logo
Un autobús escolar | Foto: Shutterstock
Un autobús escolar | Foto: Shutterstock

Mujer adelanta bus escolar errático y se da cuenta de que el conductor está inconsciente - Historia del día

Georgimar Coronil
07 mar 2023
10:20

Cuando Rebecca se encuentra por segunda vez en una situación que pone en peligro su vida, se ve obligada a confiar en sus instintos. Descubre que es capaz de ayudar a los demás a pesar de sus traumas.

Publicidad

Con las pesadillas plagadas de recuerdos de aquel fatídico día, Rebecca se pasaba las noches en vela preguntándose si volvería a conducir. Su difunto marido, Jonathan, era su apoyo. Desde que se conocieron en la universidad, Rebecca y Jonathan habían sido inseparables.

Ambos compartían pasiones, como el automovilismo y los deportes extremos. Rebecca y Jonathan viajaban a menudo a ciudades donde podían hacer puenting o paracaidismo y les encantaba vivir al límite. Todo cambió cuando nació su hijo Lucas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

"Tenemos que mantenernos a salvo por el pequeño", dijo Jonathan mientras sostenía a su hijo recién nacido en brazos por primera vez. Dos años después, cuando Rebecca y su esposo regresaban a casa luego de un paseo, tuvieron un accidente.

Publicidad

Rebeca conducía y observaba su teléfono para guiarse por la carretera, ya que no conocía muy bien el camino.

De pronto, la mujer chocó contra un pequeño bache de la carretera, y su teléfono cayó del soporte al suelo del coche. Al intentar cogerlo, dio un volantazo e impactó contra un vehículo que circulaba en sentido contrario. Rebecca sobrevivió con un brazo roto, pero Jonathan fue trasladado a la UCI. Más tarde falleció a causa de las heridas.

"Una mujer provoca un accidente mientras conduce y envía mensajes de texto", decía el titular. Aunque sabía que habían cambiado la historia, Rebecca asumió la culpa de todos modos. La familia de Jonathan la perdonó y comprendió que el accidente había sido desafortunado. Aun así, Rebecca luchaba por sobrellevar la culpa.

Lucas, que acababa de cumplir dos años, la ayudó a superar los momentos difíciles. Aunque no entendía por qué su padre ya no estaba, Lucas fue una luz brillante en la vida de Rebecca.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"Nunca más", le susurraba a Lucas cuando se iban a la cama. Era su forma de prometerle que nunca dejaría que ocurriera un accidente como aquel.

Rebecca nunca se deshizo de su coche siniestrado y lo conservó como recordatorio de lo que podía salir mal si no prestaba atención. Dedicó todo su amor a criar a Lucas y a mantenerlo a salvo.

Rebecca incluso dejó de conducir durante 3 largos años, optando en su lugar por dejar a Lucas en la guardería utilizando el transporte público y dirigirse desde allí al trabajo.

Un día su jefe, Pablo, la llamó para una reunión.

"Sé que han sido unos años duros para ti, Rebecca, pero de alguna manera has conseguido rendir por encima de las expectativas. Nos gustaría ofrecerte un ascenso, pero el problema es que tendrás que hacer algunos cambios".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"El aumento de tu sueldo será muy bueno, pero vamos a necesitar que vuelvas a ponerte al volante. Los clientes están por toda la ciudad y son exigentes con su tiempo. ¿Crees que estás preparada para volver a conducir?", preguntó Pablo.

Al principio, Rebecca se quedó sin habla. No esperaba que le ofrecieran un ascenso. Por la cabeza de Rebecca pasaron mil pensamientos ante la perspectiva de volver a conducir.

“Nunca más", pensó al principio. No se había sentado en el asiento del conductor desde aquel día y no sabía si estaba preparada. Pero entonces Rebecca pensó en Lucas y en lo mucho que mejorarían sus vidas si ella pudiera ganar un sueldo mejor.

"Estoy preparada. Puedo hacerlo. Acepto el puesto", le dijo Rebecca a Pablo, que sonrió aliviado al estrechar la mano de Rebecca.

La verdad era que Rebecca aún no estaba preparada, e inmediatamente llamó a su psicóloga, Abril, y le preguntó qué hacer.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"Está un poco fuera de mi alcance, perdón por el juego de palabras, pero tengo una idea. Nos vemos en la escuela de manejo el sábado por la mañana", contestó Abril. Después de dejar a Lucas en casa de un amigo, Rebecca tomó un segundo autobús hasta la escuela de manejo para encontrarse con Abril.

"¡Bienvenida a tu primera terapia de inmersión!", dijo Abril mientras abrazaba a Rebecca.

Durante las dos semanas siguientes, Rebecca aprendió a conducir de nuevo mientras lidiaba con el trauma de su accidente. Incluso llamó a su padre, Henry, para pedirle usar su viejo coche.

"Mira quién vuelve por fin al volante. Me alegro de oírlo, Rebecca. Puedes utilizar el carro. Es todo tuyo", dijo Henry.

"Gracias, papá", respondió Rebecca.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Cuando empezó a trabajar en su nuevo puesto, se sentía cómoda conduciendo a baja velocidad, pero no se acercaba al límite de velocidad. Durante dos meses condujo sin problemas y se destacó en sus tareas. Rebecca incluso se atrevió a llevar ella misma a Lucas a la guardería, a pesar de que le recordaba a Jonathan.

Pronto, Rebecca necesitó ver a un cliente que estaba fuera de la ciudad. Lucas estaba en casa enfermo, así que llamó a su amigo para que viniera a cuidar a su hijo durante el día. Su ciudad estaba cerca de una cadena montañosa, así que Rebecca tuvo que conducir a través de las montañas para llegar hasta su cliente.

El trayecto era corto, pero difícil, así que Rebecca condujo con cuidado para evitar problemas. De repente, se encontró detrás de un autobús escolar, pero estaba claro que algo iba mal. Cuando miró hacia delante, el autobús se desvió ligeramente de izquierda a derecha.

"Vaya, ¿alguien conduce ese vehículo?", dijo Rebecca. Los giros se volvieron cada vez más preocupantes. Al acercarse al autobús, Rebecca vio algo que le produjo escalofríos. En la ventanilla trasera del autobús podía observar a unos niños. Parecía que gritaban: "¡Socorro!".

Publicidad

Rebecca se arriesgó y adelantó al autobús, y a través de su ventanilla, pudo ver que el conductor del autobús estaba inconsciente. Con muy poco tiempo para decidir, el pánico empezó a apoderarse de Rebecca, que se desvió hacia el carril.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Sacó su teléfono y llamó a la policía. Tan rápido como pudo, explicó la situación: "Estoy conduciendo delante de un autobús escolar en la autopista a unos 8 kilómetros de la ciudad en dirección norte. El conductor está inconsciente y el autobús podría chocar. Envíen ayuda rápidamente". dijo.

La voz del operador del 911 se desvaneció en el fondo cuando Rebecca se dio cuenta de que tenía que actuar con rapidez para ayudar a los niños. En ese momento pensó que si el conductor del autobús no podía pisar el freno, tal vez ella sí. Redujo ligeramente la velocidad para que el autobús estuviera justo en su parachoques trasero e intentó frenar.

Publicidad

Por desgracia, el peso del autobús era demasiado para el coche de su padre. Rebecca lo intentó una vez más, frenando con todas sus fuerzas, pero fue empujada violentamente hacia delante. A duras penas mantuvo el control y volvió a estabilizar el coche justo delante del autobús.

Justo cuando recuperó el control, empezó a tener recuerdos de su accidente de coche.

Recordó el terror en los ojos de Jonathan cuando gritó: "¡Cuidado!".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Recordó las noticias que la culpaban del accidente y las pesadillas que no la habían dejado dormir durante años. Rebecca estaba al borde de un ataque de pánico cuando tuvo una epifanía. A unos dos kilómetros había un túnel con varios barriles amarillos llenos de agua.

Publicidad

Los recordaba de pasar tanto tiempo en la carretera con su padre. "Se llaman atenuadores de impactos. Si los golpeas con el coche, absorben el impacto para que tu coche no salga volando", le dijo Henry a Rebecca cuando estaba aprendiendo a conducir (por primera vez).

Rebecca pensó que, si no podía detener completamente el autobús con el vagón, podría desviar la trayectoria del autobús hacia los barriles. También se dio cuenta de que la carretera tenía barreras laterales. Rebecca dio un volantazo y redujo la velocidad para ponerse al lado del autobús.

Bajó la ventanilla e hizo una señal al cinturón de seguridad para que los niños se ataran antes del impacto. Pensando con la cabeza, Rebecca se dirigió hacia la parte delantera del autobús en ángulo. El autobús se dirigió hacia la barrera lateral.

El lateral del coche de Rebecca estaba sufriendo muchos daños, pero el plan estaba funcionando. A medida que saltaban chispas a ambos lados del autobús, éste iba reduciendo la velocidad. Aun así, tanto el autobús como el coche de Rebecca se estrellaron contra los barriles de agua. El impacto no fue enorme, pero Rebecca aún tardó unos segundos en orientarse.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

En cuanto recuperó el equilibrio, Rebecca salió por la ventanilla y corrió hacia el autobús para ayudar. Gritó: "¿Están todos bien?".

Antes de prestar los primeros auxilios, se bajó para comprobar el estado del conductor del autobús. "Comprueba cómo están tus amigos y asegúrate de que nadie está malherido. Avísame si están todos bien ahí detrás, ¿ok?", gritó Rebecca a uno de los niños.

Finalmente, el conductor recuperó el conocimiento, pero parecía confuso.

"¡Todos los de clase están bien por aquí! Nos hemos puesto el cinturón como usted dijo. Pero mi amigo se ha hecho daño en la muñeca", gritó un niño desde el autobús. Mientras la gente se acercaba para ayudarlos a salir del autobús, Rebecca vio coches de policía y ambulancias que corrían hacia ellos. Entonces se giró para ver que su vehículo estaba completamente destrozado.

"¡Papá me va a matar!", dijo Rebecca en voz alta.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"¡Señora!", la llamó una mujer desde detrás de ella.

"¿Sí?", dijo Rebecca.

"Muchas gracias. Mi hija dice que usted es quien ha salvado a todos estos niños. Usted salvó la vida de mi hija", expresó la mujer mientras se le saltaban las lágrimas.

Rebecca abrazó a la mujer, pero inmediatamente recibió tratamiento médico y se alejó del lugar del accidente. La imagen aún le producía traumas. Cuando Rebecca volvió a casa, Lucas la saludó en la puerta.

"¡Mami! Espera… ¿Qué te ha pasado?", preguntó Lucas mientras miraba los moratones y arañazos de Rebecca.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

"No te preocupes, Lucas. Es que hoy tenía que ayudar a unas personas y he tenido un accidente", dijo ella, evitando el tema.

Publicidad

El secreto duró poco cuando Rebeca encendió las noticias.

"Una mujer salva un autobús escolar lleno de niños en la autopista", rezaba el titular, y la foto de Rebecca aparecía en el centro de la pantalla. Los ojos de Lucas se abrieron de par en par mientras miraba boquiabierto el televisor.

"¿Salvaste el autobús? Se suponía que hoy tenía que ir a esa excursión de pesca, ¡pero estaba enfermo!", dijo Lucas.

"Sí, no estoy muy segura de que hayan llegado al lago", bromeó Rebecca.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Dos días después, cuando Rebecca se disponía a dirigirse a la estación de autobuses para ir a trabajar, se encontró con un grupo de padres esperándola en la entrada de casa. Todos estaban junto a una ranchera nueva.

Publicidad

"A la mujer que salvó la vida de nuestros hijos. Nos gustaría regalarle un carro como forma de agradecimiento", dijo uno de los padres. Rebecca la reconoció como la madre a la que abrazó en el lugar del accidente. Rebecca lloró al aceptar el regalo.

Ese día, llevó a Lucas al colegio y se acordó de su difunto marido, Jonathan. Esta vez, el recuerdo fue grato. Sus pesadillas cesaron ese día.

Comparte esta historia con tus amigos y familiares. Puede que les inspire y les alegre el día.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mujer recibe un mensaje del teléfono de su hijo fallecido - Historia del día

08 de mayo de 2024

Mi cuñado menospreció a mi esposo por ser profesor — Días después, el karma le hizo caer en cuenta

12 de junio de 2024

Mujer pierde a su marido en un accidente de avión, años después se encuentra con él y su madre por casualidad en una tienda - Historia del día

22 de febrero de 2024

La gente comparte historias reales de las peores citas en las que han estado

11 de marzo de 2024

Mamá obligó a su hijo a vender el auto que heredó - Él lo vuelve a comprar y descubre el secreto oculto de su abuelo

25 de marzo de 2024

Mi marido me dijo que trabajaría el día de San Valentín, luego lo descubrí en un restaurante

28 de febrero de 2024

Mi hijo me exige que cuide a su hijo porque hice lo mismo con su hermano mayor hace 20 años

17 de mayo de 2024

Descubrí a mi mujer ensayando un discurso para mi funeral - Al día siguiente, su secreto me dejó tan pálido como un fantasma

29 de abril de 2024

Señora de 102 años queda atónita al descubrir que todos sus ahorros para la jubilación se acabaron - Historia del día

09 de abril de 2024

3 historias desgarradoras de personas que presenciaron algo escalofriante en su trabajo

09 de abril de 2024

Mi novio sólo hablaba con su madre cuando yo no estaba cerca, así que un día decidí seguirle - Historia del día

26 de abril de 2024

"Es Imposible": Una mujer considerada muerta aparece en la boda de su esposo - Historia del día

12 de junio de 2024

Taxista echa de su auto a mujer que rompió fuente, después recibe carta del centro de maternidad - Historia del día.

31 de mayo de 2024

Madre descarada se mete con un adolescente en el metro - Su madre le defiende

08 de mayo de 2024