logo
Una camarera del hotel | Fuente: Getty Images
Una camarera del hotel | Fuente: Getty Images

Mujer vuelve del trabajo y encuentra a su esposo en la cama con otra mujer - Historia del día

Durante su viaje de negocios a Los Ángeles, Mary no tiene ni idea de que su marido tiene una aventura con una camarera de hotel. ¿Qué ocurrirá cuando ambos descubran que la criada tiene un motivo siniestro para arruinarles la vida?

Publicidad

Michael consultó su reloj y cerró el portátil, dejando en suspenso el arte que le habían encargado para su inminente huésped. La desordenada habitación del hotel no le preocupaba; dio prioridad a una ducha y se puso un atuendo informal. Unos golpes en la puerta anunciaron la llegada de su invitada: Lucy, la camarera.

Si Michael conociera la realidad de Lucy, nunca se habría acostado con ella. Su lujuria le había cegado. La estrechó entre sus brazos, la besó apasionadamente y cerró la puerta tras ellos.

Lucy odiaba que Michael la tocara, pero ahora sólo estaba concentrada en su venganza. Sabía que no tendría una oportunidad mejor de vengarse de la pareja por lo que le habían hecho.

"Llevo tanto tiempo esperando el viernes, cuando por fin volverías a mí", dijo él tirando de ella hacia la cama.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Publicidad

"Yo también he estado esperando, cariño. Ojalá pudiéramos hacer esto todos los días", respondió Lucy, a pesar de su disgusto.

De repente, unos fuertes golpes en la puerta los interrumpieron.

"¿Has pedido algo?".

"No", Lucy negó con la cabeza.

Michael abrió la puerta y se quedó pálido. Su esposa, Mary, había vuelto inesperadamente de una presentación de negocios. "¡Sorpresa!", gritó.

"¡Mary, mi amada esposa!".

Presa del pánico, fingió inocencia, intentando impedir que Mary entrara en el dormitorio donde Lucy se escondía. Pero Mary no se creyó su historia.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Publicidad

"Basta ya de mentiras. ¿Dónde está?", espetó Mary, empujándole. Sabía que engañar no era algo nuevo para él.

"No sé de quién estás hablando", dijo Michael con indiferencia. Pero sin hacerle caso, Mary se acercó al cuarto de baño. El miedo se apoderó de Michael; sabía que tenía segundos para desviar su atención.

"Cariño, por favor, dime qué está pasando. Deberíamos bajar al restaurante del hotel...".

Mary abrió de golpe la puerta del baño, revelando una habitación vacía. El desorden de la cama dejaba entrever la cita secreta de Michael, pero Lucy no aparecía por ninguna parte.

"Ves, aquí no hay nadie, cariño. Sólo estás dándote cuerda a ti misma. La presión del trabajo te ha vuelto desconfiada".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Publicidad

Mary suspiró y Michael notó que la tensión de su cuerpo había desaparecido. Le sonrió y le rodeó el cuello con los brazos.

"Si sólo me amas a mí, demuéstralo", le retó.

Michael la empujó sobre la cama, susurrándole traviesamente. Mary se rió, pero su momento se vio interrumpido por el timbre de un teléfono bajo la cama.

"¿De quién es ese teléfono?", preguntó Mary, empujándole los hombros.

"Oh, eh... es mío", contestó Michael.

Desesperado, Michael metió la mano debajo de la cama, donde había caído el teléfono cuando él y Lucy estaban ocupados antes. Afortunadamente, Lucy le alcanzó el teléfono de debajo de la cama.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Publicidad

"¿Lo ves? Acabo de cambiar el tono de llamada", dijo Michael. "Así sabré cuándo me llaman del trabajo o cuándo me llama mi querida Mary".

Mary se incorporó, con el ánimo por los suelos. Sintiendo que volvía a dudar de él, Miguel le enseñó rápidamente una pegatina de su teléfono. "¿Recuerdas que me lo regalaste en una feria benéfica? Cambié el tono de llamada, pero mi amor por ti no ha cambiado".

"Es que es extraño. Juraría que puedo oler el perfume de una mujer...". Mary suspiró.

Michael rodeó a Mary con el brazo y ella apoyó la cabeza en su hombro. "Aquí no hay nadie, y nunca lo hubo. Probablemente sea el ambientador automático", dijo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Publicidad

Mary miró el pequeño aparato que había en la pared, cerca de la entrada del dormitorio. "Quizá tengas razón", asintió.

Michael le colocó un mechón de pelo suelto detrás de la oreja. "Sólo necesitas respirar aire fresco, ¿vale? Luego, cuando te sientas un poco mejor, almorzaremos, y después...", sonrió sugestivamente, "quizá pueda 'convencerte' de lo mucho que te quiero más tarde".

"De acuerdo". Mary sonrió un poco y le besó la mejilla. "Voy a dar un paseo por la piscina. Ahora vuelvo".

Michael suspiró aliviado cuando Mary se marchó. "¡Ha estado cerca!", exclamó Lucy, saliendo de debajo de la cama.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Al anochecer, Lucy empujaba su carrito de la limpieza por el pasillo del hotel, satisfecha por el éxito de su plan contra Michael. De repente, una voz la sobresaltó.

Publicidad

"Hola", Mary apareció por la esquina.

"Hola", respondió Lucy nerviosa.

"¿Qué te parece mi marido?", preguntó Mary, y Lucy palideció. ¿Mary había sospechado algo? No, ¡no debería ocurrir porque mi plan fracasaría!

"Eh... ¿qué quieres decir?".

"Quiero decir si te gusta". Los ojos de Mary brillaron con una rabia glacial.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

"¡No! Quiero decir que sí... er, no. Quería decir que no", balbuceó Lucy. "Mira, sólo es un invitado corriente", insistió, recuperando la compostura. "No se permiten relaciones personales. Eso podría hacer que me despidieran".

Publicidad

Mary sonrió satisfecha. "¡Oh! ¡Estoy de broma!".

Aliviada, Lucy sonrió. Pero Mary insistió: "¿Has visto a mi marido con algún invitado hoy o el viernes pasado?".

"No vi a nadie, señora", respondió Lucy.

"Necesito ver las grabaciones de seguridad del pasillo".

"Lo siento, pero la política del hotel lo prohíbe", declinó Lucy.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

"Hay una buena propina para ti".

"No, no puedo", insistió Lucy.

"Bueno, en ese caso, supongo que tendré que hablar yo misma con el guardia de seguridad", dijo Mary. "Les diré que... he perdido la cartera. Seguro que estarán encantados de prestarme este servicio de alto nivel".

Publicidad

Lucy se asustó. Tendría aún más problemas si el personal de seguridad del hotel la grababa con Michael. "No hagas eso. El guarda... no podrá ayudarte. Yo te ayudaré", se apresuró a ofrecer.

Lucy llegó a la sala de vigilancia con la ayuda de una de sus antiguas compañeras. Se sentó ante la consola mientras Mary le indicaba: "Vuelve a poner la grabación sobre las once de esta mañana".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

"Vale", dudó Lucy.

Con dedos temblorosos, ajustó la grabación de seguridad para mostrarla empujando el carrito de la limpieza por el pasillo. "Aquí no hay nada especial", dijo.

"Ya veo", replicó Mary, escrutando el vídeo en blanco y negro. "Sigamos mirando".

Publicidad

Mientras miraban, Lucy quitaba el polvo de un cuadro del pasillo, el tiempo marcaba la hora.

Lucy aprovechó para enviar un mensaje de texto a Michael pidiendo refuerzos, y el teléfono de Mary sonó justo a tiempo.

"¿Sí, cariño?", contestó ella, haciéndose a un lado.

En la pantalla, Lucy volvió a la puerta de Michael, alisándose el uniforme. Michael, aprovechando el momento, salió y la besó apasionadamente.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Mary, preocupada por su llamada, no se dio cuenta del acalorado beso en la pantalla. El corazón de Lucy se aceleró cuando Mary empezó a buscar las llaves en su bolso.

Publicidad

Mary encontró las llaves, y su mirada volvió a la escena justo cuando Lucy empujaba juguetonamente a Michael de vuelta a su habitación.

"Fui a la habitación del otro lado del pasillo para limpiarla. Y ahí estás tú", añadió segundos después, señalando la llegada de Mary a la habitación.

Mary suspiró, disculpándose por sus sospechas. Se dirigió hacia la puerta, pero se quedó inmóvil cuando sonó el teléfono de Lucy.

"Una cosa más", dijo Mary, fulminando a Lucy con la mirada. "Llama a alguien para que me lleve el equipaje. Tengo que salir para un viaje de negocios".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Lucy obedeció y, cuando Mary se marchó, soltó un suspiro de alivio. Había llegado la hora de la segunda parte de su plan.

Publicidad

De vuelta en la habitación del hotel, el corazón de Michael se aceleró cuando su teléfono zumbó en la mesilla de noche. La pantalla mostraba un número desconocido, pero él sabía exactamente de quién se trataba. El chantajista. Respiró hondo y contestó de mala gana.

"¿Diga?", la voz de Michael vaciló.

"Michael, amigo mío. ¿Listo para nuestra transacción final?".

Michael miró nervioso alrededor de la habitación. "Sí, sí. Tengo el dinero".

El tono del chantajista se volvió siniestro. "Bien. Ya conoces el procedimiento. Ésta es la última, Michael. Haz que valga la pena".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Michael apretó la mandíbula y se le formaron gotas de sudor en la frente. "He cumplido mi parte del trato. Después de esto, me dejas en paz, ¿verdad?".

La voz del otro lado sonrió, audible a través del teléfono. "Si el dinero está en la cuenta correcta, no volverás a saber de mí".

Con un suspiro, Michael aseguró: "Lo tendrás. Dame un momento".

Al terminar la llamada, a Michael le temblaron las manos al entrar en la cuenta bancaria de Mary. Llevaba meses desviando dinero de ella, alegando que era para los gastos de su obra de arte. Lo justificaba como la única forma de mantener a raya al chantajista. Esta vez necesitaba otros 50.000 dólares.

"Mary no se dará cuenta", murmuró para sí.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Inició la transferencia, y justo cuando iba a colgar, el teléfono volvió a zumbar. El chantajista volvió a llamar. Michael odiaba la voz robótica del chantajista; estaba claro que utilizaban una aplicación de modulación de voz.

"¿Por qué tardas tanto, Michael?".

"Lo estoy haciendo ahora. Tendrás tu dinero", espetó Michael.

El chantajista soltó una risita siniestra. "Recuerda que es la última vez. Si fracasas, las pruebas de tu aventura estarán en manos de tu esposa".

"Lo sé", replicó Michael, con la voz tensa. "Una vez hecho esto, hemos terminado".

Mientras Michael pulsaba el último botón para completar la transferencia, no podía evitar la sensación de que aquel oscuro secreto le alcanzaría inevitablemente. Una vez hecho esto, se quedó mirando los 0$ que le devolvían la mirada desde la pantalla. No sabía que aquello estaba lejos de terminar. La red de mentiras que había tejido se estaba cerrando más rápido de lo que podía imaginar.

***

Michael volvió a su habitación después de unas copas. Al ver a Lucy limpiando cerca de la cama, no pudo resistirse a hacer un movimiento.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

"Cariño, ahora que mi esposa se ha ido, tenemos este sitio para nosotros solos", exclamó, acercándose a la cadera de Lucy.

Un golpe la interrumpió.

"¡Ahora no!", gimió.

"Como iba diciendo", se inclinó más hacia Lucy, "tenemos toda la noche".

Pero los golpes continuaron.

Tras otro golpe, Michael abrió la puerta, esperando despedir a la persona que había al otro lado.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Publicidad

Para su sorpresa, Lucy también estaba en la puerta.

"¿Lucy? Entonces, ¿quién está en mi habitación?".

Se dio la vuelta y se encontró con Mary, que llevaba el mismo uniforme. El pánico se apoderó de él.

Mary arqueó las cejas. "¡Hola, esposo!".

"¡Mary! Estás increíble", balbuceó Michael.

"Te descubrí, Michael. ¡Sé que ella estaba debajo de la cama esta mañana!", le ladró Mary.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Michael suplicó. "Esto es sólo un juego, cariño. No es nada serio".

Publicidad

"¡Se acabó el juego, asqueroso enfermo! Quiero que salgas de aquí y de mi vida dentro de una hora", espetó Mary.

En medio del enfrentamiento, Michael se arrodilló, pidiendo perdón.

Pero Mary dirigió ahora su atención a Lucy. "¡Es hora de que despidan a alguien!", se mofó.

A pesar de la amenaza, Lucy sonrió, y luego se echó a reír. "Ah, en realidad no me importa. Porque ahora, mi hermana Samantha por fin tiene justicia. A veces la vida cierra el círculo", dijo crípticamente.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Michael y Mary intercambiaron miradas confusas mientras Lucy se marchaba. Poco a poco se fueron dando cuenta. Samantha, su ex criada, era la hermana de Lucy. Vivían en la pobreza, sobreviviendo con lo poco que ganaba Lucy en sus trabajos clandestinos y con el mal pagado trabajo de Samantha como criada de la pareja.

Publicidad

Hasta que Samantha se quedó embarazada y fue abandonada por su marido. Uno de aquellos días, en un malentendido, Mary había sorprendido a Michael y Samantha abrazados en su dormitorio, suponiendo inmediatamente una aventura.

Michael podría haber limpiado el nombre de Samantha, pero en lugar de eso, optó por acusarla falsamente de haberle hecho insinuaciones no deseadas y descartó a la indefensa mujer. Lo hizo para poder encubrir su verdadera aventura con otra mujer. Y Mary tampoco escuchó a Samantha.

Al no poder encontrar otro trabajo, Samantha no pudo permitirse un tratamiento cuando empezó a fallarle la salud y acabó perdiendo a su hijo. No pudo soportar perder a su bebé y, finalmente, acabó con su propia vida. Lucy no sabía por todo lo que había pasado su hermana hasta que, un día, recibió la última carta de Samantha.

Micheal se dio cuenta de que Lucy era la chantajista. Pero no podía hacer nada. Lo había perdido todo y estaba indefenso.

Mientras tanto, Lucy, sin guardar rencor, salió del hotel, aliviada por no haber fallado a su hermana. "Me he vengado por ti, Sammy", susurró mirando al cielo. Decidió donar el dinero mal habido a una organización benéfica para niños huérfanos.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Dinos lo que piensas de esta historia y compártela con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarles.

Si te ha gustado leer esta historia, quizá te guste ésta sobre una mujer que descubrió que su marido se quitaba el anillo de casado antes de irse a trabajar todos los días. Un día le siguió y descubrió lo peor.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Joven criada se venga de un huésped hasta que descubre que ya se han visto antes - Historia del día

13 de mayo de 2024

Hombre renunció a herencia millonaria por un viejo oso de peluche - Resultó ser un brillante plan de venganza

03 de abril de 2024

Mis hijastras obligaron a mi hija a dormir en el suelo - Intervine y se hizo justicia

15 de abril de 2024

Mujer llorando con ropa raída irrumpe en boda y se pone de parto justo a los pies del novio - Historia del día

22 de marzo de 2024

Mis codiciosos hijos no podían esperar mi muerte, les di una lección brillantemente - Historia del día

12 de marzo de 2024

Rico heredero humilla a un mendigo a las puertas de un hotel de lujo y a la mañana siguiente ve vaciada su cuenta bancaria - Historia del Día

26 de marzo de 2024

Descubrí accidentalmente que mi marido quería engañarme con otra mujer, así que le di la lección de su vida

09 de mayo de 2024

La suegra de la novia le exige que pague su peinado, maquillaje y vestido - La mamá de la novia la escucha y la confronta

04 de marzo de 2024

Suegra exige que la novia pague su peinado, maquillaje y vestido de boda - La mamá de la novia la escucha y la enfrenta

12 de febrero de 2024

5 historias de personas que tuvieron que convertirse en detectives para conocer la espeluznante verdad sobre sus seres queridos

26 de abril de 2024

Descubrí a mi esposo con su amante en un hotel — Este es un viaje romántico que nunca olvidarán

10 de mayo de 2024

Mi suegra fisgonea y toca mis cosas constantemente - Instalé una cámara oculta, pero reveló algo mucho peor

30 de mayo de 2024

3 historias desgarradoras de personas que presenciaron algo escalofriante en su trabajo

09 de abril de 2024

Mi hijo oyó a su madre llorar y voces extrañas pidiéndome que volviera a casa - Lo que descubrí no podía creerlo

06 de marzo de 2024