logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre mayor es despedido a 2 horas de aceptar trabajo en tienda: recibe $70.000 para tratamiento de esposa al otro día - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un hombre mayor se vio obligado a trabajar como empleado de una tienda de comestibles para pagar el tratamiento de su esposa. Pero poco después de comenzar a trabajar, el dueño del local decidió despedirlo.

Publicidad

David era un militar retirado de 72 años que había servido a su país desde que tenía 20 años. Se había jubilado hace cinco años y esperaba poder hacer las cosas que le gustaban.

No había podido hacer muchos de sus pasatiempos mientras trabajaba en el ejército. Pero mientras disfrutaba de su jubilación, a su esposa Raquel le diagnosticaron una enfermedad.

Una pareja de ancianos mirándose a los ojos. | Foto: Pexels

Una pareja de ancianos mirándose a los ojos. | Foto: Pexels

Publicidad

Ella necesitaba someterse a una cirugía de emergencia y necesitaría tratamiento de por vida. Aunque David tenía una pensión del gobierno, no era suficiente para cubrir las cuentas del hospital y las necesidades médicas recurrentes de su esposa.

Debido a eso, el hombre mayor decidió conseguir un trabajo de medio tiempo en un supermercado local para satisfacer sus necesidades.

Cuando presentó la solicitud, fue el gerente de la tienda quien lo entrevistó. Al ver que David tenía una personalidad agradable y era lo suficientemente fuerte para trabajar, lo contrató de inmediato.

Lee más: Veterano vende sus medallas para comprar comida: niño lo ve y se le acerca - Historia del día

Publicidad

El militar retirado tenía la tarea de saludar a los clientes cuando entraban y atender sus peticiones. A él le parecía que su nuevo trabajo era agradable, ya que todos estaban siendo corteses y respetuosos con él, lo que le facilitaba trabajar y ayudarlos.

Los otros empleados también estaban apoyando mucho a David y lo estaban ayudando a adaptarse a su nuevo rol orientándolo y enseñándole algunos consejos.

Anaqueles y cajones en un supermercado. | Foto: Pexels

Anaqueles y cajones en un supermercado. | Foto: Pexels

Publicidad

Sin embargo, unas dos horas después de que empezara a trabajar, el ambiente en el supermercado cambió repentinamente.

Un compañero de trabajo le susurró que el hombre que acababa de entrar a la tienda por la puerta trasera era el dueño, Gregorio. Mientras se dirigía al frente, tenía los ojos fijos en David. “¿Puede ir a mi oficina?”, le dijo tan pronto como estuvo frente al hombre mayor.

David estaba nervioso, pues pensaba que había hecho algo malo. Sus compañeros de trabajo lo miraron con simpatía, pues no creían que él tuviera nada malo.

Sin embargo, sabían que esto no terminaría bien porque cada vez que al dueño de la tienda no le gustaba algo, lo solucionaba rápidamente.

Publicidad

Cuando David entró en la oficina, Gregorio le pidió que se sentara. “Mi gerente, Esteban, me dijo que lo contrató hoy. ¿Es correcto?”, preguntó.

Un hombre sentado en un sofá revisando unos documentos. | Foto: Pexels

Un hombre sentado en un sofá revisando unos documentos. | Foto: Pexels

Publicidad

David asintió con la cabeza. “Sí, señor, me contrataron hace unas dos horas. ¿Hice algo mal? Espero que pueda darme una oportunidad. Realmente necesito este trabajo”.

“Lo siento, pero creo que usted no es el indicado para el trabajo. Necesito despedirlo”, le dijo al hombre mayor. David estaba al borde de las lágrimas y estaba desesperado por una segunda oportunidad.

“Por favor, señor. Tomaré cualquier trabajo que tenga. Si no me quiere al frente atendiendo, puedo trabajar en la parte de atrás. Realmente necesito este trabajo. Espero que pueda darme la oportunidad de demostrar mis habilidades”, rogó David.

Lee también: Soldado lloroso llega tarde al vuelo: el personal se tensa cuando una voz dice: "¡No dejen que suba al avión!" - Historia del día

Publicidad

“¿Por qué necesita este trabajo? Debería estar en casa, jubilado”, preguntó Gregorio.

“Mi esposa, Raquel, está en el hospital después de someterse a una cirugía de emergencia. Mi pensión no es suficiente para cubrir las facturas del hospital, así que necesito un trabajo adicional para asegurarme de que no tengamos deudas”, dijo David.

Un hombre mayor con las manos cruzadas. | Foto: Pexels

Un hombre mayor con las manos cruzadas. | Foto: Pexels

Publicidad

Gregorio suspiró. “La verdad es que lo reconocí cuando entré. No podía creer que alguien como usted estuviera en la tienda, no como cliente, sino como parte del personal”.

David estaba confundido. No sabía dónde podría haberlo conocido el dueño de la tienda. Estaba seguro de que nunca había visto al hombre antes. A pesar de que estaba envejeciendo, su memoria todavía era aguda.

“Mi padre sirvió en el ejército hace muchos años y una vez estuvo en problemas. Fue gravemente herido en una batalla activa y su comandante lo salvó. Fue usted, señor”, reveló Gregorio.

David miró alrededor de la habitación y vio una placa de agradecimiento colgada en la pared. El nombre del propietario era Gregorio Bermúdez.

Publicidad

“¿Eres el hijo del capitán José Bermúdez?”, le preguntó el hombre mayor a Gregorio.

Este asintió con la cabeza. “Sí, señor. Mi familia le debe un gran agradecimiento. Cuando lo reconocí, sentí que era injusto que necesitara trabajar después de dedicar toda su vida a su país. Por eso lo despedí”, admitió.

Un equipo médico realizando un procedimiento en un quirófano. | Foto: Pexels

Un equipo médico realizando un procedimiento en un quirófano. | Foto: Pexels

Publicidad

David no podía creer lo que estaba escuchando. “Tu padre y yo éramos excelentes amigos en el ejército. Nunca conocí a su familia, así que no te reconocí. Lo extraño mucho”, le dijo a Gregorio.

“Usted y mi papá son mis héroes”, admitió el hombre más joven. “Merece estar en casa, disfrutando de su jubilación, señor. Permítame pagar el tratamiento de su esposa. Será el regalo de mi familia por todo lo que ha hecho por nosotros”.

David no pudo evitar derramar una lágrima. Si se hubiera salido con la suya, no habría trabajado en primer lugar, pero haría cualquier cosa por su esposa. Ahora que se presentaba la oportunidad, no podía evitar estar agradecido de que alguien estuviera dispuesto a ayudarlo.

Publicidad

Al día siguiente, Gregorio lo acompañó al hospital, donde pagó la cuenta de $70.000 que tenían que pagar. Incluía un año de medicamentos de mantenimiento para Raquel.

De esta forma, ella y David podrían disfrutar de su jubilación en paz mientras tenían la oportunidad de ahorrar algo de dinero de la pensión mensual del hombre mayor.

Unos militares sentados conversando. | Foto: Pexels

Unos militares sentados conversando. | Foto: Pexels

Publicidad

Desde entonces, Gregorio y su familia comenzaron a visitarlos y se hicieron buenos amigos. Gregorio veía a David y a Raquel como sus segundos padres y se aseguró de cuidarlos porque sabía que era lo que su difunto padre hubiera querido.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Tu amabilidad algún día te será devuelta de una forma u otra. David salvó a su compañero años atrás, y el hijo de su camarada lo encontró años después. Gregorio decidió compensar la amabilidad de David pagando las facturas médicas de su esposa, pues nunca se olvidó de la ayuda que le ofreció a su padre.

Las personas mayores merecen ser tratadas con amabilidad, respeto y compasión. Habiendo trabajado duro y vivido vidas largas y fructíferas, las personas mayores deberían disfrutar de sus días de jubilación. Es importante tratar a los ancianos con amabilidad, respeto y compasión.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Militar le pide a hijo que deje una bandera en su tumba tras su muerte: él lo hace y halla un sobre allí - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Madre viuda nota que hijo se escapa de casa cada noche: un día, él regresa con bolso lleno de dinero - Historia del día

23 de abril de 2022

Indigente halla billetera en las escaleras del metro y se convierte en millonario 1 año después - Historia del día

28 de marzo de 2022

Conserje mayor vende cosas de su casa hasta que encuentra cheque por $12.000 en su bolsillo - Historia del día

21 de junio de 2022

Millonario llega a hotel y se desmaya al ver a su esposa trabajando como mucama allí - Historia del día

13 de marzo de 2022