logo
Chico con una mano jugando al baloncesto. | Foto: Shutterstock
Fuente: Chico con una mano jugando al baloncesto. | Foto: Shutterstock

Niño con una sola mano promete brillar en el básquet a su padre moribundo: luego el estadio entero canta el nombre del difunto - Historia del día

Vanessa Guzmán
21 nov 2022
00:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

El padre de Tomás se había ido para siempre, pero sus palabras se quedaron con el niño. Años más tarde, en su momento de victoria ganada con mucho esfuerzo, no esperaba escuchar el nombre que más significaba para él resonando entre la multitud.

Publicidad

Tomás se sentó sosteniendo las manos venosas de su padre, sabiendo que su último abrazo estaba a unos segundos de distancia. El niño se quedó quieto mientras su padre, su héroe, lo observaba con lágrimas de orgullo de la cabeza a los pies.

“Hijo”, dijo el hombre moribundo antes de respirar hondo para tratar de recuperar la suficiente energía para decir sus últimas palabras.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

El niño se inclinó más cerca de su padre, su corazón estaba listo para captar cada palabra que estaba a punto de decir.

“Recuerda: no eres un niño roto. Estás destinado a la grandeza. No estás destinado a sentarte al margen y esperar a que te elijan. Estás destinado a dar un paso al frente, reclamar tu posición y jugar”.

“Habrá voces que se burlarán de ti. Pero un día, cantarán en tu victoria”.

“Ponle corazón al juego, hijo. Y no importa lo difícil que parezca, no te rindas. ¡Tomás, mi campeón, dame tu palabra!”.

Lee más: Niño le promete a su madre hacer 1000 buenas acciones al mes y accidentalmente la salva de ser despedida - Historia del día

Publicidad

Tomás abrazó a su padre y le prometió entre lágrimas: “Te doy mi palabra, papá, no me rendiré. ¡Tu hijo no descansará hasta que sea una superestrella del básquet!”.

En ese momento único, padre e hijo revivieron cada sesión de práctica incansable, cada juego que habían visto, cada técnica que habían aprendido, y cada risa y lección de vida que habían compartido en el campo de práctica.

En el dolor y la fuerza de ese último abrazo firme con su papá, Tomás olvidó que solo tenía una mano. Tres días después, cuando amigos y familiares se reunieron y se dispersaron de la lápida de su padre, el niño tocó el suelo húmedo y repitió esa promesa.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

“Voy a ser una superestrella del básquet, papá”, dijo. “Dondequiera que estés, quédate cerca, papá, y cuídame”.

Publicidad

La promesa de Tomás a su padre se convirtió en su propósito. Sin ella, habría dejado el deporte tras el terrible accidente que le había costado la mano.

Sin el empujón de su padre, el chico se habría conformado con la lástima y la simpatía de los demás en lugar de asumir el desafío de convertirse en un imbatible jugador de baloncesto con una sola mano.

Fue este amor por su padre y la locura por la excelencia lo que hizo que Tomás se despertara la mañana después de la cremación de su padre y se dirigiera directamente a la cancha de básquet del vecindario.

“Oigan, ¿puedo jugar con ustedes?”. Tomás trató de ignorar que el grupo de niños en la cancha estaba mirando su brazo derecho.

Publicidad

“¿Básquet? ¿Quieres jugar baloncesto con una mano? Tienes que estar bromeando, amigo. Esto no es para ti”.

“Ah, eso no es problema. Realmente puedo jugar”. El niño trató de explicar, pidiéndole a uno de los niños que le lanzara la pelota.

“No, amigo, esto es demasiado extraño. Tu apariencia me da escalofríos. No hay forma de que juegues con nosotros. Así que mejor te vas, o te obligaremos”, dijo el líder del grupo con una gruesa capa de disgusto en su voz.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“¡Vete por favor!”, suplicó otro chico del grupo. De alguna manera, eso dolió más que el insulto del líder.

Tomas bajó la cabeza y caminó lentamente hacia su casa.

Al día siguiente, el niño estaba de vuelta en el cementerio después de la escuela, arrodillado donde descansaba su mayor fuente de fortaleza.

“Sé que te lo prometí, papá. Pero estoy asustado. La gente a mi alrededor solo me ve como un niño con una mano. Nadie me mirará nunca como alguien normal, como uno de ellos. Tal vez soy un niño roto”, dijo llorando, anhelando escuchar la voz que le había sido arrebatada.

Publicidad

“¡Hola, hijo!”, dijo la voz familiar de un hombre mayor desde atrás. Aterrorizado, Tomás se dio la vuelta para mirar. Era el tío Daniel, uno de los mejores amigos de su padre.

“¿Alguna vez te conté cómo solíamos llamar a tu papá en la escuela secundaria?”, preguntó el hombre, limpiando las lágrimas del niño.

“Solíamos llamarlo ‘Determinator’. No era bueno en ningún deporte y estaba en la media en lo académico, pero era muy determinado, muy decidido”.

“Y había una cosa a la que nunca renunciaba. Había una chica en la escuela secundaria, dos años menor que nosotros”, dijo el tío Daniel sonriendo.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

“Tu padre la conoció y se enamoró de ella en un abrir y cerrar de ojos. La chica era muy popular en la escuela y tenía novio, un tipo muy alto, de cabello largo y manos grandes. El chico y sus amigos molestaban mucho a tu papá”.

Publicidad

“Pero nuestro ‘Determinator’, siendo el alma obstinada que era, recibió muchos golpes y los enfrentó un millón de veces más. El día que se rompió la nariz y tuvo que ser llevado de urgencia al hospital, yo estaba de pie junto a su cama”.

“Me dijo: ‘Daniel, algún día me casaré con esa chica’”.

“Me reí y le pregunté: ‘¿Qué te hace creer eso?’. Él sonrió y me pidió que mirara detrás de mí. La chica que tu padre había estado persiguiendo durante cinco largos años estaba parada al pie de la cama, sonriendo tímidamente”.

“Esa chica era tu madre. Desde entonces, se convirtió en la mayor prueba de la determinación de tu padre, y a él le encantaba contar y volver a contar esa historia. Hasta que llegaste tú. Entonces te convertiste en su historia de más orgullo”.

Publicidad

“Tú eres su hijo, Tomás. Cualquier valor o fuerza que estés buscando, ya lo tienes. Sigue buscando hasta que lo encuentres”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Todas las noches desde esa conversación con el tío Daniel, Tomás esperaba que la cancha de baloncesto del vecindario estuviera vacía. Su madre esperaba afuera mientras él practicaba solo durante horas.

Estaba lejos de todos los ojos compasivos y ridiculizantes, y había encontrado la paz que necesitaba para trabajar en sus habilidades de baloncesto. Su madre felizmente renunció a su sueño por él, pues veía cuánto significaba para el niño.

Pasaron cuatro años y a Tomás se le presentó una oportunidad que lo entusiasmaba y lo asustaba al mismo tiempo. Su escuela estaba celebrando un año histórico e iba a haber un gran partido de básquet para el que los chicos tendrían que practicar durante los meses previos al evento.

Publicidad

Esta era su oportunidad para mostrar las habilidades en las que había estado trabajando. Estaba emocionado de ir a la escuela ese día. En su corazón sabía que iba a ser seleccionado para el equipo.

Pero las cosas no saldrían como él las imaginaba. Tomás entró en la cancha de baloncesto y a los pocos segundos se dio cuenta de que nada había cambiado. Los chicos no eran más amables. De hecho, su burla solo se había vuelto más fuerte a lo largo de los años.

Mientras los profesores intentaban en vano controlar a los jóvenes que lo abucheaban, Tomás se vio acorralado con los mismos terribles apodos y consignas que solía escuchar años atrás.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Ahogado en el ruido y la lluvia de bolas de papel arrugadas que le arrojaban desde todas direcciones, el chico hundió la cabeza y salió de la cancha.

Publicidad

Las semanas pasaron volando hasta que solo faltaba una para el gran partido. Nadie en toda la escuela estaba tan ansioso como el entrenador de baloncesto, el Sr. Salas.

“Estamos en una situación bastante complicada, señor”, dijo el entrenador mientras se rascaba la cabeza calva sin saber qué hacer. “Con uno de nuestros mejores jugadores lesionado con una pierna rota, no sabemos cómo vamos a competir”.

“Para eso lo hemos contratado, ¿no es así, Sr. Salas? Tenemos mucho en juego en este partido. Por favor, déjeme con mi millón de tareas y no vuelva aquí sin una solución”, dijo el director de la escuela señalando la puerta de su oficina.

Publicidad

El Sr. Salas no pudo dormir esa noche. Sabía que estaba a punto de ser despedido, y si perdía este trabajo tendría que suspender el tratamiento médico que necesitaba su esposa.

Ensimismado, el entrenador salió con su perro a caminar por el vecindario que dormía profundamente. Fue entonces cuando notó que alguien jugaba en la pequeña cancha de básquet del lugar.

Bajo la luz parpadeante de la calle, el Sr. Salas vio algo que lo llenó de vergüenza, asombro y esperanza al mismo tiempo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Observó que Tomás estaba practicando el deporte con determinación. Lo veía esquivar, driblar y saltar en el aire para aterrizar la pelota magistralmente a través del aro, una y otra vez. Pasó una hora antes de que el entrenador interrumpiera al chico.

“¡Notablemente has practicado esas técnicas, chico! Pero la ira en tu juego, ¿de dónde viene?”.

Por el rabillo del ojo, Tomás había notado la presencia del entrenador Salas hacía varios minutos.

“¿Qué le importa?”, gritó el joven, incapaz de controlar su ira.

“Me importa porque sin saber de dónde viene esa ira, no puedo dejarte jugar el último partido en la escuela el sábado”.

Publicidad

Tomás se detuvo en estado de shock por un segundo y luego se rio. “Se dio cuenta de que me falta una mano, ¿no? No soy exactamente alguien que la escuela quiera tener en su equipo”.

“No me importa lo que quiera la escuela. Estoy aquí. Te estoy mirando. Noto el fuego en tus ojos y el talento puro en tus movimientos, y te pregunto: ¿qué quieres hacer tú?”.

Tomás dejó caer la pelota y, por primera vez en su vida, le dijo a alguien lo que le había prometido a su padre moribundo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

El Sr. Salas no sabía cómo consolar al chico. En cambio, dijo: “Quiero verte en la cancha de baloncesto de la escuela a las 5 a. m. mañana”.

La cuenta regresiva para el día del juego estaba en cero, y Tomás estaba a segundos de entrar a la cancha para jugar su primer gran juego.

Trataba de no mirar a la multitud o al otro equipo. Cerró los ojos y le recordó a su padre que lo cuidara. Recordó las últimas palabras del hombre.

“... pero un día, cantarán en tu victoria”.

A lo largo del juego, Tomás mantuvo sus ojos en la pelota y el aro, sin prestar atención a las burlas y comentarios de sus oponentes.

Publicidad

Toda la escuela observaba en silencio mientras el chico del que se habían burlado todos esos años anotaba punto tras punto.

Y cuando Tomás saltó en el aire para clavar el balón a través del aro en los últimos segundos decisivos del último cuarto, fue como si sus corazones estuvieran en su mano.

¡Lo logró! El chico había llevado a su equipo a la victoria. Sin embargo, solo hubo silencio en la audiencia, salvo un silbido fuerte y alegre del Sr. Salas, que no podía ser visto entre la multitud.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

La adrenalina de la victoria era todo lo que Tomás había imaginado que sería. Se derrumbó sobre sus rodillas y lanzó su puño cerrado al aire. Justo cuando respiró hondo y estaba a punto de gritar, recordó a su padre. Rodeado por toda su escuela, el chico se echó a llorar.

Si Tomás no hubiera cerrado los ojos y se hubiera rendido a las lágrimas, habría visto que no había un ojo seco en la audiencia. Habiendo llorado en el silencio masivo, Tomás finalmente se levantó y comenzó a caminar hacia el vestuario.

Fue entonces cuando el silencio en la cancha se rompió con cientos de voces rugientes alrededor del chico. Cada ojo estaba orgulloso, cada palma levantada y balanceándose, y cada voz cantaba un nombre.

Publicidad

“¡Larry! ¡Larry! ¡Larry! ¡Lo hizo! ¡Larry! ¡Larry! ¡Larry! ¡Lo logró!”.

El jovencito se sintió abrumado por el cántico repentino, y cuando vio al Sr. Salas entre la multitud, este le dirigió una sonrisa de complicidad y le pidió que saboreara el momento.

El entrenador le había contado a toda la escuela la historia de Tomás. Contó cómo había perdido su mano, contó que quería ser una estrella del básquet y cuánto significaba su padre para él.

Escuchar a los chicos y maestros cantar ese nombre en voz alta hizo que Tomás se rindiera y llorara de nuevo. ¡Larry! Ese era el nombre más cercano a su corazón. Era el nombre de su padre.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Al día siguiente, el chico regresó al cementerio, esta vez, con algo especial para mostrarle a su papá, desde donde lo estuviera observando.

Publicidad

“Cumplí mi promesa, papá. Y aunque no estuviste allí, esta es tu victoria también. ¡Siempre te haré sentir orgulloso!”.

“Esta es para ti, papá, de tu campeón”. Diciendo esto, Tomás abrió la camiseta prolijamente doblada que había usado en el juego. Era una camiseta amarilla brillante, y sus compañeros de equipo habían pintado con aerosol las palabras “¡Superestrella del baloncesto!”.

La mostró a los cielos, luego la dobló y la dejó debajo del nombre de su héroe, para que fuera atesorado allí para siempre.

¿Qué podemos aprender de la historia?

  • Nunca te rindas en cumplir tus sueños: Tomás encontró muchos obstáculos en su camino para demostrar sus habilidades en el baloncesto, pero no permitió que ninguno lo doblegara.

  • Escucha las voces que creen en ti: Al igual que Tomás, todos tenemos al menos una persona en nuestras vidas que creyeron en nosotros, incluso cuando no creíamos en nosotros mismos. Esas voces merecen ser queridas y apreciadas.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee también: Niño promete regar las plantas de la anciana cuando ella se muda a un asilo: halla una nota en la tierra - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Chico reprocha a su mamá por pasar noches fuera tras la muerte de papá: una noche ella le ofrece que la acompañe - Historia del día

31 de julio de 2022

Hombre mayor limpia la basura alrededor de las casas vecinas y ve que un niño lo ayuda - Historia del día

04 de septiembre de 2022

Conserje escolar le pide a chico huérfano que lo sustituya por 1 día: regresa en un auto de lujo y lo adopta - Historia del día

28 de julio de 2022

Pobre chico cuida a diario de su viejo maestro enfermo: su hijo aparece solo 1 año después - Historia del día

18 de septiembre de 2022

Conserje se ve obligado a vivir en la escuela con su esposa y 4 hijos: un día revisa su cuenta bancaria y encuentra $2 millones - Historia del día

25 de julio de 2022

Niño pobre cuida a niña rica como un padre: su madre se entera y le pregunta quién es ella - Historia del día

07 de agosto de 2022

Chico abandonado se para de su silla de ruedas por primera vez para bailar con una enfermera y su madre biológica aparece - Historia del día

30 de octubre de 2022

Papá se entera de que su hija pasa horas en la cocina de la escuela después de clases y va la oficina del director - Historia del día

20 de julio de 2022

Maestro refugia a chica que duerme en un banco: se entera de que su padre millonario fue su mejor estudiante - Historia del día

25 de septiembre de 2022

Estudiantes pasan día y noche cerca de su maestra hospitalizada: el director se presenta en el tercer día - Historia del día

04 de octubre de 2022

Niño le promete a su madre hacer 1000 buenas acciones al mes y accidentalmente la salva de ser despedida - Historia del día

07 de octubre de 2022

Niño rico oye que su papá se burla de la abuela de compañero de clase en la graduación y la defiende - Historia del día

27 de julio de 2022

Papá solitario echa a su hija embarazada: 38 años después, nieto lo visita en asilo de ancianos - Historia del día

21 de julio de 2022

Militar le compra flores a un niño que suplica por ellas: luego encuentra el ramo en la tumba de la mujer que amaba - Historia del día

06 de octubre de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2022 AmoMama Media Limited