logo
Hombre entregando comestibles a una señora. | Foto: Getty Images
Hombre entregando comestibles a una señora. | Foto: Getty Images

Despiden a camarero por robar comida sin vender para vecina anciana, recibe oferta para dirigir restaurante más tarde - Historia del día

Cuando Ethan decidió ayudar a la pobre anciana que vivía en la casa de al lado, no esperaba que las cosas tomaran un giro desafortunado para su carrera. Tampoco esperaba que la oportunidad llamara a su puerta al día siguiente.

Publicidad

Todas las noches, en la ajetreada y caótica vida de Ethan, había un pequeño momento en el que se sentía en paz.

Terminaba su turno de 12 horas sirviendo mesas en el restaurante Gusto. Luego, un amigo lo dejaba en la puerta de la tienda de comestibles del nuevo barrio. Y después Ethan caminaba por un pequeño camino hasta su casa.

Ese paseo de diez minutos por la estrecha callejuela de ladrillos -sin más sonidos que el zumbido de los insectos y el chirrido de sus propios zapatos de trabajo nuevos, bajo el trozo de cielo en el que las estrellas volvían a ser visibles, y a lo largo del camino libre de humanos iluminado por la suave luz de las viejas farolas halógenas- era el paraíso.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Una de esas noches, mientras Ethan arrastraba los pies hasta casa perezoso pero felizmente, había una luz extra en sus ojos. Gracias a un gran banquete en el que la mitad de los invitados no aparecieron, había un montón de comida sobrante que se distribuyó entre el personal del restaurante.

El estómago de Ethan gruñía mientras olores de la deliciosa comida de su bolsa llegaban a sus fosas nasales. A cada paso, parecía tener más hambre.

"¿Por qué no se abre esta puerta?", pensó Ethan mientras hacía todo lo posible por burlar la vieja y oxidada cerradura y la llave de la casa a la que acababa de mudarse. El hecho de que lo intentara en la oscuridad no ayudaba.

"¡Gira, no tires!", oyó Ethan una voz anciana desde el otro extremo de la valla.

Era el rostro bastante familiar de la anciana que vivía en la casa vecina.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"Puede que estés girando la llave y tirando de la cerradura al mismo tiempo. Estas viejas cerraduras no se moverán si haces eso. Respira, gira la llave y tira de la cerradura. Funcionará".

¡Y funcionó!

"Gracias, señora... ¡siento haber olvidado su nombre!".

"Carol. Puedes llamarme Carol".

"Bueno, muchas gracias, Carol. Me ha asustado un poco ver a alguien por este camino a estas horas de la noche", dijo Ethan amablemente, dispuesto a entrar en su casa.

"Oh, lo siento, no pretendía asustarte. Es que... no importa". Ethan notó que la alegría en el rostro de Carol desaparecía en un atisbo de tristeza.

Ethan ignoró el rugido de su estómago y cedió a su lado amable. "¿Está todo bien, Carol?".

Carol intentó asentir con la cabeza, sonreír y volver sobre sus pasos hacia la casa. Pero al cabo de unos pasos, tropezó y apenas consiguió agarrar su bastón y evitar una caída.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"Oh, no es nada, cosas de viejos, ya sabes. Debilidad, desmayos ocasionales, una nueva sorpresa cada semana".

"¿Ha comido algo esta noche?", preguntó Ethan, haciendo caso omiso del humor enmascarado de la mujer.

A Carol le pilló desprevenida la pregunta directa. Intentaba no hablar del hecho de que llevaba días sin comer en condiciones. Dudó un segundo y confesó: "No, no he comido".

Mirando a la mujer, Ethan recordó a su propia madre y cómo a menudo descuidaba su propia necesidad de comer y dormir mientras cuidaba de su familia.

"Ah, ya ve, eso no es bueno. Le diré una cosa. Tengo algo de comida del restaurante donde trabajo. Es demasiada y demasiado buena para disfrutarla solo. ¡Esto es perfecto! Podríamos cenar de maravilla los dos".

Carol vio con enorme gratitud cómo su nuevo vecino entraba, ponía la mesa y entablaba una conversación amable y desenfadada con ella mientras comían.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Imagesf

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Imagesf

Publicidad

"Esta es la primera casa a la que nos mudamos mi esposo Neil y yo después de casarnos. Nunca tuvimos un hijo, pero nuestra casa nunca estuvo vacía. Tendrías que haber visto las fiestas y noches de juegos que organizábamos Neil y yo. Todavía puedo oír algunas de aquellas risas colectivas de jóvenes tontos que resonaban en la habitación".

Ethan escuchaba fascinado la fascinante historia de aquella mujer de aspecto sencillo.

"Pero después de que él falleciera hace unos años, y tras perder a casi todos aquellos viejos amigos por la vejez o el cuidado de sus nietos, me encontré sola. Era profesora, pero ahora tengo una visión borrosa que sólo el dinero puede arreglar. Y últimamente, mis articulaciones también se niegan a mantenerme. Así que sobrevivo principalmente con lo poquito que me quedó de Neil y mis ahorros, y la amabilidad de los pocos amigos que me quedan".

"¡Bueno, por los viejos amigos... y por los nuevos!". Ethan levantó un vaso de agua y Carol se unió al brindis.

Después de la tardía cena, Ethan estaba de vuelta en casa, en su cama, intentando dormir. Pero la triste situación de la alegre mujer mayor seguía repitiéndose en su cabeza. Mientras preparaba la cena, se había dado cuenta de que la nevera de la casa de Carol estaba completamente vacía y que no había cereales ni legumbres por ninguna parte.

Publicidad

"Hoy he podido ayudarla, pero ¿y mañana? ¿Y la semana que viene?", pensó Ethan mientras relacionaba inconscientemente a Carol con su propia madre.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Después de horas sumido en pensamientos y preocupaciones, a Ethan por fin se le ocurrió una idea.

Al día siguiente, en el restaurante, vigiló en silencio la sala de suministros situada detrás de la cocina. Había un gran frigorífico y cajas de productos frescos, barras de pan, carne y mucho más.

Ethan llevaba trabajando en el restaurante sólo una semana, pero de los últimos cinco años de trabajo en varias cocinas de restaurantes, ya sabía que a menudo, muchos comestibles se pedían en exceso. Ethan había visto filas y cajas de productos viejos y sin usar olvidados y empujados al fondo de las estanterías. Antes había planeado contárselo a su jefe, pero ahora tenía otro plan en mente.

Publicidad

La amabilidad que ofreces siempre te devuelve la bendición de alguna forma.

Cuando su turno estaba a punto de terminar, Ethan creó astutamente una distracción en la cocina. Y cuando nadie miraba en la sala de suministros, metió la mano en los estantes y sacó algunos de los artículos olvidados: una lata de salsa, una lata de judías, un par de verduras y frutas que estaban casi encogidas o congeladas por el abandono, y una barra de pan que se había caído en el hueco entre la parte trasera de los estantes y la pared.

Ethan tardó unos diez minutos en embolsar estos comestibles y esconderlos en su mochila. Se las arregló hábilmente para ocultárselo a su amigo de camino a casa y se emocionó al llamar a la puerta de Carol con la abundante sorpresa.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"¡Para usted!", Ethan sostenía la gran bolsa de comestibles delante de Carol.

"¿Qué es todo esto?", preguntó Carol.

"Comestibles. Esto debería ayudarla a preparar algo. Al menos hasta mañana. Que pase una buena noche, Carol".

Carol se quedó sin habla al aceptar la bolsa de comestibles y consiguió sonreír a su amable vecino.

"¿De dónde salió esto?", preguntó, justo cuando Ethan estaba a punto de entrar en su casa.

"Del restaurante. No se preocupe. Esto es comida en desuso y olvidada que no se habría usado de todos modos". Ethan volvió a sonreír y le dio las buenas noches con la mano.

Carol se puso manos a la obra mientras se preparaba una comida rápida. Y después de cenar, miró alrededor de la cocina y a través de la mesa. Intentó recordar la última vez que había cocinado y disfrutado de una comida caliente y rompió a llorar.

Al día siguiente, Ethan siguió el mismo plan al pie de la letra. Pero, de algún modo, Ethan consiguió guardar su secreto y dejar los comestibles del día en la puerta de Carol.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Pasó una semana. Para entonces, Ethan estaba tan acostumbrado al proceso de colarse en la sala de suministros y recoger los comestibles que se olvidó de darse cuenta de que su encargado, el Sr. Oliver, lo había pillado de reojo.

Al día siguiente, Ethan fue citado en el despacho del encargado.

"Pensabas que nadie se daría cuenta, ¿verdad?".

El Sr. Oliver sonrió mientras ponía las grabaciones del armario de suministros. Pero ayer, cuando te vi husmeando en la parte de atrás de la cocina, supe que pasaba algo. Hice que mis chicos investigaran un poco, ¡y adivina lo que descubrimos!".

Ethan se quedó helado al ver un vídeo de sí mismo tomando sigilosamente objetos de la sala de suministros.

"Señor, puedo explicarlo. Sólo los llevaba para una pobre anciana...".

"¿Ah, sí? ¿Dices que estabas ayudando a una pobre anciana? Bueno, eso lo arregla todo, ¿no?". La voz del Sr. Oliver estaba animada por el sarcasmo.

"Lo siento mucho, señor. No lo volveré a hacer...".

"Por supuesto que no. No en mi restaurante. ¡Porque estás despedido!".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Ethan volvió caminando a casa desde el restaurante aquella tarde. El corto paseo por la estrecha callejuela que conducía a su casa ya no era tranquilo. En lugar de eso, su cabeza daba vueltas de preocupación en preocupación.

"¿Cómo voy a conseguir otro trabajo? Hace semanas que me mudé aquí. No puedo volver a mudarme. Pero, ¿cómo voy a sobrevivir en esta ciudad tan cara? ¿Cómo voy a enviar dinero a casa este mes?".

"¿Ethan? ¿Cómo es que estás en casa tan temprano?". Carol lo vio bajar con paso derrotado.

"Pasa a tomar un café, joven", invitó a Ethan a entrar.

El café ayudó, pero Ethan tenía que volver a su casa y enfrentarse de nuevo a sus preocupaciones en algún momento. Carol se sintió impotente e incluso responsable al pensar en la difícil situación de Ethan.

Publicidad

A la mañana siguiente, Ethan no quería salir de la cama. Se quedó en casa, revolcándose, preocupándose y pensando en cómo salir adelante. Fue entonces cuando oyó que llamaban a la puerta.

"¿Ethan?".

"¿Qué hace un hombre con traje en mi casa el día después de que me despidieran? ¿Es un sueño raro?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

"Hola, Ethan. ¿Te gustaría trabajar como gerente de mi próximo restaurante en el vecindario?".

"¿Eh?", preguntó Ethan, arrepintiéndose inmediatamente de lo maleducado que había sonado.

"La señora Friedman me dijo que tienes mucha experiencia en el negocio de los restaurantes y que hace poco estás disponible para ser contratado".

Publicidad

"¿La señora Friedman?", preguntó Ethan.

"Tu vecina. Puede que la conozcas como Carol, pero sus antiguos alumnos aún la llamamos señora Friedman. La visité el mes pasado. Le hablé de mi próximo restaurante y lo tuvo en cuenta".

Ethan sí recordaba que Carol había mencionado que era profesora.

"Entonces, ¿hablamos de los detalles?". El hombre del traje sonaba ansioso y amable.

Ethan no podía creer que su mayor preocupación hubiera sido suavizada de la noche a la mañana por la mujer que sólo conocía desde hacía un par de semanas. La misma mujer que parecía frágil por el hambre le había servido una oportunidad para dar un giro a su vida.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Cuando miró por la ventana de la cocina, vio a Carol que le hacía un gesto con el pulgar hacia arriba y lo saludaba con la mano mientras entraba en su casa.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • La amabilidad que ofreces siempre te devuelve la bendición de alguna forma. Ethan se desvivió por ayudar a Carol en su momento de necesidad. Y cuando tocó fondo, la ayuda apareció de la forma más inesperada.
  • La bondad debe celebrarse, no castigarse. A diferencia del Sr. Oliver, que despidió directamente a Ethan, debemos dar más margen de maniobra a los actos de bondad, aunque no siempre se ajusten a nuestras normas.

Cuéntanos qué piensas y comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Niño que volvía a casa del colegio ve que extraño lo sigue y utiliza truco de su mamá para burlar al perseguidor - Historia del día

23 de enero de 2024

Oí susurrar a mi marido y a su madre por la noche y me cambió la vida por completo

25 de marzo de 2024

Mujer es infiel delante de suegro discapacitado - Historia del día

28 de marzo de 2024

Mi marido se jactaba de comprarme pendientes caros cuando yo me los compraba, así que le hice ver la realidad

24 de abril de 2024

Novio llega a la iglesia y ve cómo su novia se casa con otro hombre - Historia del día

04 de abril de 2024

Mujer engaña al padre discapacitado de su novio - Historia del día

11 de abril de 2024

Compré comida para un indigente y al día siguiente me dejó atónito con su confesión

28 de febrero de 2024

Mis padres me invitaron a cenar para entregar los pendientes de mi difunta abuela a mi hermana, pero eso no fue lo peor

17 de abril de 2024

Niño halla viejo tubo en el ático de su abuela, el profesor de Historia lo abre y queda boquiabierto - Historia del día

26 de marzo de 2024

Mis nuevos vecinos me hacían bullying, así que mi hijo único me ayudó a darles una valiosa lección

03 de abril de 2024

Este niño es el menor de los 7 hijos de legendario actor - La estrella lo tuvo a los 56 y no lo dejó ir a la escuela

16 de marzo de 2024

Mi suegro humilló a una mesera, pero el karma llegó cuando menos lo esperaba

25 de abril de 2024

4 historias reales en las que una cena en un restaurante se convirtió en un auténtico drama

06 de marzo de 2024

Cirujano viudo se apresura a salvar a mujer en un restaurante, se queda helado al desabrocharle la camisa - Historia del día

26 de marzo de 2024