logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre ayuda a niña perdida que llora en el aeropuerto: los padres llaman a la policía - Historia del día

Mayra Pérez
04 ago 2022
20:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una niña se pierde en un aeropuerto importante y un hombre bondadoso la encuentra llorando. Él se propone ayudarla, pero sus padres llaman a la policía para arrestarlo.

Publicidad

Mark Jordan pasaba gran parte de su tiempo en los aeropuertos. Su trabajo lo obligaba a recorrer el país docenas de veces al año, yendo de una fábrica a otra. Se aseguraba de que las especificaciones de la empresa se siguieran al pie de la letra.

Mientras estaba esperando para tomar un vuelo de conexión, vio a una niña. Estaba acurrucada debajo de una silla en una sala de espera y lloraba.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

“Hola”, dijo Mark. “¿Qué tienes? ¿Por qué estás llorando?”.

“¡No encuentro a mis papás!”, dijo la niña, limpiándose la nariz con el dorso de la mano. Mark inmediatamente metió la mano en su bolsillo y sacó su pañuelo.

Era uno de esos de tela que ya nadie usaba. La esposa de Mark siempre insistía en que llevara uno. Ella decía: “Un caballero siempre lleva un pañuelo. ¡Nunca sabes cuándo lo vas a necesitar!”.

Tenía razón, pensó Mark. Aquí estaba esta pequeña niña en apuros, y él tenía un bonito pañuelo para prestarle. ¡Se sintió como un caballero de brillante armadura!

Publicidad

“Toma, cariño”, dijo Mark, entregándole el pañuelo a la niña. “Límpiate las lágrimas”.

La niña tomó el pañuelo. Secó sus lágrimas y limpió su nariz. Luego se lo devolvió a Mark. “¡Te lo regalo!”, dijo él con cariño. “Puede que lo necesites de nuevo. ¿Cómo te llamas?”.

“Soy Kelly”, dijo la niña. “Y tengo cuatro años”, dijo con entusiasmo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

“¡Eres una niña grande!. Yo me llamo Mark. ¿Dónde crees que puedan estar tu mamá y tu papá?”, preguntó el hombre.

“No lo sé…”. Los labios de Kelly comenzaron a temblar, y parecía que iba a estallar en lágrimas otra vez.

“¿Sabes a dónde vas?”, preguntó.

Kelly asintió vigorosamente y dijo: “Vamos a la capital para el cumpleaños de la abuela”.

“Eso es bueno”, dijo Mark. Miró el tablero de anuncios. Había doce vuelos diferentes a la capital justo en ese momento.

“Dime algo, ¿cómo se llama tu mamá?”, preguntó Mark suavemente.

Publicidad

“Se llama Laura, pero yo le digo ‘mami’”, respondió la niña, de nuevo al borde de las lágrimas.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

“¿Y te sabes el nombre completo de tu papá?”, insistió Mark.

Publicidad

Kelly le dedicó una gran sonrisa. “Mi papi se llama Samuel Ortega”, dijo con orgullo.

“Eso nos ayudará mucho”, dijo Mark. “Hagamos algo, sal de debajo de esa silla y buscaremos a tu mami y a tu papi, ¿de acuerdo?”.

Kelly dudó. “No sé quién eres”, dijo dudosa. “No debo ir con extraños”.

“Tienes toda la razón, Kelly”, dijo Mark. “Te digo una cosa, caminaremos por donde todos puedan vernos, y si sientes miedo, gritas: ‘¡POLICÍA!’ tan fuerte como puedas, ¿de acuerdo?”.

“Está bien”, dijo Kelly y salió de debajo de la silla. Mark tomó la pequeña mano de la niña y comenzó a caminar hacia el mostrador de información.

Publicidad

“Sigue buscando a tu mamá y a tu papá, ¿de acuerdo?”, dijo. “Deben estar buscándote”. Kelly asintió y comenzó a escudriñar la multitud de personas que pasaban caminando.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

La fila hacia el mostrador de información avanzaba muy lentamente. “Disculpen”, dijo Mark a las personas que estaban delante de él. “Esta niña está perdida. ¿Les importaría si voy primero? Estoy seguro de que sus padres están muy preocupados”.

“¡Espera tu turno! ¡Todos tenemos problemas!”, dijo un hombre grande con la cara roja.

“Llevo aquí una hora”, dijo una mujer de rostro agrio y cabello encrespado. “¡No hay forma de que te saltes la línea con esa historia!”.

Mark suspiró. Se había dado cuenta de que los aeropuertos sacaban lo peor de la gente. Esas personas probablemente eran amables y cariñosas en su vida normal, pero en ese momento se comportaban como monstruos egoístas.

Publicidad

Lee también: Antes de dejar una gran herencia, hombre le da a su nieto $1 millón en billetes falsos para ver cómo lo gasta - Historia del día

Esperó pacientemente con Kelly, y justo cuando estaban a punto de llegar al mostrador, una voz gritó: “¡Ahí está! ¡KELLY!”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Kelly se dio la vuelta, soltó la mano de Mark y corrió hacia una mujer delgada y bonita que parecía muy alterada. “¡Mami!”, exclamó llorando y abrazó a la mujer.

“Kelly”, sollozó la mujer. “¿Dónde has estado?”. Llegó un hombre y también abrazó a Kelly.

“Estaba con él”, dijo Kelly y señaló a Mark.

“¿Qué estabas haciendo con mi hija?”, dijo el hombre enojado.

Antes de que Mark pudiera comenzar a explicarse, la madre comenzó a gritar: “¡Pervertido!”, espetó, mientras sostenía a Kelly protectoramente. “¡POLICÍA! ¡Que alguien llame a la policía!”.

Publicidad

En cuestión de minutos, Mark estaba rodeado por la seguridad del aeropuerto. “¡Están cometiendo un error!”, gritó.

“¡Este hombre se estaba llevando a mi hija!”, dijo la madre de Kelly. “¡Tuvimos suerte de verla!”.

“¡No, mami!”, dijo Kelly. “¡Él me estaba ayudando a encontrarlos!”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Publicidad

“Ella tiene razón”, dijo el hombre con la gran cara roja. “Nos pidió que lo dejáramos pasar para que lo ayudaran a buscar a los padres de la niña”.

La mujer del pelo rizado parecía avergonzada. “¡Yo creí que lo estaba inventando para adelantar la fila!”.

La mamá y el papá de Kelly también parecían avergonzados. “Lo sentimos”, dijo el padre. “Es solo que en estos días siempre pensamos lo peor”.

“Él me dijo que si algo me incomodaba, debía gritar ‘¡POLICÍA!’ ¡muy alto!”, dijo Kelly.

“¡Ese es un muy buen consejo!”, respondió su madre.

Publicidad

“Yo también tengo hijos”, dijo Mark. “Entiendo su miedo”.

“Simplemente, miré hacia otro lado por un segundo”, confesó la mujer, “¡Y ella se había ido! ¡Gracias por encontrarla!”.

Unas horas más tarde, Kelly estaba a salvo y de camino a la capital con sus padres. Ellos no podían sentir más que agradecimiento por Mark, quien no pudo ser indiferente ante la llorosa niña.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Si ves a un niño perdido, actúa. A menudo, la gente se aleja de un niño perdido o de una persona mayor que necesita ayuda para evitar problemas. Lo ideal es involucrarte y ayudar. Alguien más puede no tener buenas intenciones.

Prepara a tus hijos para las emergencias. El mayor temor de cualquier padre es perder a su hijo, por lo que deben darle todos los datos e información sobre como actuar si se sienten perdidos. Eso puede marcar la diferencia.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Te puede interesar: Mujer vestida de novia toca la puerta de un hombre: él escucha su historia y decide vender su casa - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hombre espera en el aeropuerto a hijo que no ha visto en años: no lo encuentra entre los pasajeros - Historia del día

10 de mayo de 2022

Niña huérfana comparte comida con hombre sin hogar: un día él llega en auto de lujo para adoptarla - Historia del día

27 de julio de 2022

Hombre se acerca a niño que llora en la calle: "Llévame lejos de ellos", le suplica el chico - Historia del día

13 de junio de 2022

"¡Papá, ayudemos a este anciano lloroso!", dice niño y el padre reconoce al hombre de su pasado - Historia del día

29 de junio de 2022