logo
Niño corriendo por un bosque. | Foto: Shutterstock
Niño corriendo por un bosque. | Foto: Shutterstock

Cazador esparce manzanas para un alce y se esconde, aparece un niño, las recoge y huye - Historia del día

Antes de que Mike bajara corriendo de su escondite, un niño robó todas las manzanas y desapareció en el bosque. El viejo corrió tras él y se detuvo en seco donde lo llevaron los pasos del pequeño.

Publicidad

Casi todo el mundo en el pueblo conocía a Michael, y la gente lo llamaba "Gran hombre Mike” debido a su barba y bigote de oso pardo. Los niños del pueblo se asustaban de la corpulencia de Mike, y cada vez que lo veían con su equipo de caza, huían del lugar y se escondían de su vista.

Un día, en su habitual excursión de caza por los densos bosques de la ciudad, Mike se encontró con un niño que estaba muerto de miedo por algo. "¿Conozco a este chico?... ¿Por qué me resulta tan desconocido?", pensó mientras lo seguía.

Al principio, Mike pensó que el niño era de su pueblo. Fue tras él en silencio, sin saber lo que se encontraría en el profundo bosque.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Mike tenía una pequeña tienda que vendía aperitivos y artículos de primera necesidad. Y como su tienda era vecina de una gasolinera local a las afueras de la ciudad, solían visitarlo varios clientes después de repostar sus vehículos.

Publicidad

A menudo se enroscaba el bigote con orgullo cada vez que sus clientes miraban los diferentes trofeos expuestos en su tienda.

"Ah, y esa... es la piel de zorro rojo del verano pasado", exclamaba con regocijo cuando los compradores desfilaban por el pasillo, observando algunos de los trofeos que presumían de las habilidades cinegéticas de Mike.

"¿Pero por qué están en el bosque? Tengo que averiguarlo...".

De nuevo, era esa época del año en la que el viejo decidió tomarse un largo descanso y recorrer el bosque. Los árboles en flor y la hierba temprana empujando la tierra eran lo que Mike amaba de la primavera. "Por fin ha llegado el momento de traer a casa otra pieza fresca de mi caza", murmuró mientras empaquetaba sus cosas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Mike puso a su sobrino Simon a cargo de la tienda durante su descanso. Metió en su jeep algunos elementos esenciales de construcción y equipo de caza y se dirigió al bosque a buscar el árbol perfecto para construir su cabina de caza. Trabajó duro día y noche para levantar su escondite, suponiendo que nadie estuviera mirando.

Una semana después, la cabina estaba terminada. Encaramada en lo alto de un árbol y cubierta por hojas y enredaderas, la guarida tenía capacidad para alojar a Mike y sus cosas. Sabía lo que buscaba esta vez, y tomó una caja de manzanas de su jeep.

“Esto sí que servirá para atraer a un poderoso alce”, exclamó Mike. Arrojó las manzanas al suelo, tendiendo una trampa de comida para cazar al animal.

Volvió a subir a la cabina y miró por el visor de su escopeta. Esperó un par de horas y, cuando estaba a punto de tomarse un descanso, escuchó crujir las hojas. Mike miró con curiosidad a través del visor, esperando ansiosamente que apareciera su alce.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Ahí estás, mi amor... vamos, salta delante de papá”, susurró. Sujetó el arma con firmeza mientras preparaba el dedo en el gatillo. “¡No voy a fallar este tiro, cariño!”.

Mike se concentró en el blanco, esperando que fuera su mejor captura. No podía dejar de imaginar el hermoso despliegue de cornamentas de alce en su tienda que cantarían alabanzas de sus calibres de caza.

Las hojas secas crujían más fuerte que antes y los arbustos indicaban movimiento. Mike sabía que era el momento y se preparó para la posición. Pero cuando miró por el visor, vio aparecer de la nada un hermoso pelo rubio y una piel pálida.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

"¿Qué demonios es eso? Eso no es un alce", exclamó incrédulo. Mike miró por el visor y vio a un niño pequeño recogiendo apresuradamente las manzanas y metiéndoselas en su camisa.

Publicidad

El niño estaba asustado y miraba a su alrededor cada dos segundos. Luego miró hacia el árbol y, por su expresión, Mike pudo ver que el niño estaba sorprendido y asustado.

"Un momento... ¿quién es este chico y qué hace aquí, en este denso bosque?". Mike tenía varias preguntas rondando su mente, y por un segundo, supuso que el niño podría haber merodeado desde el pueblo.

"Es demasiado peligroso estar solo así. Espera, pequeño bribón, a ver qué va a hacer ahora Gran hombre Mike ", murmuró Mike mientras bajaba el arma y bajaba de su escondite.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

"¡Oye, niño! ¿Qué haces aquí? ¿Y dónde están tus padres?", le preguntó Mike al chico. El pequeño retrocedió asustado mientras el viejo lo miraba incrédulo.

Publicidad

"Espera ahí. Sería mejor que no estuvieras aquí solo. Dímelo y te llevaré con tus padres", dijo el viejo cazador y corrió tras él. Pero el chico estaba demasiado asustado y echó a correr hacia el bosque, dejando caer algunas manzanas.

Mike corrió tras él, pero momentos después perdió de vista al chico y siguió llamándolo, esperando que saliera de su escondite.

"No quiero hacerte daño. Estoy aquí para ayudar... ¿No confías en tu Gran Hombre?", gritó Mike. Llegó al corazón del bosque, hogar de varios depredadores.

Se oscurecía a medida que los últimos rayos del sol se desvanecían entre los altos árboles. "Ese niño, no puedo dejarlo solo así", susurró Mike, aunque una parte de él le decía que regresara a un lugar seguro. Pero el anciano decidió seguir adentrándose en las profundidades del bosque en busca del niño.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Mike recordaba haber rastreado animales por sus pisadas cuando era niño. Así que miró hacia el suelo blando y se inclinó un poco para ver si había algún rastro de las pisadas del chico. Encontró pisadas aleatorias por todas partes.

"Quizá intentaba esconderse detrás de estos árboles", murmuró Mike mientras comprobaba el lugar con pisadas que se alejaban.

"Ah, es aquí", suspiró el anciano al encontrar zancadas aleatorias que marchaban más lejos desde detrás de un abeto. Siguió los pasos, jadeando y sudando. Tras caminar cerca de un kilómetro, se detuvo frente a una vieja choza junto al lago.

Miró por los binoculares y vio al mismo chico que había visto en el bosque junto a la ventana. "¿Qué demonios es este lugar?", pronunció Mike mientras enfocaba más profundamente el interior de la cabaña. No podía creer lo que veían sus ojos cuando enfocó lo que parecía un dormitorio.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"¿Quién es?", dijo, boquiabierto de incredulidad. Había una mujer recostada en la cama y, por su aspecto, Mike pudo deducir que no se encontraba bien.

Dejó escapar un gran suspiro y decidió no molestarlos. El sol ya se había puesto y sabía que no era el momento adecuado para irrumpir en la casa de alguien. "Volveré más tarde, cuando tenga tiempo", dijo, retirándose del lugar.

Mike volvió al pueblo con las manos vacías. No podía cazar, pues la visión que había encontrado en las profundidades del espeluznante bosque le perturbaba. Encendió el televisor y se sentó en el sofá, descifrando quiénes eran aquella mujer y aquel niño.

"Eso es. Tengo que volver allí y averiguar quiénes son ahora mismo", clamó. Mike se subió a su jeep y, al girar la llave de contacto, no pudo dejar de ver que el chico estaba recogiendo manzanas del suelo.

"¿Tenían hambre? Parecían pobres, y tal vez no tengan nada que comer", pensó Mike y se dirigió a su tienda. "Pero, ¿por qué están en el bosque? Tengo que averiguarlo...". Como buen hombre que era, Mike decidió ayudar a la familia por su cuenta y riesgo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"¿Para quién es esto, viejo?", preguntó Simon al anciano con curiosidad. Mike miró a su sobrino y le recordó más al niño del bosque. "¡Te lo explicaré más tarde, hijo! Ahora, es hora de una pequeña aventura", dijo y se apresuró hacia su jeep.

Mike condujo hasta el lugar frente a la cabaña de madera y se detuvo. Llevaba una cesta llena de comida y bebida mientras llamaba a la puerta. “¿Hay alguien ahí? Soy sólo un anciano de un pueblo vecino que intenta ayudarlos", gritó.

Como nadie le contestó, Mike abrió la puerta de una patada y entró. La mujer que estaba en la cama pensó que era su hijo y lo llamó. "Preparé pastel de manzana para cenar, Theo", le dijo en voz baja.

Justo cuando se dio la vuelta, Mike estaba de pie sosteniendo las cestas. "¿Quién es usted?", gritó asustada la mujer, corriendo detrás del catre para ponerse a salvo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Señorita, perdone que haya venido sin invitación. Sólo he venido a ayudar", explicó Mike a la asustada mujer. "De hecho, ayer vi a su hijo pequeño en el bosque y pensé en....".

La mujer se sorprendió de que un extraño hubiera llegado tan lejos para ayudar. Observó detenidamente a Mike de pies a cabeza y suspiró incrédula. "¡Te pareces a mi padre!", exclamó.

"Bueno, puedes considerarme tu padre. Pero, ¿te importaría decirme por qué estás aquí?... Y ese chico, ¿es tu hijo?", le preguntó Mike.

La mujer habló mientras le llovían lágrimas por las mejillas. "Me llamo Annette, y yo...", dijo. Resultó que se había mudado de una gran ciudad después de que su esposo la engañara. "Se quedó con nuestra casa y nuestros documentos, y yo ya no podía hacer mucho para vivir allí", explicó.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Mike se quedó atónito y se sentó a escuchar su historia. Annette no tenía adónde ir y se mudó a la pequeña cabaña junto al lago donde solía alojarse con su padre durante la infancia. "Solía quedarme aquí con mi padre siempre que venía a cazar", dijo.

El anciano sintió pena por Annette y, aunque no quería herirla más pidiéndole que recordara su pasado, le preguntó por qué estaba enferma.

"La humedad de alrededor me tiene postrada en cama desde hace días", le dijo Annette a Mike. "Theo suele traer algunas frutas y hierbas frescas del bosque para que comamos".

Mike lo lamentó y le ofreció a Annette que se fuera a vivir con él. "Estuve casado una vez, pero perdí a mi esposa muy pronto a causa de la tuberculosis", le dijo a la mujer. "Quizá nuestra hija hubiera tenido tu edad si hubiéramos tenido una".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Las amables palabras del anciano conmovieron a Annette. "Puedes quedarte todo el tiempo que quieras en mi casa, y te prometo que te ayudaré a recuperar los documentos que te quitó tu esposo", añadió.

La mujer se sintió abrumada mientras se secaba las lágrimas. Sirvió a Mike un plato de pastel de manzana, algo que nunca había pensado que se cocinaría tan deliciosamente en un horno de leña.

Momentos después, la puerta crujió al abrirse y una larga sombra se proyectó por el suelo. "¡Theo, cariño! ¡Mira quién nos ha encontrado!", exclamó Annette con alegría. Pero Theo se quedó helado de miedo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"No pasa nada, cariño. Está aquí para ayudar", le dijo Annette a su hijo. Theo se adelantó y, al acercarse, Mike vio perlas de lágrimas rodando por las mejillas del niño.

Publicidad

Theo miró a Mike con incredulidad, sonriendo y llorando simultáneamente. Secándose las lágrimas, exclamó: “¿Es usted Papá Noel?”.

Mike se miró el mono verde caqui y soltó una carcajada. Rizando el bigote, dijo: “Bueno, hijito... desde luego no soy el Papá Noel que has visto en las tarjetas de felicitación y los dibujos animados. Pero estoy empleado como su elfo para dar buenas noticias a los que tienen el corazón más grande que sus deseos”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Theo abrazó a Mike, imaginándose elfos, renos, Papá Noel y al gran Mike con ellos, ya que era demasiado pequeño para entender nada.

Un par de días después, Mike llegó con dos hombres para ayudar a Annette a cargar su equipaje en su vehículo. Esa tarde, condujo por el bosque hasta la ciudad con la madre y el hijo, pasando a toda velocidad por delante de su vieja cabaña en el bosque.

Publicidad

"Mamá, olvidé decírtelo. Hace unos días me topé con un anciano. Me perseguía, y menos mal que no me pilló robándole las manzanas. Tío Mike, ¡te pareces a él!", dijo Theo desde detrás del jeep.

Mike y Annette se miraron y se rieron. "¡Bueno, ya nunca podrá encontrarte robando, hijito! ¡Porque no tienes que volver a robar!", exclamó Mike.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • A veces, un poco de ayuda puede hacer a alguien más feliz y superar sus dificultades: Cuando Mike encontró a Annette y Theo en el bosque, decidió ayudarlos. Los visitó al día siguiente con el pretexto de ofrecerles comida, pero tras conocer la historia de Annette, le ofreció un lugar mejor donde vivir y curarse.
  • Nunca tengas miedo de confiar en alguien que ayuda de verdad: Annette se asustó al ver a Mike en su casa. Pero más tarde se dio cuenta de que estaba allí para ayudarla, y Mike se ganó su confianza pidiéndole que lo considerara su padre.
Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Un hombre se hace test de ADN de su hijo, que "no se parece" a él, su mujer reúne a la familia tras recibir los resultados

19 de octubre de 2023

Mujer embarazada bebe té que le prepara su suegra y empieza a sentirse mal en una hora

21 de septiembre de 2023

Mujer recuerda la visita de pesadilla que le hizo su mamá cuando acababa de dar a luz

02 de octubre de 2023

Hermano se niega a renunciar a un riñón para salvar a gemelo moribundo que fue "horrible" con él "toda su vida"

21 de agosto de 2023

Hombre vio a su recién nacida y tiró las cosas de su esposa a la calle – Luego se hizo una prueba de ADN

20 de agosto de 2023

Mamá de 5 hijos se divorcia de esposo que se niega a ayudar a limpiar la casa mientras ella trabaja muchas horas

26 de septiembre de 2023

Mamá nota que niño que adoptó se parece a su esposo y hace prueba de ADN en secreto

23 de septiembre de 2023

Hombre hace prueba de ADN a su hija a espaldas de su esposa — Su familia insistía en que lucía "mucho más morena" que él

31 de octubre de 2023

Hombre propone matrimonio a su novia de hace 5 años y ella prohíbe a su hija pequeña ir a la boda

19 de julio de 2023

Madre se preocupa porque la hija de su hijo no se parece a él, secretamente les hace test de ADN

29 de julio de 2023

Hijo de 12 se niega a barrer y limpiar el polvo porque son "tareas de chicas" - Su mamá le enseña que no es cuestión de género

30 de septiembre de 2023

Una mujer deja a sus 3 hijos pequeños con su hermano y nunca vuelve - Esposa se enfrenta a él

20 de octubre de 2023

Papá le dice a su hija que es "inútil" a diferencia de su hermana y a la mañana siguiente no encuentra ni rastro de ella

16 de agosto de 2023

Padres "pobres" organizan el cumpleaños de su hijo en la piscina de su departamento - Ahora enfrentan posible desahucio

19 de julio de 2023

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited