logo
Mujer joven lavando platos | Foto: Shutterstock
Mujer joven lavando platos | Foto: Shutterstock

Jefe despide a una joven lavaplatos por sospechas de que roba: se disculpa entre lágrimas tras abrir su bolso - Historia del día

Georgimar Coronil
25 nov 2022
11:40

Cuando Tomás, el propietario de un restaurante, se da cuenta de que una joven lavaplatos frecuenta el vestuario, sospecha que le ha robado. La avergüenza delante de todos y luego se arrepiente.

Publicidad

Tomás era un viudo adinerado de unos 50 años que se consideraba inteligente y encantador. Despreciaba a quienes le llamaban "calvo" y "barrigón" a sus espaldas.

El hombre pensaba que podía conquistar fácilmente a cualquier mujer joven y guapa. Nunca se cansaba de coquetear.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Para Tomás, la edad no era más que un número, y eso no le impedía soltar sus frases para ligar y dirigir su mirada a las mujeres, incluidas las camareras y lavavajillas que trabajaban en su restaurante. Entre ellas estaba Giselle, de 20 años.

Giselle era nueva en el restaurante. Llevaba un mes trabajando como lavavajillas. La dama había perdido recientemente a su marido, Marcos. Tras la tragedia, empezó a tener problemas económicos y se encontró con un cartel de "Estamos contratando" en el exterior del restaurante de Tomás. Se postuló como lavavajillas e inmediatamente se puso a trabajar.

Publicidad

Sus compañeras le advirtieron de la actitud de su jefe hacia el personal femenino. "A ese hombre le gusta coquetear e incluso ha invitado a algunas a citas. Cree que el dinero lo puede comprar todo", dijo una de ellas.

Giselle estaba concentrada en mantener su trabajo a cualquier precio. "Conozco mis límites", dijo con seguridad.

Pero un día, fue testigo de lo que le habían contado sus compañeras.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¿Tiene idea de por qué la contraté, señorita Giselle?", le dijo Tomás, que le había bloqueado el paso cuando se marchaba al final de su turno. Cogió una rosa roja de una mesa cercana.

Publicidad

"No, señor. Por favor, discúlpeme. Tengo que llegar pronto a casa".

"No me llame señor. Llámeme Tom".

Giselle se sintió impotente y atrapada porque fue la última en salir del restaurante. Tenía muchos platos que lavar ese día.

"Se hace tarde… tengo que irme, señor".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Pero Tomás no cedió. "Quedé cegado por su belleza el primer día que la vi", dijo. “Podemos ir a un resort, tomar muchas bebidas y comprar todo lo que quieras ¿Qué le parece?".

Molesta, Giselle apartó suavemente a Tomás de su camino y se marchó furiosa, diciendo: "Estoy aquí para trabajar, señor. No estoy aquí para otra cosa que no sea mi trabajo. Y respeto mi lugar de trabajo. Gracias, pero no soy el tipo que está buscando. Buen día, señor".

Publicidad

Tomás estaba furioso. Le dolía el ego. "Después de todo, es una lavaplatos ORDINARIA… ¿Cómo se atreve a rechazar mi oferta? Espere a que le muestre de lo que soy capaz".

Pasaron los días, pero Tomás no había superado lo ocurrido. No estaba dispuesto a aceptar la derrota ni el rechazo. Seguía buscando una forma de humillar a Giselle.

Un día, la vio llegar al trabajo con un bolso. En la mente de Tomás surgió un plan malvado y durante los días siguientes se aseguró de que Giselle llevara ese bolso todos los días al trabajo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

A menudo comprobaba cómo estaba Giselle y la veía frecuentar el vestuario durante su turno. Sus sospechas se gestaron y esperó hasta la tarde, cuando el comedor estaba ocupado, para abalanzarse sobre ella.

"¡Que tengan un buen día! Tengo que ir al mercado. Me he tomado medio día libre", dijo Giselle a sus amigas.

Justo cuando estaba a punto de salir por la puerta, Tomás la llamó en voz alta: "¡Espere ahí, señorita Giselle! ¿Qué lleva en ese bolso? ¿Ha estado robando las sobras y el lavaplatos? Está despedida".

Giselle se sobresaltó. Se dio la vuelta y empezó a sudar de miedo. Los clientes la miraron fijamente y comenzaron a susurrar cosas. Sus compañeros de trabajo se reunieron detrás de Tomás y estaban igualmente sorprendidos.

"Sé que me ha estado robando. Le he visto frecuentar el vestuario al menos tres veces durante su turno. Venga aquí, deme su bolso. Déjeme ver lo que hay dentro".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Giselle se asustó. Quería retroceder y correr. "No hay nada, señor. Solo tengo mi lonchera y ropa de cambio".

Pero Tomás se apresuró hacia ella y le arrebató el bolso de la mano. Para su sorpresa, estaba más pesado de lo que imaginaba.

Algunos invitados curiosos y el personal se aglomeraron alrededor de Giselle y Tomás cuando este puso la manta sobre una mesa. "¡Oh, Dios mío! ¿Qué es esto?", exclamó cuando abrió el bolso y vio que algo se movía adentro.

Dentro de la manta había un bebé mirando a Tomás con grandes ojos marrones. Este se quedó atónito.

"Señor, puedo explicarlo", dijo Giselle…

"Mi marido murió hace unos meses cuando yo estaba embarazada. Después de que llegara mi bebé, no pude encontrar trabajo, y no tenía a nadie que la cuidara cuando me incorporé aquí. No podía dejarlo solo en casa, así que lo escondía en el bolso y lo llevaba al trabajo. Frecuentaba la sala del personal para alimentarlo y asegurarme de que no hiciera ningún ruido. Solo protegía a mi bebé. No soy una ladrona".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Tomás se conmovió cuando el bebé de su empleada le recordó a un niño que había perdido hacía tiempo. Ese día, lloró delante de todos, dejando al descubierto una faceta suya que nadie conocía. Tomás se disculpó inmediatamente con Giselle.

"Lo siento, señorita Giselle. Perdí a mi mujer y a mi hijo en un accidente hace muchos años. Después me quedé soltero porque temía volver a perder a mis seres queridos. Nunca encontré el verdadero amor después de eso. Mi soledad me convirtió en un monstruo. No soy malo de corazón, pero es que vivía con la suposición de que el dinero podía comprar cualquier cosa, incluso el amor. Estaba equivocado".

A Giselle se le llenaron los ojos de lágrimas tras conocer la historia de Tomás. "Señor, siento lo que ha pasado tras perder a su familia. Me alegro de que se haya dado cuenta de su error, al menos ahora".

Publicidad

Tomás le entregó el bebé a Giselle. "Puedes volver al trabajo después de un mes. Te voy a dar un permiso pagado para que puedas pasar tiempo con tu hijo".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Giselle sonrió y salió del restaurante con su bebé.

Tomás había decidido duplicar el salario de Giselle una vez que volviera al trabajo para que le ayudara a contratar una niñera que cuidara a su hijo mientras ella estaba fuera del trabajo. ¿Pero dejó de coquetear después de eso?

No es de extrañar que los viejos hábitos no se pierdan, ¡y así fue en el caso de Tomás! Aunque dejó de coquetear con sus empleadas, no dejó de coquetear con otras mujeres al azar. Solo el tiempo dirá si Tomás encontrará de nuevo el amor. Pero todos, incluida Giselle, se alegran de que se haya dado cuenta de que el dinero no lo es todo.

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • El dinero no lo es todo: Tomás se aprovechó de su posición para coquetear con su empleada y coaccionarla para que tuviera una cita con él, arrepintiéndose después.

  • Una madre haría cualquier cosa para proteger a su hijo: Giselle llevó en secreto a su bebé recién nacido al trabajo para cuidarlo mientras se ganaba el sustento. Arriesgó su trabajo para proteger y cuidar a su bebé.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Descubrí que mi cliente habitual, que siempre deja grandes propinas, es mi padre - Historia del día

08 de noviembre de 2023

Despiden a camarero por robar comida sin vender para vecina anciana, recibe oferta para dirigir restaurante más tarde - Historia del día

10 de septiembre de 2023

Vivo sola a los 68 años porque mis hijos han olvidado que existo - Historia del día

25 de julio de 2023

Esposo deja a esposa y a hija por mujer más joven, años después su hija se convierte en su jefa - Historia del día

31 de octubre de 2023

Cajero paga la compra de pobre anciana, su jefe lo llama a su despacho para hablar de ello - Historia del día

10 de agosto de 2023

Joven pareja se conoció junto a una rocola, 60 años después volvieron allí para un último baile - Historia del día

06 de noviembre de 2023

Hombre cuida a hermanos mientras su mamá está en coma, le propone matrimonio a ella inmediatamente después de recuperarse - Historia del día

11 de octubre de 2023

Hijo huye de casa a los 16 y regresa a los 29 para encontrar sólo una nota en una casa abandonada - Historia del día

03 de noviembre de 2023

Un indigente ayuda a una anciana a llevar la compra a casa, al día siguiente descubre que el dueño de la tienda lo busca - Historia del día

01 de agosto de 2023

Mujer renuncia a su carrera para tener hijos, en su 3er aniversario de boda descubre que su esposo no quiere hijos - Historia del día

08 de septiembre de 2023

Un padre de 4 hijos en apuros se entera de que recibe una casa de USD 1,3 millones de una desconocida "Lisa Adams" - Historia del día

19 de octubre de 2023

Mujer descubre a esposo quitándose anillo de boda cuando sale de casa, lo sigue una vez - Historia del día

29 de septiembre de 2023

Gerente de tienda echa a mamá de 3 hijos por llevarse comida caducada, se disculpa después de que su jefe interviene - Historia del día

22 de septiembre de 2023

Mamá nota que hijo está perdiendo peso, se entera de que nuevo profesor le quita la comida a diario - Historia del día

02 de octubre de 2023

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited