logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hijo de conserje ayuda a su madre a trapear el piso: el gerente la despide y una mujer rica interviene - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un gerente se puso furioso al descubrir que una empleada lo estaba “engañando” en su trabajo al solicitar la ayuda de su hijo, por lo que la despidió. Pero esa decisión se convirtió en una bendición para ella cuando una mujer rica intervino para ayudarla.

Publicidad

Cristina era una mujer exitosa que poseía un importante negocio editorial. Sus competidores tenían envidia de lo rápido que su empresa había llegado a la cima, pero solo ella sabía lo duro que había trabajado.

Se había criado en un orfanato. Después de dejar el lugar, hizo estudios comerciales en una universidad local y realizó trabajos ocasionales para pagar la matrícula.

Una mujer de negocios hablando a través de un teléfono celular en su automóvil. | Foto: Pexels

Una mujer de negocios hablando a través de un teléfono celular en su automóvil. | Foto: Pexels

Publicidad

Tuvo varias ideas de negocios antes de aventurarse en el mundo editorial y todas fracasaron. En un momento estuvo a punto de darse por vencida, pero decidió intentarlo una vez más.

Entonces se le ocurrió la idea de establecer una editorial. Para su sorpresa, alcanzó alturas que nunca se había imaginado y sus sueños se hicieron realidad.

Un día, se suponía que Cristina viajaría a otro país por un negocio, pero el vuelo se retrasó 10 horas. El trato era crucial, y ella era tan estricta con los plazos que se enfureció.

Desafortunadamente, no había otros vuelos disponibles en este momento, ¡así que no tuvo más remedio que esperar! Tuvo que llamar a los organizadores de la reunión y pedirles que la reprogramaran.

Publicidad

Lee más: Dueño de tienda echa a un empleado por dar comida a gente sin techo: cambian roles meses después - Historia del día

Cristina se sentó en la sala de espera, pero solo media hora después, comenzó a sentirse “inútil”. Le gustaba ser productiva, así que fue a una librería y compró algunos libros que despertaron su interés.

Luego fue a una cafetería en el aeropuerto y se sentó a leer tranquilamente los libros mientras disfrutaba de su latte de caramelo y su croissant.

Pasaron casi tres horas y, cuando Cristina ya se iba, vio a un niño durmiendo sobre un trapo sucio. Ella no le prestó mucha atención al principio, pero mientras se alejaba, algo en el pobre chico le llamó la atención y no pudo evitar acercarse a él.

Publicidad

“Hola”, dijo, tocándole suavemente el hombro, y el niño se despertó de inmediato.

Una mujer caminando con un vaso de café en su mano. | Foto: Pexels

Una mujer caminando con un vaso de café en su mano. | Foto: Pexels

“¿Quién es usted?”, preguntó lentamente, frotándose los ojos.

Publicidad

La mujer sonrió y preguntó: “¿Qué hace un niño pequeño como tú aquí solo? ¿Vas a viajar con alguien? Por cierto, soy Cristina”.

El chico negó con la cabeza. “Soy Simón. Estaba durmiendo aquí porque estaba cansado”, dijo.

Cristina estaba perpleja. Se preguntaba por qué un niño que parecía no tener más de 6 años estaba solo en un aeropuerto durmiendo sobre un trapo. Entonces fue a las autoridades del aeropuerto y les pidió ayuda.

Cuando regresó con un miembro del personal, notó que una mujer sostenía un trapeador y abrazaba a Simón. Cristina se dio cuenta de que la mujer trabajaba como conserje en el aeropuerto y que el niño era su hijo.

Publicidad

“¿Dormiste bien, cariño?”, le preguntó la madre a su hijo. “Solo tengo que limpiar la sala de profesores y luego podemos irnos a casa”.

“Pero ya la limpié, mamá”, respondió el niño, frotándose los ojos nuevamente. “Sabía que estabas cansada, así que trapeé los pisos antes de dormir... Mamá, muero de hambre. ¿Podemos irnos ya?”.

“¿Vaya, la limpiaste?”, los ojos de la mujer de repente se llenaron de lágrimas. “Gracias, cariño. Vámonos ahora”, respondió ella. De repente, el miembro del personal se enojó con la señora de la limpieza y Cristina no entendió lo que estaba pasando.

“¿Qué acabas de decir?”, preguntó enojado, y la conserje se congeló. “Sr. Díaz, estaba a punto de irme a casa porque terminé mi turno del día”, respondió ella.

Publicidad
Un hombre furioso gritando. | Foto: Pexels

Un hombre furioso gritando. | Foto: Pexels

“¡Deja de engañarme, Alisa!”, gritó el gerente a todo pulmón. “¡Acabo de escuchar que tu hijo te ayudó! ¿Te pago por contratar ayuda? Sabes qué, si no puedes trabajar, ¡no es necesario que vengas aquí de nuevo! ¡Estás despedida!”.

Publicidad

“Por favor, no lo haga”, suplicó. “Sr. Díaz, sabe que soy una madre soltera sin otra fuente de ingresos, por eso trabajo horas extras para mantener a mi hijo. Por favor deme una oportunidad más, ¡esto no volverá a suceder, lo prometo!”.

Pero el Sr. Díaz no quiso escuchar más. “¡Soy tu gerente, Alisa! Y puedo decidir quién trabaja aquí y quién no, así que ¡LÁRGATE!”, le gritó, dejando a la madre llorando.

Lee también: Hombre es despedido por entregar comida a mujer discapacitada a deshora: ve su foto en la oficina del jefe al otro día - Historia del día

Lentamente ella se secó las lágrimas y tomó la mano de Simón entre las suyas mientras se preparaba para irse. “Vamos, hijo”, dijo, pero Cristina la agarró de la mano.

Publicidad

“¡Me temo que las cosas no terminan aquí!”, dijo ella, y la conserje quedó perpleja. “Te debe una disculpa, Alisa”, continuó Cristina. “Él no tiene derecho a gritarte así solo porque es tu superior”.

En ese momento, otros pasajeros reunidos a su alrededor comenzaron a criticar las acciones del Sr. Díaz.

“Mire, señora, usted no conoce a esta pobre gente”, comentó a la defensiva. “¡Harían cualquier cosa por unos cuantos dólares! ¡No se deje engañar por sus lágrimas!”.

Un niño mirando hacia arriba. | Foto: Pexels

Un niño mirando hacia arriba. | Foto: Pexels

Publicidad

Pero Cristina no iba a dejarlo pasar. “Conozco muy bien a esta gente, Sr. Díaz”, respondió ella. “YO ERA UNA DE ELLOS. Hoy estoy aquí porque trabajé muy duro por mis sueños. Mire a ese niño pequeño”, agregó, refiriéndose a Simón.

“Tiene un futuro brillante por delante, y su madre está haciendo todo lo posible para darle una buena vida. Entiendo que cometió un error al aceptar la ayuda de su hijo, pero despedirla por esa razón es extremo, señor. ¡No tenía que gritarle, y mucho menos frente a todas estas personas!”.

En ese momento, la multitud que los rodeaba decía cosas horribles sobre el comportamiento del gerente, y eso lo hizo sentir humillado. Él murmuró un breve perdón, pero todos sabían que era una disculpa forzada. No lo decía en serio, y Cristina lo reprendió por eso.

Publicidad

“Está bien, señor", dijo ella. “No tiene que decirlo si no lo va a decir en serio. Alisa ya no trabajará aquí porque voy a contratarla como mi ama de llaves”.

“Además, Simón ya no la ayudará con su trabajo porque él asistirá a una buena escuela. Yo pagaré su educación. Espero que no te importe, Alisa”, agregó mientras se giraba para mirarla.

La madre ya estaba llorando. “Yo… no sé qué decir… ¡Gracias, gracias, señora!”.

“Solo llámame Cristina... Y no te preocupes”, agregó, sonriendo.

Una mujer mayor con rostro serio. | Foto: Pexels

Una mujer mayor con rostro serio. | Foto: Pexels

Publicidad

Al final, la arrogancia del Sr. Díaz no le permitió disculparse adecuadamente con Alisa, pero probó su medicina porque algunas personas de la multitud le gritaban y le decían cosas crueles. ¡Aceleró sus pasos y desapareció como un fantasma!

Alisa y Simón, por otro lado, se mudaron con Cristina después de que ella regresara de su viaje de negocios. El niño fue inscrito en una buena escuela y su madre le prometió a Cristina que trabajaría duro y le devolvería los costos de matrícula de su hijo.

Pero la mujer de negocios le aseguró a su empleada que no tenía que hacerlo. Aunque ella era la jefa de Alisa, trataba a la madre y a su hijo como familia.

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El trabajo duro siempre trae recompensas. Cristina solía trabajar en trabajos ocasionales para pagar su matrícula universitaria. Su arduo esfuerzo rindió frutos cuando se convirtió en una exitosa mujer de negocios. Del mismo modo, el arduo trabajo de Alisa como conserje y el deseo genuino de Simón de ayudar a su madre les valieron una vida mejor.

La arrogancia y el orgullo innecesarios no le llevarán a ninguna parte. El comportamiento descortés del Sr. Díaz hizo que el público lo despreciara y se sintiera avergonzado frente a todos.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Lee más: Jefe despide a empleada porque luce "demasiado vieja": al otro día le envía una limusina y le ruega que regrese - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mujer rica se burla de empleado de limpieza que está enamorado de ella hasta que él la salva en la calle - Historia del día

23 de febrero de 2022

Mujer regresa a casa por primera vez en años y no encuentra a sus padres mayores allí - Historia del día

04 de abril de 2022

En funeral de su esposo, mujer ve una nota que sobresale de su bolsillo y la saca en silencio - Historia del día

07 de marzo de 2022

Millonario llega a hotel y se desmaya al ver a su esposa trabajando como mucama allí - Historia del día

13 de marzo de 2022