logo
Niña con patines llorando cerca de unos arbustos. | Foto: Getty Images
Niña con patines llorando cerca de unos arbustos. | Foto: Getty Images

Hombre en un parque ve a niña llorando: "¡Mamá no despierta!", señalaba a una dama en los arbustos - Historia del día

Una decisión egoísta hizo que la vida de Darío entrara en un ciclo caótico de trabajo y fiesta, pero un día se encontró con una niña llorona que le enseñó lo que era verdaderamente valioso en la vida.

Publicidad

“Pagaré la manutención, pero no quiero volver a saber nada de ti ni de esa niña”, dijo Darío. Recogió la última caja de sus pertenencias y se dirigió a la puerta.

“¿Esa niña?”, gritó Silvia mientras lo seguía. “Como si tú no hubieras tenido nada que ver con la creación de nuestra hija”.

Darío depositó la última caja en su todoterreno. Estaba a punto de entrar cuando Silvia lo agarró del brazo.

“Nunca serás feliz si nos dejas, Darío”. Los ojos de Silvia se llenaron de lágrimas. “Vivirás arrepentido de haber abandonado a tu familia”.

Darío no pudo mirar a Silvia a los ojos mientras le quitaba la mano del brazo. Miró hacia abajo, pero la panza de embarazada de Silvia era tan acusadora como su mirada.

“Adiós, Silvia”, dijo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

La mujer observó estupefacta a Darío alejándose. Sólo llevaban tres años casados, pero se conocían desde la universidad. Solían trabajar en la misma cafetería. Cuando su relación se volvió seria, soñaron con tener su propia cafetería algún día.

Darío había cambiado desde entonces. Últimamente estaba constantemente frustrado y se desquitaba con Silvia. Ahora que lo pensaba, su matrimonio con Darío iba cuesta abajo desde hacía más de un año.

“Quizá sea mejor que se haya ido”.

Silvia se puso una mano en el vientre. “No es lo que quería para ti, cariño, pero no tener padre es mejor que tener uno malo”.

A Silvia se le llenó la cara de lágrimas mientras se metía en la cama. Por mucho que intentara convencerse de que era lo mejor, Darío le había roto el corazón.

Tendría que construir una vida para ella y su hija sin él. No entendía cómo él podía ser tan cruel. Las abandonó como si fuera lo más fácil del mundo. Quizá nunca la había querido tanto como ella a él.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Mientras tanto, Darío subió el volumen de su radio y aceleró por la calle. Sentía que todo el estrés de haberse casado demasiado joven se estaba esfumando. Ya no tendría una esposa gruñona ni bebés gritones.

Por fin era libre. Darío tenía grandes ambiciones para su carrera en la empresa de distribución de café para la que trabajaba. En los últimos meses, su jefe había querido que asumiera más responsabilidades, pero Silvia lo había obligado a declinar la oferta porque no quería que viajara tanto.

Darío decidió llamar a Gary, su jefe, a primera hora de la mañana. Viajaría por todo el país si era necesario para triunfar. Tal vez podía encontrar una buena mujer en sus viajes, una que no regañara todo el tiempo y que quedara embarazada inesperadamente.

Publicidad

“Primero, me merezco una celebración”, dijo Darío. Aparcó delante del primer bar que vio y entró.

“Una ronda para todos a mi cuenta”, le dijo Darío al camarero. “Acabo de convertirme en un hombre libre”.

Darío hizo todo lo posible por olvidarse de Silvia durante los años siguientes, y lo consiguió. Adoptó la filosofía de “trabajar duro, disfrutar igual”. Viajaba por la ciudad para su empresa y pasaba las noches frecuentando bares y clubes.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Había tenido muchas citas y había empezado relaciones, pero todas habían acabado mal. Una de sus primeras novias, después de Silvia, intoxicó a toda su familia después de prepararles un pastel de almejas. La madre de Darío tuvo que ser hospitalizada.

Publicidad

Otra de sus novias era demasiado inteligente y competitiva. Se había unido a él y a sus amigos en un juego de conocimientos generales y los había destrozado a todos. Darío aún tenía recuerdos de ella golpeando la mesa con la palma de la mano cuando sabía la respuesta a una pregunta. Nunca se había sentido tan avergonzado.

Su relación más reciente terminó cuando descubrió cuánto gastaba la mujer en cosméticos y maquillaje de lujo. Vio el precio de un bote de gel de ducha, bloqueó su número y evitó los lugares que sabía que frecuentaba.

“Es difícil encontrar una buena mujer hoy en día”.

Darío se giró hacia su jefe, Gary, que le había invitado a tomar una copa aquella noche.

El hombre, que había escuchado a su empleado describir todas sus relaciones desastrosas, le dedicó una sonrisa irónica.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Intenta ponerte en mi lugar”, dijo Gary. “Tengo un hijo con mi vieja esposa en casa y una dulce amante que también tiene una hija”.

“¿Tienes una hija con tu amante?”, preguntó Darío.

Gary se echó a reír. “Nada de eso. El padre de la niña las abandonó a ella y a su madre. Ella estaba preparada para que yo llegara y fuera el hombre de la casa, ¿me entiendes?”.

Darío se rio, pero su corazón no estaba en ello. No le gustaba el rumbo que estaba tomando la conversación y no entendía por qué le molestaba escuchar a Gary hablar así de su amante.

“No mires ahora, pero creo que esa dama de ahí quiere conocerte mejor”, le dijo Gary a Darío dándole con el codo, y señaló a una mujer de pelo oscuro en el extremo opuesto de la barra.

Darío y la mujer se miraron y se sonrieron. Era guapísima. Él no tardó en invitarle una copa. Ante la insistencia de Gary, él pasó el resto de la velada con la mujer, Margo. Quedaron en verse al día siguiente para dar un paseo por el parque cercano.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Hacía un día precioso. Margo y Darío hablaban mientras paseaban y descubrieron que tenían muchos intereses en común. Todo iba bien hasta que una niña gritando corrió hacia ellos desde los arbustos.

“¡Ayúdenme!”, gritó la niña. Las lágrimas corrían por su rostro.

“Mamá no se despierta. Le pasa algo”.

Darío se agachó para preguntarle a la niña qué le pasaba, pero Margo se adelantó.

“Uf, ¿no odias a los niños pequeños?”, le preguntó a Darío. “Deja de lloriquear, mocosa, y vete. Nos estás molestando y no nos interesan tus chillidos”.

A Darío le sorprendió la actitud de Margo. Por un momento se vio reflejado en ella, haciéndole sentir feo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Creo que nuestra cita ha terminado, Margo”, dijo Darío.

La dejó de pie en el camino y se dirigió a la niña. Las desagradables palabras de la mujer la habían asustado y la habían hecho llorar aún más.

“No eres más que un perdedor decepcionante que huyó de sus responsabilidades, y eso es todo lo que siempre serás”.

“No te preocupes, te ayudaré”, le dijo Darío a la niña. “Llévame con tu mamá”.

“Ella está por aquí”, dijo la niña señalando los arbustos que tenía detrás. Tomó la mano de Darío y lo llevó al otro lado.

“Ella está por aquí”, dijo la niña, tomando la mano de Darío y llevándolo al otro lado.

Una manta de picnic estaba extendida sobre la hierba junto a los arbustos. Una mujer yacía encima. Darío se agachó para comprobar su pulso y quedó sin aliento cuando se dio cuenta de que la conocía.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Darío llamó inmediatamente a la ambulancia. Mientras esperaba a que llegaran, levantó suavemente en brazos a la mujer inconsciente.

“Silvia, despierta”, dijo, acariciando su mejilla.

“¿Cómo sabes el nombre de mi mamá?”.

Darío miró a la niña. Tenía el cabello y las pecas de su madre, pero sus ojos verdes y su nariz puntiaguda... Darío tenía los ojos verdes y su nariz era puntiaguda. Ella también tenía la edad adecuada.

“Conocí a tu madre hace mucho tiempo”, contestó él. “¿Cómo te llamas?”.

“Adora. Mamá dijo que eligió ese nombre porque me quiere mucho”.

Los paramédicos llegaron y se llevaron a Silvia al hospital. Darío y Adora se fueron con ellos.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

La niña estaba durmiendo cuando Silvia se despertó unas horas después. Sus ojos se abrieron de par en par cuando vio a Darío en su habitación del hospital.

“¿Ella es mi hija?”, preguntó él señalando a Adora.

“Sí”, dijo Silvia, mirándolo con los ojos entrecerrados. “¿Qué haces aquí?”.

“Es preciosa”, dijo el hombre, suspirando profundamente. “Estoy aquí porque Adora me llamó para que la ayudara porque su madre no estaba bien. No sabía que eras tú, ni que ella era mi hija. Parece que el destino nos ha vuelto a juntar”.

Silvia resopló. “Te agradezco la ayuda, Darío, pero ya puedes regresar por donde viniste”.

“¿Y si no quiero?”, preguntó él. “Sé que me porté fatal contigo años atrás, pero de verdad creo que nos reencontramos por una razón. Por favor, déjame compensarte por haberte abandonado. Me gustaría conocer a Adora”.

“Piérdete”, dijo la mujer mientras se incorporaba. Luego pulsó el botón para llamar a una enfermera.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Hoy todo son disculpas, pero ¿cuánto tardarás en darte cuenta de que ser padre es un compromiso para toda la vida? No puedes entrar y salir de nuestras vidas a tu antojo, Darío”.

“No lo haré”, suplicó él. “Por favor, ¡dame una oportunidad! Te demostraré que no soy el mismo hombre que te dejó”.

“Un leopardo no cambia sus manchas”, dijo la madre, fulminándolo con la mirada. “No eres más que un perdedor decepcionante que huyó de sus responsabilidades, y eso es todo lo que siempre serás”.

Darío se quedó mirando a Silvia. Sus palabras le habían llegado al corazón. Nunca se había dado cuenta de lo que había sido para ella criar sola a Adora. En todo este tiempo, nunca había pensado en el impacto que sus decisiones habían tenido en ella.

Cuando la enfermera llegó y acompañó a Darío fuera de la habitación, él no objetó ni se quejó. Había llegado a una conclusión importante sobre su vida y la persona en que se había convertido. Ahora tenía claro que le había dado un giro equivocado a su vida.

Él no podía dejar de pensar en Silvia y Adora. Estaba decidido a hacer las cosas bien. Cuando la madre salió del hospital, Darío fue a verla.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

“¿Qué quieres?”, preguntó Silvia cuando él llegó a la puerta.

“Quiero decirte que lo siento”, dijo, arrodillándose en el porche. “Cometí un terrible error cuando te dejé. Ahora me doy cuenta de que no hay mujeres perfectas en el mundo, pero tú eres la mejor que he conocido. Fui un tonto al perderte, y dos veces tonto al perder también a mi hija”.

Silvia se cruzó de brazos. “Te dije que nunca serías feliz, pero es demasiado tarde para volver arrastrándote. Tengo una relación seria”.

Darío la miró boquiabierto. No se le había ocurrido que pudiera haber otro hombre. No sabía qué decir, pero la mayor sorpresa estaba por llegar.

Publicidad

“¿Está todo bien, nena?”.

Darío se levantó de un salto cuando Gary apareció en la puerta. Llamó “nena” a Silvia; ¿significaba eso que era la amante que su jefe había mencionado aquella noche en el bar?

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

“¡Fuera de esta casa, infiel inútil!”, dijo Darío agarrando a Gary del brazo y tirando de él hacia el porche.

“¿Te volviste loco?”, dijo Gary apartándose de Darío. “Si no te vas ahora mismo, te despido”.

“¡Rompe mi contrato y quémalo! No me iré de aquí cuando sé que estás utilizando a Silvia y tomándola por tonta. Si no quiere volver conmigo, se merece algo mejor que tú”.

Publicidad

Gary esbozó una sonrisa cruel. “Espero que te guste la vida en la calle porque me aseguraré de que nadie en esta industria te contrate. ¿Cómo vivirás entonces?”.

“Tengo una idea”, contestó Darío.

“¿Qué demonios está pasando?”, gritó Silvia.

“Él está casado”, dijo Darío señalando a Gary. “Y te ha estado utilizando todo este tiempo. No le importas en absoluto”.

La mujer se giró hacia Gary, pero él ya se estaba marchando. Hizo caso omiso de las peticiones de Silvia y se marchó.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

“Bueno, al menos no me abandonó estando embarazada”, dijo Silvia, sacudiendo la cabeza.

Publicidad

“Lo siento, Silvia, por todo esto. Todo lo que ha pasado se debe a mi mala elección. Por favor, te ruego que me dejes compensarte”.

Silvia estudió a Darío. Él empezaba a pensar que ella estaría de acuerdo cuando le dio la espalda y entró.

El hombre decidió intentarlo una última vez. Llegó a casa de Silvia y la convenció para que condujera con él hasta la ciudad. Aparcó delante de una tienda vacía y abrió la puerta.

“¿Recuerdas nuestro sueño de tener una cafetería?”, dijo él, extendiendo los brazos en el espacio abierto. “Voy a construirla aquí mismo. Quiero volver a aquellos días en los que tú y yo compartíamos nuestras esperanzas y sueños de un futuro común, pero con la sabiduría y la gratitud que he adquirido”.

Se acercó a Silvia y le tomó la mano. “Por favor, dame otra oportunidad de ser el hombre que Adora y tú merecen, un hombre del que estén orgullosas de tener en sus vidas”.

Silvia escrutó la habitación. “De acuerdo. Puedes tener una segunda oportunidad, pero no será fácil, Darío. Hay mucho dolor entre nosotros que debe cicatrizar, y aún tienes que demostrar que eres el hombre en el que dices haberte convertido”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Darío estuvo de acuerdo. Construyó su cafetería e hizo a Silvia copropietaria. Durante los meses siguientes, las trató a ella y Adora como reinas y se esforzó por recuperar la confianza y el amor que había roto años atrás. Finalmente, Darío y Silvia volvieron a casarse y criaron a su hija juntos como una familia feliz.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • No puedes tener una vida plena si descuidas tus responsabilidades: Darío se sentía abrumado por sus responsabilidades, pero debería haber pedido ayuda o haber hablado de sus sentimientos con Silvia en lugar de huir.
  • No rompas la confianza que otra persona deposita en ti: Una vez rota, no es fácil ganarse de nuevo la confianza de una persona y demostrar que puedes ser de fiar.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi hija siempre volvía triste del colegio y su razón me hizo divorciarme de mi marido

05 de abril de 2024

Mujer descubre a esposo quitándose anillo de boda cuando sale de casa, lo sigue una vez - Historia del día

19 de enero de 2024

Oí accidentalmente los planes de mi hermana, la eché de casa y le dije que no volviera nunca más

28 de febrero de 2024

Mi esposa renegó de sus padres tras el nacimiento de nuestro hijo - 15 años después, me contó la espeluznante verdad

14 de febrero de 2024

Madre soltera con dos hijos tiene que vivir en un pequeño garaje - Historia del día

29 de marzo de 2024

Cirujano viudo se apresura a salvar a mujer en un restaurante, se queda helado al desabrocharle la camisa - Historia del día

26 de marzo de 2024

Mi suegra nos visitó mientras yo estaba fuera de casa - Cuando volví, mi hija me contó algo que destrozó a nuestra familia

11 de abril de 2024

Mamá devastada quiere adoptar, ve en agencia de adopción a niña sorprendentemente parecida a hija fallecida - Historia del día

22 de enero de 2024

Mi esposo nos abandonó, dejando sólo una nota que decía "Lo hice por uds", y la espeluznante verdad salió a la luz años después

12 de marzo de 2024

Mujer exige a su marido que saque sus cosas tras mantenerle 23 años - Historia del día

10 de abril de 2024

Chica tira viejo anillo barato que le regaló su pobre abuela y de repente se abre - Historia del día

22 de enero de 2024

Pareja adopta a niño de 6, al día siguiente lo encuentra cuidando a extraña bebé en su habitación - Historia del día

22 de enero de 2024

Esposo enfadado busca a su esposa en el hospital - Historia del día

22 de enero de 2024

Mujer adopta a niña que no habla español - Asombrada al descubrir la verdad cuando aprende a comunicarse - Historia del día

23 de enero de 2024