logo
Getty Images
Fuente: Getty Images

Adolescente pide trabajo en tienda a cambio de comida: el dueño queda confundido al enterarse de que su padre es millonario - Historia del día

Georgimar Coronil
15 ago 2022
17:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

El dueño de una tienda se siente confundido luego de que un chico pulcramente vestido se le acerque para pedirle trabajo a cambio de comida. Tras enterarse de que el padre del chico es millonario, piensa que hay algo más en la historia, así que cuando el niño regresa a su tienda al día siguiente, lo confronta.

Publicidad

Jacobo Martínez ayudó a descargar los nuevos artículos en consignación que habían llegado esa mañana y los apiló en bandejas con la ayuda de los repartidores. Como propietario de una tienda de comestibles, pasaba las mañanas de los miércoles recibiendo la mercancía fresca por la entrada trasera de la tienda y ordenándola antes de abrir el local.

Ese día, tras terminar con la mercancía, Jacobo dio las gracias a los repartidores y se disponía a dirigirse a la entrada de la tienda cuando la voz de un niño llamó su atención.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Disculpe, señor", dijo la voz. "¿Puede darme un trabajo aquí a cambio de comida?".

Jacobo se dio la vuelta y vio a un chico bien vestido, de 14 años, de pie detrás de él. No parecía indigente ni pobre, así que Jacobo se preguntó por qué pediría un trabajo en su tienda.

"¿Para qué quieres un trabajo?".

"No le pido que me pague, pero necesito comida y haré cualquier cosa que me pida. Soy Bernardo", se presentó.

Lee más: Estudiante rico nota que su profesora visita casa abandonada después de clase y decide seguirla - Historia del día

Publicidad

"Mira, chico", dijo Jacobo. "No sé... sinceramente, no pareces alguien que necesite un trabajo. ¿Qué está pasando aquí?".

"¿Solo quiero saber si puedo conseguir un trabajo aquí? No tengo tiempo que perder", respondió sin rodeos.

Jacobo lo miró de pies a cabeza y pensó. "Está bien, está bien. ¿Puedes acomodar las verduras en el estante?".

Bernardo asintió.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"De acuerdo entonces", suspiró Jacobo. "Entra. Por aquí...".

Bernardo siguió a Jacobo al interior de la tienda, donde este le indicó lo que debía hacer. Mientras Bernardo empezaba a colocar las verduras en el estante, Jacobo lo miró atentamente desde detrás de su mostrador. Todavía estaba confundido sobre por qué un chico que parecía acomodado trabajaría en su tienda a cambio de comida. Se acercó de nuevo a Bernardo cuando no pudo resistir la tentación de averiguar el motivo.

"Entonces, ¿vives cerca? ¿Tu familia necesita algún tipo de ayuda?", le preguntó a Bernardo de forma casual.

"Vivo por este barrio", respondió. "Mi padre no me da comida. Dice que tengo que ser un hombre y cuidar de mí mismo, así que aquí estoy trabajando en su tienda. ¿Hay algo que tenga que hacer cuando termine de arreglar esto?", preguntó Bernardo, arreglando el último estante.

Publicidad

"No, creo que esto es suficiente para el primer día. Acércate al mostrador y recoge tu comida cuando termines...".

Bernardo terminó su trabajo con diligencia y recogió su comida antes de salir de la tienda ese día. A Jacobo le preocupaba que el padre de Bernardo pudiera estar maltratándolo, así que decidió seguir al niño ese día.

Jacobo pidió a su personal que cuidara la tienda, se subió a su auto y siguió a Bernardo a una distancia segura para que el chico no se diera cuenta. Al cabo de un par de minutos, vio que Bernardo se dirigía a una zona desierta con nada más que edificios viejos a la vista.

Jacobo se detuvo cuando vio a Bernardo detenerse frente a una casa en ruinas. Esperaba que Bernardo entrara, pero no fue así. En cambio, el chico dejó la comida fuera de la casa y se alejó.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¿Por qué dejaría la comida allí?", se preguntó Jacobo. Arrancó el motor y continuó siguiendo a Bernardo. Después de unos 15 minutos, Bernardo se detuvo frente a una lujosa casa con un enorme jardín, y Jacobo vio que varias personas estaban ocupadas trabajando dentro.

Publicidad

“Una casa así solo podía permitírsela un hombre rico, probablemente un millonario”, pensó Jacobo.

Cuando el jardinero vio a Bernardo, lo saludó, luego el niño entró en la casa. Jacobo se dio cuenta de que Bernardo no había tomado la comida para él. Mintió sobre el maltrato de su padre. Quería saber la verdad, así que cuando el chico fue a su tienda al día siguiente, lo confrontó.

"Entonces...", empezó mientras Bernardo arreglaba el estante de las verduras. “¿Te gustó la comida que te di ayer, Bernardo?”.

Lee más: Niña huérfana comparte comida con hombre sin hogar: un día él llega en auto de lujo para adoptarla - Historia del día

Publicidad

"Sí, estaba bien...", Bernardo respondió monótonamente. "Creo que hoy terminaré antes. Si hago trabajo extra, ¿me da comida extra?".

"Bueno, puedes obtener toda la comida que quieras, Bernardo, si eres honesto conmigo y me dices por qué dejaste la comida frente a una casa vieja ayer. ¿Qué te parece?".

"¿Me ha seguido?", Bernardo miró a Jacobo acusadoramente. "¿Por qué?".

"Bueno, sí, lo hice, así que será mejor que me digas qué pasa. ¿Por qué estás trabajando aquí? Mira, puedes ser sincero conmigo y te prometo que te ayudaré".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Bernardo bajó la cabeza y suspiró, admitiendo finalmente la verdad. "No estoy haciendo esto por mí", dijo. "Lo hago por un amigo. Necesita ayuda. Venga conmigo. Le enseñaré...".

Ese día, Bernardo llevó a Jacobo a la vieja casa y le presentó a un niño llamado Enrique. Tenía 14 años y era pobre. Los chicos se conocieron por primera vez mientras el más pequeño pedía limosna en la calle, y Bernardo quiso ayudarle, así que le llevó comida y ropa. Pero su padre se lo prohibió.

"¡Será mejor que te alejes de ese niño, Bernardo! ¡No lo estés ayudando! ¡No olvides que eres el hijo de un millonario!". Pero Bernardo no escuchó a su padre.

Publicidad

"Acepté el trabajo para poder ayudar a Enrique. No tiene a nadie que lo cuide. Su madre está enferma y su padre murió...".

Jacobo se sintió muy mal por Enrique y se sintió orgulloso de que Bernardo fuera lo suficientemente considerado como para ayudar a alguien necesitado.

Se quedó pensando un rato y se le ocurrió una idea. Empleó a Enrique en su tienda y le asignó tareas fáciles como arreglar los estantes y sacar la basura, y a cambio, le dio una generosa compensación y comida.

Bernardo continuó ayudando a Jacobo en la tienda también, y por su trabajo, le pidió a Jacobo que donara comida a Enrique de su parte.

Publicidad

Con el tiempo, Bernardo, Enrique y Jacobo se hicieron buenos amigos. A veces Jacobo disfrutaba invitando a los chicos a comer un helado después del trabajo, y los fines de semana jugaban al fútbol en el parque de su barrio.

Un poco de amabilidad hace mucho, y Jacobo, Bernardo y Enrique saben que esto es cierto.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Ayudar a los demás y ser amables: Cuando Bernardo vio que Enrique necesitaba ayuda, intervino, aunque su padre se lo prohibió. Jacobo también decidió ayudar a Enrique, y el niño y su madre enferma dejaron de pasar hambre.

Una mano amiga puede cambiar la vida de alguien: Con la ayuda de Bernardo y Jacobo, un niño pobre y hambriento como Enrique encontró un medio de vida para cuidar a su madre enferma.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Conserje mayor vende cosas de su casa hasta que encuentra cheque por $12.000 en su bolsillo - Historia del día

21 de junio de 2022

Mujer lleva a indigente a casa: él desaparece por la mañana y su esposo le pide el divorcio - Historia del día

11 de junio de 2022

Madre de cuatro hijos deja entrar a su casa a un anciano empapado por la lluvia: al otro día vende su casa por $1 - Historia del día

24 de julio de 2022

Niña huérfana comparte comida con hombre sin hogar: un día él llega en auto de lujo para adoptarla - Historia del día

27 de julio de 2022