logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Militar regresa a casa y encuentra a su hija durmiendo en el piso mientras su esposa e hijastros no están - Historia del día

Vanessa Guzmán
04 may 2022
00:10
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un padre militar llega a casa inesperadamente del servicio en el extranjero y encuentra a su hija durmiendo en el suelo mientras su esposa e hijastros están de vacaciones de lujo.

Publicidad

El capitán Pedro López no veía la hora de llegar a casa. Había estado fuera durante ocho largos meses y extrañaba terriblemente a su familia. Tuvo la suerte de ser dado de baja temprano de su gira actual, ¡y regresaba a casa dos meses antes!

No le había dicho nada a su esposa, Linda, ni a su hija Melissa. Quería sorprenderlas. Caminó hacia la puerta principal con un paso ligero y una gran sonrisa en su rostro. No tenía idea de lo que estaba a punto de descubrir.

Cama vieja, sucia y en mal estado. | Foto: Unsplash

Publicidad

Pedro abrió la puerta y gritó: "¿Linda, Melissa? ¿Dónde están? ¡Javier y Kelvin! ¡Estoy en casa!"

Pero su esposa y sus hijastros no respondieron. ¡La casa estaba vacía! Era sábado por la mañana y todos deberían estar en casa... "¿Melissa?", llamó Pedro por última vez.

"¡Papá!", gritó una voz débil. "¡Estoy aquí, en la cocina!".

Pedro corrió hacia la puerta de la cocina y se sorprendió al ver que estaba cerrada con llave. Giró la llave y abrió la puerta. Melissa estaba parada allí con lágrimas en los ojos. "Papá", sollozó. "¡Te he extrañado mucho!".

Pedro abrazó a su hija con fuerza, luego, por encima de su hombro, ¡vio un colchón! "¡Cariño!", exclamó con angustia. "¿Estás durmiendo aquí? ¿POR QUÉ? ¿Dónde están Linda y los chicos?".

Publicidad

Melissa parecía asustada. "Por favor, papá", dijo. "Por favor, está bien..."

"¡Dime!", dijo Pedro. "¿Estabas encerrada y durmiendo en esta cocina?".

Melissa comenzó a sollozar. "¡No puedo decírtelo!", precisó Melissa llorando. "¿No ves, papi? ¡Te irás otra vez y yo estaré solo con ELLOS de nuevo!".

Lee también: Niño escucha a su madrastra hablando de él por teléfono - Historia del día

Pedro abrazó a su hija. "Te lo prometo, Melissa, no tienes nada que temer, nunca más. Ahora dime qué está pasando".

Publicidad

Niña con rostro de tristeza. | Foto: Unsplash

"Hace seis meses, Linda dijo que Javier y Kelvin eran demasiado grandes para compartir una habitación", explicó. "Así que ella me sacó de la mía y Kelvin se mudó para el que era mi cuarto. Duermo en la cocina en este colchón".

Publicidad

¡Pedro estaba furioso! Cuando se casó con Linda, trató a sus dos hijos de una relación anterior como propios. ¡Creía que ella había hecho lo mismo por su hijita huérfana!

"¿Dónde están ahora?", preguntó Pedro. "¿Y por qué estabas encerrada?".

"Linda llevó a los niños de viaje el fin de semana para celebrar el cumpleaños de Kelvin", dijo Melissa. "Así que me dejó unos bocadillos y me encerró aquí porque cree que le robaría sus cosas..."

En ese momento, alguien llamó a la puerta de la cocina. Pedro miró por la ventana y vio a una mujer delgada y de rostro dulce con un plato cubierto en la mano. "¿Melissa? Soy Karen”, dijo.

Publicidad

"¿Quién es Karen?", preguntó Pedro a su hija.

"Ella es una nueva vecina", dijo Melissa. "Es muy dulce y amable. Creo que sospecha algo porque siempre me trae comida".

Pedro sacó sus llaves y abrió la puerta de la cocina. "Hola", le dijo a Karen. "Soy el padre de Melissa".

Karen parecía avergonzada. "¡Hola! Espero que no lo tomes a mal, pero le traje a Melissa algo de comida caliente".

Fotografía de una playa. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Por supuesto que no", dijo Pedro. "Gracias por su amabilidad con mi hija. Acabo de darme cuenta de lo que probablemente sabe desde hace algún tiempo, ¡pero estoy arreglando las cosas!".

"Sabía que Melissa se había quedado sola", señaló Karen. "Ella siempre decía que no podía abrirle la puerta a nadie, pero yo sabía que algo andaba muy mal. Iba a llamar a Servicios Sociales, ¡pero tenía miedo de empeorar las cosas!".

Pedro le aseguró a Karen que todo se arreglaría y le agradeció nuevamente su amabilidad con Melissa. Entonces empezó a pensar en cómo iba a resolver el problema de Linda y sus hijos.

El domingo por la tarde, Linda y los niños llegaron a casa y encontraron tres colchones en el césped, y encima de ellos estaban apiladas todas sus pertenencias. Linda estaba furiosa. "¡Melissa!", gritó. "¡Mocosa! ¡Te castigaré por esto!".

Publicidad

Pero cuando se abrió la puerta, no era Melissa la que estaba parada allí, sino su esposo, Pedro, y no parecía en lo más mínimo amistoso. "Hola Linda", dijo con calma.

"¡Pedro!", manifestó Linda efusivamente. "Bebé, qué maravillosa sorpresa..."

"Creo que fui yo quien se llevó la mayor sorpresa, Linda", dijo Pedro. "Pero para que lo sepas, Melissa está de regreso en su habitación. Tú y los niños pueden mover esos colchones al garaje, que es donde vivirás de ahora en adelante..."

Linda vio la mirada dura en los ojos de Pedro y supo que el juego había terminado. "¡Te quitaré hasta el último centavo que tengas, Pedro!", amenazó la mujer.

Publicidad

Lee también: Mi malvada madrastra botó una foto de mi difunta madre y mi padre no dijo nada - Historia del día

"No, no lo harás, Linda", dijo Pedro con calma. "Llamé a la policía y vieron cómo vivía Melissa y las condiciones en las que la encontré. Intentas cualquier cosa y vas a la cárcel por maltrato infantil".

Linda y sus hijos tomaron sus cosas y huyeron. Lo último que Pedro supo de ella fue cuando firmó los papeles del divorcio. Unos meses más tarde, comenzó a salir con Karen y Melissa sabe que muy pronto tendrá una nueva y amorosa mamá en su vida.

Retrato de una familia frente al mar. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Los niños no deben sufrir por los errores de sus padres o de sus nuevas parejas: Pedro pensó que Linda era una madrastra amorosa, pero resultó ser un monstruo que maltrataba de su hija.

Nuestra primera prioridad deben ser nuestros hijos, no nuestra felicidad personal: Pedro se enamoró de Linda, pero nunca pensó en el tipo de madre que sería para Melissa.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad