logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niña que celebra su cumpleaños sola ve a 10 hombres altos en la puerta de su casa - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

La madre de Marcela organizó una fiesta por su décimo cumpleaños, pero la niña quedó devastada cuando nadie acudió. Entonces su mamá hizo algo extraordinario.

Publicidad

“Cariño, no te preocupes. La gente llegará pronto”, le aseguró Lucía a su hija, Marcela, que estaba esperando en la sala de estar. Todo el lugar estaba decorado con globos, serpentinas y parafernalia de baloncesto porque ese era el deporte favorito de la niña.

También estaba en el equipo de la escuela y se sentía emocionada de que sus compañeros fueran a celebrar su cumpleaños con ella.

Globos de colores. | Foto: Pexels

Globos de colores. | Foto: Pexels

Publicidad

Su invitación era para las 2 p.m., pero eran las 3 p.m. y nadie había llegado. Así que Marcela comenzó a preocuparse. Pero Lucía trató de mantener una sonrisa en su rostro y le aseguró a su hija que la gente llegaría, aunque ella también tenía sus dudas.

La mayoría de las personas a las que había invitado vivían cerca de su vecindario, y no tenía sentido que nadie se hubiera presentado todavía.

Después de todo, se trataba de niños de diez años, no de adolescentes o adultos que creían en el término “elegantemente tarde”.

Lee más: Niño y su hermana son los únicos visitantes del abuelo en su cumpleaños en hogar de ancianos - Historia del día

Publicidad

“¿Estás segura, mamá? Hemos estado esperando mucho tiempo”, dijo Marcela frunciendo los labios.

“Estoy segura, cariño, todo será genial y te lo vas a pasar muy bien”, le aseguró Lucía con una sonrisa, a pesar de sentirse preocupada

Una hora más tarde, Marcela miraba un partido de baloncesto en su tableta mientras Lucia descorría las cortinas y miraba hacia afuera.

Una mujer sentada con su teléfono celular en su mano, mirando una computadora portátil. | Foto: Pexels

Una mujer sentada con su teléfono celular en su mano, mirando una computadora portátil. | Foto: Pexels

Publicidad

Nadie venía. Ahora lo sabía, y mirando la expresión derrotada de su hija mientras enfocaba la pequeña pantalla, Lucia se dio cuenta de que su pequeña también lo sabía.

“Voy a llamar a algunas de las mamás, cariño. Tal vez no tienen la dirección correcta”, dijo Lucía, agarrando su teléfono.

Marcela miró a su madre con ojos tristes y sacudió la cabeza. “No, mamá. No van a venir. No te preocupes”, se encogió de hombros y volvió a concentrarse en la pantalla.

Lucía quería llorar. Su hija era una buena niña. Ella no se merecía esto. ¿Por qué no vinieron sus amigos? No era justo.

Publicidad

“De igual forma, voy a hacer algunas llamadas. Estaré en mi habitación. Avísame si llega alguien”, dijo, y la niña asintió distraídamente.

En su dormitorio, la madre hizo algunas llamadas a las pocas mamás que conocía en el equipo de baloncesto. Todas le dieron excusas estúpidas, ignorando a Lucía y colgando rápidamente.

Una mujer sentada en su cama utilizando su teléfono celular. | Foto: Pexels

Una mujer sentada en su cama utilizando su teléfono celular. | Foto: Pexels

Publicidad

La mujer estaba al borde de las lágrimas en este momento, y parecía desesperada. Marcela era lo suficientemente madura como para actuar como si nada estuviera mal, pero conocía a su hija.

Sabía que estaría devastada y se preguntaba qué podría hacer para animarla. Finalmente, llamó a su esposo, Otis, quien tenía que trabajar ese día y planeaba llegar más tarde a la fiesta.

Ella le contó todo y decidieron llevar a Marcela a su pizzería favorita esa noche para animarla. Todavía podían abrir regalos y tener un hermoso cumpleaños solo con la familia.

Aun así, Lucía se sentía impotente cuando terminó de hablar con su esposo por teléfono. Necesitaba desahogarse, despotricar.

Publicidad

Así que abrió Facebook y escribió una publicación larga enfatizando que Marcela era una niña muy buena y que la gente debería haber llamado antes si no podían venir.

Terminó su publicación colocando su dirección, invitando a cualquiera solo para que los refrigerios y las bebidas que había comprado no se desperdiciaran.

Cuando llegó Otis, le dio a su hija una nueva pelota de baloncesto para tratar de compensar el mal rato. Estaban a punto de irse al restaurante cuando sonó el timbre.

Una niña sonriendo contenta. | Foto: Pexels

Una niña sonriendo contenta. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Mamá! ¡Por fin llegó alguien!”, gritó Marcela y Lucía la miró con una media sonrisa, sabiendo que eso no era cierto.

Abrió la puerta y se quedó boquiabierta. Diez hombres altos y en forma estaban parados afuera, y ella llamó a su esposo con un poco de pánico.

“¿Puedo ayudarlos, caballeros?”.

Lee también: Hombre da un aventón a dos niños empapados por la lluvia: los ve de nuevo en su puerta al otro día - Historia del día

El más alto de ellos respondió: “¡Estamos aquí para la fiesta!”.

Lucía miró a Otis completamente sorprendida y Marcela finalmente llegó a la puerta. “¡Dios mío! ¡Ustedes son jugadores de baloncesto!”.

Publicidad

Los padres de la niña miraron a su hija con sorpresa. Aparentemente, los hombres afuera eran parte de un equipo no oficial que era famoso en su ciudad local.

No eran profesionales, pero eran lo suficientemente conocidos como para que Marcela los siguiera en las redes sociales y estaba encantada de verlos.

Unos hombres jugando baloncesto. | Foto: Pexels

Unos hombres jugando baloncesto. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Hola, Marcela! ¡Nos enteramos de que es tu cumpleaños y nos preguntamos si quieres jugar con nosotros!”, le preguntó otro de los hombres.

Naturalmente, la niña asintió con entusiasmo. Los hombres pidieron permiso a sus padres para ir a la cancha local que estaba justo al final de la calle y Lucía accedió, todavía asombrada por todo el asunto.

Todos fueron al lugar y comenzaron a jugar mientras Lucía y Otis se sentaban en las gradas y miraban. Uno de los jugadores finalmente se sentó con ellos y se presentó.

“Soy Carlos. Vi su publicación en Facebook y también noté que su hija comentó varias de nuestras fotos. Así que les dije a los muchachos y vinimos lo más rápido que pudimos. Todos los niños deberían tener un cumpleaños increíble”.

Publicidad

A Lucía se le humedecieron los ojos y le dio unas palmaditas en el hombro al hombre. “Gracias. Muchas gracias. Esto probablemente signifique más para ella que una fiesta normal”.

“Le encanta el baloncesto”, dijo emocionada al amable extraño que había hecho que el día de su hija fuera tan especial.

El hombre asintió con una sonrisa amable y volvió al partido.

Una persona encendiendo las velas de un pastel de cumpleaños. | Foto: Pexels

Una persona encendiendo las velas de un pastel de cumpleaños. | Foto: Pexels

Publicidad

Lucía llevó bocadillos y bebidas a la cancha para que todos disfrutaran. Ella también llevó el pastel de cumpleaños y el equipo cantó para la niña.

“¡Este es mi mejor cumpleaños!”. Dijo la pequeña mientras aplaudía y saltaba. Lucía estaba cortando un trozo de pastel para todos. Al final, eso era todo lo que importaba. La madre no podría haber estado más feliz.

Esa semana en la escuela, los compañeros y compañeras de clase de Marcela se disculparon por no haber ido. Todos habían pensado que una fiesta en casa sería aburrida, por lo que habían planeado no asistir a propósito.

Les habían dicho a sus mamás que inventaran alguna excusa si alguien preguntaba. Pero luego vieron su Instagram, que mostraba fotos de la niña jugando baloncesto con los hombres altos, y se arrepintieron de sus acciones. Marcela nunca más tuvo que pasar un cumpleaños sola.

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Una publicación en Facebook puede inspirar a las personas a hacer cosas buenas. Las redes sociales han cambiado mucho, y lo hemos visto repetidamente a medida que las publicaciones se vuelven virales, cambiando la vida de las personas de la noche a la mañana. Marcela tuvo un gran cumpleaños porque su madre decidió escribir sobre eso en línea.

Siempre llama a los anfitriones para avisarles si no puedes asistir a un evento. Aunque la fiesta de un niño de diez años no requiere obligatoriamente confirmación de asistencia, siempre es cortés llamar para que los padres no pierdan su tiempo y dinero.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Niño en silla de ruedas hizo fiesta de cumpleaños y nadie asistió: pide un deseo y al otro día halla cajas en la puerta - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Millonario saca a hijas del testamento y deja su herencia a trillizas sin hogar - Historia del día

27 de marzo de 2022

Al chico le regalan zapatos comprados en tienda de segunda mano: ve un mensaje oculto en la suela - Historia del día

12 de junio de 2022

Pasajeros ignoran el llanto de bebé recién nacida hasta que el chofer se da cuenta de que los padres no están en el bus - Historia del día

01 de junio de 2022

Hombre de 87 años regresa a casa del hospital y ve que sus cosas han sido sacadas a la calle - Historia del día

01 de junio de 2022