ellos, ¡pero se rieron en mi cara! Se rieron”, dijo la señora con una risa sarcástica. “No podía creerlo”.

“Eso es horrible”, dijo Camilo tras inhalar profundamente. “Sé que Érica fue horrible conmigo, pero nunca imaginé que a usted le haría algo así. Pero, ¿y el dinero? ¿Su fondo de retiro?”.

“Eso también se lo quedaron. Llevo varios años en la calle y cobraba algo de seguridad social todos los meses, pero no es suficiente. Después de trabajar toda mi vida, criar a mi hija y todo, ahora me quedé sin nada”, finalizó la anciana mientras las lágrimas comenzaban a correr por su rostro.

Publicidad

“Ya, tranquila Sra. Cárdenas. Ya no estará sola. Se quedará aquí con nosotros”, intervino Marta. “¿Te parece bien, cariño?”, le preguntó a su esposo.

Una mujer con anteojos mirando hacia abajo. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Por supuesto! No la vamos a abandonar”, respondió Camilo, pero Marta no había terminado.

“No se saldrán con la suya, Sra. Cárdenas. Ellos la estafaron con sus posesiones y su dinero. Soy abogada. Pondré a mi equipo a trabajar en su caso”.

“Esto es maltrato de las personas mayores y voy a hacer que se les imponga la ley”, reveló Marta, y la Sra. Cárdenas le sonrió con lágrimas en los ojos.

“Gracias. Muchas gracias. No puedo creer que los extraños sean más amables conmigo que mi propia hija”, expresó.

“No somos extraños. En algún momento pensé en usted como una gran suegra, y aunque me divorcié, mi afecto y respeto por usted nunca cesaron. Marta es una de las mejores abogadas en la ciudad. Ella hará algo”, le aseguró Camilo.

Publicidad

La abogada logró demandar a Érica y a su nuevo esposo por lo que le hicieron a la Sra. Cárdenas. Tuvieron que vender su propia casa y pagar una cantidad considerable de dinero como restitución e indemnización a la anciana.

Marta no presentó cargos porque la mujer mayor no quería que los metieran en la cárcel. Ella era demasiado buena. Al final, la señora alquiló un departamento cerca de Camilo y su esposa, y vio cómo comenzaron su propia familia. Por supuesto, ella también era parte de eso.

Un juez sosteniendo un mazo frente a un estrado. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Los ancianos deben ser apreciados. Si tus padres te criaron con amor, apoyo, ayuda financiera, etc., lo correcto es devolverles la misma amabilidad.

El divorcio solo aplica para una pareja, no para el resto de la familia. Camilo todavía consideraba a la Sra. Cárdenas como un miembro de la familia a pesar de haberse divorciado de su hija.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Hombre ve a mujer sin hogar comiendo de basurero y reconoce a novia que perdió 53 años atrás - Historia del día

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad