Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Joven madre le pide a sus vecinos que cuiden a su hija unas horas y desaparece por años - Historia del día

Vanessa Guzmán
29 abr 2022
21:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Sabrina dejó a su pequeña hija, Lily, para que sus vecinos Érica y Arnoldo la cuidaran, pero ella nunca regresó. Años más tarde, después de que la pareja adoptara a la niña y la criara, llamaron a la puerta y la persona más impactante estaba afuera.

Publicidad

"¿Puedes cuidar a la niña esta noche?", le rogó Sabrina a su vecina, Érica, quien estaba bien vestida y lista para salir por la noche con su esposo, Arnoldo. Sabrina era madre soltera y vivía en un complejo de apartamentos en Orlando, Florida.

"Oh, en realidad teníamos planes", respondió Érica, insegura. Realmente amaba a la hija de Sabrina, Lily, ya que no tenía hijos. Ella y Arnoldo tenían más de 40 años y no habían podido concebir. Cuidaban a Lily de vez en cuando y para ellos era increíble.

Madre e hija. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"¡Por favor! Te lo ruego. Tengo una cita esta noche, y este hombre podría ser el hombre de mis sueños. Un nuevo papá para Lily", suplicó Sabrina, y Érica frunció los labios.

Érica miró el rostro desesperado de Sabrina, sin darse cuenta de que algo más estaba pasando. Entonces vio a la hermosa Lily, que tenía tres años. La niña tenía ojos grandes y hermosos.

Érica finalmente asintió, tomó a Lily en sus brazos y agarró la bolsa que Sabrina le pasó. "¡Gracias, Gracias!", añadió y salió corriendo.

Ella no volvió esa noche. Érica y Arnoldo se preocuparon durante horas mientras Lily lloraba por su madre.

Publicidad

"No te preocupes, cariño. Volverá en la mañana", consoló Arnoldo a su esposa y trató de distraer a la pequeña.

"Espero que tengas razón. Estoy preocupada por ese hombre nuevo que dijo que iba a conocer", murmuró Érica, yendo a la puerta y asomándose por la mirilla.

Pronto llegó la mañana y Sabrina no había aparecido. Érica fue directamente a su apartamento y llamó muchas veces. "¡Sabrina! ¡Sabrina!", gritaba frente a la puerta. Érica estaba cada vez más preocupada y desesperada. Finalmente, Arnoldo vino y la llevó de vuelta a su casa.

Decidieron llamar a la policía y Érica les dijo a los oficiales que estaban preocupados por este nuevo hombre que Sabrina había conocido. Lamentablemente, no sabían más sobre esta cita.

Publicidad

Los policías también intentaron llamar a su puerta, pero nadie respondió. Finalmente, uno de ellos abrió la puerta de una patada y se sorprendieron por la escena que tenían delante.

Lee también: Mujer crio a un niño como suyo después de que una vecina le dijera que iba de compras y nunca más regresara

El apartamento estaba vacío. "¿Estás seguro de que aquí es donde ella vive?", preguntó el oficial a Érica, quien asintió, pero se tapó la boca con los dedos de pura preocupación.

Oficial de policía. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Sabrina abandonó a su hija?”, se preguntó horrorizada.

"¿Qué pasará ahora? No queremos que se lleven a Lily", le consultó Arnoldo a un oficial mientras Érica entraba al apartamento con el otro funcionario. Encontraron varias de las cosas de Lily, lo que sugería que Sabrina realmente había abandonado a la chiquilla.

"Tendremos que llamar a la trabajadora social y ella decidirá. Es posible que deseen obtener la certificación para cuidado de crianza para quedarse con la niña. De lo contrario, entrará en el sistema si no podemos encontrar a su madre", explicó el policía a Arnoldo, quien frunció el ceño ante la idea.

Publicidad

Miró a Érica desde fuera del apartamento de Sabrina, y ella lo miró a los ojos con expresión preocupada. Era como si ambos lo hubieran decidido en ese momento. Lily no se iría a ninguna parte.

La policía trató de encontrar a Sabrina durante muchos meses, pero su búsqueda no funcionó. Fue como si se la hubiera tragado la tierra.

Años más tarde, Lily, de 17 años, se estaba preparando para el baile de graduación. Creció con Érica y Arnoldo, quienes la adoptaron poco después de que su madre la abandonara. Lily estaba al tanto de lo sucedido, pero ya no le importaba. La pareja la cuidó bien y los consideraba unos buenos padres.

Publicidad

Érica la estaba ayudando a peinarse cuando llamaron a la puerta. Arnoldo todavía estaba en el trabajo, así que la mujer dejó la plancha y fue a ver quién era, mientras su hija seguía alistándose para el evento. 

"¿Sabrina?", dijo Érica, casi paralizada cuando abrió la puerta. Habían pasado casi quince años desde que había dejado a su hija y, era evidente que había bebido de más. Érica estaba comprensiblemente enfadada. "¿Qué estás haciendo aquí?".

"Estoy aquí por mi hija. Te dije que volvería", respondió ella. Los años no habían sido amables con su rostro. Parecía casi mayor que Érica. Claramente, algo había sucedido, pero a Érica no le importaba.

Publicidad

Retrato de una mujer. | Foto: Pexels

Se burló de las palabras de Sabrina y usó todo el desdén de su corazón para hablar. "¿Tienes el descaro de venir aquí después de que tú abandonaste a tu hija HACE 14 AÑOS? No tienes ningún derecho".

Publicidad

"¡ELLA ES MI HIJA SIN IMPORTAR CUÁNTO TIEMPO HAYA PASADO!", gritó Sabrina arrastrando las palabras. "¿DÓNDE ESTÁ? ¿DÓNDE LA TIENES?".

"Llamaré a la policía de inmediato si no te vas. Lily ahora es mi hija y perdiste todos tus derechos hace mucho tiempo", continuó Érica, con voz gélida.

"¡NO PUEDES DECIR ESO! ¡ELLA ES MI HIJA! ¡¡LLAMARÉ A LA POLICÍA!!", amenazó Sabrina bastante alterada. Parecía que quería hacer una escena más grande, pero se detuvo de repente, mirando por encima de los hombros de Érica.

Lily había escuchado la conmoción y salió de su habitación para ver qué estaba pasando. "¿Qué es todo este griterío, mamá?", preguntó a Érica, algo confundida. Pero de pronto vio a la mujer en la puerta.

Publicidad

"¡Lily! ¡Querida! ¡Te ves tan hermosa! ¡Ven a abrazar a tu madre!", dijo Sabrina dulcemente y abrió los brazos. Intentó entrar, pero Érica se interpuso en su camino.

"Entra y haré que te arresten", amenazó la esposa de Arnoldo.

"Mamá, espera un segundo", dijo Lily y se acercó a la puerta. Tocó el hombro de Érica y le dedicó una pequeña sonrisa de tranquilidad. Entonces sus ojos se centraron en la mujer que la había abandonado todos esos años.

Retrato de joven con el cabello largo. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Sabrina? Mi única madre es la mujer que está a mi lado", comenzó con calma. "Recuerdo haber llorado la noche que me dejaste aquí. Recuerdo todo. Pero nunca me faltó amor porque Érica y Arnoldo tenían mucho para dar. Soy su hija. No tuya. Por favor, vete ahora".

"¡Lily! ¡Te lavaron el cerebro! ¡Soy tu madre! ¡Sé que cometí un error, pero déjame explicarte!", rogó Sabrina mientras las lágrimas corrían por su rostro.

Lily no tenía absolutamente ninguna simpatía por la mujer. "No me importa", afirmó, sacudiendo la cabeza y levantando las cejas. "Vete ahora o llamaremos a la policía".

Sabrina frunció los labios y miró a Érica con ira. "¡Esto no ha terminado!", exclamó y se fue.

Publicidad

Tan pronto como Érica cerró la puerta, Lily la abrazó con fuerza y ​​no la soltó durante unos minutos. "Gracias por todo", le dijo, y Érica no pudo evitar llorar. Fue increíble saber que todos esos años no habían sido en vano.

Arnoldo llegó a casa unos minutos después y le contaron todo. Decidió llamar a la policía y, finalmente, presentaron una orden de restricción contra Sabrina. Lily no quería tener nada que ver con ella, pero la mujer seguía acosándolos y llamando a su puerta.

Lee también: Mujer cría a la niña que su hijo abandonó hace 10 años: él regresa y ve la casa abandonada y vacía - Historia del día

Finalmente, desapareció y Lily se fue a la universidad. Visitaba a sus padres tanto como podía. Siempre les recordaba su amor y cuánto los valoraba. Eran la única familia real que reconoció toda su vida.

Publicidad

Familia feliz. | Foto: Shutterstock

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Una verdadera madre no es la que te dio a luz, sino la que te crio y te amó: Érica crio a Lily cuando fue abandonada y Sabrina nunca pudo romper ese vínculo.

Publicidad

Es posible que no siempre ganes el perdón: Sabrina obviamente lamentaba sus decisiones, pero Lily no lo había olvidado y nunca podría perdonarla.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad