logo
Camarera con mascarilla. | Foto: Getty Images
Fuente: Camarera con mascarilla. | Foto: Getty Images

Sigo visitando el café donde trabaja mi mamá biológica, aunque ella todavía no sabe que soy su hijo - Mi Historia

Georgimar Coronil
17 ene 2023
08:20

A los 36 años, después de la muerte de mis padres, descubrí que era adoptado porque encontré una carta de mi madre biológica.

Publicidad

El primero en fallecer fue mi papá. Sufrió un ataque al corazón mientras dormía. Mi madre le siguió dos meses después y como yo era el único hijo, me tocó organizarlo todo.

Ordené las cosas en su casa, empezando por los documentos importantes y las cuentas que había que liquidar. Mi plan era mudarme a la casa de mis padres, así podía dejar de gastar dinero en alquileres. Sin embargo, había un documento que no esperaba encontrar. Una carta dirigida a mí estaba dentro de una caja en el armario de mis papás, junto con algunos documentos extraños. Y nunca había visto esos papeles en mi vida.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Eran documentos de adopción. Imagínense mi conmoción. Tenía 36 años y acababa de enterarme por casualidad de que había sido adoptado. Mis padres obviamente nunca quisieron decírmelo. Me hicieron sentir más que su hijo, pero habría estado bien saberlo.

Podría haberles hecho todas las preguntas que me rondaban por la cabeza. Por desgracia, no pude, así que tuve que rebuscar entre los documentos para intentar comprender. La adopción tuvo lugar en Miami, donde vivíamos antes.

Lee también: Gemelas separadas tras incendio en casa se reencuentran en una reunión escolar 37 años después - Historia del día

Fue una adopción cerrada. Al parecer, mis padres solo conocieron a mi madre biológica, que me escribió una carta.

Publicidad

En ella explicaba que tenía 18 años y no tenía familia, apoyo ni nada que ofrecerme. Por lo tanto, la adopción parecía la mejor opción. Podía entenderlo, aunque sospechaba que mis sentimientos al respecto fluctuarían con el tiempo. Estaba casi insensible, leyendo todo e intentando entender más.

Se llamaba Helena y quería que supiera que me quería mucho.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Solo te entrego porque te quiero mucho y quiero que tengas la mejor vida posible. Espero que esta haya sido la decisión correcta. Con todo mi amor, mamá".

Leí las últimas palabras de su carta y me maravillé. No podía creerlo y sentí una punzada de tristeza porque mis padres no me lo hubieran contado.

Pero, ¿qué podía hacer ahora? Le di la vuelta al papel y encontré su nombre completo y su dirección. Así que, si quería, podía intentar encontrarla. Pero, ¿querría hacerlo? Tal vez no. ¿Le haría daño verme? ¿Me haría daño verla?

Estaba muy confundido. Así que volví a colocar todos los documentos y la carta en la caja y continué ordenando las cosas de mis padres. Volvería a ese asunto más tarde.

Publicidad

***

Tardé unos meses, pero finalmente cedí y decidí comprar un boleto de avión a Miami. Ya la había encontrado en las redes sociales y sabía exactamente dónde trabajaba. Era camarera/barista en una cafetería.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Así que fui directamente allí después de alquilar un coche en el aeropuerto. Me acerqué al mostrador, pero una chica estaba cobrando a los clientes. No vi a nadie más. ¿Tenía el día libre? No tenía ni idea, así que pedí un café y una magdalena, pagué y me senté en una mesa al azar.

Jugué con mi teléfono durante unos minutos hasta que oí una voz dulce con un toque de acento latino. "Hola, cielo. Aquí tienes tu pedido", expresó, y se me paralizó el corazón cuando levanté la vista.

Lee también: Adopté al bebé que encontré en el porche de mi vecina y lo ayudé a buscar a su padre biológico 13 años después - Historia del día

Publicidad

La reconocí de inmediato. Teníamos los mismos ojos y la misma nariz. "Gracias", respondí, esperando que no me temblara la voz. Me dijo que disfrutara y volvió al trabajo.

Comí mi magdalena, sin saborear realmente nada. Intentaba mirarla sin que se me notara. Fracasé porque ella venía a menudo a la mesa y me preguntaba si quería algo más. Seguí pidiendo dulces y me tomé como cuatro tazas de café esa tarde. Al final me fui y me alojé en un hotel.

Al día siguiente, volví a la cafetería con mi computadora y trabajé desde allí. Fue una excusa excelente para quedarme allí todo el día. Hablé más con ella y, al final de su turno, se sentó conmigo.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Me preguntó por mi vida y mi trabajo, y le respondí que eran bastante aburridos. "La mía también", dijo Helena. Se había casado a los 30, pero su marido la abandonó cuando no pudo quedarse embarazada, así que ahora estaba sola. Pero era bastante feliz. Le gustaba su trabajo y tenía una casa, así que eso era bueno. Me alegré por ella.

Publicidad

Seguí viniendo día tras día durante dos semanas seguidas. Cada vez aprendía algo nuevo sobre ella y me sentía muy bien. Pero al final tuve que volver a casa.

Sin embargo, cuando regresé a mi hogar me di cuenta de que ya no quería estar allí. Echaba muchísimo de menos a mis padres. Ahora estaba sin ataduras, sin otra familia que me apoyara o me acompañara. Estar cerca de Helena me centraba.

Así que puse la casa de mis padres en venta y me mudé a Miami. Mi trabajo era a distancia, así que no era un problema. Podía irme inmediatamente después de decirle al agente inmobiliario que confiaba en él para que se encargara de todo.

Publicidad

"¡Mi cliente favorito! ¿Dónde has estado, Anthony?", me saludó cuando entré a la cafetería. Sonreí y me senté, pidiendo lo de siempre.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Tuve que arreglar algunas cosas, pero me verás mucho a partir de ahora", le dije sonriendo.

"Bien, enseguida vuelvo con tu pedido", me contestó y se fue a preparar café.

Continué sonriendo mientras la veía manejar la máquina, y me di cuenta de que pronto tendría que decirle la verdad.

Pero, ¿podría hacerlo? ¿Debería decirle que soy el bebé que dio en adopción? ¿Qué harías tú?

Dinos lo que piensas y comparte esta historia con tus amigos. Puede que les inspire y les alegre el día.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Adopté al bebé que encontré en el porche de mi vecina y lo ayudé a buscar a su padre biológico 13 años después - Historia del día

29 de diciembre de 2022

Me tomó 8 años encontrar la casa de una foto antigua que recibí de forma anónima - Mi Historia

22 de diciembre de 2022

Dueño del cine permite que entren indigentes para mantenerse calientes por la noche: ve allí al hijo que una vez lo dejó - Historia del día

10 de enero de 2023

Un hombre se pierde el cumpleaños de su padre, envía un regalo y pasado un año lo visita: ve el paquete intacto en el porche - Historia del día

15 de noviembre de 2022

Todas mis novias me dejaron cuando se enteraron de que tenía una hija discapacitada: un día todas vinieron a mi casa - Historia del día

20 de noviembre de 2022

Huérfano rico visita a su familia adoptiva 10 años después de mudarse: halla casa en ruinas allí - Historia del día

05 de diciembre de 2022

Hombre invita a familiares a celebrar Acción de Gracias un mes antes: al reunirse descubren que él falleció la víspera - Historia del día

19 de octubre de 2022

Niño sin hogar encuentra la billetera de un millonario: casi se desmaya al ver una foto suya dentro - Historia del día

22 de diciembre de 2022

Viudo lucha por criar a sus hijos y cuidar de su suegra: luego se entera de herencia de $300.000 - Historia del día

06 de diciembre de 2022

Hombre ignora las cartas que su madre le manda cada día hasta que recibe una invitación a su funeral - Historia del día

02 de noviembre de 2022

Hijo echa a su madre a favor de su prometida: años después él va a su casa pobre y divorciado - Historia del día

25 de octubre de 2022

Mi hijo me hizo llorar cuando me regaló un audífono para que pudiera escuchar la canción que me escribió - Historia del día

20 de noviembre de 2022

Indigente repara el techo de una anciana abandonada por su hijo: ella le cumple el sueño de su infancia a cambio - Historia del día

04 de octubre de 2022

Niño le promete a su madre hacer 1000 buenas acciones al mes y accidentalmente la salva de ser despedida - Historia del día

07 de octubre de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited