logo
Padre e hija abrazados. | Foto: Shutterstock
Fuente: Padre e hija abrazados. | Foto: Shutterstock

Todos mis hermanos abandonaron a nuestro padre con cáncer excepto yo: él sobrevivió y nos reunió con un abogado luego - Historia del día

Vanessa Guzmán
03 nov 2022
23:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una joven estaba decidida a liberar a su padre de las garras de una enfermedad que amenazaba su vida. No sabía que ella y sus hermanos serían convocados por él para un impactante anuncio meses después.

Publicidad

Simplemente, no podía dejar de escuchar el tictac del reloj. Dondequiera que iba, resonaba en mis oídos, recordándome silenciosamente que el tiempo se estaba acabando. A mi padre le habían diagnosticado cáncer y había tomado una decisión impactante, una decisión con la que no podía vivir.

Seguí releyendo ese mensaje que me envió papá. Y me seguía rompiendo el corazón: "Janet, querida, lo he pensado mucho y he decidido que no me someteré a quimioterapia".

¿Cómo podía hacer esto? ¿Cómo podría elegir no aferrarse a la esperanza de mejorar? ¿Era por el dinero?

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Mis hermanos también se sorprendieron al recibir ese mensaje de papá. Juan, Jacobo y Henry estaban en la oficina de su nueva empresa comercial cuando les llegó la noticia.

Ellos también estaban estupefactos, pero había una nota de tranquilidad en su voz, una calma condescendiente, y no me gustó.

¡Era papá, después de todo! Mi papá. Mi héroe. Un héroe para mi hijo y mi hija también. Kathy y Cristian lo adoraban. ¿Cómo podía hacer esto?

Mientras mis hermanos calculaban fríamente cómo responder al mensaje de mi papá, no pude contener mi ansiedad.

Sabía que mi padre era demasiado terco para dejarse convencer por un mensaje telefónico o incluso una llamada. Tomé el automóvil de mi esposo y no dejé de conducir hasta que estuve en el umbral de la casa de nuestra infancia. Había estado viviendo allí solo y estaba tomando una siesta cuando lo desperté sobresaltado.

Publicidad

"¡Papá!", le dije llorando.

Se estremeció por un segundo, pero luego se frotó los viejos ojos y sonrió cuando reconoció mi rostro.

Lee también: Millonario saca a hijas del testamento y deja su herencia a trillizas sin hogar - Historia del día

"¿Tú... qué haces aquí?". La sorpresa en su rostro me dijo cuánto me extrañaba. Y también me dijo que ninguno de mis hermanos había respondido a su mensaje.

"¿Qué es eso de no hacer quimioterapia, papá?". Pregunté, tal vez demasiado severamente.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"Lo he pensado, cariño", mi papá se rascó la cabeza. "Es demasiada molestia. ¿Y para qué? ¿Un par de meses prestados en la cama?".

Sacudió la cabeza de un lado a otro y jugueteó con los pulgares. Pero sabía que esa no era la verdadera razón. Mi papá era demasiado valiente para tener miedo de algún tratamiento. Y fue la persona más optimista que conocí en mi vida.

"¿Es por el dinero, papá?", le pregunté, mirándolo a los ojos.

Hubo una inquietud inmediata en el rostro de mi padre. Trató de esquivar la pregunta mirando fijamente su taza de café.

Lo sabía. Se trataba del dinero. Suspiré, ya que esa era la única cosa con la que posiblemente no podría ayudar a mi padre. Mi esposo Marcos había pasado por tres años de problemas financieros y acababa de pagar todas nuestras deudas hace unos meses.

Publicidad

Me senté frente a mi padre, preguntándome qué decir a continuación cuando hablara.

"Mira, querida. Tengo una herencia y ahorros que tu madre y yo guardamos", comenzó a explicar mientras se aclaraba la garganta.

"¡Genial, entonces usemos eso para tu tratamiento!", dije, tratando de razonar con él. "No hay nada más importante que tu salud en este momento, papá".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"Pero entonces, ¿qué dejaría para ti y tus hermanos cuando finalmente llegue mi hora? Preferiría dárselo todo a mis hijos y nietos que a un montón de médicos", respondió papá con voz preocupada.

Aquí es donde me enojé con mi padre. ¿Por qué no podía entender que él era más importante para mí que su dinero?

"Papá, no puedes pensar así. ¿De qué nos servirá ese dinero si es a costa de dejarte morir?", expresé.

Quizás fui un poco dura, a diferencia de mis hermanos. Sabía que habían aceptado las decisiones de mi padre con bastante facilidad. Probablemente, estaban calculando cuál sería su parte de la herencia y haciendo planes para gastarla.

Publicidad

Yo no. Heredé la lengua afilada y el mal genio de mi madre. Y no había terminado de intentar hacerlo cambiar de opinión.

Papá y yo discutimos hasta altas horas de la noche, y él era tan terco como yo sabía que era. Nada pareció hacerle cambiar de opinión.

"Te necesitamos a TI en nuestras vidas, papá. No el dinero. Y no voy a dejarte ir sin más. ¡No sin intentar todo lo que podamos para recuperarte!", le grité, ocultando mis lágrimas debajo de mi ira, antes de salir furiosa y conducir de regreso a casa.

No tenía planes ni ahorros, y durante los siguientes dos días, llamé a un amigo tras otro, pidiéndoles que me prestaran dinero. Pero todos sabían que no estaba en condiciones de devolvérselos pronto. Me dieron una excusa, me dijeron cuánto lo sentían y colgaron.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Traté de hablar con mis hermanos, pero no tenían ningún interés en tratar de hacer cambiar de opinión a nuestro padre o juntar fondos para su tratamiento. Todos citaron a sus esposas e hijos como razones y fingieron preocupación.

Publicidad

Había una solución posible, pero dudaba que mi esposo estuviera de acuerdo con ella.

"Cariño, estaba pensando... ¿Quizás podríamos vender el auto?", le pregunté durante la cena.

Le encantaba ese coche. Habíamos luchado contra viento y marea para mantener el auto, a pesar de nuestras deudas. Y aunque al principio dudaba, Marcos sabía cuánto significaría para mí. Entonces, el amor de mi vida tomó su amado sedán negro para darle una última vuelta y lo vendió al día siguiente. Y su bondad terminó por salvar la vida de mi padre.

Porque dos días después, engañé a papá para que viniera al hospital, donde ya había pagado la primera ronda de quimioterapia en su totalidad.

Publicidad

Ese día, por primera vez en años, mi padre rompió a llorar ante mis ojos. Eran lágrimas de incredulidad y lágrimas de felicidad.

Estuve a su lado en cada procedimiento, en cada noche de insomnio. Y efectivamente, seis meses después, finalmente llegó el día más feliz de mi vida.

"¡Estás completamente libre de cáncer!", el médico palmeó la espalda de mi padre con los ojos llorosos cuando salíamos del hospital.

Pensé que esa era, sin duda, mi mayor recompensa. Hasta que recibí otro mensaje de mi padre unos días después.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"Me gustaría que todos mis hijos se reúnan conmigo en la oficina de mi abogado mañana a las 8:00 a. m. Tengo un anuncio muy importante que hacer".

Mis hermanos estaban emocionados porque sabían que tenía que ser por la herencia. Ya habían pedido préstamos para nuevas casas elegantes, autos de lujo y una oficina más grande, suponiendo que los días de su padre estuvieran contados y que todo su dinero fuera suyo pronto.

Estaban a punto de recibir el susto de sus vidas.

Mis hermanos se sentaron al borde de sus asientos, esperando que el abogado finalmente comenzara a decirles cuántos más ricos se habían vuelto.

Publicidad

"Hola a todos", el joven se aclaró la garganta. "Tu padre ha reescrito su testamento y ha elegido dar todas sus riquezas, incluida la casa, a solo uno de ustedes".

Ese fue el primer susto. Los hermanos nos miramos desconcertados, esperando una explicación.

"La riqueza, incluida la casa y los ahorros de tu padre, serán entregados a su hija, Janet".

Lee también: Hermanos pelean por la herencia de su padre hasta que ven a 2 niños pobres dividiendo una manzana en la calle - Historia del día

Miré a mis hermanos, que estaban mudos y rojos de vergüenza. Miré a mi papá, quien sonrió y me guiñó un ojo.

Publicidad

"No puedes hacer esto, papá. ¡No puedes dejar a tus tres hijos con las manos vacías! Nosotros también somos tus herederos". Dijo Juan, el hermano mayor, quien casi tropezó mientras se ponía de pie, furioso.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"Eso es todo lo que son. Herederos. No familia. Familia es Janet que venía a verme y me cuidaba durante mi quimioterapia. Familia era Marcos, que vendió su coche para pagar mi tratamiento. Ustedes se sentaron a esperar que yo muriera. ¿No es así? Lamento decepcionarlos, muchachos. Pero su viejo no les tirará su dinero". Papá caminaba de un lado a otro mientras hablaba, mirándonos a los ojos.

"Pero, por supuesto, no dejaré que se vayan a casa con las manos vacías. Después de todo, son mis hijos. Aquí está su parte de la herencia, muchachos", dijo papá, sacando algo de su bolsillo.

Hubo un rayo de esperanza en los rostros confundidos de mis hermanos, pero no por mucho tiempo.

Publicidad

"Aquí tienen, Juan, Jacobo y Henry”, dijo alegremente mientras le entregaba un dólar a cada uno. "Esto es todo lo que se merecen".

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • La familia implica estar allí para alguien en sus mayores momentos de debilidad: Janet actuó e hizo todo lo posible para ayudar a su padre a superar la terrible experiencia del cáncer, incluso cuando se negó a recibir tratamiento.
  • La codicia no te llevará a donde lo hará el amor: Los tres hermanos tenían sus corazones puestos únicamente en la herencia, pero terminaron en problemas financieros, mientras que la amable y amorosa Janet fue bendecida con la riqueza que nunca persiguió.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hombre rico hospeda a hermana pobre: en la mañana ve que ella se fue y dejó a un niño que él no sabía que existía - Historia del día

02 de agosto de 2022

Tras el funeral de su madre, niño huérfano ve salir a una mujer idéntica a ella de un auto elegante - Historia del día

23 de octubre de 2022

Madre mayor que se quedó sin hogar por sus 3 hijos llora cuando el abogado le dice que heredó mansión de $ 1 millón - Historia del día

26 de octubre de 2022

Pobre enfermera cuida a 4 hermanas ancianas: se entera de su testamento cuando todas mueren - Historia del día

12 de agosto de 2022

Hombre invita a familiares a celebrar Acción de Gracias un mes antes: al reunirse descubren que él falleció la víspera - Historia del día

19 de octubre de 2022

Abogado mayor envía la noticia de su muerte a sus 5 hijos para determinar su heredero - Historia del día

26 de julio de 2022

Anciano finge su muerte para elegir al heredero de la familia: deja todo al niño huérfano que vive al lado - Historia del día

01 de octubre de 2022

Chico es el único que asiste al funeral de la abuela, a pesar de que ella lo desheredó - Historia del día

14 de agosto de 2022

Gemelos venden sus juguetes para pagar el alquiler tras enterarse de que mamá está enferma y no puede trabajar - Historia del día

18 de agosto de 2022

Hombre ve a su exsuegro deambulando por las calles durante días: "Dame refugio", ruega el anciano - Historia del día

04 de agosto de 2022

Pobre conserje viudo adopta a bebé que encuentra en el aeropuerto: la madre aparece en su cumpleaños 18 - Historia del día

24 de septiembre de 2022

Mis familiares no se preocuparon por mí cuando estuve en hogar de acogida hasta que se enteraron de que heredé $1,6 millones - Historia del día

14 de julio de 2022

Mujer mayor compra comida para dos niños perdidos: los devuelve a casa y ve su foto en el dormitorio de ellos - Historia del día

02 de octubre de 2022

Pobre chico cuida a diario de su viejo maestro enfermo: su hijo aparece solo 1 año después - Historia del día

18 de septiembre de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2022 AmoMama Media Limited