logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niño pobre cuida a niña rica como un padre: su madre se entera y le pregunta quién es ella - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando una madre viuda se enteró de que su hijo desaparecía con frecuencia de la escuela en compañía de una niña, decidió investigar. Ella los siguió y quedó aterrorizada tras conocer la identidad de la pequeña.

Publicidad

Todos los días, a las 14:30, Amanda Herrera escuchaba el timbre de la entrada de su casa y sabía que Tomás, de 12 años, había regresado de la escuela.

Pero últimamente comenzó a notar un patrón extraño en el comportamiento de su hijo. Él comenzó a regresar más tarde de lo habitual y siempre estaba agotado para jugar o mirar televisión.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

Ella le creyó ciegamente cuando él le dijo que estaba asistiendo a práctica de fútbol después de la escuela. Pero cuando una amiga le informó que vio al chico con una niña debajo de un puente, su ansiedad se disparó.

Una noche, Tomás regresó a casa sin saber que su madre había obtenido algunas pistas sobre sus actividades sospechosas. Él fingió que todo iba normal, pero Amanda no pudo contener sus preguntas.

“Entonces, ¿dónde has estado hoy?”, inquirió ella, esperando que él le dijera la verdad.

Lee más: Niño pobre nota que hay comida en su lonchera todos los días a pesar de que su madre solitaria está en coma - Historia del día

Publicidad

“Mamá, te dije que tengo práctica de fútbol después de la escuela. Estamos practicando para el partido del próximo mes”, dijo.

“Escuché que estabas con una niña cerca del arroyo, debajo de ese viejo puente", agregó la madre con curiosidad. "¿Qué estabas haciendo allí y quién es ella?”.

El niño hizo una pausa y al instante se le ocurrió una respuesta convincente. “¿Ah, eso? La estaba ayudando a cruzar la calle y dejó caer su caja de dulces en el arroyo. Solo la estaba ayudando a recuperarla”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Amanda suspiró aliviada y asumió que era verdad. Pero a diario seguía escuchando bastantes cosas sobre Tomás y una niña hermosa.

Unos días después, la madre regresaba a casa del mercado cuando se detuvo para encontrarse con una amiga y tener una conversación afectuosa. Pero se volvió molesto cuando la mujer le contó que vio a Tomás en la tienda médica recargando una bombona de oxígeno para el asma.

“¿Una bombona de oxígeno para el asma? Nadie en nuestra familia tiene asma. ¿Estás segura de que era él?”, preguntó la mujer, dudando de la historia de su amiga.

“¿Para quién está haciendo todo eso? Se suponía que estaba en la escuela practicando fútbol... ¿Qué está pasando?”, se preguntó preocupada. Aunque quería preguntarle a su hijo al respecto, sabía que volvería a mentir.

Publicidad

Después de que su esposo muriera hace unos años, Amanda prometió hacer todo lo posible para criar bien a su retoño. Ella era oficinista y la mitad de sus ganancias se utilizaban para saldar sus deudas.

Se esforzaba para llegar a fin de mes, pero de alguna manera lograba encargarse de todo. También sabía que Tomás se convertiría en un adulto responsable algún día.

Pero cuando los rumores sobre él siguieron acumulándose, decidió llegar al fondo del asunto. Al día siguiente, ella condujo hasta su escuela sin que él lo supiera.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Esa tarde, Amanda estacionó su auto lejos de la puerta principal de la escuela y esperó a su hijo. Habría suspirado aliviada si él no hubiera salido y efectivamente estuviera practicando fútbol.

Pero para su sorpresa, Tomás fue uno de los primeros en salir, y estaba tomado de la mano con una niña.

Momentos después, vio al chico hablando con ella. “¿Quién es?”, murmuró la madre. Cuando se acercó más a ellos, ocultó su rostro con su bufanda.

Curiosa, Amanda se bajó de su auto y se deslizó detrás de ellos. Tomás caminó hacia un callejón y de repente se detuvo. Sintió que lo seguían y se dio la vuelta. La mujer se escondió detrás de un edificio y volvió a seguirlos.

Publicidad

Después de eso, el niño peinó a la pequeña antes de llevarla a una escuela de ballet. Nada tenía sentido para la madre porque su hijo no bailaba.

Ella revisó dentro de la escuela de ballet, pero perdió el rastro de los dos entre la multitud de bailarines. Incapaz de obtener las respuestas que buscaba, la furiosa madre decidió confrontar a Tomás por la verdad cuando llegara a su casa.

Horas después, el niño llegó a su vivienda. “¡Hola, mamá!”, dijo él cuando entró a casa esa noche. “Tomaré un poco de agua. Tengo mucha sed”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

Amanda lo miró fijamente y no parecía complacida. “¿Qué hora es?”.

“¿Por qué? Son las 6. ¿Pasa algo?”, respondió Tomás casualmente.

“Sé que son las 6. Pero, ¿dónde estabas?”, preguntó la madre.

“Mamá, te dije que tengo práctica de fútbol después de la escuela”.

Lee también: Niño pobre se ofrece a ayudar a anciano a cambio de donas para su mamá, recibe $230.000 en lugar de las donas - Historia del día

“¡Ya basta! Deja de mentir. ¡Te vi con una niña!”, gritó la mujer. “¿Qué estabas haciendo con su cabello? ¿Quién es ella? No te dejaré salir de nuevo a menos que me digas la verdad”.

Publicidad

El chico estaba aterrorizado y se sonrojó. “¿Me seguiste?”, tartamudeó. Luego caminó hacia su mamá y le confesó. “¿Conoces a Simón, mi mejor amigo? Sus padres lo enviaron a un internado el mes pasado en contra de su voluntad”.

Amanda estaba confundida acerca de por qué Tomás estaba hablando de su mejor amigo rico. “Te pregunté por la niña”, dijo ella furiosa. “Sé que Simón es tu mejor amigo. ¿Cuál es la conexión? No te desvíes. Solo necesito la verdad sobre esa niña”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Sí, mamá. Voy a llegar a eso”, dijo el niño antes de revelar algo que impactó a su madre.

“La niña con la que estaba es la hermana pequeña de Simón, Marta”, confesó.

Amanda estaba asombrada. “¿La hermanita de Simón? ¿Y qué haces con ella después de la escuela? No lo entiendo”, exclamó.

“La llevaba y la recogía de su clase de ballet”, dijo Tomás. “Y la ayudo con su tarea. Le cuesta un poco las matemáticas. Después de eso, juego con ella y luego vuelvo a casa”.

Resultó que antes de que Simón se fuera a otro estado, estaba preocupado por quién cuidaría a su hermana pequeña. Sus padres siempre estaban ocupados con sus negocios y no tenían tiempo para estar con ella.

Publicidad

Entonces Tomás prometió cuidar a la niña y hacer todo lo posible para asegurarse de que ella nunca extrañara a su hermano.

Los padres de Simón, el Sr. y la Sra. García, estuvieron de acuerdo y le confiaron a su hija. Sin embargo, Tomás nunca le dijo a su madre, pues temía que ella no le permitiera cumplir su promesa.

“Solo estaba siendo un buen hermano para ella. Lamento haber tenido que mentirte”, confesó Tomás tímidamente. “Siempre me enseñaste que debemos ayudar a los demás. Estaba haciendo lo que me decías, mamá”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Desde recargar su inhalador para el asma en la tienda médica hasta ayudarla con la tarea de matemáticas, estaba haciendo lo que se suponía que debía hacer un hermano. Debería habértelo dicho, pero temía que no me lo permitieras”.

La compasión de su hijo por los demás conmovió a Amanda. Se arrepintió de haber sacado conclusiones apresuradas sobre él y lo abrazó llorando.

Unos días después, Simón regresó durante sus vacaciones y se enteró de las cosas que Tomás había hecho por su hermanita. Entonces invitó a su mejor amigo a la fiesta de cumpleaños de la niña. Allí les contó a todos lo que había hecho por ella.

El chico le entregó a Marta su regalo en la fiesta y, para asombro de todos, eran un par de zapatillas de ballet. Resultó que Tomás había ahorrado su mesada diaria durante más de un mes para comprarle esas zapatillas.

Publicidad

Todos estaban asombrados por el amable gesto de Tomás, y Simón dio un pequeño discurso. Se acercó a su mejor amigo, lo agarró del hombro y lo abrazó con fuerza. “Nunca olvidaré lo que has hecho por mí”, dijo. “No solo eres mi mejor amigo. Eres mi hermano”.

La reacción de Simón conmovió a todos hasta las lágrimas. Aplaudieron y elogiaron a Amanda por criar a un hijo bondadoso que siempre ponía a los demás antes que a sí mismo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

Desde ese día en adelante, la madre nunca dudó de las acciones de su hijo porque se dio cuenta de que él era un epítome de confianza y amabilidad.

Además, su mejor amigo se sintió mucho mejor al regresar al internado después de las vacaciones, sabiendo que su hermana pequeña tenía otro hermano que la cuidaría mientras él no estaba.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Un amigo genuino siempre estará a tu lado y te ayudará. Simón estaba preocupado por quién cuidaría a su hermana pequeña en su ausencia. Pero su mejor amigo, Tomás, le prometió que lo haría. El niño desempeñó el papel de un hermano cariñoso para la niña y llenó el vacío de la ausencia de su hermano.

Publicidad

La bondad y la compasión son más poderosas que la riqueza material. Los padres adinerados de Simón siempre estaban ocupados con sus negocios y frecuentes viajes. No le brindaban el amor y la compasión que Marta realmente necesitaba, algo que Tomás le brindó de buena gana.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Niño pobre casi muere al salvar a compañero de ahogarse: al otro día ve auto lujoso detenerse cerca del hospital - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Madre viuda nota que hijo se escapa de casa cada noche: un día, él regresa con bolso lleno de dinero - Historia del día

23 de abril de 2022

Al chico le regalan zapatos comprados en tienda de segunda mano: ve un mensaje oculto en la suela - Historia del día

12 de junio de 2022

Conserje se ve obligado a vivir en la escuela con su esposa y 4 hijos: un día revisa su cuenta bancaria y encuentra $2 millones - Historia del día

25 de julio de 2022

Tras la muerte de su hermanito, niño comienza a desaparecer después del colegio hasta que su mamá lo sigue - Historia del día

18 de mayo de 2022