logo
Una mujer abrazando a un perro. | Foto: Shutterstock
Fuente: Una mujer abrazando a un perro. | Foto: Shutterstock

El perro de mi padre vino a mi casa un día después de su muerte, ladrando como para que lo siguiera – Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando mi papá murió, su perro Max apareció en mi puerta. Parecía que quería ir a algún lado. Lo llevé a la tumba de mi padre y me senté con él durante horas hasta que noté que ya no estaba respirando. Nunca olvidaré lo que aprendí ese día.

Publicidad

“Carla, ¿estás segura de que no quieres llevarte a Max?”, preguntó mi madrastra, Patricia, cuando estaba a punto de salir de su casa tras el velorio de mi padre, el día después de su fallecimiento.

Ella estaba hablando del perro de mi papá, un hermoso can rescatado tan viejo como su dueño. Solía ​​bromear y hacer apuestas sobre quién moriría primero.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Desafortunadamente, mi papá fue quien partió primero, dejando al pobre Max solo en duelo. “No puedo. Max está durmiendo en la cama de papá. Creo que preferiría quedarse con él”, respondí, sacudiendo la cabeza con tristeza hacia mi madrastra.

Ella frunció los labios y asintió solemnemente. “Supongo que tienes razón. Está bien, te llamaré mañana, cariño. Que tengas buenas noches”, acordó Patricia, me abrazó con fuerza y ​​se despidió.

Lee más: Niño visita a diario a mendigo sin hogar con un perro: un día ve al perro triste y solo - Historia del día

Caminé a casa porque vivía a solo tres cuadras de la vivienda de mi papá. Me acababa de quitar el vestido negro cuando escuché un aullido en mi puerta. Podía reconocer ese sonido en cualquier lugar. Era Max.

Publicidad

Tomé una bata y corrí hacia la puerta, entonces el perro entró a mi casa como si lo hubiera hecho a menudo. Eligió un lugar en mi alfombra y se dejó caer lo más cerca posible de la chimenea.

Max suspiró como si el peso del mundo estuviera sobre sus hombros, y me sentí terrible por él. Sin embargo, tenerlo aquí en realidad me daba paz.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Me duché, cené y le di de comer a Max de la bolsa de comida para perros que siempre tenía en casa, aunque no tenía mi propia mascota.

Me fui a dormir y Max me siguió como si me estuviera cuidando, de la misma forma en que lo hacía mi padre cuando yo era una niña. Acaricié su pelaje mientras brotaban lágrimas de mis ojos. Comencé a recordar a mi papá, que era un hombre maravilloso.

A la mañana siguiente, me despertaron los ladridos de Max. El perro era tan viejo que casi nunca ladraba, apenas lograba algunos aullidos.

Pero esta vez era diferente, así que me levanté de la cama, asustada de que algo hubiera pasado y lo vi de pie junto a la puerta. Me miró expectante, así que le abrí y pensé que solo necesitaba hacer sus necesidades.

Publicidad

Pero Max fue directo a mi auto y me esperó. “¿Qué quieres, amiguito?”, pregunté, frunciendo el ceño.

“¡GUAU!”.

Puedo jurar que se sintió como un “¡Date prisa!”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Entonces, me vestí rápidamente, abrí la puerta del pasajero, lo observé entrar. Luego di la vuelta al auto hacia el lado del conductor.

Max se sentó allí y miró por la ventana como si supiera a dónde iba. Pero yo estaba confundida. “¿A dónde vamos?”, le pregunté como si él pudiera responder.

Pero el perro se giró hacia mí y me miró con ojos hundidos, y lo supe de inmediato. Quería ver a mi padre, cosa que no se le permitió hacer durante el funeral. Pero podría llevarlo ahora. Llegamos al desierto y caminamos hasta la tumba de mi papá.

Lee también: Niño le lleva comida a mendigo y su perro a diario: un día el chico ve al perro ladrando en su puerta - Historia del día

Publicidad

Sorprendentemente, Max sabía exactamente dónde estaba enterrado. Yo no lo guie ni nada. El perro se dejó caer como lo había hecho ayer en mi alfombra y respiró.

Entonces me senté a su lado. Comencé a hablar con mi padre. También hablé con Max. Recordé lo grandiosa que había sido mi infancia.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Fue el momento más tranquilo que había tenido en los últimos dos días desde que recibí la llamada de mi madrastra, diciéndome que mi papá había fallecido.

Pasaron unas horas sin notarlo, y me di cuenta de que tenía que irme. Tenía hambre y estaba cansada, así que empujé a Max, pero él no se movió y mi corazón saltó en mi pecho. Observé su diafragma en busca de respiración, y no se movía.

“Ay, dulce chico. Viniste aquí para estar con él”, susurré y lloré por él, pero incluso a través de las lágrimas, imaginé a mi padre reuniéndose con Max en cualquier otra vida que alcanzaran. Sonreí ante el pensamiento.

Salí de ese cementerio sintiéndome mejor que después del funeral, que había sido simplemente deprimente. Sabía que mi padre había tenido una gran vida y el mejor compañero que alguien hubiera podido desear, que ahora también estaba con él.

Publicidad

Después de hacer arreglos para que alguien recogiera el cuerpo de Max y lo enterraran junto a papá, fui directamente al refugio local. Era hora de que yo tuviera un amigo propio.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Los perros son el mejor amigo del hombre: Max fue a la tumba de su dueño como si supiera que se estaba muriendo, y Carla solo podía esperar que los mejores amigos volvieran a estar juntos.

  • Trata de adoptar un perro en lugar de comprarlo, pues muchos cachorros están esperando un hogar para siempre: Carla decidió adoptar a su propio perro después de ver el vínculo inquebrantable entre su padre y Max.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Hombre oye a su perro ladrar desde lejos y lo encuentra sentado cerca de bebé abandonada - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hombre arropa a perro friolento con una manta: el can regresa luego con su dueño y la manta entre los dientes - Historia del día

30 de junio de 2022

Niña roba una manta de su casa a diario y se la lleva a un amigo en el cementerio: un día su madre la sigue - Historia del día

03 de agosto de 2022

Niño le lleva comida a mendigo y su perro a diario: un día el chico ve al perro ladrando en su puerta - Historia del día

22 de junio de 2022

Niño lava coches para recaudar fondos para el tratamiento de anciano y recibe un paquete inmenso como recompensa - Historia del día

06 de septiembre de 2022

Hombre de 81 años no puede comprar comida para su perro viejo: "Yo pago", dice voz chillona - Historia del día

04 de julio de 2022

Niño ve que anciana solitaria va al bosque todos los días: un día la oye gritar y corre hacia ella - Historia del día

18 de julio de 2022

Hombre le grita a niña que soltó la correa de su perro jadeante: al otro día el can llega solo a la casa de la chica - Historia del día

23 de agosto de 2022

Hermanos pobres ayudan a anciano discapacitado con su finca por años: hallan accidentalmente fajos de dinero en el granero - Historia del Día

22 de agosto de 2022

Niña se lleva bebé abandonado a casa, años más tarde un abogado le informa de la herencia de $2,7 millones del niño - Historia del día

12 de septiembre de 2022

Pobre niño encuentra vieja casa para perros: el cachorro entra y sale con un sobre entre los dientes - Historia del día

11 de julio de 2022

Hijo envía a su madre a hogar de ancianos en taxi con un chofer joven y se retuerce de envidia tiempo después - Historia del día

12 de junio de 2022

Tras ser despedido, pobre conserje salva a perro atrapado en tubería: al otro día recibe oferta para dirigir una gran empresa - Historia del día

17 de agosto de 2022

Tras la muerte de su hermano, mujer ayuda a su cuñada viuda hasta que ve su casa en ruinas - Historia del día

22 de junio de 2022

La perra de un hombre corre a la casa de los vecinos al escuchar a niños llorar: al otro día la policía busca a la mascota - Historia del día

24 de agosto de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2022 AmoMama Media Limited