logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Joven que nunca conoció a sus padres aleja a su papá: se entera de su testamento meses después - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un joven creció huérfano y no tenía idea de quiénes eran sus padres hasta que su papá lo encontró un día. Él no podía aceptar las razones de su padre para abandonarlo, así que lo alejó.

Publicidad

Javier creció sin conocer a sus padres. Ya era un adulto, y lo único que sabía era que lo habían abandonado en el hospital cuando era un bebé y lo habían colocado en un orfanato cuando lo dieron de alta.

Creció en el sistema de crianza temporal con padres de acogida hasta que se graduó de la escuela secundaria. Aunque sus necesidades fueron atendidas, lo trataban como el hijo de otra persona y no como propio.

Niño llorando con sus manos sobre su rostro. | Foto: Unsplash

Niño llorando con sus manos sobre su rostro. | Foto: Unsplash

Publicidad

Cuando tenía 21 años y estudiaba negocios en la universidad, su padre biológico lo encontró y le pidió que se reunieran. Resulta que habían vivido en la misma ciudad todo el tiempo y su padre había contratado a un investigador privado para averiguar dónde estaba.

Javier no estaba seguro de querer reunirse con él. Se había acostumbrado tanto a vivir solo y ser independiente que conocerlo no habría hecho ninguna diferencia.

Después de todo, sabía que había sido abandonado y esa era razón suficiente para que dejara de querer conocer a sus padres.

Lee más: Hermano hereda el dinero de papá y hermana solo recibe carta pidiéndole ir a la casa de la bisabuela - Historia del día

Publicidad

El joven le confió a su novia Marcela que su padre quería reunirse. “¿Qué piensas, mi amor? ¿Debería conocerlo?”, le preguntó esa noche.

“Sé que lo que te hizo no estuvo bien y no era lo que te merecías, pero no estaría de más reunirte con él”.

“Estoy segura de que has tenido preguntas en tu mente sobre quiénes son tus padres, y esto es tu oportunidad de conocer a uno de ellos finalmente. No tienes que iniciar una conexión con él, solo conocerlo y ver quién es”, respondió ella.

Una pareja joven conversando. | Foto: Pexels

Una pareja joven conversando. | Foto: Pexels

Publicidad

Javier asintió. “Tienes razón. Tengo mucha curiosidad por saber quién es. Si termina siendo muy duro para mí, puedo irme”, dijo, escribiendo un mensaje en su teléfono para responderle a su padre.

Al día siguiente era sábado y decidieron encontrarse en una cafetería local cerca del campus de la universidad donde Javier estudiaba. Su padre le había dicho que lo estaría esperando con un traje gris. Cuando el joven entró en el local, lo vio de inmediato.

Era un hombre alto que parecía tener cerca de 40 años. Compartía los mismos ojos color avellana que él, y aunque el cabello de Javier era color chocolate, el de su padre ya tenía una mezcla de canas.

Publicidad

Cuando el joven entró, fue como si su padre ya supiera que era él. Sonrió, saludando torpemente mientras esperaba que se acercara a su mesa.

“Hola”, dijo Javier mientras se sentaba.

“Hola, Javier. Gracias por aceptar reunirte conmigo”, dijo su padre. “Mi nombre es Jacobo”.

“Lamento que me haya tomado tanto tiempo comunicarme contigo. Y realmente lamento lo que sucedió hace 22 años antes de tu nacimiento”, comenzó el hombre.

Un hombre vestido de traje sentado en un café. | Foto: Pexels

Un hombre vestido de traje sentado en un café. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Qué sucedió?”, preguntó Javier, haciendo todo lo posible por no abandonar su asiento.

“Yo era un hombre irresponsable. Cuando supe que tu madre estaba embarazada, rompí con ella y corté todo contacto. En ese momento no podía imaginarme criando a un niño a la edad de 25 años”.

“Yo mismo me consideraba un niño y simplemente no podía aceptar la responsabilidad”, explicó Jacobo.

Javier podía sentir que sus oídos se calentaban. Su padre era un hombre irresponsable, y sus razones para no querer criarlo habían sido egoístas.

“Eventualmente, me enteré por amigos comunes de tu madre dio a luz y luego te abandonó en el hospital porque tampoco podía criarte sola”.

Publicidad

“Aunque sabía que te había abandonado, en ese momento no tenía intenciones de acogerte. Lo siento, Javier. Fui verdaderamente egoísta”, dijo el hombre.

El joven estaba absolutamente furioso y no quería saber nada más de Jacobo. No solo tenía las orejas calientes y rojas, sino que también podía sentir que temblaba. Su padre notó esto y se dio cuenta de que Javier podía levantarse e irse en cualquier momento.

Un joven pensativo con las manos sobre su cabeza. | Foto: Pexels

Un joven pensativo con las manos sobre su cabeza. | Foto: Pexels

Publicidad

“Realmente lo siento, hijo. Tengo una enfermedad terminal y quería que supieras que lamento lo que les hice a ti y a tu madre. Era un chico egoísta que solo quería divertirse. Al final, el karma me alcanzó. Nunca tuve una familia y estoy completamente solo”, dijo Jacobo.

De repente, un pensamiento en la cabeza de Javier lo hizo estallar. “¿De eso se trata esto? Tienes una enfermedad terminal, ¿y ahora quieres que alguien te cuide?”.

“Ni siquiera pudiste cuidar de tu propia novia e hijo. ¿Quién te crees para pedir cuidado ahora? ¿Estás solo? Pues, te lo mereces”, dijo el joven. Luego se puso de pie y salió furioso del café.

Publicidad

Javier no pudo evitar llorar mientras caminaba de regreso a su dormitorio. Se detuvo para sentarse en una banca en la calle para asimilar lo que acababa de pasar.

Aunque sabía que estaba mal de su parte asumir que su padre simplemente quería algo de su reunión, no pudo evitar pensar eso. Su cerebro estaba programado para pensar mal de las personas que lo abandonaron.

Al final, decidió que lo mejor era no volver a ponerse en contacto con su padre nunca más. Después de todo, su última reunión terminó mal y quería dejarlo así.

Aunque su novia estuvo de acuerdo en que él podría haber sido demasiado duro con su padre biológico, entendió su decisión de mantenerse alejado y seguir adelante con su vida.

Publicidad
Un hombre jugando con su hijo pequeño. | Foto: Pexels

Un hombre jugando con su hijo pequeño. | Foto: Pexels

Así que eso fue exactamente lo que hicieron Javier y Marcela. Cuando se graduaron de la universidad, se mudaron juntos y consiguieron trabajos para satisfacer sus necesidades diarias.

Publicidad

Desafortunadamente para ellos, lo que ganaban no era suficiente para pagar sus préstamos estudiantiles.

Entonces comenzaron a buscar formas de aumentar su flujo de ingresos con la esperanza de disminuir la carga que les habían dejado los préstamos estudiantiles.

Pasaron un par de meses y Javier recibió una llamada de un hombre que se presentó como el abogado Abraham.

Lee también: Mujer que nunca conoció a sus padres rechaza a madre biológica, luego se entera de su testamento - Historia del día

"Te llamo para informarte que tu padre ha fallecido y que eres parte de su testamento. Si tienes tiempo esta semana, pasa por mi oficina para que se arregle de inmediato”, dijo el abogado.

Publicidad

Si bien una parte de él no quería estar asociado con su padre, Javier tenía curiosidad en saber lo que el hombre le había dejado.

Mientras se sentaba en la silla de su oficina ese día, recordó todas las cosas que tenía que pagar y todos los planes que tenía para su futuro. Al final, accedió a reunirse con el abogado.

Un abogado sentado frente a su escritorio en su oficina. | Foto: Pexels

Un abogado sentado frente a su escritorio en su oficina. | Foto: Pexels

Publicidad

Se le entregó una carta a Javier en la oficina del jurista antes de la lectura del testamento. En la carta, su padre le escribió un último adiós.

“Querido Javier,

Sé que estás enojado conmigo, y estoy seguro de que siempre lo estarás. No pensé que aparecerías en ese café hace unos meses, pero estaba agradecido de que lo hicieras. Aunque ya sabía que pensarías en mí como un mal hombre, simplemente quería ver la persona en la que te habías convertido antes de que yo falleciera.

Me alegró mucho ver que habías crecido hasta convertirte en un joven tan independiente. Felicitaciones por tu reciente graduación. Aunque no me viste, yo estaba allí. Te vi subir ese escenario, y aunque sabía que no tenía derecho a sentirme orgulloso, estaba muy orgulloso de verte allí.

Publicidad

Te deseo todo lo mejor en tu vida, hijo. Realmente me arrepiento de lo que hice hace 22 años. Desearía haberte cuidado y desearía que hubiéramos tenido una buena vida juntos. Ahora, tengo que vivir con mi arrepentimiento por toda la eternidad. Te dejo mi fortuna, no porque no tenga a nadie más a quien dársela, sino porque quiero expiar de alguna manera mi culpa. Por favor acéptala. Con amor, Jacobo”.

Javier lloró amargamente mientras leía la carta. Sabía que siempre sentiría un dolor en el pecho cada vez que pensara en lo que sus padres le habían hecho, pero una parte de él también lamentaba cómo terminó su primer y último encuentro con su papá.

Un hombre pensativo sentado en un sofá. | Foto: Pexels

Un hombre pensativo sentado en un sofá. | Foto: Pexels

Publicidad

Estaba tan cegado por su ira que rechazó a la persona que había anhelado toda su vida. Ahora estaba muerto, y él no podía retroceder el tiempo para cambiar eso.

Se reveló que Jacobo le había dejado millones a Javier y la casa en la que vivía. Era un hombre de negocios exitoso y, cuando vendió sus acciones, terminó convirtiéndose en millonario al instante.

El joven no podía creerlo y se sentía terrible por tener la disponibilidad de usar el dinero de una persona por la que tenía sentimientos encontrados.

Al final, él y Marcela pagaron sus préstamos estudiantiles y se mudaron a la casa de Jacobo. Allí, Javier aprendió más sobre su padre y lo que le gustaba a través de las cosas de su casa.

Publicidad

Le gustaba la música, evidente por los discos expuestos en su estudio. Según las varias bolsas de golf alineadas en el garaje, también disfrutaba de ese deporte.

Desde ese día en la oficina del abogado, Javier visitaba la tumba de su papá todos los meses, hablaba con él y pasaba tiempo allí como si todavía estuviera vivo.

Dos años después, el joven y su novia decidieron casarse y formar una familia. Su primer hijo fue un niño y decidieron llamarlo Jacobo.

Una mujer embarazada recostada en un sofá junto a su pareja. | Foto: Pexels

Una mujer embarazada recostada en un sofá junto a su pareja. | Foto: Pexels

Publicidad

Aunque Javier nunca pudo pasar tiempo con su padre y sentir su amor, se aseguraría de brindarles a sus propios hijos todo el amor y el cuidado que podía ofrecerles.

Los niños pudieron conocer cosas sobre su abuelo gracias a él. Les decía que Jacobo los amaba mucho y que se había asegurado de que tuvieran todo lo que necesitaban para vivir una vida cómoda.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Tu pasado no necesita definir tu futuro. Javier creció sin padres. Por eso se aseguró de brindarles a sus hijos mucho amor y cuidado para que nunca se sintieran como él cuando era un niño.

Publicidad

El tiempo cura todas las heridas. Javier nunca pensó que terminaría teniendo debilidad por el hombre que lo abandonó, especialmente después de su primer y último encuentro. Sin embargo, al final se aseguró de que sus hijos supieran sobre su abuelo y cómo había ayudado a su familia en tiempos difíciles.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Hijos que abandonaron a su madre enferma descubren que ella dejó su herencia a sus inquilinos - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Tras muerte de esposo, mujer divide la herencia con su hijo menor y no le da nada al mayor - Historia del día

17 de marzo de 2022

A 20 años de la muerte de su hija recién nacida, un hombre escucha: "Papá, por fin te encontré" - Historia del día

22 de marzo de 2022

Pobre mujer es despojada de su casa: no sabía que había un sótano oculto - Historia del día

08 de marzo de 2022

Hombre rico se burla y echa al prometido pobre de su hija: 10 años después se reencuentran - Historia del día

09 de abril de 2022