logo
Joven caminando por la calle. | Foto: Shutterstock
Joven caminando por la calle. | Foto: Shutterstock

"En una ocasión me dio una moto y eso le salvó la vida a mi abuela, déjeme recompensarlo", le dice chico a hombre mayor - Historia del día

Un hombre mayor regaló a un chico una vieja moto que era el único recuerdo que tenía de su hijo. Un día, el chico llamó a la puerta del hombre con una sorpresa que le hizo llorar.

Publicidad

Stephen Jones rondaba los 60 años y, sin nadie que cuidara de él, seguía trabajando muy duro para ganarse la vida. Era uno de los conductores veteranos de Uber que recorría a los turistas una pequeña ciudad de Denver.

Antes de salir a trabajar cada mañana, se detenía junto a una vieja moto frente a su casa. A cualquiera le parecería una moto vieja y polvorienta, pero para Stephen, varios sentimientos dolorosos estaban unidos al vehículo de dos ruedas.

Un buen día, decidió deshacerse de la moto porque no podía lidiar con los perturbadores recuerdos de su hijo. Fue entonces cuando conoció a Paul Joseph, y una experiencia gratificante se desplegó en la vida de Stephen en breve...

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Después de la muerte de su padre hace varios años, la madre de Paul, Emma, se trasladó fuera de la ciudad para vivir con una tía. Debido a esto, Paul echaba de menos a su abuela paterna, Edith. Su madre estaba demasiado ocupada para visitar a su antigua suegra, pero Paul siempre tomaba la iniciativa para reunirse con su querida abuela.

"Por favor, no digas que no... Esta moto seguro que algún día te será útil... por favor, llévatela".

El joven de 15 años empezaba el día temprano y se iba a casa de su abuela a primera hora de la mañana. Teniendo en cuenta sus dificultades económicas, Paul caminaba casi diez kilómetros diarios para ver a su abuela.

Edith envejecía plácidamente. Tenía más de 80 años, y aunque sus parientes lejanos le aconsejaron que fuera a un centro de cuidados, ella se negó. Varios recuerdos de su difunto hijo estaban unidos a la casa en la que vivía.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"¡Buenos días, abuela!", gritó Paul con alegría, como de costumbre. A Edith se le saltaban a menudo las lágrimas y se emocionaba al pensar en su nieto haciendo un esfuerzo extra por ella.

"Toma... llévate estos 20 dólares", le dijo ella. "¡Me encantaron esos croissants que compraste la semana pasada!".

Cada día, Paul le compraba el desayuno a Edith con el dinero que ella le daba porque no podía cocinar por las mañanas. Ella le daba una propina de 5 dólares para sus gastos de bolsillo.

La casa de Stephen estaba al lado, y siempre que veía a Paul llegar a casa de Edith, se sentaba en silencio cerca de su moto y los escuchaba reírse. A menudo le recordaba cómo ansiaba ver a su nieto.

Stephen había tenido una familia encantadora formada por una esposa y un hijo único, Mark. Había trabajado muy duro para criar a su hijo. La moto que había fuera de su casa era el primer regalo caro que le había hecho a Mark cuando cumplió 18 años. Pero cuando Mark se enamoró y se casó con la hija de un hombre rico, se mudó porque no quería seguir viviendo una vida pobre con sus viejos padres.

Después de que Stephen perdiera a su esposa, vivió solo, recordando los buenos tiempos con su familia. Sentía un cariño inusual por Paul cada vez que lo veía pasar por delante de su casa. Quería hablar con él, pero se ponía nervioso.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Un día, de camino a casa de su abuela, Paul se detuvo y vio a Stephen luchando por mover su vieja moto. Se apresuró a ayudarlo. "Déjeme hacer esto por usted... cuidado, que no se le caiga en el pie", dijo.

Stephen sonrió y aceptó. "¡Gracias, hijo!", le dijo a Paul. "¿Vives cerca? Porque te veo a menudo por aquí".

Paul le dijo que vivía en el pueblo vecino, a casi cinco kilómetros de la casa de su abuela. Stephen se quedó de piedra cuando echó cuentas.

"¡Es increíble! ¿Caminas 10 kilómetros diarios para visitar a tu abuela?", preguntó asombrado.

Paul se limitó a sonreír y asentir, y Stephen sintió pena por el chico. Miró la moto y se le ocurrió una idea.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Entró corriendo, le dijo a Paul que lo esperara, y luego salió con las llaves de la moto. "¡Toma! Pensaba regalar esta moto, pero creo que a ti te resultará muy útil".

Paul dudaba si aceptar algo caro de un desconocido. Negó la oferta, pero Stephen siguió insistiendo. "Por favor, no digas que no... Esta moto seguro que algún día te será útil... por favor, llévatela", le dijo.

Después de pensárselo detenidamente, Paul tomó feliz las llaves del hombre y se fue a visitar a su abuela. Cuando se marchó, saludó a Stephen con la mano mientras pasaba por delante del vecindario. El anciano se alegró de que su valiosa moto encontrara uso después de años de inactividad.

Al día siguiente, Paul fue a casa de su abuela. Le había comprado sus croissants favoritos, pero se le cayeron del susto al encontrarla inconsciente en el suelo.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

"¿Abuela? ¿Qué te pasó? ¡Abuela! Levántate!", gritó. Inmediatamente llamó a una ambulancia, y Edith fue trasladada al hospital en otros diez minutos.

"Está fuera de peligro... Pero si hubieras llegado veinte minutos más tarde, podrías haberla perdido", dijo el médico.

Paul suspiró aliviado y salió del hospital. Dio unas palmaditas a la moto y exclamó: "Menos mal que tenía esto, si no podría haber perdido a mi abuelita".

Edith se recuperó y volvió a su casa. Paul siguió visitándola y de vez en cuando se encontraba con Stephen, su viejo amigo. Con el paso del tiempo, la vejez se había apoderado de Edith y murió plácidamente mientras dormía cuatro años después. Paul estaba destrozado. Después del funeral, recibió una llamada del abogado.

Publicidad

"Sí, así es... Quedemos el viernes en mi despacho para la declaración del testamento", le dijo el abogado.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Resultó que Edith había hecho a Paul heredero legal de su casa y de unas cuantas joyas de costosa herencia. Sorprendido, el nieto se dirigió a casa de su abuela para recoger las joyas de su caja fuerte.

Cuando se acercaba a la casa, se topó con Stephen. "¡Hola! ¡Sr. Jones!", gritó. "¿Cómo está? Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que lo vi".

El tiempo había cambiado al hombre de mal en peor. "Perdí mi trabajo y nadie quiere contratarme por mi avanzada edad", sollozaba Stephen.

El hombre luchaba por llegar a fin de mes. Su viejo coche se había averiado y ya no podía llevar a los turistas.

Publicidad

Paul se compadeció de Stephen. "El destino es imprevisible", suspiró. "Nos vemos, Sr. Jones".

Paul tomó las joyas heredadas de la casa de su abuela y se alejó a toda prisa, saludando a Stephen con la mano.

Una semana después, el anciano oyó fuertes golpes en su puerta. "¿Quién es?", gritó desde dentro. Pero no obtuvo respuesta.

Entonces abrió la puerta y se quedó helado. Había un coche nuevo aparcado delante de su casa. "¿Qué está pasando?", exclamó.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

En ese momento, Paul se acercó a Stephen. Abrazó al hombre y le dijo: "Su ayuda aquel día salvó la vida de mi abuelita... ¡y estoy seguro de que ahora está feliz viéndonos desde el cielo!".

Publicidad

Paul le entregó a Stephen las llaves del coche nuevo y volvió a abrazarlo. Resultó que había comprado el coche vendiendo las joyas de su difunta abuela.

"En una ocasión me dio una moto y eso le salvó la vida a mi abuela, déjeme recompensarlo", le dijo Paul a Stephen, que en ese momento se quedó con los ojos llorosos, mudo de alegría.

En cuanto a Paul, renovó la casa de su abuela y decidió no venderla porque quería honrar sus sentimientos hacia la casa. La visitaba a menudo y se alegró de ver a Stephen recuperado.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Una buena acción siempre tiene recompensa: Cuando Stephen se enteró de que Paul caminaba 10 kilómetros diarios para visitar a su abuela, le regaló la vieja moto de su hijo. Años más tarde, Paul le devolvió el favor a Stephen regalándole un coche nuevo para ayudarlo a recuperarse.
  • Nadie es eterno. Por eso, ama a todos los que te rodean antes de que sea demasiado tarde: Paul siempre visitaba a su abuela a diario y la ayudaba. No esperaba nada a cambio más que su amor. Hasta el final, sólo él tomó la iniciativa de consolar a su abuela, mientras que nadie más en la familia lo hizo.
Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Nieto cree que abuela sólo le dejó urna de cenizas, hasta que un día la urna se hizo añicos - Historia del día

23 de enero de 2024

Una nieta lee un viejo diario a su abuela con Alzheimer y descubre un secreto que nunca debió saber - Historia del día

29 de marzo de 2024

Descubren a un esposo engañando a su esposa y actúa como si no pasara nada - Historia del día

27 de febrero de 2024

"Hay algo dentro": Chico llora tras sentarse en el viejo sofá que le dejó su abuela - Historia del día

23 de enero de 2024

3 historias sobre herencias familiares que dieron un giro inesperado

13 de marzo de 2024

Chica tira viejo anillo barato que le regaló su pobre abuela y de repente se abre - Historia del día

22 de enero de 2024

Niño halla viejo tubo en el ático de su abuela, el profesor de Historia lo abre y queda boquiabierto - Historia del día

26 de marzo de 2024

Mi suegra lloró todo el día después de que mi mamá vino y le dijo que sabía su secreto

04 de marzo de 2024

La abuela me regaló una oveja de plástico en mi cumpleaños durante años y solo descubrí su propósito secreto tras su muerte

19 de febrero de 2024

"¿Papá?" Un niño encuentra a su padre soldado durmiendo en la calle: "¿Quién eres?" responde el hombre - Historia del día

13 de marzo de 2024

Mandé a mi hija con mi madre a pasar el verano, pero pronto me enteré de que mi mamá había muerto y mi hija había desaparecido - Historia del día

06 de marzo de 2024

Mujer exige a su marido que saque sus cosas tras mantenerle 23 años - Historia del día

10 de abril de 2024

La gente revela los testamentos más locos que ha visto nunca

23 de enero de 2024

3 historias de sucios infieles cuyas traiciones se descubrieron de la forma más inesperada

29 de marzo de 2024