logo
Anciana solitaria en el metro. | Foto: Shutterstock
Anciana solitaria en el metro. | Foto: Shutterstock

Señora de 87 años pasa Acción de Gracias sola en el metro: "La invitamos", dice voz desde atrás - Historia del día

Una anciana obligada a pasar el día de Acción de Gracias sola en el metro se sobresaltó cuando una voz detrás de ella dijo: “La invitamos”. Se dio la vuelta y vio a una chica joven y bonita detrás. No sabía que era alguien especial.

Publicidad

Harriet, de 87 años, era una mujer alegre hasta que su esposo Marcus murió de un ataque al corazón tres años atrás. Así como él había sido enterrado bajo tierra, la vitalidad de su viuda también había sido enterrada en algún lugar profundo de donde no había vuelta atrás.

Cuando la anciana regresó a casa después del funeral de su esposo y durmió en su cama, todavía podía olerlo. ¿Cómo pudo Dios ser tan cruel y llevárselo?

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

¿No le había prometido Marcus que estaría siempre a su lado? Había roto su promesa. El corazón de Harriet no podía soportar eso.

Poco después, ella comenzó a tener problemas para recordar cosas y le diagnosticaron Alzheimer. Su memoria había comenzado a fallarle, y temía perder sus recuerdos, especialmente los de su difunto esposo.

Publicidad

Una mañana, la mujer mayor se despertó y revisó el diario que siempre llevaba junto a su cama. Después de su diagnóstico comenzó a escribir todo allí. Eso le ayudaba mucho cada vez que sentía que le faltaba algo.

Cuando vio que era el día de Acción de Gracias, sus ojos se llenaron de lágrimas. No tenía con quién celebrarlo. Sus amigos estaban dispersos por todo el país, ella y Marcus no habían tenido hijos y sabía que sus vecinos estarían ocupados con sus familias.

“Cariño...”, le susurró a su difunto esposo entre lágrimas. “¿Deberíamos haber intentado más tener niños? Debí haberme preocupado por adoptar, al menos. Todo es mi culpa...”.

Cuando Marcus y Harriet descubrieron que no podían tener hijos, decidieron que su amor mutuo era suficiente. Ahora ella se sentía arrepentida de eso.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Pero no, no debo estar triste!”, se consoló. “Hoy es un día especial y debo agradecer a Dios por lo que tengo”.

Así que se esforzó por sonreír y decidió pasar el resto del día en el metro, donde había conocido a su difunto esposo, el amor de su vida. Si bien tenía dificultades para recordar cosas, nunca olvidaría dónde había conocido a su amado.

Harriet se vistió con un traje encantador y el abrigo de piel que Marcus le había regalado, y caminó hacia el metro.

Sostenía una taza de su café favorito en una mano y una comida que había pedido con la bebida caliente en la otra. El restaurante había anunciado el platillo como especial de Acción de Gracias.

Se sentó en las escaleras del metro, rezó una plegaria corta y tomó un sorbo de café. Vio que la gente se bajaba del tren y se abrazaba con sus seres queridos, y pese a que se seguía diciendo que todo estaba bien, no pudo evitar que los ojos se le llenaran de lágrimas.

“Es un hermoso día. ¿Por qué no puedo sentirme feliz, Dios?”, expresó sus preocupaciones. Tomó la foto de Marcus de su cartera y empezó a hablarle.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Te extraño tanto, cariño. Verás, a pesar de todo, no puedo ser feliz. No tener compañía hoy se siente horrible. Desearía que hubiéramos podido pasar más tiempo juntos”.

De golpe, una voz detrás de ella dijo: “¡La invitamos! ¡Nos gustaría recibirla!”.

“¿Quién es?”, dijo Harriet, y se volvió sobresaltada.

Entonces vio a una chica joven y bonita con una gran sonrisa detrás de ella. “¿Estabas hablando conmigo, niña?”, preguntó, perpleja, y la chica asintió.

“Sí, señora. ¿Le gustaría unirse a mi mamá y a mí para la cena de Acción de Gracias? Lo siento, la escuché hablar sobre estar sola...”.

Harriet se sorprendió. ¿Quién era esta joven que la invitaba?

Pronto, una mujer apareció detrás de la chica y la anciana frunció el ceño. “Hola, señora Morgan”, dijo la mujer. “¡Qué agradable sorpresa verla aquí! ¡La reconocí tan pronto como bajé del tren!”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

La anciana no tenía idea de quién era la mujer o la joven. ¿Cómo la conocían?

“Lo siento, pero, ¿nos hemos visto antes? Mi memoria no está muy bien”, explicó sobre su Alzheimer. Entonces la mujer se presentó y las lágrimas brotaron de los ojos de Harriet.

“¿Recuerda haber trabajado como profesora?”, preguntó la dama. “Soy Lydia. Esta es mi hija Isabel. Recuerda a la chica que siempre le preocupaba y obtenía la menor puntuación en sus exámenes, pero usted seguía creyendo en ella. ¿Le suena eso?”.

“¡Ah cariño!”. Harriet sonrió entre lágrimas. “¡Ha pasado mucho tiempo! ¡No tenía idea de que mi alumna me recordaría! Lydia, querida... ¡Sí, ahora te recuerdo! Es maravilloso que todavía me recuerdes”.

“¿Cómo podría olvidarla, señora Morgan? Siempre creyó en mí y luchó con mis padres para que me permitieran ingresar en la universidad de mi elección. Y es gracias a usted que hoy soy una arquitecta exitosa”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Nunca tuve la oportunidad para agradecerle personalmente. Por favor, venga con nosotras a celebrar el día de Acción de Gracias. Sería un placer que aceptara”.

Harriet no podía decir que no. Se unió a Lydia y a su familia, y fue una de las mejores cenas de Acción de Gracias que había tenido. El aroma del pavo asado, el puré de papas, la salsa casera de arándanos y el pastel, transportaron a la anciana a tiempos más felices.

Y antes de comenzar a comer, cuando todos oraron juntos, Harriet agradeció a Dios por ello.

“Gracias, Señor”, dijo en su oración. “Gracias por enviarme un ser querido para que no me sintiera sola. Estoy agradecida por lo que tengo”.

Después de ese día, Harriet comenzó a visitar a Lydia y a su familia con frecuencia. Su alumna se entristeció cuando supo que la mujer mayor estaba sola y, desde entonces, las dos se han acercado como una familia.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • La amabilidad y el amor que uno da a los demás regresan de manera sorprendente: Harriet había sido una profesora maravillosa que había creído en su alumna más traviesa y problemática, y esa amabilidad y amor regresaron a ella en forma de una deliciosa cena de Acción de Gracias.
  • Ten fe en Dios y sé agradecido: A pesar de sentirse triste, Harriet se animó y decidió estar agradecida por lo que tenía. Su fe fue recompensada y Dios le envió un ser querido para que no estuviera sola en Acción de Gracias.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

"¡Esta boda se cancela!", grita el novio tras conocer la verdad sobre su novia - Historia del día

05 de febrero de 2024

Policía falso detiene a mujer pobre sin saber quién es ella en realidad

23 de enero de 2024

"¡Esta boda se cancela!", grita el novio tras conocer la verdad sobre su novia - Historia del día

21 de febrero de 2024

Persona dada por muerta se presenta en una boda

09 de abril de 2024

Mi nuera me trata como su sirvienta, así que decidí darle una lección en Navidad

24 de enero de 2024

Rico heredero humilla a un mendigo a las puertas de un hotel de lujo y a la mañana siguiente ve vaciada su cuenta bancaria - Historia del Día

26 de marzo de 2024

Anciana sin hogar gasta todo su dinero en un regalo para un niño rico - Historia del día

19 de marzo de 2024

Pareja deja a hijos con prima para ir a restaurante, se horroriza al ver su casa rodeada por la policía en la televisión - Historia del día

23 de enero de 2024

Mi mamá usó mi herencia a pesar de mis objeciones, así que decidí darle una lección - ¿Es justificada mi venganza?

16 de abril de 2024

Mujeres se sinceraron sobre sus bodas canceladas tras conocer la verdad sobre sus otras mitades

13 de marzo de 2024

Mi suegra tiró toda mi comida de la nevera – Yo le respondí el día de su cumpleaños

17 de abril de 2024

Adolescente le presta abrigo a una anciana que se encoge del frío, al día siguiente encuentra un anillo y una nota en su bolsillo - Historia del día

23 de enero de 2024

Familia se reúne para funeral de anciano empresario, se conmociona al oír su voz salir del ataúd - Historia del día

23 de enero de 2024

Mi mujer embarazada empezó a volver a casa tarde por la noche - Perdí el control cuando descubrí el motivo

25 de abril de 2024