logo
Hombre mayor durmiendo en un coche. | Foto: Getty Images
Fuente: Hombre mayor durmiendo en un coche. | Foto: Getty Images

Hombre mayor se ve obligado a vivir en un auto: se encuentra con hijastro al que echó 15 años atrás - Historia del día

Georgimar Coronil
19 ene 2023
08:00

Un hombre mayor se vio obligado a vivir en un auto abandonado en la calle, sin imaginar que su hijastro, al que echó hace 15 años, le tendería la mano.

Publicidad

"Las buenas acciones son como un boomerang; siempre vuelven", le decía a menudo Carla, a su hijo Leo. El chico comprendió lo que ella quería decir un día que volvía a casa del parque.

Carla se fijó en una mujer mayor que se esforzaba por llevar las bolsas y, en un abrir y cerrar de ojos, se apresuró a socorrerla y ayudarla. Este acto repentino desconcertó a Leo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Mamá, ¿por qué la ayudaste si lo único que te dio a cambio fue las gracias? Nunca recibiste nada más".

"Hijo, cuando sigues haciendo el bien, algún día te volverá. Nunca esperes nada a cambio cuando ayudes a los demás. Dios mismo te recompensará".

Lee también: Indigente repara el techo de una anciana abandonada por su hijo: ella le cumple el sueño de su infancia a cambio - Historia del día

"Mamá, ¿a dónde vamos ahora?". Leo sintió curiosidad cuando Carla lo llevó a otro lugar en vez de a su casa. Lo llevó a la cafetería y se dirigió a una mesa ocupada por un hombre de mediana edad y un niño.

Publicidad

"Cariño, siéntate", le dijo a Leo mientras miraba fijamente al hombre y al chico, que parecían un poco mayores que él. Antes de que Leo pudiera seguir preguntando, Carla le habló de ellos.

"Cariño, te presento a Roberto y a su hijo Mark. Roberto será tu nuevo padre muy pronto".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"¿Un nuevo padre?", preguntó.

"Sí, cariño. Nos casamos la semana que viene. Estoy segura de que te gustará. Mark es un chico maravilloso y se llevarán muy bien".

Leo no estaba preparado para esto, y la noticia le sorprendió. Pero, ¿qué podía hacer? Su madre encontró una pareja perfecta y decidió seguir adelante. A Leo no le dieron opción, sino que le dijeron que se adaptara a los repentinos cambios en su vida.

Carla y Roberto se casaron en una ceremonia íntima. Leo trató de actuar como un hombre adulto y llevó a su madre al altar. Estaba dispuesto a todo, incluso a mover montañas, para hacer feliz a su mamá.

Publicidad

El tiempo pasó demasiado pronto y Leo, de 14 años, aprendió rápidamente a adaptarse a las circunstancias. Consideraba a Roberto como su nuevo padre y a Mark como su hermano mayor. Hacía todo lo necesario para formar parte de la familia y contaba mucho con su madre. Ella era su principal apoyo y motivación.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Pero, ¿quién iba a imaginar que la vida de Leo sufriría el golpe más brutal y le llevaría a un inesperado punto de inflexión? A Carla le diagnosticaron un cáncer terminal, y el pequeño mundo de Leo se desmoronó en pedazos. Prometió a su madre que sería fuerte.

"Y prométeme que ayudarás a los necesitados. Cariño, la bondad es la mejor forma de amor, y se devuelve diez veces", fueron las últimas palabras que le oyó decir a su madre. Carla murió poco después, dando por sentado que su hijo tenía ahora un padre cariñoso y un hermano que cuidaría de él cuando ella ya no estuviera. Pero estaba equivocaba.

Lee también: Pobre niño con una sola pierna cede el asiento a una anciana en el bus: pronto se convierte en miembro de su familia - Historia del día

Publicidad

Pasaron los días y Roberto dejó de enviarlo a la escuela y lo obligó a realizar todas las tareas domésticas mientras mimaba a Mark.

"Pero papá, tengo que prepararme para los exámenes", le suplicó un día a Roberto.

"¿Exámenes? No vas a la escuela. No voy a pagar tu educación. Puedes quedarte en mi casa mientras trabajes para ello".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Leo estaba destrozado, y su alma desconsolada revoloteaba como un pájaro enjaulado en su interior. Pasaron semanas y meses, pero nada cambió en la vida de Leo. Incluso cuando sus profesores visitaron al Sr. Roberto, preguntándole por qué Leo faltaba a clase, él les mintió.

"Me dijo que no quería ir a la escuela. Está dolido por la muerte de su madre. Así que quiere quedarse en casa. Dale tiempo al niño. Estará bien".

Día tras día, Leo vivía como un sirviente. Pasaron varios meses, y un día Roberto echó a Leo de su casa después de que quemara accidentalmente su caro traje mientras lo planchaba.

"¡Fuera de mi casa! ¿Sabes cuánto cuesta ese traje? Nunca podrás pagarlo. Vete y no vuelvas".

Publicidad

Desconsolado y huérfano, Leo cruzó la calle deambulando. Estaba hambriento y aterrorizado y no sabía adónde ir. Estaba agotado y se refugió en un banco.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

"Mami, tengo miedo. Por favor, ayúdame. Nunca he hecho mal a nadie, ¿por qué me está pasando esto?". Momentos después, llegó la respuesta de alguien que le tocó suavemente el hombro por detrás.

Leo se asustó y reconoció a Wendy, la mujer mayor a la que su madre ayudó una vez a llevar las bolsas de la compra a casa.

Lee también: Hombre rico sigue a su hijo de 12 años, entra a una casa abandonada y lo ve con un bebé en brazos - Historia del día

"Hijo, ¿cómo estás y cómo está tu madre?".

Un inquietante silencio se extendió por el rostro cansado de Leo. "Mamá ha muerto", dijo en un tono suave y triste.

Publicidad

"Oh, querido, ¿qué le pasó?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

"Murió de cáncer".

Publicidad

"Siento mucho oír eso. ¿Y qué haces aquí? ¿Dónde está tu casa? Te dejaré allí."

"No tengo casa, y los que creía que eran mi padre y mi hermano me echaron. No tengo a nadie".

Wendy se conmovió tras escuchar la historia de Leo. Entonces le ofreció la mayor motivación de su vida, haciéndole ver que su madre tenía razón sobre las buenas acciones y cómo se devuelven de formas sorprendentes.

"Querido, nunca digas que no tienes a nadie porque Dios vela por nosotros todo el tiempo. Cuando cierra una puerta, abre otra mejor. Nunca estamos solos porque Dios es nuestro Padre, y nosotros somos sus hijos".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Dicho esto, Wendy llevó a casa a un Leo afligido y le enseñó la puerta de su nueva vida. Pasaron los días y Leo consideraba a Wendy su abuela y su única familia. Trabajaba en su granja y asistía a la escuela nocturna.

Publicidad

Pasaron varios años y Leo, de 29 años, ascendió por la escalera del éxito. Impresionada por su incipiente talento, una empresa agrícola local le contrató para un buen puesto. Leo se entregó en cuerpo y alma y dio lo mejor de sí mismo en el trabajo.

Un día, su coche se averió, así que volvió a casa caminando y se encontró con un coche viejo y abandonado que parecía habitado. Leo lo ignoró y se alejó, solo para ser detenido por la tos de un hombre mayor. Sonaba seca y grave, así que Leo decidió asomarse para asegurarse de que tenía agua.

Cuando Leo se asomó por la ventana, se llevó una gran sorpresa. El hombre que tosía dentro no era otro que su padrastro, Roberto.

Publicidad

"¿Roberto? ¿Qué haces aquí?", exclamó Leo conmocionado.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

El hombre se levantó y empezó a llorar tras reconocer a Leo.

Publicidad

"Leo, han pasado tantos años. ¿Cómo estás?".

"Estoy bien, pero ¿qué haces en este coche?".

"Vivo aquí".

"¿Vives en este coche? ¿Pero por qué? ¿Qué le ha pasado a tu casa y dónde está Mark?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

"Le cedí mi empresa a Mark porque me estaba haciendo viejo. Confiaba en él, pero arruinó mi negocio. Dio las cosas por sentadas y mi empresa quebró. Se la quité y la vendí".

"El dinero se me acabó enseguida, así que vendí mi casa y me mudé a otra más pequeña. Vendí mis coches para pagar las deudas, y mis ahorros se agotaron. Un día me echó, diciendo que nunca me dejaría entrar a menos que volviera con el dinero. No tengo amigos ni familia ni dónde quedarme. Mi corazón no me permitiría vivir en un albergue para indigentes porque nunca he ayudado a los necesitados. Así que empecé a vivir en este viejo coche abandonado y sobrevivía de las limosnas de los transeúntes".

Tras escuchar a Roberto, Leo dio el paso más importante de su vida. Se llevó a su padrastro a casa y le dio cobijo.

Publicidad

"Pero querido, fui tan cruel contigo. ¿Por qué quieres ayudarme?", le preguntó Roberto llorando.

Leo sonrió y contestó: "Fui amable con todo el mundo, y eso volvió a mí. Ahora tengo una familia, amigos y un hogar lleno de calor y amor. Pero, ¿qué conseguiste siendo malvado? NADA. Y aquí es donde acabaste. Tus actos vuelven a ti, así que debes tener cuidado con lo que haces".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"La familia no consiste en tener la misma sangre; consiste en quién te quiere y te apoya cuando estás mal. No necesito ser de tu sangre para cuidar de ti. Todo lo que necesito es un corazón, y estoy haciendo lo que mi madre hubiera querido que hiciera".

Leo cumplió su promesa a su difunta madre y se sintió orgulloso de sí mismo por ser amable con todo el mundo, independientemente de cómo lo tratara la gente. Se llevó a Roberto a casa y cuidó de él, enseñándole así la lección de que la familia es cuestión de amor y no de sangre.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Todo lo que haces vuelve a ti: La madre de Leo ayudó a la mujer mayor a llevar sus maletas; años más tarde, la mujer ayudó a Leo a encontrar un hogar y amor cuando su padrastro le echó de casa.

  • La familia no es solo un vínculo de sangre: Cuando Leo se encontró por casualidad con su padrastro, que le había echado de casa años atrás, le echó una mano porque creía que una familia no se basa en la sangre, sino en quién está a tu lado en los altibajos.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les sirva de inspiración.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

"¡Eres un perdedor como tu papá!", familiares le dicen al hijo de conserje: 20 años después el chico es millonario - Historia del día

12 de diciembre de 2022

Mujer piensa que se va a casar con un conserje: casi se desmaya cuando se encuentra con un millonario en el altar - Historia del día

12 de enero de 2023

Dueño del cine permite que entren indigentes para mantenerse calientes por la noche: ve allí al hijo que una vez lo dejó - Historia del día

10 de enero de 2023

Mujer se despierta de cirugía de 28 horas y ve a su padre, quien la echó hace 12 años, en una cama a su lado - Historia del día

24 de diciembre de 2022

Millonario ve accidentalmente a su madre mayor trabajando como enfermera para un hombre discapacitado que se parece a él - Historia del día

16 de enero de 2023

Viudo lucha por criar a sus hijos y cuidar de su suegra: luego se entera de herencia de $300.000 - Historia del día

06 de diciembre de 2022

Abuelo teje calcetines para niños huérfanos: se emociona al verlos en su puerta años después - Historia del día

10 de octubre de 2022

Novio rico se burla de suegra pobre en su boda hasta que ella toma el micrófono y propone un brindis - Historia del día

02 de diciembre de 2022

Anciana saca a los gemelos de la playa, entra en la casa de la madre y la encuentra tirada en el suelo - Historia del día

21 de octubre de 2022

Pandillero es el único que visita a la anciana en su cumpleaños 100: su hijo llega y no puede reconocer su hogar - Historia del día

28 de septiembre de 2022

Adolescente ayuda a cruzar la calle a una anciana que cojea: la misma mujer la lleva al altar como recompensa - Historia del día

17 de diciembre de 2022

Mujer mayor renuncia a su pensión para alimentar a 3 huérfanos: años después la visitan en un jet privado - Historia del día

29 de octubre de 2022

Señorita compra provisiones para una semana a un anciano discapacitado en el parque: luego hereda su mansión - Historia del día

30 de noviembre de 2022

Pobre madre de 4 hijos amamanta al bebé hambriento de una extraña: la invitan a vivir en una mansión como recompensa - Historia del día

06 de enero de 2023

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited