logo
Una mujer frente a una joven sosteniendo un bebé en brazos. | Foto: Getty Images
Una mujer frente a una joven sosteniendo un bebé en brazos. | Foto: Getty Images

Mi hija se quejaba de que soy sobreprotectora hasta que se convirtió en madre soltera de mellizas 1 año después - Historia del día

Vanessa Guzmán
24 oct 2022
07:20

Una madre trataba de involucrarse más en la vida de su hija adolescente, pues sabía que ella pasaría por muchas cosas. Pero la chica estaba harta de su mamá y tomó una decisión drástica.

Publicidad

Nada puede mantenerte despierto por la noche como lo puede hacer una hija adolescente rebelde. Confía en mi palabra: mi Sally llevaba poco tiempo siendo una. Por supuesto, hay momentos memorables, de esos para recordar y reír en el futuro.

Por ejemplo, como cuando tu hija pensó que había logrado ocultar el hecho de que le gustaba un chico en clase. También el hecho de que se sonrojaba cuando accidentalmente la llamaba “mi linda” frente a todos sus amigos “geniales”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Tuve un montón de esos momentos con mi Sally, mi única compañera después de que mi esposo falleciera hace años. Pero a veces, las cosas toman un giro serio y quieres salvar a tu hija de este mundo peligroso, pero no puedes. Ella no te dejará.

Publicidad

Las cosas definitivamente habían cambiado después de que nos mudamos de ciudad por mi trabajo tres años atrás. Sally estaba en un entorno nuevo, en una nueva escuela secundaria y con toda la emoción y el nerviosismo que eso conllevaba.

Recordé mis propios años de adolescencia llenos de ansiedad, y quería estar al lado de mi preciosa hija mientras pasaba por las angustias, los dolores de crecimiento y las crisis de identidad.

Tal vez esa fue la razón por la que me involucré tanto en la vida diaria de Sally, lo que ella llamaría “intrusivo”.

Y cada vez que notaba que estaba deprimida y le preguntaba qué estaba pasando, esa chica me rompía el corazón. Sally simplemente ignoraba la pregunta, se ponía los auriculares y fingía escuchar música, o simplemente salía de la habitación.

¡Y pensar que esta era la misma niña que me seguía al baño, sin querer soltar mi mano!

Mi corazón podía manejar esta indiferencia a estas alturas, pero no estaba preparado para la gran sorpresa que estaba a punto de llevarme en las vacaciones de agosto, antes de que cumpliera los 18 años.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

“Mamá, por favor, no planees una fiesta para mí este año. Mis amigos ya tienen grandes planes”, balbuceó Sally, tratando de decirme que no me involucrara de la manera más suave posible.

Sabía que este día llegaría. Alguien sabio dijo con razón que solo tendrías 18 cumpleaños con tu hijo, así que había que asegurarse de apreciar cada uno de ellos.

Con mi Sally, solo obtendría 17. Esa noche, saqué una caja polvorienta de fotografías y me senté a revivir hermosos momentos familiares del pasado que mi esposo había capturado con tanto amor.

Al final de la noche, fui a la habitación de mi hija y abrí la puerta. Echaba de menos darle un beso de buenas noches. Caminé de puntillas hacia su cama, solo para encontrarme con el desorden de ropa, libros y cosas varias esparcidas por el suelo.

Publicidad

Tenía ganas de limpiar la habitación. Si soy completamente honesta, sabía que ella no lo apreciaría. De hecho, la enojaría que tocara sus cosas.

Pero esa noche, solo la vi como mi bebé. Y así procedí a ordenar su habitación a la luz tenue de la lámpara en su mesita de noche.

A la mañana siguiente me despertó una adolescente furiosa, lista para regañarme por interferir en su vida una vez más. Me quedé allí, con las manos cruzadas, observando la versión adulta de mi linda hijita expresar ferozmente su ira hacia mí.

No era nada que no hubiera escuchado antes.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

“Mamá, por millonésima vez, ¡no te metas en mis asuntos! Ya no tengo 6 años. ¡No necesito que limpies mi habitación! ¿Qué parte de eso no entiendes?”.

Publicidad

De acuerdo, se estaba poniendo demasiado agresiva esta vez.

“Siempre haces esto. Te ciernes sobre mí, me preguntas cómo estuvo mi día, me preguntas sobre el chico nuevo en mi clase, te quedas afuera de mi escuela secundaria incluso después de que me dejaste. ¡Era vergonzoso al principio, pero ahora es solo... sofocante, mamá!”.

La elección de palabras de Sally siempre fue penetrante, pero esta vez, mientras caminaba de un lado a otro, respirando entrecortadamente, desató mucha ira reprimida.

Me quedé allí, esperando que ella dejara salir todo. Pero después de unos minutos, Sally me miró fijamente y salió furiosa.

Dos noches después, las cosas empeoraron. Eran las 9 p. m. y vi a mi hija vestida con su sudadera con capucha, tratando de salir por la puerta.

“¿Adónde crees que vas, jovencita?”, pregunté.

Me dijo que quería salir a caminar con “su amiga Lisa”. Lisa no existía. Yo ya lo sabía. Lisa era el código de ese chico de ojos marrones de su clase, del que estaba enamorada.

No estaba tratando de ser sobreprotectora, pero me mataba no saber nada sobre este chico que pasaba tanto tiempo con mi preciosa hija. Consideré la solicitud de Sally, miré el reloj y dije que no.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

“¿Por qué tengo que pelear contigo para caminar con Lisa? Claro, es un poco tarde, pero ¿quién dice que las calles están cerradas para las mujeres después del anochecer? ¿Y por qué siempre asumes que no puedo cuidarme sola?”.

“Bebé, cuando seas madre, lo entenderás”, respondí con calma.

“Ahí está esa respuesta general”. Sally negó con la cabeza. “La única declaración que usas para justificar todas tus decisiones. ¡Qué conveniente, mamá! ¡Si tuviera un centavo por cada vez que usas esa oración conmigo, probablemente tendría suficiente dinero para mudarme!”.

“¡Di otra palabra, y me aseguraré de que NUNCA te mudes!”, respondí bruscamente.

Publicidad

Lo sé, un poco demasiado duro, especialmente para alguien como yo. Pero cada vez que ella hablaba de mudarse, mil miedos se apoderaban de mí y los enmascaraba con ira.

“¿Sabes qué, mamá? Desearía que papá estuviera aquí para que pudiera verte arruinar mi vida de esta manera. ¡Él me habría rescatado de ti!”, gritó Sally, sin darse cuenta del impacto de lo que había dicho.

Eso fue el colmo. Le dije que subiera y la encerré en su habitación. Y no me detuve ahí.

“Sé que estabas a punto de ver a ese chico. Voy a investigar un poco y averiguaré todo sobre él, créeme. Mientras tanto, estás castigada. Y puedes pedirles a tus amigas que se olviden de ese viaje de campamento. Voy a planificar tu cumpleaños. Sí, ¡YO TAMBIÉN SÉ DE ESO!”.

Tenía toda la intención de cumplir con el castigo de Sally, excepto tal vez por la parte del viaje de campamento. Sé que esas amigas suyas la adoraban, así que probablemente la dejaría ir. Iba a ser una gran sorpresa.

Pasaron varios días hasta la semana anterior a su cumpleaños número 18. Sally y yo todavía no volvíamos a hablar normalmente. Pero antes de que se fuera a su último día de clases esa mañana, sentí que ella había cambiado.

Publicidad

Me preparó el desayuno, tomó mi mano y me dijo que me amaba tres veces antes de irse. No pensé mucho en eso, pero sabía que era hora de finalmente darle permiso para ese viaje de cumpleaños. ¡Pensé que sería tan feliz!

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Pero cuando volví del trabajo ese día, emocionada por sorprender a mi hija, encontré la casa vacía. La habitación de Sally se veía sospechosamente limpia.

Abrí el armario y me encontré con un montón de perchas vacías y una nota prolijamente doblada que estaba dirigida a “Mamá”. Sally decidió demostrarme que es independiente y que puede cuidar de sí misma. Ella me dejó.

¡Mi bebé hermosa se había ido! En sus propias palabras, me dijo que ya estaba harta de mi interferencia. Me dijo que amaba a ese chico y que nunca lo entendería.

Publicidad

“Me casaré con él algún día”, escribió. “Y un día, me presentaré en tu puerta con un esposo amoroso y un bebé. Ese día, verás cómo es una madre confiada, una que no intenta frustrar constantemente los planes y sueños de su hijo”.

Estaba devastada. Todas las mañanas desde que mi Sally se fue, me despertaba, me sentaba junto a la ventana y me perdía en mis pensamientos hasta la puesta del sol, preocupándome por dónde estaría ella y si estaba segura y feliz allí.

Fue en una de esas mañanas que la encontré parada en mi puerta, con ojos que parecían cansados ​​de llorar. ¿Y qué era lo que sostenía en brazos con tanto cuidado? ¡Dos bebés!

Sally y yo no dijimos una palabra, pero ella vio la sorpresa en mis ojos y me entregó a las bebés. ¡No podía creer que ya era abuela! ¿Puedes creer que no solté a mis nietas durante seis horas cuando las cargué por primera vez?

Estaba demasiado dolida para mostrarlo, pero estaba más feliz de ver a mi hija que a mis nietas. Sentí que finalmente podía exhalar, viéndola viva y saludable.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Esa noche, mi Sally me contó todo lo que había pasado desde el día que se fue de casa.

“Realmente pensaba que Chris era el indicado, mamá. Vivimos juntos durante tres meses y todo fue de ensueño. Pero luego, cuando le conté sobre el embarazo, dijo que tenía que hacer un viaje urgente para ver a su familia”.

“Pasé diez meses esperándolo, mamá. ¡Estaba muy asustada! Pero nunca apareció. Y no tenía idea de cómo iba a criar a un par de mellizas sola”.

Solo podía imaginar lo asustada que debió haber estado mi bebé, con sus propias bebés en su barriga y sin ningún lugar a donde ir excepto a la madre que había abandonado.

“Había muchos días que quería tomar un tren y correr a tus brazos”, dijo Sally. “Solía ​​estremecerme cada vez que imaginaba el dolor que debiste haber sentido cuando me fui. Y pensé que estarías demasiado enojada para dejarme volver”.

Se recostó en el sofá, con la cabeza apoyada en mi regazo, y el chorro de lágrimas que goteaba sobre mi ropa era interminable.

Después de un rato de silencio, Sally me dijo: “Ahora lo entiendo, mamá. Eso que solías decir: ‘Cuando seas madre, lo entenderás’, ahora lo entiendo”.

Publicidad

Me dijo que no podía soportar dejar a sus hijas solas ni por un minuto. También me contó que ya había comenzado a preocuparse por en qué escuela ponerlas, cuánto costaría eso y cómo iba a preparar a las dulces niñas para la dureza del mundo.

“Tenías razón, mamá. Ahora que soy madre, lo entiendo. Y no sé cómo lo hiciste, criar a una niña tan rebelde y enojada como yo”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

“No te preocupes, te ayudaré a aprender”, le dije, mientras jugaba con su cabello. “Y si no lo hago, tus hijas terminarán enseñándote ellas mismas. Con solo estar en tu vida, te enseñarán a ser paciente, a no tener miedo y a amar, tal como tú me enseñaste, mi linda nena”.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Publicidad

El amor de una madre no tiene límites. La madre de Sally se esforzó por estar siempre para su hija durante sus años decisivos, e incluso años después, cuando Sally más la necesitaba.

Sé amable con las madres que conoces: están haciendo lo mejor que pueden. Sally no estaba de acuerdo con las formas protectoras de su madre, pero en última instancia, estaba asombrada de cómo la mujer había criado a una niña en este mundo aterrador.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Hijo ve a mamá que lo dejó y desapareció hace 17 años en la puerta de su casa justo antes de su boda

10 de octubre de 2023

Jubilada cose un vestido al día para ayudar a niños necesitados - Historia del día

14 de julio de 2023

Una familia exige a una mujer embarazada que dé su bebé a su hermana, dice que ella se lo merece más

11 de septiembre de 2023

Mamá soltera pone a su bebé en el carro de la compra de Walmart y, momentos más tarde, el carro desaparece

19 de agosto de 2023

Novia de hombre dice que está embarazada aunque él sabe que es estéril

02 de octubre de 2023

Mujer embarazada bebe té que le prepara su suegra y empieza a sentirse mal en una hora

21 de septiembre de 2023

Papá obliga a hija de 16 años a dormir en patio trasero como castigo a pesar de sus súplicas en contra

19 de agosto de 2023

Papá se niega a pagar la boda de su hija porque ella no quiere que la lleve al altar: "Es egoísta"

22 de julio de 2023

Novia lee todos los mensajes de la amante del novio en lugar de los votos matrimoniales delante de sus invitados

31 de julio de 2023

Hombre vio a su recién nacida y tiró las cosas de su esposa a la calle – Luego se hizo una prueba de ADN

20 de agosto de 2023

Mujer embarazada ve mensaje de su mejor amiga en el teléfono de su marido: "¿No le hablaste de nosotros?"

24 de julio de 2023

Esposa despierta por la madrugada y ve a otra mujer durmiendo con su esposo en la cama de su hijo

31 de agosto de 2023

Hermano se niega a renunciar a un riñón para salvar a gemelo moribundo que fue "horrible" con él "toda su vida"

21 de agosto de 2023

Mujer "secuestra" a su propia bebé para dar lección a su perezoso esposo

01 de octubre de 2023