logo
Una ventana rota | Fuente: Shutterstock
Fuente: Una ventana rota | Fuente: Shutterstock

Niño rico rompe la ventana de su maestra tras recibir malas notas: al otro día se ve obligado a mudarse a su casa - Historia del día

El chico mimado Ben creía que podía salirse con la suya solo porque era el hijo de un banquero rico. Un día, rompió la ventana de su maestra después de recibir malas notas. Al día siguiente se vio obligado a mudarse a su casa porque su padre quería darle una lección.

Publicidad

Un día, el director de la escuela anunció la llegada de una nueva profesora de Literatura. “Clase, la Sra. Anna vendrá mañana para ser su nueva maestra de literatura”.

“Espero que todos le den una cálida bienvenida y se comporten bien, ya que anteriormente trabajó en una prisión y sabe cómo tratar a las personas con mala conducta”, compartió.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Al enterarse de que trabajaba en una prisión, toda la clase se miró con miedo. Solo había un chico que no estaba asustado en absoluto, y era Ben. Se burló y sacudió la cabeza. “Vamos a ver si va a ser estricta conmigo”, le susurró a su compañero de asiento y mejor amigo, Liam.

Ben no estaba preocupado por la maestra estricta, porque todos los maestros eran amables con él. Su padre era uno de los principales inversores de la escuela y siempre recibía un trato especial por eso.

Al día siguiente, la Sra. Anna entró al salón luciendo fresca y amistosa. Hablaba en voz baja y a Ben le parecía una presa fácil. “¿Esa es la maestra de la que nos dijeron que tuviéramos miedo? Parece que ni siquiera podría lastimar a una mosca”, bromeó.

Publicidad

Lee más: "Nunca tendrás trabajo, huérfana pobre": Niño rico se burla de compañera de clase, luego llega con su CV a su oficina - Historia del día

Sin alboroto, la Sra. Anna enseñó pacientemente su lección sobre Shakespeare para que todos pudieran entender de qué estaba hablando.

Le pidió a la clase que se preparara para un breve cuestionario antes del final de la sesión, lo que invitaba a todos a que tomaran notas y escucharan con atención.

Mientras tanto, a Ben no le importaba la lección. Pensaba que la literatura era aburrida y se negaba a escuchar. En cambio, garabateaba en su cuaderno mientras todos los demás se preparaban para su examen.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Cuando finalmente llegó el momento de la prueba, Ben no podía entender nada. Le costó acertar alguna de las respuestas, pero asumió que la maestra calificaría su prueba con puntajes altos como todos los demás maestros.

Publicidad

Durante su siguiente clase de literatura, la Sra. Anna devolvió todas las hojas de las pruebas. Elogió a todos los que recibieron buenas notas, y Ben esperaba ser uno de ellos. Cuando no lo llamaron, caminó hacia el frente para recoger su papel y vio que ella lo había reprobado.

“Hazlo mejor la próxima vez, Ben”, dijo la maestra. El agarre del chico se intensificó en el papel y comenzó a arrugarlo. Era la primera y única maestra que lo había reprobado, y él no podía aceptarlo.

Ben llegó a casa a tiempo para la cena, donde su papá le preguntó cómo iba en la escuela. El niño no dudó en compartir que la nueva maestra le había dado su única calificación reprobatoria. “¡Me reprobó! ¡Es muy injusta!”, gritó.

Publicidad

El papá del chico, Pablo, no podía creer que su hijo hubiera reprobado porque siempre había sido un estudiante destacado.

Le aseguró a su hijo que le haría una visita al director al día siguiente. Ben estaba satisfecho y pensó que la maestra recibiría una dura lección sobre con quién no meterse.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Fiel a su palabra, Pablo visitó al director de la escuela de su hijo al día siguiente. “Mi hijo dijo que ayer lo trataron injustamente en su clase de literatura. Recibió una calificación reprobatoria, ¡la primera!”, se quejó.

El director sonrió y compartió que la Sra. Anna estaba siendo justa con Ben como con todos los demás estudiantes. “Aquí está el examen”, dijo el director, sacándolo de una carpeta. “Si lo lee, notará que fue justo que la Sra. Anna le diera una nota baja”.

Al leer las respuestas de la prueba, Pablo se sintió decepcionado de que Ben decidiera no responder correctamente ninguna de las preguntas. El chico se había burlado de la obra literaria y había escrito tonterías.

Publicidad

El padre se fue de la escuela desilusionado. El director vio esto y trató de hablar con la Sra. Anna para que le diera buenas calificaciones a Ben para que Pablo no retirara sus inversiones de la escuela.

La maestra pensó que esto era injusto y le dijo al director que la única manera de que el niño aprendiera era que obtuviera las calificaciones que realmente se merecía.

Esa noche, Ben descubrió que su padre había descubierto la verdad sobre su prueba. “¡No pusiste ningún esfuerzo en hacer bien esa prueba!”, recriminó Pablo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Cómo puedes esperar que te dé una buena calificación cuando escribiste tonterías?”, le preguntó a su hijo.

El rostro de Ben se puso rojo. Estaba enojado porque su padre se había enterado de la verdad. Quería vengarse de su nueva maestra.

Entonces la siguió a su casa después de la escuela al día siguiente y se enteró de que vivía en un bloque pobre lleno de remolques gastados y casas de contenedores.

Lee también: Chofer de bus escolar nota que chicos se burlan de niño pobre: un día el niño no se baja en la última parada - Historia del día

Furioso con la Sra. Anna por avergonzarlo frente a su padre, Ben tomó un ladrillo del suelo y lo arrojó a su ventana.

Publicidad

Cuando lo hizo, notó que una niña sorprendida en una silla de ruedas lo miraba directamente. La chica estuvo a punto de salir herida, pero afortunadamente no le pasó nada.

El niño instantáneamente se arrepintió de sus acciones, pero se escapó por temor al castigo que recibiría si alguien lo veía allí. Desafortunadamente para él, ya era demasiado tarde. El daño ya estaba hecho.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Pablo esperó a su hijo fuera de la puerta principal. Ben supo al instante que su papá se había enterado de lo que había sucedido. “¡Cómo te atreves a lastimar a otra persona, Ben!”, le gritó su padre. “¡No te crie para ser una amenaza!”.

“Lo siento”, dijo Ben, temeroso de su padre.

“¡Lo siento, no es suficiente! Sé que no lo dices en serio. Hice tus maletas. Te irás a vivir con la Sra. Anna para arreglar su ventana y cuidar a su hija hasta que finalmente aprendas tu lección”, dijo, tirando el bolso de Ben al suelo. “¡Ahora vete!”.

Ben lloró al darse cuenta de que su padre hablaba en serio. “¡Papá, he aprendido mi lección!”, le dijo. “Por favor, no me envíes a su casa”, suplicó.

Publicidad

Pablo se negó a escuchar y le dijo a Ben que fuera directamente a la casa de la Sra. Anna para disculparse. El chico lo hizo, pero tenía miedo de cómo su maestra lo trataría después de enterarse de lo que había hecho.

Para su sorpresa, la Sra. Anna era increíblemente cálida con él. “Trabajé en una prisión”, le recordó. “He visto y experimentado cosas peores. Te perdono, hijo”, dijo.

Al entrar a su casa, se sorprendió al ver que tenía una hija discapacitada que necesitaba una silla de ruedas para moverse. “Esta es Clara”, dijo presentando a su hija.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Todos los días, Ben iba a casa con la Sra. Anna y ayudaba a cuidar a Clara. Después de días de hablar entre ellos, el chico y la hija de la maestra se hicieron buenos amigos. Se siguieron en Instagram, y la página de la joven mostraba que solo un año antes, todavía podía caminar.

“Espero que no te moleste que pregunte, pero ¿qué pasó?”, le preguntó Ben a la chica.

“Mi mamá tenía un esposo, mi padrastro”, comenzó a compartir Clara. “Él siempre había sido estricto con nosotras, pero después de un tiempo, comenzó a volverse cada vez más agresivo”.

“Mi mamá no quería estar cerca de él, así que nos fuimos de la ciudad. Cuando lo hicimos, tuvimos un accidente. Un conductor se durmió al volante y golpeó nuestro automóvil de frente”, explicó.

Publicidad

“Mi padrastro se enteró del accidente y se negó a ayudarnos a pagar ninguno de nuestros tratamientos porque sabía que estábamos huyendo de él. ‘Eso es karma para ustedes’, solía decirnos”, Clara negó con la cabeza.

“Necesito una cirugía de columna para volver a caminar, pero mi mamá todavía no puede pagarla”, compartió.

Ben se sintió mal al instante porque Clara había pasado por mucho a su corta edad. Bien podrían haber sido compañeros de clase, ya que tenían la misma edad. No podía imaginar tener que pasar por lo que ella estaba pasando.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Esa noche, el chico llamó a su padre y le pidió dinero. Compartió la historia de Clara y Pablo supo al instante que su hijo había aprendido la lección. El hombre prometió ayudar a la niña y le dijo a Ben que podía volver a casa.

Después de un par de semanas, Clara pudo someterse a una cirugía gracias a Pablo. Él cubrió todos los gastos de su hospitalización y no esperaba nada a cambio.

Cuando ella fue dada de alta, Ben la visitaba todos los días para ayudarla a recuperarse. Cenaba con Clara y la Sra. Anna, quien también le daba clases adicionales al chico para que aprendiera correctamente sus lecciones.

Pronto, los maestros de Ben ya no necesitaban falsificar sus calificaciones. Se convirtió en un buen estudiante y obtenía muy buenas notas. También comenzó a respetar a sus maestros después de darse cuenta de que estaban haciendo un trabajo muy noble.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Ser rico no te da el derecho de tratar mal a los demás: Ben creía que podía salirse con la suya gracias a su padre rico. Al final, su papá le enseñó una lección de respeto y amabilidad, lo que cambió su actitud para siempre.

  • Tu arduo trabajo eventualmente dará sus frutos: Ben solía llevar una vida fácil porque su padre era uno de los principales inversores en la escuela, hasta que se dio cuenta de que su hijo en realidad no estaba obteniendo las calificaciones que realmente merecía. Después de aprender la lección, Ben comenzó a estudiar bien y su arduo trabajo finalmente valió la pena.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Vendedor ve a chicos burlarse de niño pobre que no puede pagar un helado: al otro día invita al niño a la tienda - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Niño hornea galletas para recaudar fondos para su maestra enferma: un día lo despiertan los aplausos frente a su puerta - Historia del día

31 de octubre de 2022

Pobre niño llora por sus botas rotas hasta que conoce a un nuevo compañero de clase sin piernas - Historia del día

21 de octubre de 2022

Maestra se entera de que la hija de su ex se ve obligada a hacer la tarea en la calle, incluso bajo la lluvia - Historia del día

15 de diciembre de 2022

Cada día niño se escapa de clases y vuelve a casa llorando hasta que su madre irrumpe en la escuela - Historia del día

16 de septiembre de 2022

Niño alimenta al hijo hambriento de maestro viudo: el auto del director se detiene frente a su casa al día siguiente - Historia del día

20 de septiembre de 2022

Niña rica llora y se niega a regresar a casa desde el kínder hasta que la maestra revisa su casa - Historia del día

09 de noviembre de 2022

Niño ayuda a su mamá barrendera a diario: ve a sus compañeros de clase con escobas y rastrillos en su porche un día - Historia del día

04 de diciembre de 2022

Pobre chico cuida a diario de su viejo maestro enfermo: su hijo aparece solo 1 año después - Historia del día

18 de septiembre de 2022

Maestra ve que niño no se monta en el último bus escolar: "Nadie me espera en casa", dice él - Historia del día

28 de septiembre de 2022

Niña se avergüenza de su nuevo hermanastro discapacitado hasta que su clase lo aplaude cuando pasa al pizarrón - Historia del día

13 de noviembre de 2022

Maestro mayor cose vestido de graduación para estudiante pobre: su bebé lo llama "abuelo" años después - Historia del día

05 de diciembre de 2022

Niño planta 500 árboles para honrar a su madre fallecida: ve allí a una mujer idéntica a ella cuando cumple 18 años - Historia del día

09 de octubre de 2022

Padres ricos que recientemente adoptaron a un niño notan que el chico visita una casa abandonada todos los días - Historia del día

07 de diciembre de 2022

"¡Mi papá tiene una foto de él besándote!", le dice una niña a su maestra cuando la conoce - Historia del día

07 de enero de 2023

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited