logo
Anciano en silla de ruedas. | Foto: Shutterstock
Fuente: Anciano en silla de ruedas. | Foto: Shutterstock

Hombre lleva a su mamá adoptiva a un hogar de ancianos: conoce allí a su papá biológico que no sabía que tenía un hijo - Historia del día

Un hijo que visitaba a su madre adoptiva a diario después de que se mudara a un hogar de ancianos conoció al nuevo amigo de la mujer mayor y quedó atónito. Este resultó ser su padre biológico.

Publicidad

Cuando Lucas era un niño pequeño, una mujer con la sonrisa más dulce y un hombre con risa cordial lo llevaron a casa desde el refugio donde había sido abandonado por su madre biológica, y se convirtieron en su familia.

La mujer, Eva, y el hombre, Salvador, eran sus padres adoptivos, pero en el pequeño mundo de Lucas, lo eran todo. Desafortunadamente, ese mundo se encogió cuando solo tenía 8 años.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

El hombre falleció y el niño se quedó solo con su mamá adoptiva. Lloraba mucho porque extrañaba a Salvador, y Eva trataba de consolar su corazón roto.

Ahora, a los 38, Lucas quería volver a llorar así. Quería llorar porque Eva quería dejarlo y mudarse a un hogar de ancianos. El hombre no quería que eso sucediera.

“Sería lo mejor para los dos. ¿Cómo se llamaba ese lugar? ¿Hogar del Amanecer? Lucas, por favor”, suplicó Eva.

Lee más: Nieto saca a su abuela del hogar de ancianos tras pasar 5 años allí por su nieta - Historia del día

Lucas se quedó sin palabras. “Te lo pido, hijo. No tienes por qué culparte por esto”, le aseguró la mujer mayor.

Publicidad

“Y estaría repitiendo lo que me hizo mi madre si accediera”, respondió, agitado. “Mamá, ¿cuál es el problema aquí? Si crees que no soy un buen cuidador, te encontraré uno. ¿De verdad tienes que hacer esto?”.

Eva sonrió a través de sus lágrimas. “Te amo, Lucas. Me siento muy bendecida de que, entre los niños del refugio, Salvador y yo te eligiéramos para traerte a casa”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Y ahora quieres dejarme”, se quejó el hombre. “¿Por qué de repente insistes en mudarte a un centro de enfermería, mamá? No quiero ser un mal hijo y abandonarte”.

“¡Ay, chico!”, dijo ella riendo. “Eres bienvenido a venir a verme, y tienen excelentes instalaciones para personas mayores como yo”.

“Mira, Lucas, quiero esto. Por mi culpa, estás poniendo tu vida en espera. Vive tu vida, cásate y ten hijos. Lo que hizo tu madre y lo que te pido no es lo mismo. Quiero esto, y estoy segura de que mi hijo no dirá que no, ¿verdad?”.

Eva ganó, como siempre. Lucas la amaba tanto que nunca le diría que no por nada. Dos días después, estaba empujando su silla de ruedas hacia su nuevo hogar.

Publicidad

Un amable cuidador del centro le mostró la habitación de Eva, que parecía un espacio cómodo con interiores muy bien hechos. Luego hizo un recorrido por la sala de recreo, donde vio a varios ancianos que parecían felices, a pesar de las trágicas historias que la cuidadora le había contado sobre ellos.

“Te amo, y vendré todos los días a verte, ¿de acuerdo?”, dijo el hombre y abrazó a su madre adoptiva antes de irse.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Te estaré esperando, cariño”, dijo. “Cuídate”.

Lucas se subió a su auto y se despidió de Eva antes de irse. De camino a casa, lloró. Ya la extrañaba. ¿Cómo iba a vivir sin ella?

Y bueno, no podía. Desde el día siguiente, Lucas comenzó a salir temprano de su oficina para poder pasar más tiempo con Eva en el hogar de ancianos. Y lo hacía todos los días.

“Te tengo envidia, Eva”, comenzaron a decirle sus amigos. “¡Tu hijo es uno en un millón! ¡Los hijos en estos días simplemente no parecen preocuparse por sus padres!”.

“Mi hijo es maravilloso”, les decía la mujer mayor a sus amigos con orgullo. “Mi esposo y yo lo acogimos cuando era un niño pequeño. Me siento afortunada de que haya llegado a mi vida”.

Publicidad

Y esa era otra sorpresa para los amigos de Eva porque Lucas no era su hijo biológico, pero la cuidaba como tal. Ella había sido bendecida y lo sabía.

Un domingo por la mañana, cuando Lucas visitó a Eva en el hogar de ancianos, ella lucía muy feliz. “¿Qué pasa, mamá?”, preguntó él riendo. “¡No te había visto sonreír así en mucho tiempo!”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Oh, no lo vas a creer, querido!”, dijo Eva. “¡Conocí a un hombre aquí que ama la poesía de Emily Dickinson! ¿Puedes creerlo? Tenemos el mismo gusto por la literatura, y, y, ¡a él le encanta jugar al ajedrez! ¡Nos hicimos amigos y quiero que lo conozcas!”.

“Ya veo”, dijo el hombre con una sonrisa. “Entonces, ¿dónde está tu amigo especial?”.

“Oh, ven conmigo”.

Lee también: Hijo envía a su madre a hogar de ancianos en taxi con un chofer joven y se retuerce de envidia tiempo después - Historia del día

Eva le pidió a su hijo que llevara su silla de ruedas a la sala de recreación, donde un hombre mayor estaba leyendo un libro. Era guapo, pensó el joven.

Publicidad

“Samuel”, dijo Eva. “¡Conoce a mi hijo, Lucas!”. El hombre se quitó sus anteojos para leer y sonrió. "¡Así que tú eres Lucas! He oído hablar muy bien de ti, jovencito. Encantado de conocerte, hijo".

“Encantado de conocerte también, Samuel”, dijo Lucas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Ya nos habíamos conocido, Lucas?”, preguntó Samuel de repente. “Algo en ti parece familiar”.

Lucas sonrió. "No lo creo, señor", respondió. "Estoy seguro de que lo estoy viendo por primera vez".

Samuel parecía incómodo, y el joven lo notó. En un momento, el hombre mayor frunció el ceño y sus ojos se quedaron fijos en Lucas.

“¿De dónde sacaste eso, chico?”, preguntó el hombre mayor de repente, mirando un colgante que llevaba puesto el joven, con los ojos llenos de lágrimas. “¡Ese colgante que tienes alrededor de tu cuello! ¿De dónde lo sacaste?”.

“Esto pertenece a mi madre biológica, señor”, dijo Lucas con calma. “Ella me abandonó cuando era niño, y aunque la odio por eso, aún conservo esto. No sé por qué...”.

Publicidad

“¡Ese… ese colgante, muchacho, es único en su clase!”, dijo Samuel entre lágrimas. “No puedo estar equivocado porque lo hice para mi novia que me dejó por otro hombre... ¿Hay alguna posibilidad de que seas mi hijo?”, preguntó, y el corazón de Lucas dio un vuelco.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡N… no tengo idea de si estaba embarazada entonces! La amaba tanto que nunca me volví a casar. No es de extrañar que me resultes familiar... ¡te pareces a ella!”, agregó el hombre mayor.

Lucas y Samuel estaban en estado de shock, al igual que Eva. Ninguno de ellos podía creerlo.

Después de pensarlo mucho, la mujer mayor les pidió a su hijo adoptivo y a Samuel que se hicieran una prueba de ADN. “Eso sería lo mejor...”, dijo ella.

Lucas y el hombre mayor hicieron eso, y cuando llegaron los resultados de la prueba una semana después, se abrazaron llorando.

Publicidad

“¡PAPÁ!”, dijo el joven, llorando. “¡Estoy muy contento de haberte conocido!”.

“Yo también, hijo”, dijo Samuel. “Dios trabaja de maneras misteriosas. Le agradezco por haberme reunido con mi hijo. ¡Estoy muy agradecido!”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Pasaron cuatro años desde ese día. Eva y Samuel siguen siendo amigos que comparten la pasión por el ajedrez y la literatura. Pero hoy en día, es difícil para ellos hacer tiempo para esas actividades, pues tienen muchos visitantes nuevos y pequeños.

Tres años atrás, Lucas se casó y formó una familia con su esposa, Laura. Tuvieron trillizas y tiempo después tuvieron un hijo varón. A los niños les encantaba pasar tiempo con la abuela Eva y el abuelo Samuel.

El anciano encontró la familia que siempre había deseado, y Eva se sentía bendecida de ver florecer a los hijos de su amado Lucas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Te conviertes en padre por lazos sentimentales, no necesariamente por lazos sanguíneos: Eva y su esposo acogieron al pequeño Lucas y le dieron un hogar amoroso, y él los consideraba su mundo.

  • A veces, un momento es todo lo que se necesita para que la vida cambie: El encuentro inesperado de Lucas con Samuel cambió todo para ellos de una mejor manera. Le permitió al hombre mayor a encontrar una familia amorosa y reunió a Lucas con su padre biológico.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Niño y su hermana son los únicos visitantes del abuelo en su cumpleaños en hogar de ancianos - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Anciano camina 10 km para visitar a su nieto a diario: un día lo ve subirse al auto de un extraño - Historia del día

12 de septiembre de 2022

"No quiero que tu hijo viva con nosotros", le dice un hombre a su esposa tras mudarse juntos y la hace llorar - Historia del día

25 de octubre de 2022

Niño corre a la casa de anciana tras escuchar accidentalmente sus gritos de ayuda en un teléfono público - Historia del día

08 de agosto de 2022

Joven ayuda a anciana ciega a llegar a casa: ella lo recompensa llevándolo a refugio subterráneo en el bosque - Historia del día

26 de agosto de 2022

Mujer ve a una niña cruzando la autopista sola: "Estoy buscando a mis padres", dice - Historia del día

06 de agosto de 2022

Mendigo usa sus últimos $2 en pagar el bus para una madre y su bebé: un desconocido le da trabajo y refugio a cambio - Historia del día

27 de noviembre de 2022

Mujer ayuda a un desconocido a preparar una gran cena: luego, él no la deja irse - Historia del día

04 de septiembre de 2022

Hombre adopta a exhijastra enferma que ve durmiendo en las calles: recibe a cambio $45.000 para los estudios de sus hijos - Historia del día

15 de septiembre de 2022

Todas mis novias me dejaron cuando se enteraron de que tenía una hija discapacitada: un día todas vinieron a mi casa - Historia del día

20 de noviembre de 2022

Niña adoptada llora al ver su primer pastel de cumpleaños: recibe $40.000 de su papá biológico al día siguiente - Historia del día

14 de septiembre de 2022

Niño promete regar las plantas de la anciana cuando ella se muda a un asilo: halla una nota en la tierra - Historia del día

16 de agosto de 2022

Niña de cumpleaños llora al enterarse de que finalmente tendrá un hermanito: se convierte en su única cuidadora 1 año después - Historia del día

22 de noviembre de 2022

Dos ancianas fingen estar enfermas para poner a prueba a sus hijos: al final ambas dejan su herencia a uno solo - Historia del día

29 de agosto de 2022

Le escribí a mi hijo a diario desde el ancianato sin recibir respuesta hasta que vino un desconocido para llevarme a casa - Historia del día

31 de agosto de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited