logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer que nunca conoció a sus padres rechaza a madre biológica, luego se entera de su testamento - Historia del día

Georgimar Coronil
12 nov 2021
13:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

María se crio en una casa de acogida y nunca sintió que tuviera una familia. Pero a los 35 años, su madre biológica, Catalina, se puso en contacto con ella y le pidió reunirse.

Publicidad

Catalina le dijo que estaba enferma y María salió corriendo, pensando lo peor de esa mujer. Pero después, se arrepintió para siempre tras descubrir la verdad.

María había estado sola desde que tenía uso de razón. Incluso cuando vivía con su familia de acogida, nunca sintió esa conexión familiar de la que hablaban los demás. A los 18 años, dejó su casa y cortó todo contacto.

Mujeres conversando. | Foto: Pexels

Mujeres conversando. | Foto: Pexels

Publicidad

A los 35, vivía en su apartamento y tenía una sólida carrera en marketing en una prestigiosa empresa. Su vida social no era la mejor. Sara, su compañera de trabajo, era la única persona a la que consideraba amiga.

Además, le resultaba difícil establecer vínculos con los hombres. Su terapeuta, la Dra. Melissa Suárez, le dijo que saliera más a menudo y conociera gente. Pero en ese momento, María se sentía tranquila. No necesitaba que nada le hiciera perder la confianza en sí misma ni que le causara un drama en su vida.

La Dra. Suárez cree que la falta de asociaciones de María era el resultado de haber sido abandonada por su madre cuando era un bebé. Sus padres adoptivos le contaron que la habían dejado en una cesta en la puerta de su casa. Sin embargo, solo la acogieron para obtener más dinero del gobierno.

Publicidad

"Estoy segura de que el desprecio de mi familia de acogida por mí también tuvo algo que ver, Dra. Suárez", comentó María con sarcasmo.

Lee también: Hombre abandona a su novia embarazada en el día de su boda porque el karma hace su trabajo - Historia del día

"Entonces entiende lo que digo. No tiene sentido venir a terapia si no quieres trabajar para mejorar. Sí, has aceptado muchas cosas que no puedes cambiar, pero ahora es el momento de disfrutar de la vida. Todavía eres joven”, continuó la terapeuta.

"Ya tengo 35 años y solo tengo una amiga, y es más bien una conocida. ¿Realmente crees que podría tener un vínculo real con alguien?", preguntó María con escepticismo.

Publicidad

"Yo creo que sí. Es mi opinión profesional. Pero qué te parece esto... ¿Por qué no adoptas un gato?", sugirió la doctora.

María se rio. "No quiero ser la loca de los gatos, doctora. Oh, ¡mira! ¡Se nos acabó el tiempo! Hasta luego!", dijo.

Teléfono. | Foto: Pexels

Teléfono. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Vas a tener que escucharme si quieres que tu vida cambie!", expresó la doctora mientras se alejaba.

María sonrió y salió de la consulta de su terapeuta. Le gustaba hablar con ella, pero aceptar sus sugerencias sobre los deberes no era algo que quisiera hacer. “No quiero un gato. Un perro sería mejor, pero tampoco tengo tiempo”, reflexionó mientras caminaba hacia su casa.

Entonces sonó su teléfono. "¿Hola? ¿Es María León?", le preguntó una mujer al otro lado.

"Sí, soy yo. ¿En qué puedo ayudarle?", respondió María.

"Hola, María. Esto va a sonar raro, pero me llamo Catalina. Soy tu madre", reveló la mujer.

Publicidad

María se detuvo en seco. "¿Qué?", susurró.

"Sí, sé que esto puede parecer aleatorio; yo llamando después de todos estos años. Pero, ¿podemos vernos? Por favor, quedemos mañana a las siete de la tarde en una cafetería", rogó Catalina.

"Vale..." fue lo único que pudo responder María. Catalina le dio las gracias alegremente y colgó. Esa noche, María dio vueltas en la cama. No quería conocer a su madre biológica, pero había muchas preguntas sin respuesta.

Mujer. | Foto: Pexels

Mujer. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Por qué ahora?

María encontró en una mesa en la cafetería y vio a una mujer que se parecía mucho a la persona que miraba en el espejo todos los días. La mujer mayor se levantó y sonrió de forma vacilante.

"Hola", dijo María mientras se acercaba y le tendía la mano.

"¡María! ¡Oh, Dios! ¡Mírate! ¡Eres tan hermosa! Muchas gracias por venir". Catalina se deshizo en halagos y le estrechó la mano. María frunció el ceño al notar lo frágiles que eran las manos de la mujer. Pero no podía tener más de 55 años.

Lee también: Mi padre puso en marcha un plan sucio mientras mi mamá estaba en el hospital - Historia del día

Publicidad

Catalina trató de empezar con una pequeña charla cuando se sentaron, pero a María no le gustó. "Voy a detenerte ahí mismo. Solo he venido a escuchar lo que tenías que decir. Vamos a ir al grano", le dijo a su madre biológica.

"Vale, es justo. Supongo que he venido a explicar mi versión de las cosas... Solo tenía 16 años cuando te tuve. No pude criarte. Mis padres eran horribles. Así que te dejé con los Martínez pensando que eran la mejor familia para ti", explicó Catalina.

"No lo eran. No he hablado con ellos desde que cumplí 18 años y me mudé. Incluso me cambié el apellido", respondió María.

"Eso es lamentable. Quería lo mejor para ti. ¿Tienes ahora tu propia familia?", preguntó Catalina.

Publicidad
Mujer pensativa. | Foto: Pexels

Mujer pensativa. | Foto: Pexels

"¿Qué quieres de mí, Catalina?", María esquivó su pregunta. Estaba perdiendo los nervios.

"Vale, de acuerdo. Soy joven, pero me han diagnosticado cáncer. Ha sido duro", comenzó la mujer mayor.

Publicidad

"Es terrible. Pero no puedo hacer nada al respecto", afirmó María.

"Oh, lo sé. Nadie puede, en realidad. La mayoría de los médicos ni siquiera saben lo que hacen, y los tratamientos son muy caros. Es..."

María finalmente perdió los nervios. Pudo ver a dónde iba Catalina y decidió cortarla. "Vale, señora. Ya veo a dónde quieres llegar. No tengo dinero y no puedo creer que hayas venido a pedirme dinero después de haberme abandonado", le gritó.

Estaban en público, pero a María no le importaba, y Catalina intentó detenerla. "No, espera. Quiero decir...", dijo entre dientes. Pero María no quiso escuchar.

Publicidad

"¡No vuelvas a llamarme!", le espetó a su madre biológica y salió del café con lágrimas de frustración cayendo por su rostro.

María tuvo que admitir que empezó a tener esperanzas cuando Catalina llamó. La esperanza es el sentimiento más peligroso del mundo, pensó mientras se secaba las lágrimas y decidía olvidarse de ella para siempre.

Mujer escribiendo. | Foto: Pexels

Mujer escribiendo. | Foto: Pexels

Publicidad

Por suerte, Catalina la escuchó y no volvió a intentar contactar con ella. Pero unos meses después de aquel horrible encuentro, la llamó una abogada. Le pidió a María que se reuniera con él en su despacho, donde leyó el testamento de Catalina y le entregó una carta.

La mujer le dejó todo en su herencia, incluyendo dos casas y una gran cuenta de ahorros. "¿Catalina está muerta?", preguntó María a la abogada conmocionada. No se atrevía a llamar a su madre, pero no quería que la mujer muriera.

"Sí, señora. Conozco un poco la situación por lo que me contó su madre, pero le sugiero que lea la carta que dejó", le instó la abogada.

Publicidad

Lee también: Hija dejó a su papá sin nada después de la muerte de su abuela por una buena razón - Historia del día

María abrió la carta, donde Catalina explicaba que no quería dinero de ella. "Mi cáncer es terminal. No hay nada que nadie pueda hacer. Quería pasar tiempo contigo antes de fallecer. No era por culpa, ya que nunca podría compensar el haberte dejado", escribió la anciana.

"Pero espero que esta carta y mi patrimonio puedan expiar un poco mis pecados. No tengo a nadie más en mi vida, y espero que estas casas y el dinero puedan ayudarte a ti y a tu familia. Me alegro de haberte visto, incluso con el malentendido”.

Publicidad

"No pasó un día sin que pensara en ti y me preguntara dónde estarías. Pero fui demasiado cobarde para encontrarte antes. Ojalá lo hubiera hecho. Tal vez, podría haberme explicado mejor. De todos modos, todo lo que quiero es que seas feliz y querida. Porque sí te amé. Solo que no estaba preparada para ello".

Mujer en el cementerio. | Foto: Shutterstock

Mujer en el cementerio. | Foto: Shutterstock

Publicidad

María terminó de leer la carta y, esta vez, lloró de tristeza por Catalina. Ya no podía juzgarla ni odiarla. Era solo una niña y también humana. Preguntó a la abogada dónde estaba enterrada Catalina y la visitó.

Arrodillada junto a la tumba de Catalina, lloró más. "Te perdono, Catalina. Quiero decir... madre. Siento no haberte escuchado. Yo también soy un cobarde. No quería esperar algo que nunca tuve. Pero te prometo que encontraré el amor y seré feliz", juró María.

Así, María volvió a ver a la Dra. Suárez y prometió seguir sus instrucciones. Posteriormente, hizo más amigos, sonrió más y finalmente adoptó un gato. Un par de años después, conoció a un hombre maravilloso y nunca más estuvo sola.

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Escucha a tu terapeuta: Si has hecho el esfuerzo de consultar a un médico, sigue sus consejos al pie de letra.

Ábrete al amor: María se cerró a todo el mundo porque su infancia no fue muy buena. Pero el error con su madre le enseñó a abrirse más.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Anciana es retirada de asilo para ancianos por un hombre al que no ha visto en 56 años - Historia del día

04 de mayo de 2022

Abogado ve a una pobre niña llorando junto a la floristería y corre hacia ella - Historia del día

30 de marzo de 2022

Hijos que abandonaron a su madre enferma descubren que ella dejó su herencia a sus inquilinos - Historia del día

07 de febrero de 2022

Después de que la esposa abandona su familia, hombre cría solo a su niña: la mujer contacta a la hija 20 años después - Historia del día

23 de febrero de 2022

Mujer descubre que madre biológica que la abandonó en el frío vive al lado - Historia del día

16 de abril de 2022

Todos evitaban la casa de una anciana y la llamaban bruja, y un niño se atrevió a mirar adentro - Historia del día

27 de enero de 2022

Mamá sigue a hija adolescente que tomó todo el dinero que había ahorrado y salió de noche - Historia del día

15 de febrero de 2022

Hermano hereda una mansión y la hermana recibe una llave vieja con una nota - Historia del día

19 de abril de 2022

Bombero salva y adopta a niño huérfano que 40 años después halla foto de su madre en habitación de su padre - Historia del día

12 de marzo de 2022

Pobre señora llora a su hija en el lugar donde la vio por última vez: un día, una niña idéntica a ella se presenta allí - Historia del día

23 de mayo de 2022

Chica pobre vende reliquia familiar para cirugía de abuela: la ve en la puerta de su casa días después - Historia del día

11 de marzo de 2022

Hombre cuida de su amada abuela: se siente confundido cuando hereda solo un viejo sillón tras su muerte - Historia del día

25 de mayo de 2022

Años después de ser echado por su hermana, indigente conoce a policía y descubre que es millonario - Historia del día

16 de marzo de 2022

Mujer deja a papá en una residencia y nunca lo visita: recibe carta suya tras su muerte - Historia del día

21 de abril de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2022 AmoMama Media Limited