logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niño irrumpe en el trabajo de su padre 1 día después de su muerte para enfrentarse a su jefe - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando su padre trabajador murió, el pequeño Kevin entró en la oficina del jefe de su progenitor para hacerle una pregunta cara a cara. El jefe no estaba preparado para escuchar esas palabras de un niño de 11 años.

Publicidad

Jacinto se había ido. Él no iba a volver nunca más. “¡Papá!”, dijo Kevin en voz alta en una habitación vacía. Se quedó inmóvil en el centro de la sala como para asimilar el silencio.

El niño de 11 años estaba tratando de hacer las paces con la dura verdad: que nunca volvería a escuchar una respuesta a ese llamado.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“Papá”, gritó de nuevo, dejando que esa comprensión se hundiera más profundamente en su corazón. Podía escuchar el débil llanto de su madre desde la otra habitación y un mar de otras voces consoladoras.

De repente, la puerta se abrió, dejando entrar un estallido de voces del pasillo. El Sr. Vásquez silenciosamente arrastró sus pies hacia el niño y dijo con su voz malhumorada: “Kevin, solo vine a despedirme. Y a recordarte dos cosas”.

“Tu padre estaba inmensamente orgulloso de ti. Y todos en el taller lo sabían. ¡Sabían todas tus calificaciones y medallas de memoria! Así que, en caso de que te preguntaras si alguna vez lo enorgulleciste, sí lo llenaste de orgullo, hijo”.

Publicidad

Lee más: Papá está cenando con su hijo y suena el timbre: abre la puerta y ve a su exesposa - Historia del día

El chico bajó la cabeza, pero no había lágrimas. El Sr. Vásquez se sorprendió por la aparente falta de emoción del niño, pero continuó.

“Y, en segundo lugar, recuerda: con Jacinto ausente, tú eres el hombre de la casa. Ya no eres el niño pequeño que hacía berrinches por tonterías, rompía cosas o no se preocupaba por la salud de su madre y su hermana”.

“Tú todavía querrás la porción más grande de pizza o no querrás doblar la ropa, pero en estos momentos, recuerda quién eres… ¿Y entonces? ¿Quién eres?”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

“El hombre de la casa”, respondió Kevin. Algo en las palabras del Sr. Vásquez sacudió al chico. Él niño sonrió cortésmente, permitiendo que el anciano le diera palmaditas en los hombros y se marchara.

Publicidad

“Soy el hombre de la casa”. Kevin recordó que era algo que su padre solía decir sobre sí mismo, principalmente como respuesta divertida a las discusiones con su madre. Pero hoy, esas palabras pesaron mucho en el pequeño corazón del niño.

“Soy el hombre de la casa. Tengo que hacer algo”.

Desde la muerte de Jacinto la mañana anterior, Kevin había escuchado diferentes relatos sobre la causa y la forma de su muerte. Su madre había tratado de protegerlo a él ya su hermana de los rumores, pero el chico estaba detrás de la puerta mientras discutían las teorías.

Había escuchado muchas voces que especulaban que era culpa del empleador, del Sr. Mijares.

Publicidad

“Él sabía que Jacinto estaba sobrecargado de trabajo y no había dormido la noche anterior. Ese monstruo aún lo obligó a ir a trabajar un turno completo en el taller”.

“Jacinto no estaba en sus plenos sentidos. No hay otra forma en que él se hubiera olvidado de usar algo tan básico como el arnés”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“Tal vez el arnés en sí era viejo y defectuoso”.

“No, definitivamente fue culpa del Sr. Mijares”.

Kevin nunca había conocido al hombre. Solo había escuchado el nombre “Mijares” de su padre y nunca de mala manera. Por otra parte, su papá nunca hablaba mal de nadie.

De hecho, Jacinto incluso había invitado al Sr. Mijares y a su familia a uno de los cumpleaños de Kevin. El jefe no pudo llegar, pero había enviado un regalo para el cumpleañero. Era un coche de juguete de alta gama que al niño le encantaba.

Miró el coche de juguete que todavía estaba tirado en el suelo. Lo recogió con calma, lo puso en la caja de juguetes y salió de la casa. Su madre, Janina, y los invitados se sorprendieron al verlo salir y trataron de preguntarle adónde se dirigía.

Publicidad

“Kevin, detente”, dijo su madre tratando de agarrarlo, pero él esquivó su agarre y siguió caminando rápidamente.

“¿A dónde vas?”, gritó la mujer. Kevin estaba visiblemente alterado y sin emociones al mismo tiempo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Todos, incluida Janina, estaban preocupados porque el niño no había llorado ni una sola lágrima desde que se enteró de la muerte de su padre.

Sin voltear, el chico dijo: “Me encontraré con el Sr. Mijares cara a cara y le haré una pregunta”.

La orden en la voz de Kevin fue asombrosa. Aunque solo tenía 11 años, nadie intervino para detenerlo.

Lee también: Papá nota que su hija va todas las noches a estacionamiento abandonado y la sigue - Historia del día

"¿Dónde está él? ¿Dónde está el Sr. Mijares?", le preguntó Kevin a todos los que veía en el taller donde trabajaba su difunto padre.

Publicidad

Reconocieron al chico y trataron de consolarlo. “No, no quiero sus pésames y condolencias. Solo quiero saber dónde está el Sr. Mijares”.

El jovencito se mantuvo firme y su comportamiento se estaba volviendo un poco agresivo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“Hola, Kevin. Soy el Sr. Mijares. Por favor, hablemos en mi oficina”.

El chico respiró profundo y siguió al jefe a la oficina.

El Sr. Mijares esperaba que el niño no lo viera sudar. Había muchas cosas que deseaba explicarle. Pero no parecía que Kevin estuviera dispuesto a escuchar.

Sin ninguna emoción en su voz, el chico dijo: “Sé que usted es... era... el jefe de mi papá. Sé que él recibía todas sus asignaciones de trabajo de usted. Sé que usted decidía cuál debía ser su salario. Y sé que usted era estricto con él”.

El Sr. Mijares trató de decir algo, pero Kevin continuó: "Estoy aquí para hacerle una pregunta. ¿Cuándo puedo empezar?”.

Publicidad

“¿A qué te refieres?”, preguntó el Sr. Mijares con una cara perpleja.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

“Sin papá, soy el hombre de la casa. Necesito trabajar y llevar dinero a casa. Soy el hijo de mi padre. Seré trabajador y honesto, y le daré los mejores resultados. Puede ser estricto conmigo. No tengo miedo de eso. Solo necesito un trabajo lo antes posible. ¿Cuándo puedo empezar?”.

Publicidad

El Sr. Mijares se quedó sin palabras. No esperaba tanta sinceridad y cortesía de un niño que acababa de perder a su padre. Estrechó la mano del chico y dijo: “Primero necesito hablar con tu madre”.

Cuando el hombre le contó a Janina lo que había hecho su hijo, ella lloró. Los invitados también se avergonzaron silenciosamente de sus chismes.

“Mi dulce Kevin, no necesitas hacer nada de eso. Mamá está aquí y ella se encargará de todo. ¿Sabías que mamá estaba en el negocio de catering antes de que nacieras?”.

Kevin pareció confundido ante esa palabra que no conocía.

Publicidad

“Significa que solía cocinar y vender comidas. Y sabes que hago la mejor comida de la ciudad, ¿verdad?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

El chico se secó las lágrimas y asintió.

“Así que es fácil. ¡Mamá encontrará gente a quien venderle sus comidas de nuevo!”.

El Sr. Mijares vio la oportunidad y agregó: “Mi taller necesita alrededor de 50 almuerzos diarios. Y estoy buscando un proveedor”.

Janina le sonrió al hombre, reconociendo su consideración.

“¿Ves? Mamá ya tiene su primer cliente. ¡Vamos a ser ricos!”.

La mujer hablaba con una animada alegría en su voz para consolar a su valiente niño.

Publicidad

“Pero te prometo que seguirás siendo el hombre de la casa. Y definitivamente obtendrás la porción más grande de pizza. ¡Para siempre!”.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Los niños merecen tener una infancia, sin importar cuán difíciles sean las circunstancias. Janina comprendía que, aunque la voluntad de Kevin de apoyar a la familia era conmovedora, no sería justo despojarlo de su infancia sin preocupaciones.

No te apresures a juzgar a las personas. Los invitados que llegaron al funeral crearon chismes sobre el exjefe de Jacinto, pero terminó siendo un alma amable que se ofreció a ayudar.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: "¡Papá, ayudemos a este anciano lloroso!", dice niño y el padre reconoce al hombre de su pasado - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hijo pequeño visita al jefe de su mamá para pedirle un día libre, y al día siguiente él la recibe con flores - Historia del día

05 de julio de 2022

Madre anciana saca a su hijo del testamento y deja todo a un repartidor del supermercado - Historia del día

12 de mayo de 2022

Dueño de lavadero de autos cierra el local por niño pobre que junta dinero para el tratamiento de su madre - Historia del día

05 de julio de 2022

Hombre se burla de niño que lee en voz alta en el avión: le pide perdón al final del vuelo - Historia del día

02 de mayo de 2022