logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niña ciega le ruega a un hombre que la ayude a buscar a su papá: poco después él se da cuenta de que es su propio padre - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un hombre se sorprende al descubrir que la niña ciega que había auxiliado era la hija de su padre de un segundo matrimonio con una mujer a la que odiaba por haber roto a su familia.

Publicidad

Adam miró el delicado rostro de la niña mirándolo con confianza y sintió una ola de odio que amenazaba con apoderarse de él.

“¿Tu papá es el hombre con el perro?”, gruñó. “¿Ese es tu padre?”. “Sí”, dijo la niña sonriendo. “No puedo ver bien, Figo es mi perro guía...”.

Niña mirando hacia arriba con la mirada perdida. | Foto. Unsplash

Niña mirando hacia arriba con la mirada perdida. | Foto. Unsplash

Publicidad

Adam soltó abruptamente la mano de la niña y la empujó bruscamente hacia la pareja de aspecto ansioso que estaba de pie en la plataforma del tren.

“¡Ve hacia él!”, gritó. El hombre era el padre de Adam, a quien no había visto en más de diez años.

El odio irrazonable de Adam Márquez por esta niña comenzó antes de que ella naciera, cuando él tenía solo 14 años. Había estado acostado arriba en su cama temblando, escuchando a sus padres gritarse mutuamente.

Su madre gritaba: “¿Cómo sabes que es tu hija?”. La respuesta de su padre fue ahogada, pero la respuesta de su madre fue alta y clara. “¿No te importa? ¡Me das asco!”.

Publicidad

Lee más: Hombre conoce a un niño el día de su boda y queda en shock cuando descubre su identidad - Historia del día

“¿Nos abandonarás a tu único hijo y a mí por una rompe hogares porque te dijo que está embarazada?”.

Adam escuchó romperse la vajilla cuando su madre comenzó a arrojar platos y se tapó las orejas con la almohada. Estaba acostumbrado al sonido de sus peleas, pero hablar de otra mujer era nuevo.

La puerta del chico se abrió unos minutos más tarde y su padre entró. “Hijo. ¿Estás despierto?”.

Adam se sentó en su cama. “Sí”, dijo hoscamente. “¡Nadie puede dormir con ustedes dos gritándose así!”.

Publicidad
Un hombre discutiendo con una mujer. | Foto: Pexels

Un hombre discutiendo con una mujer. | Foto: Pexels

“Lo sé”, dijo el padre del joven en voz baja. “Es por eso que me voy, Adam. Tu madre y yo ya no podemos vivir juntos”.

Publicidad

“¡Mentiroso!”, gritó el adolescente. “¡TE ESCUCHÉ! Tienes una mujer, y está embarazada. ¡Por eso nos dejas!”.

“No voy a dejarte”, dijo su padre. “Me separaré de tu madre. Carla no tiene nada que ver con eso...”.

“¿Carla? ¿Ese es el nombre de tu novia?”, preguntó Adam. “¿Quién es ella? ¿Una cualquiera?”.

“¡Basta, hijo!”, dijo su padre. “No hables así de ella. Tú no eres tu madre. Por favor...”.

“¿Por favor?”, gritó el chico, comenzando a llorar. “¡Te vas de la casa! ¡Me cambiarás por otro niño! ¡TE ODIO!”.

Publicidad

El padre de Adam hizo las maletas y fue esa noche. Cuando el chico bajó por la mañana, ya no estaba y su madre, Gloria, estaba llorando. Estaba desconsolada.

Sollozaba, gritaba y se arañaba la cara. Eso llevó a Adam a la desesperación por su incapacidad para consolarla. “¡Por favor mamá!”, le dijo él. “Estoy aquí, te amo...”.

“¡Tú también te irás!”, gritó. “Al igual que tu padre, irás tras una falda y me abandonarás...”. Adam abrazó a su madre y le prometió que nunca la dejaría, y su odio hacia su padre creció.

Un joven con rostro enojado. | Foto: Pexels

Un joven con rostro enojado. | Foto: Pexels

Publicidad

Descubrió que la mujer, Carla, trabajaba en una peluquería local, por lo que Adam decidió confrontarla. Llamó, concertó una cita con ella y se presentó puntualmente al día siguiente.

La recepcionista le dio la bienvenida y le ofreció un asiento y un vaso alto de agua de pepino con menta. Adam se sentó y esperó hasta que una linda morena se le acercó sonriendo.

“Hola”, dijo ella. “¿Este es tu primer corte de pelo con nosotros?”.

“¿Eres Carla?”, preguntó Adam nervioso. La chica no lucía como se la había imaginado.

“¡Sí!”, dijo ella alegremente. “¿Me recomendó un amigo?”.

Publicidad

“¡Quiero que te mantengas alejada de mi padre!”, gritó el joven poniéndose de pie de un salto. “¡Déjalo en paz y déjalo volver a casa!”.

“¡Vaya!”, dijo la chica. “Tú debes ser Adam... Por favor, no debes pensar que yo tuve algo que ver con eso...”.

“¡Mentirosa!”, gritó el chico y le arrojó el vaso de agua de pepino en la cara. “¡Eres una mentirosa!”. Ella observó aturdida cómo el agua goteaba por su rostro y pecho para empapar su vestido. La tela mojada se adhería a su estómago redondeado, y Adam recordó al bebé.

Una mujer cortando el cabello de otra en una peluquería. | Foto: Unsplash

Una mujer cortando el cabello de otra en una peluquería. | Foto: Unsplash

Publicidad

Huyó de la peluquería llorando y, aunque nunca se lo dijo a su madre, sintió vergüenza. Cuando llegó a casa, se sorprendió al descubrir que su mamá se había enterado de todo.

Aparentemente, una de sus amigas había estado en la peluquería y había sido testigo de todo el lamentable incidente. Gloria se sentía triunfante. “¡Mi hermoso niño me defendió!”, dijo ella. “¡Te enfrentaste a esa vagabunda!”.

Esa noche llamó su padre, pero Gloria le dijo que Adam no quería hablar con él. El joven la escuchó gritar: “¡Tu hijo no te hablará hasta que vuelvas a casa con tu esposa como un hombre decente!”.

El chico sí quería hablar con su padre. Quería que le explicara todo. Quería que su padre volviera a casa para que todo volviera a la normalidad.

Publicidad

Lee también: Niña llora sola en su casa cuando su mamá no regresa del supermercado - Historia del día

A veces, Adam admitía que lo “normal” no era exactamente bueno en su familia. Su mamá era temperamental y muy exigente. La paz y la tranquilidad no eran lo suyo. Pero, aun así, ella lo amaba y era una buena madre.

El chico extrañaba a su padre, pero a medida que pasaban los días y la furia de Gloria por la ausencia prolongada de su padre crecía, su amor se convirtió en ira. No era justo. Adam aguantaba los mares de lágrimas y ataques de gritos de su madre.

Ella iba constantemente al médico, quien le recetaba antidepresivos y cosas para los nervios. Muchas veces era Adam quien tenía que preparar la cena cuando llegaba a casa de la escuela porque ella estaba durmiendo.

Publicidad
Un hombre escribiendo a través de un teléfono celular. | Foto: Unsplash

Un hombre escribiendo a través de un teléfono celular. | Foto: Unsplash

Las calificaciones del chico comenzaron a bajar y lo sacaron del equipo de fútbol. Su vida se estaba desmoronando, y era culpa de su padre. Una tarde, el joven faltó a la escuela y fue a la oficina de su papá.

Publicidad

“¡Hijo!”, el rostro del hombre se iluminó al ver a Adam, pero el chico rehuyó su abrazo.

“¡Tienes que volver a casa!”, gritó. “¡Deja a esa mujer, por favor, te necesito!”.

Su padre bajó la cabeza y las lágrimas llenaron sus ojos. “No puedo, hijo”, respondió. “Simplemente no puedo”.

“¡Dijiste que me amabas!”, dijo Adam llorando desesperadamente. “¡Regresarías si me amaras!”.

“Te amo, hijo, pero también la amo a ella”, explicó su padre. No puedo dejarla. Sería deshonesto”.

“¿No fue deshonesto dejarnos a mamá y a mí?”, preguntó. Su padre apartó la cara y Adam supo que nada de lo que dijera marcaría la diferencia. El hombre se había ido para siempre.

Publicidad

Al principio, su padre llamaba con frecuencia, pero Adam nunca atendía sus llamadas. Le enviaba regalos de Navidad y de cumpleaños, pero el joven se los devolvía.

El día que se graduó de la escuela secundaria como mejor estudiante, su padre estaba allí, sonriendo con orgullo. Caminó hacia su hijo con los brazos abiertos para felicitarlo, pero el chico pasó junto a él como si fuera un extraño.

Una mujer afligida recostada en una poltrona. | Foto: Unsplash

Una mujer afligida recostada en una poltrona. | Foto: Unsplash

Publicidad

Adam se matriculó en la universidad de su elección y sabía que la matrícula estaba pagada, pero nunca le preguntó a su madre de dónde procedía el dinero.

Estar lejos de ella le dio al joven un poco más de perspectiva. Sí, su mamá era una mujer difícil y temperamental, pero había sido una buena esposa. Ella había hecho todo lo que su padre quería, ¿no?

Adam odiaba sentir que tal vez había algo de culpa por parte de su mamá, por lo que prefería no pensar demasiado en ello.

Cuando se graduó de la universidad se mudó a otra ciudad con una excelente oferta de trabajo y tuvo que escuchar a Gloria quejarse de “abandono” una vez más.

Publicidad

Él la llamaba todas las semanas y escuchaba todas sus quejas. Adam animó a su madre a empezar a tener citas. Era una mujer bastante joven, no había cumplido aún los 48 años, y todavía era guapa, pero ella no quería oír hablar de eso.

“¡Desde que tu padre se divorció de mí no hay lugar en mi corazón para nadie más que para ti, hijo mío!”.

Adam hacía lo mejor que podía. Telefoneaba a menudo y volvía a casa en vacaciones, y así fue como conoció a la niña ciega.

Estaba a punto de abordar un tren de regreso a la ciudad donde vivía después de un largo fin de semana con Gloria cuando vio a una niña llorando en la plataforma.

Publicidad

“¡Oye!”, dijo Adam suavemente. “¿Estás perdida?”.

Un hombre afligido mirando hacia el suelo. | Foto: Unsplash

Un hombre afligido mirando hacia el suelo. | Foto: Unsplash

La niña volteó su cara llena de lágrimas hacia la voz del hombre, y él vio que sus grandes ojos azules extrañamente desenfocados. “¡Sí!”, sollozó ella. “¡No puedo encontrar a mi mamá ni a mi papá! No puedo ver...”.

Publicidad

“Escucha”, dijo él. “¡No te preocupes! Te llevaré a seguridad y llamarán a tus padres...”.

“Íbamos a la plataforma nueve, ¡así que tienen que estar allí!”, dijo la niña llorando.

“Bueno, esta es la plataforma cinco”, explicó el hombre. “Pero vayamos al andén nueve y veamos si están allí”.

La niña tomó la mano de Adam. “Los encontrarán rápido”, explicó. “Porque mi perro Figo está con ellos”.

Entonces él vio a una pareja hablando con un oficial de policía. El hombre sostenía una correa para perros. En ese momento, el mundo de Adam se derrumbó.

Publicidad

“¿Tu papá es el hombre con el perro? ¿Ese es tu padre?”.

Al oír la voz de la niña, su padre se giró hacia ella y la vio. “¡Bianca!”, gritó y corrió hacia la chica. La mujer que estaba con él, que Adam reconoció como Carla, estaba llorando.

Él empujó bruscamente a la niña hacia sus padres y dijo: “Ve hacia él”.

Una estación de trenes. | Foto: Pexels

Una estación de trenes. | Foto: Pexels

Publicidad

Entonces su padre la abrazó. La madre de la niña dijo llorando: “¡Gracias! Bendito seas por encontrarla...”.

El padre de Adam lo miró y se congeló. “¡Adam!”, susurró. “¡Hijo, eres tú! ¿Encontraste a nuestra Bianca?”.

El hombre más joven ya estaba retrocediendo. Quería escapar del terrible espectáculo de la aparente felicidad de su padre al lado de aquella mujer y la niña ciega. “No sabía que era tu hija, ¡así que dejémoslo así!”, gritó.

“¡Espera!”. El padre de Adam corrió tras él y colocó una mano gentil sobre su hombro. “Por favor, hijo”, dijo. “Ya eres un hombre, por favor, escúchame...”. Algo en la voz de su padre lo conmovió, y el joven estuvo de acuerdo.

Publicidad

Los dos hombres se sentaron en el café de la estación de tren y hablaron por primera vez en diez años. “Tu madre y yo... yo la amaba, Adam, pero las cosas empezaron a ir mal unos años después de que nacieras”, explicó. “Yo quería más hijos, ella no...”.

“No es tan simple, pero nos distanciamos. Le sugerí a Gloria que nos divorciáramos, pero ella quería mantener las apariencias para ti. Cuando conocí a Carla, tu madre y yo no habíamos tenido intimidad en más de cinco años”.

“Me enamoré de ella a primera vista, y esa es la verdad. Acudió a mí porque estaba embarazada y su novio se había ido, la había sacado de su seguro médico. Quería saber si había algo que yo, como abogado, podría hacer para ayudarla”.

Publicidad
Un hombre con rostro enojado. | Foto: Unsplash

Un hombre con rostro enojado. | Foto: Unsplash

“De todos modos, nos enamoramos. Tu madre tenía razón, Bianca no es mi hija biológica, pero la amo. Su padre dejó a Carla porque descubrió que había contraído toxoplasmosis durante el embarazo”.

Publicidad

“Los médicos les advirtieron que la bebé podría tener discapacidades congénitas y simplemente la abandonó a ella y a su bebé por nacer. Adam, amo a Carla, quería estar con ella para tener una nueva vida, quería que tú fueras parte de esa vida”.

“Pero Gloria no lo permitió. El único contacto que aceptó fue la pensión alimenticia y los cheques de manutención. No puedo culparte por estar herido y enojado conmigo, Adam, pero espero que puedas perdonarme”.

El joven tenía lágrimas en los ojos cuando extendió la mano para abrazar a su padre por primera vez en más de una década. “Vamos, papá, preséntame a mi hermanita...”, dijo.

Publicidad

Desde ese día, Adam se convirtió en parte de sus vidas, y cuando Bianca se sometió a la cirugía que le devolvió el 80% de la visión, su rostro fue el primero que vio.

En cuanto a Gloria, aceptó a regañadientes que su hijo y su padre tuvieran una relación y finalmente llegó a un acuerdo con todo.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Incluso si crees que son demasiado pequeños para entender, habla con tus hijos, es posible que entiendan más de lo que piensas. El padre de Adam debería haberle explicado las cosas, pero tenía miedo de que no lo entendiera y terminó alejado de su hijo.

Publicidad

Perdona y recibirás serenidad y amor como recompensa. Adam finalmente perdonó a su padre y obtuvo una madrastra amorosa y una hermanastra que adoraba.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Viuda ve a niño sostener el reloj con el que había enterrado a su esposo el día anterior - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Chico ama a su medio hermano más que sus padres: un día los padres notan que los niños desaparecieron - Historia del día

30 de abril de 2022

Mamá solitaria revisa a su bebé por la mañana y se desconcierta al ver que ya le cambiaron el pañal - Historia del día

02 de abril de 2022

Chica rica finge ser pobre para poner a prueba a su novio que viene de una familia adinerada - Historia del día

18 de mayo de 2022

Esposo abandona a su familia tras 16 años: el hijo culpa a su madre y se niega a vivir con ella - Historia del día

05 de mayo de 2022