logo
Mujer mayor caminando con su nieto. | Foto: Shutterstock
Fuente: Mujer mayor caminando con su nieto. | Foto: Shutterstock

Abuela que cría sola a su nieto desaparece: el niño queda devastado hasta que abre su clóset - Historia del día

Tom sabía que tenía la mejor abuela del mundo. Cuando ella no volvió a casa un día, comenzó a buscar pistas de dónde podría estar y encontró algo que se cayó de su armario que hizo llorar al niño.

Publicidad

“¡Mi cumpleaños es en dos días!”, gritó Tom alegremente en clase, sabiendo que su voz se ahogaría en el mar de charlas y vítores de sus compañeros después de un largo día escolar.

El chico estudiaba en el curso de octavo grado más ruidoso conocido por el hombre. Eran niños brillantes y enérgicos con grandes sueños, nacidos y criados en diferentes grados de pobreza y adversidad.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

A la gente le gustaba decir que pertenecían a la parte de mala reputación de la ciudad. Pero en su mayoría eran personas de buen corazón que no tenían suficiente dinero para reparar sus casas dañadas o educarse lo suficiente.

Era el pueblo donde la mayoría de los niños aprendían a hacer trabajos ocasionales antes de aprender a leer.

Pero no Tom. Para un niño que pertenecía a una de las familias más pobres del vecindario, él era inusualmente mimado. Tenía 13 años y el único padre que había conocido era su abuela Vilma.

Los padres de Tom habían fallecido con meses de diferencia antes de que el niño cumpliera los cuatro años. Vilma era una viuda de 47 años en ese entonces, y detestaba la sugerencia de vecinos y amigos con buenos deseos de entregar al niño al sistema de crianza temporal.

Publicidad

Lee más: Mujer cría a la niña que su hijo abandonó hace 10 años: él regresa y ve la casa abandonada y vacía - Historia del día

“Tienes dos trabajos y apenas ganas dinero. Además, te estás haciendo mayor. ¿Cómo crees que vas a criar a un niño pequeño?”, preguntaba la gente.

“Él es la única familia que me queda. Es el único a quien puedo brindar todo mi amor y cariño. Y no sé cómo, ¡pero voy a cumplir todos sus sueños, grandes y pequeños!”, decía la mujer.

Amigos y vecinos veían que Vilma trabajaba arduamente todos los días para mantener al niño. Desde que él era muy pequeño, ella había comenzado a ahorrar para las cuotas escolares y los útiles que necesitaría años más tarde.

Publicidad

La abuela olvidaba que su cuerpo envejecía y sus huesos se debilitaban. Descuidaba tantos pequeños dolores y molestias como pudiera, pues no quería gastar dinero en el hospital.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Vilma también esperaba que Tom no notara sus dificultades para ponerse de pie. “¡Tengo que ser fuerte para mi pequeño campeón!”, se decía a sí misma.

Cuando el chico llegó al octavo grado, era el más inteligente y de mejor comportamiento de la clase. No había realizado ningún trabajo extraño, aunque era capaz de manejar una casa entera por sí mismo.

Pero últimamente, Tom había notado que Vilma a veces parecía repetitiva, olvidadiza o incoherente. Había días en que abría su lonchera durante el recreo y la encontraba vacía, o descubría las gafas de su abuela metidas en el bolsillo delantero de su mochila escolar.

El tierno corazón de Tom se preocupaba en silencio por ella sin dejar que se notara. El niño estaba emocionado por su próximo cumpleaños. Sabía que su abuela hornearía un delicioso bizcocho y pasarían toda la tarde en el parque. ¡Era el plan perfecto!

Publicidad

Enloquecido por la emoción, el chico entró en la casa solo como siempre y se zambulló en el viejo sofá para quitarse los zapatos. Pero entonces, algo llamó su atención y sintió una pizca de preocupación en el pecho.

Vilma normalmente estaría trabajando en su turno en el supermercado a esa hora. “Pero su teléfono, su etiqueta con su nombre y su bolso todavía están aquí...”, pensó Tom cuando notó sus pertenencias sobre la mesa de café.

Su turno terminaría en una hora, y Tom decidió esperar, con la esperanza de que su abuela regresara a casa a salvo a la hora habitual. Esa fue la hora más larga de su vida. Se paseaba de un lado a otro en la casa.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Una hora se convirtió en dos, y ella todavía no volvía. Tom estaba comenzando a preocuparse hasta que escuchó a alguien en la puerta. No era Vilma sino la alegre anciana que vivía al lado.

Publicidad

“Vilma quería que te dijera que podría llegar a casa un poco tarde hoy. Dijo que te dejó comida en la nevera”, le explicó la mujer.

Esa noticia debería haber aliviado el corazón de Tom, pero no podía quitarse de encima la sensación de que algo andaba mal. “¿Y si no está en la tienda? ¿Y si está... perdida?”. El chico se preocupaba más y más mientras pasaba el tiempo.

Pasó la hora de la cena, pero Tom se había olvidado de comer. Estaba sentado en la cama mirando por la ventana, con los ojos pegados a la calle. Como Tom se dio cuenta de que oscurecía y las calles se vaciaban, no pudo acallar más su instinto.

“Vilma no vino a trabajar hoy”, le dijo el jefe por teléfono, confirmando sus peores sospechas.

Publicidad

“¡Tengo que encontrarla!”, decidió Tom, y empezó a llamar a amigos y golpear las puertas de los vecinos una por una.

Nadie parecía saber adónde había ido ese día. Unos pocos vecinos mayores llamaron a la policía, y Tom corrió a su casa, buscando pistas que lo llevaran a su amada abuela.

Revisó el estante en la antesala, las alacenas de la cocina y cada rincón de la casa. Finalmente llegó al clóset de la habitación. Allí se le cayó un papel. Era un recorte de periódico y, al principio, Tom no pudo entenderlo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“SE BUSCA NUEVO PROPIETARIO CARIÑOSO PARA UNA BICICLETA GRATIS USADA CON AMOR”, decía el encabezado del anuncio.

Un hombre rico del otro lado de la ciudad se estaba mudando y deseaba encontrar un nuevo propietario adecuado que cuidara su preciada bicicleta tanto como lo había hecho él.

De repente, Tom comprendió de qué se trataba y las lágrimas comenzaron a rodar por sus mejillas.

Una semana antes, el chico había estado diciendo que uno de sus amigos en la escuela había comprado una bicicleta con su propio dinero.

Lee también: Vecinas menosprecian a mujer de 59 años que cría a bebés gemelos hasta que interviene una anciana - Historia del día

Publicidad

“Adrián ayudó a su tío en el lavado de autos durante todo un año, y compró esa bicicleta con lo que había ahorrado”, había dicho Tom con un dejo de impaciencia.

“Si pudiera conseguir un trabajo en algún lugar, solo por unas pocas horas a la semana, también podría...”.

“Adrián, ¿No? ¿Ese es el chico que merodea por la escuela y fue suspendido por una semana entera recientemente? ¿Es ese el camino que queremos tomar?”.

Tom sabía que Vilma tenía razón, pero estaba cansado de perder discusiones con ella.

La verdad es que últimamente había estado soñando con tener una bicicleta. Nunca le había dicho a su abuela, pues sabía que ella ya se estaba sobre esforzando y no tenía esa cantidad de dinero de sobra.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Si de alguna manera podía convencerla de que lo dejara trabajar, al menos podría intentar ahorrar y comprarse una bicicleta como lo había hecho Adrián.

Publicidad

“¡Por qué pensé que lo entenderías!”, dijo Tom alzando sus manos al aire. Luego salió furioso de la habitación.

Y una semana después, sus manos temblaban de culpa cuando se dio cuenta de que se había equivocado con ella. ¡Su abuela sí lo había entendido!

Los policías pudieron llamar al número del anuncio y confirmar que Vilma había estado allí ese mismo día.

“Fue muy extraño”, les dijo el hombre que había publicado el anuncio. “La pobre mujer había caminado todo el camino desde su vecindario hasta mi casa”.

“Dijo que no tenía dinero y que quería comprar esta bicicleta para el cumpleaños de su nieto. ¡Caminó 32 kilómetros hasta aquí!”.

Publicidad

El hombre se había ofrecido a pagar un taxi para que Vilma no tuviera que irse caminando de regreso a su casa, pero ella se negó cortésmente y optó por caminar.

Cuando Tom subió al coche de policía con los oficiales para seguir el camino de su abuela, vio una silueta familiar que se acercaba desde el final de la calle, caminando con una bicicleta al costado.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“¡Abuela!”. El chico corrió a sus brazos. Vilma estaba exhausta y un poco sorprendida por los policías frente a su puerta.

“Lo siento mucho, cariño. No pensé que tomaría tanto tiempo. Quería regalarte esta bicicleta para tu cumpleaños. Quería sorprenderte, pero en vez de eso hice que te preocuparas. Lo siento mucho, mi niño”. Ella se echó a llorar abrazando a su precioso nieto.

“¡Está bien, abuela! Realmente no tenías que hacerlo. ¡Estoy feliz de que hayas vuelto!”. Tom la consoló y se negó a soltar el abrazo por el momento.

La abuela y el nieto no se habían dado cuenta de que los dos policías miraban con ojos empañados el momento de su reencuentro.

Publicidad

Dos días después, Vilma se despertó con la voz nerviosa de Tom. “¡Abuela! ¡Han vuelto! ¡Y están preguntando por ti!”.

La mujer mayor se puso las gafas y se dirigió a la puerta arrastrando los pies para recibir a los policías que había conocido hacía un par de noches atrás.

“Buenos días, caballeros. ¿A qué se debe su visita?”, preguntó ella con una sonrisa cortés.

Los oficiales le devolvieron la sonrisa y se alejaron unos pasos, revelando algo que estaba detrás de ellos. Era un automóvil nuevo con un lazo rojo brillante alrededor.

“Esto es suyo, señora". Uno de los policías le entregó una llave a Vilma. “Un regalo de todos nosotros en el recinto”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

La mujer estaba sorprendida y reacia a aceptar la amabilidad, pero los hombres no aceptaron un no por respuesta. “Nuestro trabajo no es solo atrapar a los malos, sino también ayudar a los buenos”.

Publicidad

“Cuando les dijimos a nuestros colegas lo que usted había hecho por su nieto, hicimos que todo el departamento recaudara dinero para comprarle este auto. ¡Se merece esto y mucho más!”, dijo el joven oficial.

Tom corrió a palpar la pintura sedosa del vehículo nuevo y exclamó: “¡Mira, abuela! ¡También recibiste un regalo por mi cumpleaños!”.

Vilma lloró y abrazó a los policías, agradeciéndoles mucho por su amabilidad inusual.

Esa noche, Tom y su abuela fueron al parque como siempre. Pero esta vez, Vilma conducía su auto nuevo y el niño montaba la bicicleta de sus sueños.

Publicidad

El automóvil siguió siendo un compañero de apoyo para los dos durante varios años. Facilitó muchas salidas dulcísimas de la abuela y el nieto.

Fue el primer coche que Tom aprendió a conducir, el que llevaba el cartel de “Recién casados” cuando se casó con una mujer hermosa años más tarde, y el coche en el que Vilma tuvo el último y más hermoso viaje a la playa para ver el último atardecer de su vida.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • El amor de una abuela no tiene límites: Vilma llegó al extremo de caminar 32 kilómetros para comprarle una bicicleta a su nieto para su cumpleaños.

  • Enaltece lo bueno que te rodea siempre que puedas: Los policías vieron el increíble gesto de amor y bondad de Vilma y decidieron hacer algo por ella.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Anciana vende su casa para ayudar a su nieto y desaparece: un año después, regresa - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Niño gasta lo que le queda de dinero en frutas para abuela enferma: el dueño del abasto se presenta en su casa más tarde - Historia del día

30 de agosto de 2022

Mujer mayor compra comida para dos niños perdidos: los devuelve a casa y ve su foto en el dormitorio de ellos - Historia del día

02 de octubre de 2022

Mujer alberga a un anciano desamparado en una noche lluviosa: meses después se convierten en familia - Historia del día

19 de agosto de 2022

Anciano camina 10 km para visitar a su nieto a diario: un día lo ve subirse al auto de un extraño - Historia del día

12 de septiembre de 2022

Niño lava coches para recaudar fondos para el tratamiento de anciano y recibe un paquete inmenso como recompensa - Historia del día

06 de septiembre de 2022

Niño gasta sus ahorros en una silla de ruedas para su anciana vecina: luego ve su nombre en su testamento - Historia del día

07 de octubre de 2022

Pobre niño con una sola pierna cede el asiento a una anciana en el bus: pronto se convierte en miembro de su familia - Historia del día

27 de septiembre de 2022

Anciana no puede pagar los víveres para la cena: halla bolsas llenas de comida al regresar a casa - Historia del día

21 de agosto de 2022

Maestro refugia a chica que duerme en un banco: se entera de que su padre millonario fue su mejor estudiante - Historia del día

25 de septiembre de 2022

Niño ve que una anciana lo llama desde la ventana pidiéndole ayuda e inmediatamente corre a su casa - Historia del día

13 de septiembre de 2022

Mamá soltera camina 3 horas al trabajo por un año: un día halla un auto nuevo con las llaves junto a su ventana - Historia del día

01 de octubre de 2022

Mujer cuida a su pobre abuela cuando todos le dan la espalda: halla su testamento tras su muerte - Historia del día

16 de agosto de 2022

Niño oye a su madre llorar por quedarse sin dinero para comida: al otro día ella halla $300 en su cartera - Historia del día

03 de octubre de 2022

Hombre mayor limpia la basura alrededor de las casas vecinas y ve que un niño lo ayuda - Historia del día

04 de septiembre de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited