logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

En su último día tras ser despedido, jardinero encuentra joyas en una maceta al lado de la casa del jefe - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un jardinero descubrió algo impactante en su último día de trabajo mientras recogía sus herramientas en el jardín después de ser despedido por su jefe.

Publicidad

“Mamá, todo va a estar bien. Estoy consiguiendo más y más trabajos, gracias a este proyecto con el Sr. Bermúdez, y vamos a conseguir el dinero para tus medicinas y todo lo que necesitas”, le aseguró Jacobo a su madre en el teléfono.

Ella lo había llamado, interrumpiendo su trabajo en la casa de su jefe, pero él siempre respondía en caso de alguna emergencia.

Tierra siendo excavada en un jardín. | Foto: Pexels

Tierra siendo excavada en un jardín. | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando volvió a guardar su teléfono en el bolsillo después de despedirse de su madre, descubrió que la hija del Sr. Bermúdez, Lucía, estaba parada justo a su lado.

Tenía 12 años y era sorprendentemente amable, teniendo en cuenta que había nacido con una gran riqueza. “Hola, Jacobo”, dijo ella, con las manos detrás de la espalda mientras balanceaba su cuerpo de un lado a otro.

“Hola, Lucía. ¿Cómo estás hoy? Estoy plantando las rosas que tu padre dijo que querías para esta área”, le dijo con una sonrisa.

Lee más: Hombre es despedido por entregar comida a mujer discapacitada a deshora: ve su foto en la oficina del jefe al otro día - Historia del día

Publicidad

“¿Necesitas dinero para algo?”, dijo la niña, ignorando lo que acababa de decirle el hombre.

Jacobo asintió. “Sí, mi mamá está enferma. Pero este trabajo nos va a ayudar mucho y tu jardín va a ser el más lindo del vecindario”.

Lucía asintió con los labios fruncidos y volvió a cambiar el tema a la jardinería.

Una chica escondida detrás de un arbusto con flores. | Foto: Pexels

Una chica escondida detrás de un arbusto con flores. | Foto: Pexels

Publicidad

Al día siguiente, Jacobo llegó al trabajo y lo recibió el Sr. Bermúdez con la cara roja y una expresión llena de ira.

“¡Tú! ¡Engañaste a mi hija para que me pidiera dinero! ¡Cómo te atreves, hombre sin valor!”, le gritó el hombre de negocios.

Jacobo levantó las manos en su defensa. “No, señor. Nunca hice eso. ¡Lo juro! ¡Yo nunca haría eso!”.

Pero el Sr. Bermúdez no quería escucharlo. Sacudió la cabeza, lo apuntó con el dedo y dijo: “Quiero que termines el trabajo de hoy porque dejaste una horrible mancha de tierra en el costado de la casa. ¡Pero es tu último día aquí! ¿Entiendes?”, le dijo el hombre mayor.

Publicidad

Jacobo solo pudo asentir en estado de shock, y el Sr. Bermúdez se alejó pisando fuerte, todavía enojado. El jardinero caminó hacia el cobertizo con los hombros encorvados.

Un hombre mayor furioso. | Foto: Pexels

Un hombre mayor furioso. | Foto: Pexels

Publicidad

Lamentaba haber perdido uno de los trabajos mejor pagados que había tenido. No había terminado ni la mitad del proyecto, y ahora no obtendría lo suficiente para el tratamiento de su madre.

Deseaba que Lucía nunca hubiera dicho nada, pero ella era una dulce jovencita que solo quería ayudar. No fue su culpa.

Lee también: Dueño de tienda echa a un empleado por dar comida a gente sin techo: cambian roles meses después - Historia del día

Cogió sus herramientas del cobertizo e inspeccionó la zona de la que hablaba el señor Bermúdez, aunque no recordaba haber hecho nada allí.

Publicidad

La mancha de tierra parecía nueva, como si alguien hubiera trabajado ahí la noche anterior, pero eso no tenía sentido. Estaba seguro de que no había tocado nada en esa zona.

Tierra húmeda removida con escombros. | Foto: Pexels

Tierra húmeda removida con escombros. | Foto: Pexels

Publicidad

Empezó a hurgar en la tierra, pensando que podría haber sido un perro escondiendo algo, y luego su mano tocó una superficie dura.

Apartó la mano, sorprendido, luego agarró la pala y cavó. El tintineo que escuchó indicaba que algo de metal había sido enterrado allí, y se arrodilló para descubrir los artículos.

Jacobo se sobresaltó cuando sacó un cáliz de oro del suelo, seguido de un reloj antiguo y varias piezas de joyería. Estaba inspeccionando los artículos cuando un gran bramido resonó detrás de él.

“¿TE ROBASTE ESO? ¿ENTRASTE A MI CASA Y TE LLEVASTE NUESTRAS COSAS? ¡Dios mío, incluso las joyas de mi abuela! ¡Llamaré a la policía de inmediato, ladrón!”, gritó el Sr. Bermúdez, presumiblemente para alcanzar el teléfono, pero Lucía intervino.

Publicidad

“¡NO! ¡PAPÁ! ¡NO! ¡Yo enterré eso allí!”, reveló ella, sorprendiendo a ambos adultos.

Una jovencita sosteniendo unas flores en sus manos. | Foto: Pexels

Una jovencita sosteniendo unas flores en sus manos. | Foto: Pexels

“No trates de defenderlo, Lucía. ¡Es un ladrón!”, gritó su padre, todavía enojado pero bajando el tono de voz por ella.

Publicidad

“No estoy defendiendo a nadie. Cuando me dijiste anoche que sus problemas de dinero no eran nuestros problemas, agarré algunas cosas. No las necesitamos, ¡pero realmente podrían ayudar a la mamá de Jacobo!”, se lamentó Lucía, comenzando a llorar.

Mientras que el Sr. Bermúdez estaba conmocionado por la confesión de su hija, Jacobo habló. “Señor, le juro que nunca le dije ni le supliqué nada a su hija, y tampoco me hubiera quedado con estos artículos. Solo los destapé porque me habló de esta mancha de tierra”.

El hombre mayor miró a Jacobo y asintió con la cabeza, aunque era evidente que estaba tambaleándose por todo.

Publicidad
Un hombre regando unas plantas con agua. | Foto: Pexels

Un hombre regando unas plantas con agua. | Foto: Pexels

Pero luego revisó las cámaras de seguridad y vio que su hija efectivamente había enterrado los artículos la noche anterior. Se disculpó con Jacobo por su arrebato y le permitió conservar su trabajo.

Publicidad

Para compensar sus acciones, el empresario les contó a varios de sus amigos sobre su jardinero y lo bueno que era en su trabajo.

Esto generó más oportunidades de trabajo para el hombre en su vecindario próspero, lo que eventualmente le permitió ganar lo suficiente para pagar los tratamientos que necesitaba su madre.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nunca juzgues a una persona por su estatus social o su profesión. El Sr. Bermúdez desconfió de Jacobo cuando Lucía le pidió dinero y asumió que su jardinero le había robado joyas. Pero se equivocó y al final se disculpó.

Publicidad

Los niños tienen una visión del mundo más sencilla y amable que la mayoría de los adultos. Lucía no entendía por qué su padre estaba tan enojado cuando ella solo quería ayudar. Eso es porque los niños pueden ver el mundo con ingenuidad y con un corazón puro.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Chica saca joyas y objetos costosos de la casa, y su papá decide seguirla - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.

Publicaciones similares

Estudiante rico nota que su profesora visita casa abandonada después de clase y decide seguirla - Historia del día

15 de mayo de 2022

Dueño de restaurante finge ser indigente tras ver a mesera llevándose las sobras - Historia del día

18 de abril de 2022

Pobre señor que limpia aeropuertos ve un bolso roto en avión abandonado: halla dinero y una nota adentro - Historia del día

22 de abril de 2022

Jefe echa a empleada de limpieza que llega a trabajar con un bebé y pierde su trabajo minutos después - Historia del día

19 de febrero de 2022