logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niño llega a casa con la ropa gastada de otra persona y se niega a comer - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Rodrigo fue criado por su madre soltera, Julia, quien hizo todo lo posible para enseñarle a su hijo todo lo que sabía. Pero un día, él regresó a casa con ropas extrañas y gastadas y no quiso hablar con ella.

Publicidad

“Está bien, mamá. Te veré luego”, le dijo Rodrigo a su mamá desde la puerta principal. Estaba comiendo un emparedado y saliendo a toda prisa porque ya iba tarde al autobús. Julia se despidió y sonrió.

Él era un chico responsable, aunque lo académico no era su fuerte. Pero su madre siempre le decía que tenía que estudiar y sacar buenas notas en la escuela para que consiguiera una beca.

Una madre sosteniendo los hombros de su hijo con rostro triste. | Foto: Pexels

Una madre sosteniendo los hombros de su hijo con rostro triste. | Foto: Pexels

Publicidad

Ella era madre soltera y nunca había podido permitirse el lujo de llevarlo ella misma, aunque a Rodrigo nunca le había faltado nada.

Julia le había dado a su hijo todo lo que había necesitado, desde una computadora portátil hasta equipo deportivo y ropa adecuada para la escuela. Pero el precio de la matrícula en estos días estaba subiendo como loco, y una beca los ayudaría.

Ella sabía que Rodrigo estaba dando lo mejor de sí en la escuela, incluso si se involucraba en algunas payasadas de adolescente como cualquier otro chico de 15 años tiende a hacer de vez en cuando.

Sin embargo, nunca esperó lo que sucedería esa noche. Rodrigo la había llamado y le había dicho que iba a ir al centro comercial en el centro de la ciudad con sus amigos.

Publicidad

Lee más: Niño va a casa de su abuela por el Día de Acción de Gracias y desaparece al día siguiente - Historia del día

No era sorprendente, ya que a veces caminaban, paseaban por las tiendas y comían en la feria de comidas. Eran jóvenes y necesitaban socializar.

Pero cuando Julia se dio la vuelta después de escuchar las llaves en la puerta principal al final del día, se sorprendió. Su hijo tenía una expresión pálida y triste en su rostro.

Eso fue lo primero que notó. La segunda cosa que vio era que vestía ropa sucia y vieja que no le quedaba bien. “Rodrigo, ¿qué diablos pasó?”, le preguntó ella en estado de shock mientras corría hacia él.

Publicidad

Quería abrazarlo y darle algo de consuelo. Pero otro aspecto de Rodrigo era que no le gustaba mostrar mucho afecto. No era el chico más cariñoso y creía que los hombres tenían que ser machos.

Un niño con rostro triste. | Foto: Pexels

Un niño con rostro triste. | Foto: Pexels

Publicidad

Eso era en parte el motivo por el cual su expresión era tan extraña para su madre. Julia no podía entender lo mucho que estaba tratando de reprimir cualquier tipo de emoción.

Y tal vez debería haberlo animado a ser más abierto sobre sus sentimientos y pensamientos. Pero por ahora, solo necesitaba descubrir qué estaba mal.

“Nada”, respondió él, adentrándose más en la casa.

“No, espera un minuto. ¿Dónde está tu ropa? Recuerdo exactamente lo que llevabas puesto esta mañana”, lo detuvo Julia, y el chico no la miró.

“No pasa nada”, murmuró él mientras se soltaba de su madre y caminaba hacia su habitación. Julia se encogió cuando escuchó el portazo y pensó en seguirlo, pero no sabía si eso era lo correcto.

Publicidad

“Él podría estar pasando por problemas de chicas. Tal vez eso era lo que había pasado en el centro comercial. Pero, ¿y su ropa? ¿Alguien lo asaltó? ¿Está siendo intimidado? ¿Debo llamar a las mamás de sus amigos?”, pensó ella.

Muchas preguntas pasaban por la cabeza de Julia y quería irrumpir en la habitación de su hijo, exigiendo algunas respuestas. Pero no sabía si era mejor darle espacio. Finalmente, lo escuchó ir al baño y abrir la ducha. Decidió dejar que se calmara y esperar.

Una mujer preparando comida. | Foto: Pexels

Una mujer preparando comida. | Foto: Pexels

Publicidad

Más tarde, Rodrigo bajó y se sentó a la mesa de la cocina mientras su madre servía la cena. Ambos estaban en silencio, ya que Julia tenía miedo de asustarlo y hacer que regresara a su habitación.

Pero el chico agarró su tenedor y lo volvió a colocar sobre la mesa. No quería comer hasta que sacara algo de su pecho.

Respiro hondo. “Está bien. Estoy listo para contarte lo que pasó”, comenzó, mirando pensativamente a su madre.

Julia solo asintió, temerosa de que hablar lo hiciera cerrarse.

Lee también: Niña llora sola en su casa cuando su mamá no regresa del supermercado - Historia del día

Publicidad

“Estaba saliendo del centro comercial cuando vi a un niño tratando de entrar, pero un guardia no se lo permitía. He visto a este niño en la escuela. Es un estudiante de primer año y es obvio que proviene de un vecindario de bajos ingresos”.

“Ya veo”, murmuró ella, mientras agarraba un poco de su comida y le daba un mordisco. Pero notó que su hijo no comía.

“Bueno, el guardia le dijo que se fuera. No dejaría que ‘un vagabundo’ entrara al centro comercial y, por alguna razón, esas palabras me sorprendieron. Me detuve y escuché un poco más”.

Escaleras en un centro comercial. | Foto: Pexels

Escaleras en un centro comercial. | Foto: Pexels

Publicidad

“El niño comenzó a explicar que quería comprar un regalo para su hermana. El guardia no le creía. El chico incluso le mostró sus billetes de dólar, pero al tipo no le importó”, reveló Rodrigo, aún sin tocar su comida.

"¿Qué pasó después?”, su mamá preguntó.

“El niño se alejó, pero lo agarré. Empecé a quitarme la ropa para dársela porque estaba limpia y se veía decente. Y le pedí que se quitara la suya para poder usarla yo”.

“Después intercambiamos ropa. Le dije que pasara por otra entrada del centro comercial y lo dejaron entrar sin problemas”, expresó Rodrigo, pero frunció los labios y volvió a colocar el tenedor sobre la mesa.

Publicidad

“Pero simplemente quedo abismado. Se trataba literalmente de su ropa. Como si hubiera un código de vestimenta para poder entrar al centro comercial, mamá”.

“Cariño, a veces se les dice a los guardias que no dejen entrar a las personas sin hogar o de aspecto extraño. Tal vez, eso es lo que estaba haciendo”, trató de explicar Julia.

“No es justo. Quiero decir, se nos debería permitir entrar a todos. Es un lugar público, ¿verdad?”.

“No, cariño. Los centros comerciales son propiedad privada. La mayoría de las personas pueden entrar, pero tienen que parecer clientes. No me malinterpretes. No estoy excusando el comportamiento de ese guardia de seguridad”.

Publicidad
Una mujer comiendo. | Foto:  Pexels

Una mujer comiendo. | Foto: Pexels

“Solo estoy tratando de explicar ciertas cosas que pueden ocurrir y los motivos. Pero... tengo que decir que estoy muy orgullosa de ti por tu comportamiento”.

Publicidad

“¿Lo estás?”, preguntó Rodrigo levantando sus cejas en asombro.

“Sí. Viste a alguien que necesitaba ayuda e interviniste para ayudarlo. Eso es lo que cualquier madre espera de su hijo. En este momento, soy la madre más orgullosa del mundo”.

“Ese chico solo quería comprar algo con su propio dinero. De lo que me has contado, probablemente le costó mucho ahorrarlo, y él merecía ser tratado con respeto”, dijo, extendiendo su mano para tocar la de su hijo sobre la mesa de la cocina.

Rodrigo le sonrió a su mamá mientras sus palabras aliviaban su corazón. Las acciones del guardia habían estado mal, lo que lo entristeció. Pero se sintió mejor después de explicar todo.

Publicidad

Julia casi había terminado con su plato cuando su hijo finalmente agarró su tenedor y comenzó a comer.

Al día siguiente en la escuela, Rodrigo se encontró con el niño, Carlos, quien le devolvió la ropa y le explicó que la había ensuciado mientras ayudaba a su padre a ganar algo de dinero extra en una obra de construcción.

Su casa estaba un poco lejos del centro comercial, por lo que no podía cambiarse y volver al lugar antes de la celebración del cumpleaños de su hermana esa noche.

Dos adolescentes sentados en unos escalones mientras miran sus teléfonos celulares. | Foto: Pexels

Dos adolescentes sentados en unos escalones mientras miran sus teléfonos celulares. | Foto: Pexels

Publicidad

Dio las gracias a Rodrigo, pues no habría podido comprar nada sin su ayuda. El chico se sintió muy bien después de ese día, y él y Carlos se hicieron buenos amigos.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Ayuda a la gente siempre que puedas. Rodrigo decidió ayudar a un niño extraño, enorgulleciéndose a sí mismo y a su madre.

Las cosas materiales no importan cuando alguien está en necesidad. Rodrigo le dio a Carlos la ropa que tenía puesta, sin importarle no poder recuperarla.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Lee más: Niña bien vestida escarba la basura del restaurante: el dueño la ve y la sigue - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Abuela oye a su nieto burlarse de niño que vive en una camioneta y usa ropa vieja - Historia del día

17 de mayo de 2022

Madre viuda nota que hijo se escapa de casa cada noche: un día, él regresa con bolso lleno de dinero - Historia del día

23 de abril de 2022

Hombre sin hogar salva a chica de un robo: ella ve su foto en el escritorio de su padre esa noche - Historia del día

24 de abril de 2022

Chico le entrega caja a su pobre madre viuda y dice: "Papá dijo que la abrieras si necesitábamos ayuda" - Historia del día

08 de abril de 2022