logo
Youtube.com/WCCO - Youtube.com/CBS Minnesota
Fuente: Youtube.com/WCCO - Youtube.com/CBS Minnesota

Mujer embarazada de mellizos es echada de restaurante cuando la mesera le ve la barriga

Vanessa Guzmán
19 may 2022
23:05
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

En 2017, una mujer embarazada de 7 meses vino a cenar a un restaurante con su familia en Marysville, Washington. De repente, una camarera le impidió entrar.

Publicidad

Charisha Gobin estaba embarazada de gemelos cuando el restaurante le negó la entrada después de mirar su vientre abultado. Estaba furiosa tras saber por qué la habían echado.

Después del extraño incidente, Gobin se abrió en Facebook y publicó una foto de ella en el restaurante. La gente se sorprendió al saber por qué el restaurante rechazó su presencia.

Un restaurante negó atender a una mujer embarazada de 7 meses. | Foto: YouTube/CBS News

Publicidad

UN DÍA EN FAMILIA

Gobin eligió cenar en el Buzz Inn Steakhouse en Marysville, Washington, con su familia un domingo por la noche. Estaba deseando disfrutar de la velada.

Sin embargo, una camarera le impidió entrar mientras miraba su protuberante barriga que su crop top negro no podía ocultar. La mesera me dijo: “Lo siento, no puedes estar aquí con esa camiseta”.

Lee también: Gerente de restaurante echa a señora que pide refugio: al día siguiente la ve sentada con el dueño - Historia del día

Charisha no estaba segura de sí, la camarera hablaba en serio, así que le preguntó si estaba bromeando con ella. Para su sorpresa, la mesera contestó que no se trataba de una broma.

Publicidad

Fachada de Buzz Inn Steakhouse. | Foto: YouTube/CBS News

VIOLÓ CÓDIGO DE VESTIMENTA

La camarera le dijo que el restaurante tenía una política que decía que no servirían comida a las personas que entraran sin camisa o sin zapatos.

Publicidad

La gerencia del restaurante había hecho la regla porque estaba en línea con las regulaciones del código de salud. La camarera le dijo a Gobin que no permitían que nadie que usara un top corto entrara al restaurante.

Cuando la empleada le dijo que no la dejaría entrar al establecimiento, la mujer embarazada se alejó de la entrada porque no podía soportar la humillación.

“Solo porque mi barriga era muy grande y sobresalía. Pero si hubiera sido cualquier otra persona, no creo que hubiera habido ningún problema”, declaró.

Publicó una foto de sí misma en Facebook. La gráfica la tomó fuera del restaurante. Ella se paró allí con su top corto negro y una falda larga para posar ante la cámara.

Publicidad

Charisha quería mostrarles a todos lo que llevaba puesto porque sentía que su vestimenta era decente y el restaurante debería haberle permitido cenar allí.

Charisha narrando lo ocurrido con la camarera. | Foto: YouTube/CBS News.

Publicidad

SIN NEGATIVA

Después de dejar Buzz Inn Steakhouse, Gobin condujo hasta otro restaurante con su familia, donde el personal no le negó el servicio. Ella recordó: “Llevaba una camiseta. Tenía mangas. Ni siquiera tenía escote a la vista”.

La madre embarazada no podía entender por qué su blusa corta no contaba como una camisa. Sintió que el personal del restaurante tenía un problema con su barriga.

Muchas personas apoyaron a la madre después de leer su publicación en Facebook. Opinaron que el personal del restaurante la maltrató y que su vestimenta estaba bien.

Publicidad

Lee también: Todos se ríen de señora pobre en un restaurante elegante hasta que un joven interviene - Historia del día

Gobin se sintió emocionada después de leer los comentarios debajo de su publicación. No esperaba que tanta gente la apoyara y entendiera que se sintió avergonzada por su cuerpo.

"Es bastante ridículo que me avergonzara en primer lugar", recordó.

Publicidad

EL RESTAURANTE SE DISCULPÓ

The Buzz Inn Steakhouse emitió una disculpa en nombre de su empleado que trabajó para ellos durante 20 años. Dijeron que no habían hecho reglas para que sus invitados se sintieran incómodos.

El restaurante dijo que le enseñarían a su personal cómo hacer cumplir una regla si es necesario y evitar hacer sentir mal a los clientes.

También dijeron que la mesera usó su mejor juicio al impedir que Gobin entrara al restaurante. Dijeron que no estaba siendo mala a propósito.

Sin embargo, su declaración no explicó cómo la blusa corta de Gobin violó el código de salud. Tampoco dijeron si tratarían a los demás de la misma manera que trataron a la mujer embarazada.

Publicidad

Después de pasar por lo peor, la mujer embarazada pronto dio a luz a dos hermosos mellizos, un niño y una niña, dejando atrás todos los dolorosos incidentes.

Avergonzar a alguien por su apariencia física no es lo correcto. El restaurante no debería haberle negado la entrada por su barriga de embarazada. ¿Crees que la dirección del restaurante tuvo la culpa? ¡Nos encantaría saber qué piensas sobre esta historia!

Publicidad