Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hermano hereda una mansión y la hermana recibe una llave vieja con una nota - Historia del día

Vanessa Guzmán
19 abr 2022
07:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Frida y Teodoro fueron llamados a la oficina del abogado de su difunto padre para la lectura de su testamento. Frida no esperaba ser parte de eso, mientras que Teodoro estaba emocionado de escuchar lo que el abogado tenía que decir.

Publicidad

Al crecer, Frida y Teodoro no podrían haber sido más opuestos. Él valoraba mucho el dinero y las posesiones materiales. Mientras que Frida estaba más interesada en el trabajo de caridad y el voluntariado para diferentes organizaciones.

Se vincularon con su padre, Bernardo, de manera diferente. Teodoro acompaña a su papá a las reuniones de negocios e iban a cenar en los restaurantes más exclusivos de la ciudad. Por su parte, Frida a menudo le pedía a su papá que hicieran cosas divertidas juntos, como ir al cine o correr en el parque.

Llave antigua. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Sin embargo, lo que más disfrutaban hacer juntos Frida y Bernardo era comer en pequeños restaurantes de la ciudad. Esta era su forma de apoyar a las empresas locales y asegurarse de que tuvieran clientes leales que frecuentarían sus tiendas.

Cuando Bernardo enfermó, Frida estaba desconsolada. Consideraba a su padre su mejor amigo y confidente. No sabía qué haría una vez que falleciera su compañero de comidas y consejero favorito.

Entre tanto, la enfermedad de Bernardo acercó a Teodoro más a su padre. A menudo, le aseguraba a su papá que su negocio continuaría funcionando sin problemas y que no necesitaba estresarse por nada.

Publicidad

Durante los últimos meses de su vida, Bernardo comenzó a ver la diferencia entre sus dos hijos. Se dio cuenta de que el negocio por el que trabajó duro se derrumbaría si lo dejaba en las manos codiciosas de Teodoro. Entonces decidió dividirlo y venderle a su hermano menor la mayoría de sus acciones.

La decisión no le cayó bien a Teodoro, y se preguntó por qué su padre hizo eso en lugar de entregárselo todo. "No quiero que tú y Frida peleen por mi riqueza. El dinero es solo dinero", respondió Bernardo.

"He estado a tu lado en todas tus reuniones de negocios mientras Frida estaba en cualquier gala benéfica que tenía en su agenda. Ella no sabe nada de negocios", replicó Teodoro.

Publicidad

"Teodoro, tus acciones en la empresa son suficientes para que tú y tu familia sobrevivan durante las próximas generaciones si la cuidas adecuadamente. Frida no quiere formar parte del negocio familiar, pero convertí sus acciones para formar la propia fundación de la empresa", explicó Bernardo.

Lee también: Hombre rico deja a su hijo mayor $2,8 millones y el hijo menor recibe solo $1 - Historia del día

Pensando que esto ya era el testamento de su padre, Frida no pudo evitar derramar una lágrima. "Gracias, padre. No te defraudaré y cambiaremos muchas vidas en tu nombre, gracias a la fundación", le dijo.

Bernardo sonrió débilmente, asintiendo. "Sé que lo harás, cariño".

Publicidad

Anciano leyendo un libro. | Foto: Pexels

Mientras tanto, Teodoro puso los ojos en blanco y salió de la habitación. Esperaba que toda la compañía fuera de él. Desde entonces, se negó a hablar con su padre y solo volvió a aparecer en su habitación durante sus últimos momentos.

Publicidad

Cuando Bernardo falleció, Frida y Teodoro fueron llamados a la oficina del abogado poco después del funeral. Frida seguía llorando mientras su hermano estaba listo para escuchar qué más le había dejado su padre.

El abogado se puso manos a la obra cuando llegaron allí. Leyendo las palabras de su padre, dijo: "Nuestro patrimonio familiar y su contenido, salvo lo que le pertenecen a Frida, irán a Teodoro y su familia. A Frida, le dejo este sobre que contiene una llave de oro".

Al escuchar el testamento, Teodoro se burló. "¿Una llave? ¿De qué? ¿El ático?", dijo riendo.

Después de firmar los papeles que le transfieren la propiedad de su mansión, Teodoro se despidió de su hermana. "Nunca fuimos cercanos de todos modos. Supongo que esta es la última vez que nos veremos, a menos que sea por la compañía. Siéntete libre de sacar tus cosas para el final de la semana", precisó.

Publicidad

Mientras tanto, Frida se quedó atrás para leer el contenido del sobre que le había dejado su padre. Dentro había una nota escrita a mano que decía:

"A mi querida Frida,

Sé lo mucho que no te gustaba vivir en nuestra casa, simplemente porque era demasiado grande para nosotros tres. Me alegro de haberte criado para ser la mujer empática, empoderada y bondadosa que eres.

Sé que puedes cuidar de ti misma simplemente porque me has demostrado lo independiente que has sido en los últimos dos años.

Si alguna vez deseas mudarte de tu apartamento, espero que lo que encuentres en el lugar que dejé pueda cubrir los gastos que puedas tener. No importa cuánto dinero gané en mi vida, lo que más valoré fue el amor y la bondad que compartimos.

Publicidad

A continuación, anoté las coordenadas de dónde encontrarás lo que te he dejado. Sé que lo usarás sabiamente. Todo mi amor, papá".

Mujer llorando. | Foto: Pexels

Publicidad

Frida no podía creer que su padre la hubiera dejado con algo más que los cimientos. Siguió las coordenadas que su padre había anotado y se encontró frente a un viejo árbol. Había una flecha grabada en él y apuntaba hacia abajo donde yacía una pala. Ella comenzó a cavar.

Encontró un cofre enterrado poco después, y utilizó la llave que le dio su padre para abrirlo. Adentro había una amplia colección de joyas de oro y diamantes. Se dio cuenta de que eran de su bisabuela. En el cofre también había decenas de lingotes de oro.

"Papá", expresó con incredulidad. Nunca imaginó recibir tanto de su padre ni de nadie. Le pidió a su mejor amiga que se encontraran en el árbol, y juntas llevaron el cofre al auto y luego lo bajaron en su apartamento.

Publicidad

"¿Qué vas a hacer con todo esto?", preguntó su amiga, Ana.

“Las joyas, las voy a repartir entre mis primos y yo. De esa manera, todos tenemos un pedazo de nuestra bisabuela con nosotros. Voy a vender los lingotes de oro, por supuesto”, compartió. "Invertiré una parte del dinero en la fundación", reveló Frida.

Lee también: Hermano hereda el dinero de papá y hermana solo recibe carta pidiéndole ir a la casa de la bisabuela - Historia del día

Después de comunicarse con sus primos de todo el país, todos mostraron su agradecimiento a Frida por compartir su colección de joyas. Esto los volvió a conectar y han estado en contacto frecuente desde entonces.

Publicidad

Anillo con perlas y diamantes. | Foto: Pexels

Mientras tanto, los lingotes de oro de 1 kilo fueron comprados por un banco privado en $65.000 cada uno. Como tenía 24 lingotes de oro en el cofre, recibió más de 1.5 millones de dólares tras la venta.

Publicidad

Decidió donar la mitad del dinero a su fundación, donde atendía a niños y ancianos. Invirtió el resto del dinero en bienes raíces, comprando tres edificios comerciales para instalar escuelas y orfanatos en su pequeño estado.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La vida no debe ser todo acerca de dinero y posesiones materiales: Frida difería de Teodoro en que nunca dejó que el dinero afectara la forma en que trataba a la familia e incluso a los extraños. Ella vivió con sencillez y eligió compartir sus bendiciones con aquellos que tenían menos en la vida.

Ser generoso puede conducir a muchas más bendiciones: Frida estaba tan feliz de que su padre la hubiera dejado con una fundación que ayudaba a quienes la rodeaban. Sin embargo, cuando se enteró de que su herencia era mucho mayor, la compartió con sus primos e incluso con extraños.

Publicidad

Comparte esta historia con tus seres queridos. Podría inspirarlos y alegrarles el día.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad